Prueba

Probamos la gama electrificada de Peugeot: cero emisiones para todos

27 fotos

Ampliar

31 de enero, 2020

Viajamos a Barcelona para conocer de cerca los nuevos híbridos enchufables y 100% eléctricos de Peugeot. Estas son las sensaciones que nos dejan...

Mientras algunas marcas se terminan de poner las pilas -nunca mejor dicho- para lanzar los primeros vehículos eléctricos de su historia, Peugeot ha optado por dar un buen golpe en la mesa y sacar al mercado de forma casi instantánea una amplia gama de modelos sostenibles. No había duda de que la marca del león llegaría al mundo de la nueva movilidad eléctrica y lo haría fuerte. Al menos, no lo dudaban quienes sabían de su potente legado con este tipo de coches. Hace ya más de 75 años que Peugeot presentó su primer eléctrico (el VLV de 1941) y desde entonces solo ha enriquecido cada vez más su conocimiento sobre esta energía con versiones 100% eléctricas de los 205, 106 y Partner. A la línea del tiempo se sumarán ahora también los eléctricos e-208 y e-2008 y los híbridos enchufables 508 (en carrocerías berlina y SW), 3008 hybrid y 3008 hybrid-4. Precisamente es esta gama electrificada de Peugeot la que acaba de pasar por nuestras manos. Conozcamos cómo son…

Prueba Peugeot 508 SW gasolina 180 CV 2019: ¿el más bonito?

Así es la ofensiva eléctrica e híbrida de Peugeot

Lo cierto es que la estrategia está bien pensada. Por uso y dimensiones, los clientes de segmentos B y B-SUV son los que más están demandando opciones eléctricas. Para ellos, el fabricante francés ha desarrollado el que prácticamente es el mismo modelo, pero disfrazados de utilitario (e-208) y SUV (e-2008.)

Con los compactos y, sobre todo, con los coches del segmento D la cosa cambia. Se trata de vehículos más grandes que en general hacen las labores de coche para todo y, como tales, deben ofrecer garantías tanto para circular por las ciudades de la forma más ecológica como para afrontar viajes largos sin problemas de autonomía. Aquí jugarán una baza importantísima para Peugeot los 508 PHEV, que por diseño es una de las familias de turismos más bonitas del mercado, y el 3008 PHEV. Este último estará disponible en dos versiones: una con motor térmico y motor eléctrico acoplados al eje delantero y otra que sumará un motor eléctrico más en el trasero para proporcionarle tracción total.

Además, Peugeot ha lanzado el e-Ludix, la versión 100% eléctrica del scooter Ludix. Su éxito queda patente con los más de 10 años de experiencia que tiene a sus espaldas. Ahora, este best seller se electrifica para continuar siendo la opción favorita de muchas compañías de paquetería y comida a domicilio en el centro de las grandes ciudades. Tiene una autonomía de 50 km y su precio parte en los 3.500 euros. Tras probarla en Sitges, podemos destacar su fácil manejo, su agilidad en calles estrechas y lo efectiva que resulta su pequeña batería de 1,6 kWh fabricada por Bosch. También nos gusta el hecho de que cuente con varios modos de conducción, incluido uno destinado a maniobras que incorpora marcha atrás, pero algo que nos pareció un poco engorroso fue manejar el selector desde el display principal.

Precios de la gama electrificada de Peugeot para 2020

  • Peugeot e-208: desde 29.600 euros. (Entregas en febrero.)
  • Peugeot e-2008: desde 32.550 euros. (Entregas en mayo.)
  • Peugeot 508 PHEV: desde 38.950 euros. (Entregas en febrero.)
  • Peugeot 508 SW PHEV: desde 40.150 euros. (Entregas en febrero.)
  • Peugeot 3008 hybrid (PHEV): desde 39.600 euros. (Entregas en mayo.)
  • Peugeot 3008 hybrid-4 (PHEV): desde 43.350 euros. (Entregas en febrero.)

*Todos los modelos están ya disponibles en la Red de Concesionarios Oficial de Peugeot.

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Etiqueta cero emisiones
  • Comportamiento del e-208
  • Prestaciones del 3008 hybrid-4
  • Diseño del 508 SW PHEV

Mejorable

  • Tacto de freno del e-208
  • Peso del 3008 hybrid-4
  • Dirección artificial del 508 PHEV

Ver ficha técnica y equipamiento

Motor: repaso a toda la gama

Prueba de la gama electrificada de Peugeot 2020.

27 fotos

Ampliar

Empezando por los PHEV, los 508 recurren a un bloque de gasolina 1.6 PureTech de 180 CV que se asocia a otro eléctrico de 80 kW (110 CV) para ofrecer una potencia combinada de 225 CV y 360 Nm de par. La batería es de ion de litio y cuenta con 11,6 kWh de capacidad. El 3008 hybrid de tracción delantera comparte exactamente la misma estructura, pero su batería llega hasta los 13,2 kWh. Por su parte, el 3008 hybrid-4 de tracción total cambia el motor de 180 CV por el 1.6 PureTech 200 y añade otro motor eléctrico en el eje trasero igual que el del delantero. Su potencia conjunta alcanza los 300 CV y el par máximo, los 520 Nm. Si hablamos de prestaciones, este 3008 PHEV 4×4 puede lograr una punta de 235 km/h (135 km/h en modo eléctrico) y acelerar de 0-100 km/h en menos de seis segundos. Todos ellos se asocian a la caja de cambios automática e-EAT8 de ocho relaciones y permiten la posibilidad de jugar con distintos modos de conducción (Normal, Hybrid, Sport, Electric o 4WD -en el caso del 3008 hybrid4-), hasta el punto de guardar cierta autonomía eléctrica para cuando el usuario desee rodar en modo cero emisiones.

En cuanto a los eléctricos, ambos utilizan el mismo sistema síncrono de imanes permanentes con 100 kW de potencia (136 CV) y 260 Nm de par. Asimismo, montan la misma batería de 50 kWh de capacidad que, por peso, ofrece algo más de autonomía en el e-208. En cualquier caso, la velocidad punta es de 150 km/h.

Los eléctricos también tienen un selector de modos de conducción. Además, todos los modelos pueden circular priorizando o acentuando la frenada regenerativa con el modo B para cargar la batería en marcha. Esto es ya común en todos los vehículos electrificados del mercado.

Durante nuestra toma de contacto pudimos conducir los 508 SW, 3008 hybrid-4 y e-208. Todos nos dejaron buenas sensaciones en lo relacionado a la capacidad de recuperación, a la fuerza y a las prestaciones. En los híbridos sí notamos un poquito de pereza durante los primeros instantes tras pisar a fondo. Los motores térmicos entran en funcionamiento de manera muy lineal y, si vamos en una marcha larga, la transmisión tarda un poco más de lo deseado en reducir, pero lo cierto es que después notamos una contundencia que se agradece. La rumorosidad sólo es notoria en las aceleraciones bruscas. Durante el resto de la marcha apenas hay ruidos. Especialmente rápido es el 3008 hybrid-4… En cualquiera de los híbridos se nota que la potencia anunciada está presente, pero resulta sorprendente e incluso impactante conducir un 3008 que, pese a estar carrozado de coche normal, cuenta con hasta 300 CV que en cuanto te descuidas salen de golpe y desbocados.

En el e-208 hay que destacar el par súbito que encontramos al hundir el pie en el acelerador, algo típico de los eléctricos. Eso sí, a diferencia de, por ejemplo, un Zoe, el del e-208 es un motor más agradable de manejar en zonas urbanas y durante una conducción tranquila, ya que dosifica la respuesta para no ser tan brusco y radical.

Comportamiento: así van

Peugeot 508 SW PHEV.

27 fotos

Ampliar

El comportamiento dinámico del e-208 me dejó un buenísimo sabor de boca por el aplomo y, a la vez, la agilidad que muestra en carreteras reviradas, pese a la más de tonelada y media que pesa. Ni siquiera pasando por los vértices de las curvas algo más rápido de lo normal tiende a morrear. Buena parte de culpa la tiene el tarado firme de su suspensión que, aun así, ofrece un buen grado de confort al enfrentar baches o badenes durante una travesía urbana. La dirección -quizá demasiado artificial para mi gusto, eso sí- es directísima y muy precisa. Es verdad que no comunica casi nada lo que está ocurriendo sobre el asfalto, pero lo bueno es que prácticamente no hace falta, porque su respuesta no puede ser mejor.

En el lado opuesto mencionaría el tacto del pedal de freno. Todos los eléctricos suelen tener un recorrido esponjoso que se traduce en el tiempo en que el motor eléctrico está regenerando, justo antes de que las pinzas actúen sobre el disco. Sin embargo, en el caso del Peugeot, ese recorrido es demasiado largo. Además, entra en escena un segundo hándicap y es que, una vez que el equipo de frenos está actuando, si no dosificamos un poco la frenada, el propio sistema electrónico enfatiza más de lo que nosotros mismos queremos esa frenada.

En cuanto a los híbridos, al ser más grandes y todavía más pesados (1.820 kg el 508 SW y casi 2.000 kg el 3008 hybrid-4), sí se evidencian unas inercias y unos balanceos en curva mucho más notorios. También lo favorece que la suspensión en estos modelos es algo más suave. No obstante, la trasera se aprecia incluso juguetona en el 3008, y eso que suma más peso por la incorporación del segundo motor eléctrico. En ambos, el tacto del freno sigue siendo algo esponjoso, pero es bastante más sensible y conciso que en el e-208.

En autovía, todos me han parecido que están bien aislados y que son bastante cómodos. Apenas escuchamos ruidos del exterior y, tanto por los asientos como por la suspensión, el hecho de devorar kilómetros no supone para nada un inconveniente.

Consumo, autonomía eléctrica y cargas: cifras oficiales

Peugeot 3008 hybrid-4.

27 fotos

Ampliar

El consumo homologado de combustible en las versiones híbridas enchufables, según el ciclo WLTP, ronda los 1,5 l/100 km. Por su parte, la autonomía en modo 100% eléctrico va desde los 40 km del 3008 menos potente hasta los casi 60 del hybrid-4, pasando por los 54 km del 508. Los e-208 y e-2008 brindan una autonomía teórica de 340 y 320 km.

Los tiempos de recarga van desde las 8 horas en un enchufe Schuko convencional hasta las 2 horas en un Wallbox para los PHEV y desde las 16 hasta las 5 horas para los eléctricos. En casos de urgencia, estos últimos pueden llenar el 80% de sus baterías en un punto de carga rápida tras apenas media hora.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche