Prueba Honda HR-V 1.5 i-VTEC Elegance

Prueba Honda HR-V 1.5 i-VTEC Elegance

8 abril, 2016

Ponemos a prueba uno de los últimos vehículos en aterrizar en el reñido segmento de los SUV compactos. Las principales bazas del Honda HR-V son un habitáculo muy bien aprovechado y una imagen moderna.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

7

6

7

8

7

7

Destacable

  • Magic Seat
  • Habitáculo espacioso

Mejorable

  • Motor gasolina
  • Hueco tras la consola central

Las siglas HR-V se corresponden con High-riding Revolutionary Vehicle y, efectivamente, con la primera generación del Honda HR-V estábamos ante un vehículo revolucionario, un pionero. Sin embargo, un diseño de estas características, a día de hoy, no supone ninguna revolución automovilística, sino más bien todo lo contrario.

La primera entrega de este modelo se lanzó al mercado en 1999 y se mantuvo en producción hasta el 2005. En 2015, 10 años después del cese de su fabricación, la marca nipona recuperó la denominación HR-V con la firme intención de hacerse con un hueco en el reñido segmento de los SUV compactos que ahora sí gozan del favor del público.

Es difícil encajar al Honda HR-V en una determinada categoría, ya que se encuentra a medio camino entre, por ejemplo, un Renault Captur y un Renault Kadjar. En cualquier caso, tanto si lo enfrentamos a rivales de mayor tamaño, como Suzuki S-Cross, o de menores dimensiones, como el Suzuki Vitara, la lista de rivales es muy amplia: Nissan Qashqai, Opel Mokka, Jeep Renegade, Mazda CX-3, Kia Sportage, Hyundai Tucson

¿Qué ofrece el Honda HR-V frente a sus rivales? Pues, por encima de todo, un espacioso  y versátil habitáculo que cuenta, además, con la genial solución “Magic Seat” que ya hemos podido ver en otros modelos de la marca, como el Honda Civic. Además, un completo equipamiento y una estética atractiva le ayudan a sumar puntos frente a sus alternativas.

Sin embargo, las numerosas virtudes del Honda HR-V se ven lastradas, como veremos más adelante, por un motor de gasolina que no está a la altura del vehículo.

Diseño

El Honda HR-V cuenta con una imagen atractiva

Prueba Honda HR-V gasolina
El frontal es la parte más atractiva del Honda HR-V.
Ampliar

El diseño del nuevo Honda HR-V poco o nada tiene que ver con las rompedoras y cuadradas líneas de su antecesor, y es que 16 años, los que separan a uno y otro vehículo, dan para mucho en la industria del automóvil y las tendencias de diseño.

La parte más destacada en el diseño del Honda HR-V es el frontal, donde la marca ha conseguido conjugar robustez y dinamismo al mismo tiempo. La prominente parrilla, presidida por el logo de la marca, le otorga una presencia muy sólida, pero el diseño alado de la calandra le confiere ese efecto más estilizado. Además, el capó cuenta con unos nervios muy marcados que terminan de bordar la preciosa vista delantera. La unidad de pruebas contaba con ópticas y luces diurnas convencionales que, sin resultar feas, no tienen el atractivo de las de tipo LED del acabado superior.

En la vista lateral, Honda se ha esforzado por aunar, al igual que en la parte frontal, fuerza y deportividad. Para conseguirlo, ha empleado dos nervaduras muy marcadas, una en la parte baja de las puertas, y otra en línea ascendente y que viene a morir en las ventanillas posteriores de línea descendente para crear ese efecto coupé. Además, Honda ha querido acrecentar ese estilo deportivo al esconder las manillas de las puertas en el borde del cristal, un truco ideado por Walter Da Silva en ese ejercicio de estilo que supuso el Alfa Romeo 156.

Por su parte, la zaga es la zona menos conseguida del vehículo. Cuenta con unas ópticas de generoso tamaño y, por lo tanto, muy visibles. Además, al situarse en una posición elevada quedan menos expuestas a los golpes. Asimismo, al igual que sucede con los faros delanteros, emplean bombillas tradicionales, ya que la tecnología LED queda reservada al acabado Executive, el más alto de la gama.

El Honda HR-V mide 4,3 metros de largo y 1,8 metros de ancho y tiene una altura de 1,6 metros.

Interior Versatilidad y espacio definen al Honda HR-V

Prueba Honda HR-V 1.5 i-VTEC
El interior del Honda HR-V presenta un diseño minimalista.
Ampliar

Si por algo destaca el Honda HR-V es por lo práctico y espacioso que resulta su habitáculo. Las plazas delanteras cuentan con unos asientos cómodos y espacio suficiente para que el conductor encuentre la postura de conducción adecuada a su estatura. En la banqueta trasera, el espacio disponible para las piernas es sorprendente y el  leve túnel central facilita el viaje a un tercer pasajero, aunque la cota de anchura le impedirá hacerlo con comodidad. Además, la altura del vehículo y el ángulo de apertura de las puertas lo convierten en un coche cómodo para entrar y salir de él.

Sin embargo, lo más notable del interior del Honda HR-V es la solución “Magic Seat”. Gracias a la colocación del depósito debajo de los asientos delanteros, la banqueta trasera se puede plegar de forma vertical, lo que otorga al crossover de Honda una versatilidad difícil de encontrar entre sus rivales. Este sistema deja 1,24 metros de espacio libre desde el suelo hasta el techo, lo que, unido al gran ángulo de apertura de las puertas, nos permite cargar, por ejemplo, dos bicicletas sin necesidad de desmontarlas.

Por su parte, el maletero cubica unos buenos 470 litros, mientras que con los asientos abatidos alcanza los 1.533 litros con la superficie de carga totalmente plana. El asiento del copiloto también se pude plegar, por lo que podremos transportar objetos de hasta 2,45 metros. Además, el cómodo acceso que deja el portón y las formas cubicas del maletero consiguen que no tengamos que jugar al Tetris cuando vayamos hasta los topes de equipaje.

El salpicadero cuenta con un diseño minimalista, la consola central está orientada hacia el conductor y la distribución de los mandos es perfecta. Honda ha optado por mandos táctiles en su sistema de climatización y, aunque funcionan bien, prefiero los botones. El panel de instrumentos está conformado por tres esferas y la información resulta muy legible. Además, el velocímetro cuenta con un anillo luminoso en su borde exterior que cambia de forma progresiva de blanco a verde según lo eficientes que seamos al volante.

Los materiales empleados en el interior son sencillos, pero de buen aspecto. En este sentido, el recubrimiento utilizado en la parte central, la que enmarca al sistema multimedia y las salidas de aire, simula el cuero y cuenta con un tacto muy agradable. Ese mismo material es el empleado para el reposabrazos y las piezas que separan los asientos de la consola. Lo que no me ha gustado es el abuso de las superficies en negro brillante en toda la parte baja, ya que, a pesar de que resultan atractivas a la vista, se ensucian y rayan con facilidad. Otro de los detalles que no me agrada del interior del Honda HR-V son los paneles de las puertas recubiertos en tela.

La ubicación del hueco más grande del que disponemos para dejar, por ejemplo, el móvil, se encuentra situado tras la consola central. Es una solución muy similar a la que emplea Volvo, pero, en mi opinión, es una decisión completamente desacertada, ya que el acceso es muy incómodo.

En definitiva, el interior del Honda HR-V es, como decíamos al principio, muy amplio y versátil y la solución “Magic Seat” es, sin duda, una genialidad. Sin embargo, algunos detalles restan puntos a un habitáculo que podría haber sido magnífico.

Motor El motor gasolina no es suficiente para el Honda HR-V

pRUEBA hONDA HR-V CROSSOVER
Los 155 Nm de par se quedan muy justos en el Honda HR-V.
Ampliar

La unidad de pruebas del Honda HR-V montaba un bloque gasolina atmosférico de cuatro cilindros y 1,5 litros de cubicaje que desarrolla 130 CV de potencia  y entrega 155 Nm de par máximo, que no es un cifra excesivamente alta, si lo comparamos con rivales que emplean la sobrealimentación. El corte de inyección se encuentra por encima de la 6.500 rpm, pero por debajo de las 4.000 rpm no hay nada, por lo que el margen de utilización se reduce de las 4.000 a las 6.500 rpm.

La falta de empuje de esta mecánica es muy notable, ya que el escaso par con el que cuenta provoca que reaccione con demasiada lentitud cuando pisamos el acelerador. Además, el silencioso funcionamiento de la mecánica no lo es tanto cuando necesitamos circular con agilidad y llevamos el motor alto de vueltas, que es donde mejor respuesta nos ofrece. En ese momento, la rumorosidad que se filtra al interior es significativa.

Por su parte, la caja de cambios manual de seis velocidades cuenta con una palanca muy corta y situada cerca de la mano del conductor. Su accionamiento preciso y sus recorridos cortos le otorgan un tacto realmente bueno.

Comportamiento El Honda HR-V es un coche cómodo

pRUEBA Hr-v
El Honda HR-V es un coche confortable para los pasajeros.
Ampliar

La marca japonesa ha optado por un tarado algo rígido para la suspensión, lo que no impide que, ante maniobras bruscas o en una frenada de emergencia, la carrocería muestre cierto balanceo. Además, al pasar, por ejemplo, por baches o juntas de dilatación, los rebotes del eje trasero se dejan notar en el interior. Sin embargo, en líneas generales, el Honda HR-V ofrece un buen nivel de confort a los pasajeros.

En ciudad resulta un coche agradable de conducir debido a sus compactas dimensiones y a la buena visibilidad que tenemos desde todos los ángulos. Asimismo, la dirección suave y con buen radio de giro lo convierte en un coche muy manejable.

Por su parte, la conducción en carretera solo se ve penalizada por la escasa potencia de la mecánica, ya que nos obligará a dejar un margen amplio para realizar adelantamientos.

Por lo demás, el Honda HR-V resulta un coche cómodo, fácil de conducir y que transmite una sensación de estabilidad y  de seguridad muy reconfortante.

Equipamiento Cerrado, pero completo

Honda HR-V
El sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas es de serie en el acabado Elegance.
Ampliar

El Honda HR-V se ofrece con tres acabados muy cerrados, es decir, la firma deja poco o ningún margen para personalizar el vehículo y la oferta de opciones resulta muy escasa.

En el caso de la unidad de pruebas, el vehículo contaba con el nivel intermedio, denominado Elegance, que incluye, entre otras cosas, climatizador bizona, sensores de lluvia y luz, retrovisores plegables eléctricamente, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, llantas de aleación de 16 pulgadas, bluetooth y pantalla multimedia de 7”.

La lista de equipamiento opcional en este acabado se reduce al navegador y a la radio DAB. Si queremos elementos como, por ejemplo, la cámara de visión trasera o las lunas tintadas, tendremos que pasar al siguiente nivel.

En cuanto al equipamiento de seguridad, el Honda HR-V Elegance incorpora un sistema de reconocimiento de señales de tráfico, avisador de peligro de colisión delantero, advertencia por cambio involuntario de carril y limitador inteligente de la velocidad (ajusta la velocidad máxima según las señales de tráfico).

Dos elementos que no me han gustado en el Honda HR-V son el freno de mano eléctrico, porque no se conecta de forma automática cuando paramos, y el asistente de luces de carretera, ya que es excesivamente sensible y al tomar curvas en la autovía cambia de cortas a largas de forma repetida y sin necesidad.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Alarma
  • Faros antiniebla
  • ABS+EBD+Asistencia a la frenada
  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Sensor de parking (del
  • Sensor de luz
  • Control de Estabilidad y Tracción (VSA)
  • Airbag conductor/acompañante
  • Airbag cortina plazas delanteras/traseras
  • Pack de Seguridad

Confort

Equipamiento de Serie

  • Asiento conductor de altura regulable
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente
  • Tapicería tela
  • Sistema de parada automática al ralentí - Idle Stop
  • Llantas aleación 16´´
  • Volante / pomo piel
  • Espejo derecho marcha atrás
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Apoyabrazos trasero
  • Cerradura centralizada mando a distancia
  • Climatizador dual
  • Asientos delanteros calefactables
  • Retrovisores eléctricos y calefactables
  • Dirección asistida eléctrica (EPS)
  • Control de crucero con limitador de velocidad
  • Freno de emergencia en ciudad
  • Asientos multi-configuración
  • Sensor de lluvia
  • Toma 12V consola central

Equipamiento Opcional

  • 549.99 €Pintura metalizada y efecto perla

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Bluetooth con reconocimiento de voz
    • Honda Connect (incluye CD)

      Consumo El escaso par motor penaliza los consumos

      Prueba HR-V 1.5
      El consumo medio real del Honda HR-V se sitúa en los 7l/100 km
      Ampliar

      En un viaje por autovía de 250 kilómetros, con el coche cargado y tres pasajeros, el consumo se situó en 6 litros cada cien kilómetros. Por su parte, el consumo mixto tras una semana a sus mandos se quedó en 7l/100 kilómetros.

      En este apartado, el mayor problema deriva de la escasa respuesta del motor, es decir, si queremos circular con agilidad y sacar el máximo rendimiento posible a la mecánica, deberemos llevar la aguja a la parte alta del cuentarrevoluciones, lo que acortará el tiempo entre las visitas a la gasolinera.

      Pese a todo, un conductor tranquilo y consciente de las limitaciones del coche encontrará satisfactorias las cifras de consumo.

      Rivales

      Honda HR-V 1.5 i-VTEC Elegance

      Desde
      24.300 €

      Gasolina


      6 marchas

      130

      10,2

      5,6

      130

      NISSAN

      Desde
      0 €


      marchas

      RENAULT

      Desde
      0 €


      marchas

      HYUNDAI

      Desde
      0 €


      marchas

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba