Prueba del Hyundai i30 CW 1.0 T-GDi: polivalencia ¿compacta?

Prueba del Hyundai i30 CW 1.0 T-GDi: polivalencia ¿compacta?

Probamos el nuevo Hyundai i30 CrossWagon en su versión de acceso de 120 CV, un coche bastante funcional que, además, ofrece un comportamiento ágil y de fácil manejo.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Comportamiento
  • Volumen del maletero
  • Respuesta del motor 1.0 T-GDi

Mejorable

  • Pantalla multimedia pequeña
  • Volante algo grande
  • Equipamiento escaso

En esta ocasión hemos elegido poner a prueba la variante Cross Wagon del compacto i30 que se presentó en el pasado Salón de Ginebra. Sus dimensiones, con 4,6 metros de longitud, casi distan de incluirlo en el segmento C. Sin embargo, con este Hyundai i30 Cw podemos disfrutar de una funcionalidad envidiable por algunos de sus competidores y de un comportamiento dinámico de absoluto compacto. Y eso es lo que más nos ha gustado, que es también lo que buscan sus clientes: amplitud y facilidad de conducción en todos los entornos. Este aspecto, sumado al competitivo precio, hace que sea una de las mejores alternativas en su categoría para una familia pequeña que se vaya a mover tanto en autovías como en zonas rurales o convencionales y que no está dispuesta a pagar los más de 6.000 euros de diferencia que cuesta un i40 Cw -su hermano mayor, mejor equipado y con algo más de habitabilidad- o un 308 SW,  algo superior en cuanto a precio.

En esta planta de la República Checa se fabrica el Hyundai i30 Cw

Diseño Un coche sensato, lo mires por donde lo mires

El generoso voladizo trasero intuye el amplio maletero que tiene este i30 Cw.
El generoso voladizo trasero intuye el amplio maletero que tiene este i30 Cw.
Ampliar

La principal cualidad del i30 Cw es la sensatez, resultado de ser práctico y dócil. Esa cordura se hace apreciable desde un primer momento mirando el exterior. Se nota el modelo al que pertenece esta carrocería alargada; de hecho, el frontal es exactamente calcado al del modelo hatchback y la zaga, con excepción del portamatrículas y el umbral del maletero, que en el familiar es más bajo, también. Se basa en general en una línea sencilla orientada a ofrecer practicidad sin florituras estéticas.

Como resulta evidente, donde más se nota la diferencia entre una y otra versión es en la vista lateral. Este coche es 100 mm más largo (4.585 mm), una longitud que va en su totalidad al voladizo trasero, ya que la batalla es la misma que la de su antecesor -el i30 Cw de 2013- (2.650 mm), y 20 mm más alto; la anchura queda intacta. Realmente ha sido una buena solución por parte de Hyundai centrarse en aumentar el maletero, puesto que de amplitud las plazas traseras van correctas como un compacto que es.

Le hacía falta más capacidad en el voladizo trasero para aumentar dicho maletero y competir así más de igual a igual en este aspecto con sus rivales. Las llantas de la unidad de pruebas, con el acabado Klass Max, son de 15 pulgadas y montan neumáticos Hankook Kinergy Eco2 con medidas 195/65 en las cuatro ruedas, pero en acabados superiores puede llegar a equipar llantas de 16 y 17 pulgadas. Además, estos retrovisores exteriores cuentan con intermitentes de led y son electrónicos.

En cuanto a los acabados, a primera vista causan bastante buena impresión. Es cierto que, si nos fijamos más profundamente en las partes protectoras de plástico que nos encontramos en la carrocería, podemos apreciar que no están pintadas de manera exacta con el mismo color que las metálicas, pero no es algo perceptible de una forma aparatosa ni da una sensación de una calidad inferior a la que realmente tienen los materiales. Por otra parte, las terminaciones de los paragolpes y demás ranuras confluyen y se unen muy bien.

Las puertas tienen un grado de apertura correcto, algo inferior a los 90 grados, y posibilitan la fácil entrada y salida de los ocupantes, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. El marco de acceso es bastante amplio y deja una considerable altura para no preocuparnos por pegar con la cabeza en el techo. Además, esos vanos de las puertas, a diferencia de loS que nos podemos encontrar en otros modelos, están muy bien cuidados y perfectamente pintados acorde al color de la carrocería.

En el caso del portón trasero, el cerco de carga es ya de por sí grande con la bandeja extendida, pero, si la recogemos, se hace inmenso. El umbral del maletero, por el contrario, podría haber ganado una posición un pelín más baja comiendo algo de lugar al paragolpes trasero. No obstante, no se encuentra en un lugar alto que pueda dificultar la carga de objetos relativamente abultados, como puede ser una maleta para dos; el cargamento se lleva a cabo con total naturalidad y sin necesidad de sobresfuerzos.

En el tema de iluminación, el coche tiene faros halógenos con un haz de luz correcto. Las luces diurnas, al igual que los intermitentes del retrovisor, son de led y, como solución para próximos cambios, estaría bien otorgar de mayor protagonismo a los antiniebla, ya que su función queda algo limitada por su reducido tamaño (sucede algo parecido en la gama de Mazda): sí que alumbran de forma adecuada los laterales, pero no tiene demasiada proyección frontal.

Interior Sensato, sí, pero algo pobre

El interior es bastante práctico y ergonómico, pero un poco anticuado y sobrio.
El interior es bastante práctico y ergonómico, pero un poco anticuado y sobrio en esta versión.
Ampliar

Al entrar en el interior del i30 Cw nos encontramos la misma sensatez que en su exterior. Está enfocado a ser un coche útil y efectivo, no a ser tendencia. Los plásticos son duros, pero están cuidados y el salpicadero tiene un recorrido suave, agradable y adecuado, con la zona de la pantalla central y del salpicadero moldeadas para resaltar la información.

El volante de tres radios tiene un tamaño algo grande, pero un tacto magnífico, un grosor gordito -que se agradece en este tipo de coche- y que se maneja de manera muy cómoda. La consola central, el cuadro de instrumentos y el pomo de la palanca de cambios ganan en ergonomía, pero son los elementos que dejan patente una impresión algo sobria del habitáculo. El primer elemento está muy bien planteado, dejando la pantalla en la vista superior para que la distracción sea la mínima y bajando la aireación a una zona inferior, que no quita ni un ápice de efectividad. Lo que sucede es que la pantalla tiene unas dimensiones y un diseño que puede llegar a contrastar con lo que se lleva en la actualidad. Además, esta unidad no tiene navegador, que está disponible en acabados superiores con la pantalla táctil a color de ocho pulgadas, en lugar de la de cinco que equipa esta unidad.

La instrumentación es muy fácilmente legible, pero cuenta con dos únicos relojes (velocímetro y cuentarrevoluciones) en los que se insertan también el indicador de combustible y el termómetro del refrigerante; en medio, una pequeña pantalla LCD en blanco y negro algo parca. En resumen, da una imagen en conjunto un poco austera.

La palanca de cambios tiene una forma cuadrada con el botón para accionar la marcha atrás en la parte inferior (queda en el dedo índice) que recuerda a la del Hyundai Accent del 2000, aunque compensa con lo bien posicionada que está. No obstante, se sienten al tacto demasiado las transiciones, algo que no va más allá de una simple cuestión de gustos.

El interior está correctamente insonorizado en cuanto a aerodinámica en autovía y a banda de rodadura, pero, si se hace rodar el motor a un alto régimen de revoluciones, el ruido de este entrará al habitáculo de manera notoria.

Los asientos delanteros son regulables en profundidad e inclinación -el del conductor, también en altura-, sujetan de manera formidable la espalda y sus banquetas son más bien blanditas, lo que dificultará el cansancio en viajes largos. Lo mismo pasa con las traseras, que se pueden abatir en 60/40, a las que cabe añadir la habitual limitación en la banqueta central, algo que no sorprende en un coche que deriva de un compacto. Algo a resaltar en todo el habitáculo es la altura que van a tener todos y cada uno de los ocupantes con referencia al techo: no será ese un inconveniente en este coche.

El maletero tiene una capacidad de 602 l.
El maletero tiene una capacidad de 602 l.
Ampliar

Por último, llegamos al maletero, que cuenta con 602 litros de capacidad, 1.650 si abatimos la segunda fila. La cifra principal le hace estar a la altura de competidores más caros, como el Seat León ST (al que supera por poco), el VW Golf Variant o el Peugeot 308 SW, con similar volumen. Cuenta además con unas formas muy regulares, por lo que se puede aprovechar de un modo óptimo, y con pequeños cofres que lo hacen más práctico aún bajo el suelo del maletero.

Motor Un tricilíndrico de lo mejorcito del mercado

El turbo actúa con fuerza en bajas y permanece en funcionamiento durante un amplio régimen de vueltas.
El turbo actúa con fuerza en bajas y permanece en funcionamiento durante un amplio régimen de vueltas.
Ampliar

Esta unidad monta el motor gasolina de tres cilindros y un litro turboalimentado que desarrolla 120 CV de potencia a las 6.000 vueltas -la zona roja comienza 500 rpm después, ojito con el pequeño- y 171 Nm de par, que se brindan desde las 1.500 hasta las 4.000 rpm.

Lo que más me ha sorprendido es la franca y viva respuesta que tiene. En comparación con un Ibiza nuevo con bloque 1.0 de 115 CV, por ejemplo -a pesar de ser un utilitario y el Hyundai un compacto tienen similares potencias y mismo cubicaje-, es mucho más enérgico en bajas, si bien es cierto que después el de Martorell se despierta con el turbo y ofrece un rendimiento bastante bueno. Pero el coreano propone ese provecho en un rango más amplio.

La transmisión en esta unidad es manual de seis marchas, pudiendo escoger la automática de doble embrague y siete marchas en versiones con el motor de gasolina 1.4 T-GDi 140 CV y los diésel 1.6 CRDi de 110 y 136 CV. El funcionamiento de la caja de cambios manual es francamente bueno, el tacto -quitando el pequeño matiz personal al que he aludido anteriormente- es también positivo y el escalonamiento de las marchas está logrado con el fin de dejarte siempre en una correcta posición o cifra de ofrecimiento de par. Así, si cambiamos a las 3.000 vueltas con una idea más o menos eficiente, nos dejará en las 2.500 rpm con un mundo todavía por delante de potencia y par.

En resumen, es un motor que ofrece un buen rendimiento y unas gratas sensaciones. No existirá la impresión de demandarle más respuesta o viveza. Al menos no en las funciones para las que está pensado. Además, es un bloque que no pierde los cruceros durante un viaje en cuestas pronunciadas, lo que resulta gratificante. No produce vibraciones ni siquiera al ralentí y no emana un sonido molesto que pueda entrar al interior, a menos que se pase del régimen de las 4.000-4.500 rpm.

Comportamiento Notable para lo que se le pide

Imágenes dinámicas del Hyundai i30 Cw.
El Hyundai i30 Cw se conduce muy fácilmente.
Ampliar

Las palabras que mejor definen el comportamiento de este Hyundai i30 Cw son facilidad de conducción y confort. La primera se explica porque ni sus 4,59 m de largo ni su claro planteamiento familiar lo convierten en un vehículo torpe; es más, su dinamismo es casi clavado al de un compacto natural y no al de un compacto familiar. La segunda, porque la comodidad y la utilidad que ofrece a sus ocupantes parecen no ser propias de un coche del segmento C, sino mayores.

El i30 se mueve francamente bien por autovías y carreteras secundarias. No es un coche subvirador ni llevándolo más excitado que de manera normal, ni en curvas lentas cerradas ni en rápidas abiertas -aunque, claro, tampoco es un coche para sobrepasar sus límites, que no son inalcanzables-.

También la movilidad por ciudad será fácil y agradable, pero el problema llegará cuando queramos encontrar un hueco en el que aparcar su larga carrocería… Eso será bastante difícil, incluso sobresaldrá de muchas plazas en los párkings. Sus 2,5 vueltas de volante, además, no permitirán una fácil maniobrabilidad en ciudad o durante el estacionamiento en un garaje, ya que las ruedas no ofrecen un viraje holgado.

El tarado de suspensiones combina muy bien con la medida de los neumáticos de perfil amplio (195/65 R15). Es una relación claramente enfocada al confort en viajes y que también resulta correcta en el uso urbano a la hora de pasar por badenes e irregularidades del terreno. Es una suspensión que tampoco es blanda en desproporción, resulta bastante firme y correctamente nivelada con lo que se pide al coche.

A pesar de tener un turbo que entra con fuerza desde las 1.500 rpm, la respuesta del motor te insta a llevarlo algo revolucionado. Sin embargo, el dinamismo será igual de positivo para el conductor se mueva en el régimen de vueltas en el que se mueva. El buen escalonamiento de las marchas permite que, después de la transición, la marcha siguiente quede bien posicionada en cuanto a la cifra de par motor que ofrece este 1.0 T-GDi (cambiando a 3.000 rpm te deja en 2.500 rpm en la siguiente velocidad).

La respuesta de la dirección no es lo rápida que podemos encontrar en un hatchback compacto, al que podemos meter con más holgura en una carretera montañosa, pero tampoco tienen la misma finalidad, por lo que, para su uso, es todo lo precisa que se necesita.

En los viajes, es un coche que permite transportar un buen número de los bultos que componen el equipaje de una familia de cuatro miembros. Es una alternativa absolutamente recomendable para ese target. Podrán realizar trayectos largos con la comodidad de una berlina del segmento D, aunque con la mayoría de los elementos que pueden ofrecer más confort, como asientos más distinguidos o red separadora, en la lista de opciones. A pesar de ello, esta unidad no despierta fatiga antes de lo normal.

Por último, los pedales están bien posicionados y tanto su tacto como su efectividad son correctos. Además, el coche no pierde ni un ápice de fuerza o de agilidad con los 602 litros de su maletero llenos.

Equipamiento Versión de acceso

Los antiniebla están perfectamente integrados con las luces diurnas de led; los retrovisores exteriores también tienen intermitentes de led.
Los antiniebla están perfectamente integrados con las luces diurnas de led; los retrovisores exteriores también tienen intermitentes de led.
Ampliar

Esta unidad de pruebas del i30 Cw es la versión de acceso con el motor 1.0 de gasolina  (acabado Klass Max) y tiene un equipamiento bastante acorde y coherente con lo que se espera. Puede parecer algo justo para lo que ofertan los compactos de hoy en día en comparación con un mismo acabado, pero tenemos que destacar que el precio por ello es bastante competitivo. Lo único que se echa de menos es una pantalla central más grande y funciones de navegación para no considerarse como un coche algo anticuado.

Esto no significa, por tanto, que el equipamiento sea bajo, sino que existen varias opciones y otros niveles más altos con motorizaciones más potentes. Con este motor solo se puede elegir entre dos variantes (Klass Max y Link) y solo se diferencian en el elemento que citamos, que en la segunda lo añade sin ningún coste adicional. La primera equipa elementos y diversos detalles como los cristales traseros tintados, anclajes Isofix, Bluetooth, climatizador automático bizona, conexión telefónica, cámara de aparcamiento trasera, control de crucero y limitador de velocidad, control de arranque en pendientes, sistema de aviso de colisión frontal, alerta de fatiga, sistema de frenada autónoma, aviso por cambio involuntario de carril o Start&Stop, entre otras cosas.

La última incorpora a todo lo demás un servicio de navegación TomTom Service y la pantalla central táctil de 8 pulgadas. Ambas versiones tienen el mismo precio de mercado (22.365 euros -a mes de septiembre-), por lo que es muy aconsejable decantarse por la versión Link, ya que Hyundai  te regala dos elementos de equipamiento bastante útiles e importantes.

En otras motorizaciones (1.4 TGDi y 1.6 CRDi) y acabados superiores de la gama, el equipamiento puede aumentar con unas llantas más grandes de hasta 17 pulgadas, cambio automático de doble embrague y siete velocidades, volante calefactable, asientos calefactables y ventilados, cargador de móvil inalámbrico o freno de estacionamiento eléctrico.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag conductor y acompañante
  • Airbags laterales delanteros
  • Anclajes Isofix
  • Control de tracción (TCS)
  • Faros traseros tipo LED
  • Reposacabezas delanteros y traseros regulables en altura
  • Sensor de luces automáticas
  • Sistema activo de luces largas
  • Sistema de detección de fatiga del conductor
  • Sistema de frenos ABS con repartidor de frenada
  • Sistema de reconocimiento de señales
  • Airbags de cortina
  • Cierre centralizado con mando a distancia y alarma
  • Control de Estabilidad ESP
  • Control presión neumáticos TPMS
  • Reposacabezas delanteros activos
  • Sistema activo de cambio involuntario de carril
  • Sistema de aviso de colisión frontal
  • Sistema de frenada autónoma de emergencia AEB

Confort

Equipamiento de Serie

  • Asientos tela
  • Control de arranque en pendientes HAC
  • Cristales ligeramente oscurecidos
  • Elevalunas del conductor de un solo toque (aut)
  • Parrilla negra
  • Posavasos delantero
  • Retrovisores con ajustes eléctricos
  • Retrovisores plegables eléctricos
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Anagrama específico '25 Aniversario'
  • Asiento conductor regulable en altura
  • Bandeja cubre carga enrollable
  • Dirección asistida eléctrica variable
  • Llave plegable multifunción con mando a distancia
  • Manetas exteriores color carrocería
  • Paquete Max
  • Respaldo trasero abatible 60/40
  • Retrovisores del color de la carrocería
  • Rueda de repuesto de emergencia
  • Sistema de parada y arranque automático del motor Stop & Go
  • Toma de corriente auxiliar
  • Volante y palanca cambio revestido cuero

Equipamiento Opcional

  • 450 €Pintura mica
  • 450 €Pintura metalizada
  • 200 €Pintura sólida Polar White

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Bluetooth integrado con mandos en el volante
  • Conexiones USB y Aux
  • Mandos en el volante con control de audio
  • Ordenador de viaje
  • Sistema de navegación integrado con pantalla táctil
  • CarPlay
  • Control de crucero y limitador de velocidad con mandos en el volante
  • Equipo de audio con 4 altavoces: 2 delanteros + 2 traseros
  • TomTom services live
  • Android Auto

Consumo Buenas cifras para el ahorro

A pesar de derivar de un modelo compacto, el interior de la versión Cross Wagon es muy aprovechable.
A pesar de derivar de un modelo compacto, el interior de la versión Cross Wagon es muy aprovechable.
Ampliar

Los consumos oficiales homologados por Hyundai se fijan en 5,9 l/100 km en ciudad, 4,4 l/100 km en carretera y un combinado de 4,9 l/100 km. Realmente, y como siempre, las cifras reales son algo más abultadas, pero no demasiado como en otros casos. Tanto es así que se ajustan bastante a las que dan de fábrica.

A nosotros, y durante una prueba en la que hemos podido realizar más de 2.000 km totales, en el test por entorno urbano el consumo se estabilizó en torno a los 7 l/100 km con tráfico bastante fluido y con el sistema de Start&Stop funcionando bien (aunque con las altas temperaturas que hemos pasado y teniendo que recurrir al A/C, siempre trabajará de un modo menos productivo). Sin embargo, no será complicado pasar de los siete litros cuando el tráfico sea mucho más denso.

En carreteras convencionales, la cifra que hemos apuntado ha sido de 5 l/100 km moviéndonos en los 80-90 km/h, lo cual no está nada mal. Un litro menos que en conducción por autovía.

Teniendo en cuenta estos números y un depósito de 50 litros de capacidad, podemos fijar la autonomía en unos 800 km, que es una cifra pareja a la que puede tener un automóvil con motor diésel.

Rivales Rivales del Hyundai i30 Cw 1.0 T-GDi

i30 CW 1.0 TGDI Link

Desde
22.365 €

Gasolina

Manual
marchas

Focus Sb. 1.0 EcoB. Auto-S&S Trend+ PS 125

Desde
23.125 €

Gasolina

Automático
6 marchas

125

11,2

5,5

125

León ST 1.4 TSI ACT S&S Style 150

Desde
23.550 €

Gasolina

Manual
6 marchas

150

8,2

4,8

113

Mégane S.T. 1.2 TCe Energy Zen 97kW (4.75)

Desde
24.890 €

Gasolina

Manual
6 marchas

130

11,0

5,4

123

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba