Prueba Ford S-Max Titanium 180 CV 2015

Prueba Ford S-Max Titanium 180 CV 2015

11 febrero, 2016

Tras la toma de contacto con el nuevo Ford S-Max, ahora llega el momento de someterlo a un completo examen. La mejora respecto a su predecesor es palpable, aunque algunos detalles (como la separación del maletero y el habitáculo) siguen sin estar bien resueltas.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

7

7

7

8

8

6

Destacable

  • Comportamiento y confort.
  • Relación precio/producto.
  • Versatilidad.

Mejorable

  • Maletero poco aislado del habitáculo.
  • Cortinilla trasera.
  • Reflejos del salpicadero.

El Ford S-Max se ha desmarcado del resto de monovolúmenes por dos características: su carrocería tiene ciertos matices deportivos y un comportamiento dinámico intachable. Tras haber probado a fondo el Ford S-Max de 240 CV de la generación anterior y la toma de contacto del nuevo Ford S-Max 2015, ahora llega el momento de someter a examen al actual Ford S-Max diésel de 180 CV con cambio manual.

Con esta nueva generación se mejora de forma notable el equipamiento del S-Max, especialmente con la incorporación del sistema Sync2 directamente heredado del nuevo Ford Mondeo. Su diseño es muy llamativo gracias a esos matices “sport” y su comportamiento en carretera sigue estando entre los mejores de los grandes monovolúmenes. El tributo a pagar por un interior espacioso y un equipamiento generoso (en acabado Titanium la dotación de serie es excelente) es que la unidad de pruebas se va hasta los 1.700 kg en orden de marcha, una auténtica locura. Sus 180 CV lo mueven con cierta alegría y los consumos son razonables si tenemos en cuenta semejante masa, pero superiores a los de algunos rivales más livianos (como el Citroën C4 Gran Picasso).

Entre los elementos que más me han gustado están ciertos detalles diferenciadores, como la posibilidad de utilizar el control de crucero en modo normal o adaptativo (los adaptativos en algunas circunstancias pueden llegar a ser exasperantes), el limitador de velocidad inteligente, que se adapta a la velocidad máxima permitida en cada tramo, o la apertura sin manos del portón trasero.

En definitiva, la nota media de este monovolumen es alta y se la merece, pero podría ser todavía mayor si se hubiesen resuelto de mejor manera detalles como la cortinilla que cubre el maletero, que deja a la vista buena parte de éste salvo que nos molestemos en reclinar al máximo los respaldos de las plazas de la fila central, además de que no hay donde guardarla cuando la quitamos para desplegar la tercera fila de asientos.

Diseño Ford S-Max 180 CV Titanium: con un toque sport

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El Ford S-Max ha ganado en atractivo en 2015.
Ampliar

Hasta ahora, todas las generaciones del Ford S-Max han buscado una estética algo más deportiva que la del resto de momovolúmenes. Para lograrlo, los del óvalo azul han procurado unas siluetas estilizadas, algo más bajas que la media, un frontal afilado y agresivo y unos pasos de rueda bien marcados y con unas falsas salidas de aire tras los delanteros. En esta generación presentada en 2015, el S-Max gana en atractivo sublimando estas señas de identidad y beneficiándose de las nuevas posibilidades que permiten los LED en cuanto a iluminación.

Tanto los faros delanteros como las ópticas traseras emplean diodos para proporcionar la luz necesaria. Delante destaca el efecto de los intermitentes (con tres franjas horizontales que se encienden secuencialmente, como puedes ver en el vídeo al final de la prueba) y las llamativas luces diurnas. La luz de cruce es buena y adaptativa, pero las largas se quedan algo pobres, tanto por alcance como por cantidad de luz.

En cuanto a las luces traseras, un detalle que me gusta es que se ven de maravilla también desde los laterales, lo cual aporta seguridad en los cruces y nos hace muy visibles en todo momento.

Las llantas de 18 pulgadas, los faldones y la enorme entrada de aire delantera terminan de redondear este aspecto de “familia deportista” del S-Max.

Los ajustes de la carrocería son buenos y las puertas abren casi 90º, lo que deja un acceso al interior sobresaliente. El portón del maletero tiene apertura manos libres. Además, por encima del portamatrículas tiene un borde que resulta mucho más cómodo de accionar que el hueco realizado para ello (donde está el pulsador que acciona la apertura manual del portón). Éste queda demasiado bajo y mucho más incómodo de utilizar, además de añadir otro hueco más al portón. Sin él quedaría un diseño más limpio y no perderíamos “usabilidad”.

Puedes ver todos los detalles en la galería fotográfica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV.

Interior Ford S-Max 180 CV Titanium: mejora palpable

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior del Ford S-Max también ha mejorado notablemente.
Ampliar

Cuando uno abre las puertas del S-Max se encuentra con un interior que resulta familiar en los últimos modelos de Ford. Los materiales tienen una buena apariencia y los ajustes son correctos. Las pesadas puertas transmiten una grata sensación de robustez al cerrarlas y la amplitud que nos rodea es considerable.

El salpicadero tiene un diseño muy atractivo, con una instrumentación completísima y de gráficos de gran calidad, con dos pantallas multifunción que nos muestran toda la información que imaginemos, con un manejo muy intuitivo.

La pantalla de 8 pulgadas de la consola central es la misma que incorpora el Ford Mondeo con Sync 2. Su funcionamiento es muy bueno: rápida y con menús muy bien diseñados de cara a la facilidad de uso. La nota negativa está en que su superficie tiene una textura en la que los CSI no necesitarán gafas polarizadas y luz ultravioleta para ver claramente nuestras huellas digitales. Lo mismo sucede con el plástico brillante que rodea los posavasos de la consola central, un material que se está poniendo muy de moda en los interiores de los coches actuales y que no es nada práctico (produce reflejos y se marca con las huellas de los dedos nada más tocarlos).

Los asientos de las plazas delanteras son muy cómodos y permiten que el conductor encuentre la postura perfecta para conducir. En este nivel de acabado contamos con la columna de dirección ajustable eléctricamente y con función de “easy entry”, que aleja el asiento y retrae el volante para facilitarnos el acceso y la salida cuando apagamos el coche.

El acceso a la fila central de asientos y su espacio es excelente. La puerta es enorme y la generosa batalla permite un espacio para las piernas de verdadera limusina. Las tres plazas son independientes y se pueden regular tanto longitudinalmente como la inclinación del respaldo.

Para entrar a la tercera fila, también tenemos un buen acceso, aunque el espacio en ellas no sobra, ni siquiera con la fila central completamente adelantada. Otra cosa que me ha llamado la atención es que para esas dos plazas sólo hay una salida de aireación en el lado derecho, pero no en el izquierdo… incomprensible.

El maletero con las 3 filas de asientos desplegadas es bueno dentro de este segmento, pero no caben las maletas de 7 personas. Abatir los asientos es tan sencillo como pulsar un botón (ver vídeo al final de la prueba) y podremos configurar el espacio de carga como queramos. Con 5 plazas, el volumen es excelente y la única pega es que la cortinilla que cubre el maletero deja demasiado espacio hasta los respaldos, lo que hace que lo que llevemos en el cofre quede a la vista de los posibles malintencionados. Tampoco hay donde dejarla si la quitamos para, por ejemplo, desplegar las 7 plazas o abatir todos los asientos y dejar el S-Max como una verdadera furgoneta para nuestras mudanzas.

Puedes ver todos los detalles en la galería fotográfica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV.

Motor Ford S-Max 180 CV Titanium: buenas prestaciones

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, motor, Rubén Fidalgo
El motor tiene un buen rendimiento pero le falta finura.
Ampliar

Esta versión de 180 CV diésel tiene un buen compromiso entre prestaciones y consumos. Con un peso en orden de marcha de 1.700 kg que se van hasta casi 2,5 toneladas si sacamos partido de sus 7 plazas, hacen falta caballos para movernos con soltura. Gracias a esta potencia, el S-Max va desahogado y no se dispara el consumo a la hora de subir un puerto, por ejemplo.

Tecnológicamente no hay nada destacable en este motor. Su tacto es agradable (aunque en frío es algo sonoro desde el exterior, el interior está bien aislado y no se oye) y es cómodo de usar en ciudad. Un detalle que no me convence demasiado es que, al ir soltando el embrague en primera, el motor se acelera solo para evitar que lo calemos y, en mi opinión, lo hace en exceso, lo cual castiga algo el embrague. Entiendo que para un conductor con poco tacto es una buena idea para no calar el coche en cada semáforo, pero, si somos finos con el embrague y el acelerador, podemos hacerlo sin subir tanto de revoluciones el motor, lo cual bajaría el consumo y el desgaste del embrague.

El Start & Stop tampoco me ha gustado demasiado. Esta mecánica es algo remolona a la hora de ponerse en marcha, en ese sentido los HDi de PSA y los Mazda le ganan la partida.

La caja de cambios tiene unos desarrollos largos y un escalonamiento abierto, propio de una mecánica diésel de generoso par y en un coche familiar. De esta manera, se bajan los consumos y el ruido en los viajes por carretera. Su accionamiento es correcto, aunque es algo lenta, sobre todo a la hora de reducir marcha: hay que darle tiempo a los sincronizadores para que hagan su trabajo.

Puedes ver todos los datos técnicos en la ficha técnica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV 2015.

Comportamiento Ford S-Max 180 CV Titanium: como una berlina

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El comportamiento en carretera sigue siendo uno de los puntos fuertes del S-Max.
Ampliar

Uno de los puntos fuertes del S-Max es su buen rodar. Su altura es suficiente para proporcionar un interior espacioso y de cómodo acceso (no hay que subirse ni que bajarse al coche), pero sin resultar tan exagerada como en otros rivales. De este modo, el centro de gravedad se mantiene en unos límites adecuados. Su generosa distancia entre ejes y el ancho de vías hacen que los 4 puntos de apoyo de este coche estén en los extremos, lo cual proporciona una notable estabilidad, especialmente en vías rápidas.

En ciudad, su enorme batalla y sus dimensiones limitan algo las maniobras en espacios reducidos, aunque su dirección tiene un buen radio de giro y el sistema de aparcamiento automático (el de Ford es de los mejores que hay en el mercado) nos ayudarán en estas situaciones.

La visibilidad es buena y nuestra postura algo elevada nos permite anticipar lo que sucede varios coches por delante del nuestro.

En carretera, el S-Max se nota pesado, con unas inercias inevitables en un coche que tontea con las dos toneladas. Sin embargo, el chasis adaptativo (varía la asistencia de la dirección y la dureza de los amortiguadores) y unos trenes rodantes muy bien diseñados hacen que no sea torpe y esté por encima de la media del segmento en cuanto a su capacidad para ir a buen ritmo en zonas de curvas.

En autovía lo más destacable es el confort que nos ofrece, con un silencio total y un buen aislamiento, tanto de la mecánica como de los ruidos aerodinámicos y de rodadura.

La maniobra de esquiva en el circuito de pruebas se soluciona sin problemas con una leve intervención del ESP cuando cambiamos de trayectoria la segunda vez, algo lógico y esperable en un coche de esta distancia entre ejes y con esta masa, que hace que el eje trasero tome cierta inercia y haga un “efecto látigo”. En ningún momento hay riesgo de vuelco ni de pérdida de control, transmitiendo una agradable sensación de seguridad.

El control de estabilidad tiene un buen comportamiento, al igual que los frenos, que nos detienen en unas distancias cortas, aunque su aguante a la temperatura se ve perjudicado por la enorme cantidad de movimiento que acumula esta mole de 2 toneladas lanzada a más de 100 km/h.

En resumen, el Ford S-Max es un coche francamente cómodo para viajar. Además, tiene cierto dinamismo- pese a su tamaño y peso- y su confort es muy bueno. En este apartado está entre los mejores del mercado.

Puedes ver todos los datos técnicos en la ficha técnica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV 2015.

Equipamiento Ford S-Max 180 CV Titanium: a buen nivel

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
El acabado Titanium ofrece un buen nivel de equipamiento.
Ampliar

Con el acabado Titanium, el nivel de equipamiento del S-Max es francamente bueno y no echaremos nada en falta. Con un precio de tarifa (con los descuentos que aplica la marca) de 31.000 euros con el motor de 180 CV diésel, cambio manual y tracción delantera (lo hay disponible con tracción total), la unidad de pruebas sube hasta los 41.000 euros debido a la generosa lista de extras que incorpora:

  • Llantas de 18 pulgadas.
  • Pintura metalizada.
  • Cámara de visión delantera y trasera.
  • Apertura manos libres del portón.
  • Asientos plegables con un botón.
  • Control de crucero adaptativo con limitador de velocidad inteligente.
  • Sensores de ángulo muerto.
  • Volante y asientos calefactados.
  • Tapicería de cuero Luxury.
  • Equipo de sonido de alta fidelidad.
  • Climatizador de tres zonas.

De todos modos, sin estos extras, el acabado Titanium ya es realmente completo y no echaremos nada realmente importante en falta, salvo el climatizador de tres zonas, que en un coche de este volumen interior es un tema importante.

Como indicaba en la entradilla, me parece una idea realmente buena que el control de crucero se pueda utilizar en modo convencional o adaptativo. Los cotroles de velocidad de crucero adaptativos a veces son un verdadero incordio, con falsas alarmas cuando hay mucho tráfico de camiones en zonas de curvas, haciéndote perder velocidad sin que te des cuenta… En fin, que es una buena idea poder desconectar su función adaptativa, algo que muy pocos fabricantes permiten.

El limitador de velocidad inteligente también es interesante, sobre todo tal y como se está poniendo de “paparazzi” las cunetas y con los cambios de velocidad máxima permitida tan “a traición” que uno se encuentra en algunas vías, como en plena M40 de Madrid. Tu fijas una velocidad máxima (120 km/h por ejemplo), vas acelerando y el coche no pasa de 120 km/h. Al pasar por una señal de límite 80 km/h, aunque no levantemos el pie del acelerador, el coche bajará a 80 km/h. Sólo si pisamos más el acelerador, superará esa velocidad, pues le indicamos que así queremos hacerlo. Al principio sorprende un poco y parece que el motor se ha apagado, porque está reduciendo la velocidad para adaptarse a la máxima de ese tramo, pero, cuando te acostumbras, es práctico y ayuda a mantener el saldo de puntos y la cuenta corriente.

Puedes ver todos los datos técnicos en la ficha técnica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV 2015.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Faros antiniebla
  • Airbags laterales delanteros
  • Control de estabilidad (ESP)
  • Asistencia electrónica de frenada (EBA)
  • Airbags de rodilla lado conductor
  • Cierre de seguridad eléctrico trasero para niños
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Retrovisores exteriores termoeléctricos y plegables color carrocería con intermitentes integrados y luces de charco
  • Avisador y asistente de cambio carril
  • Sensor de parking delantero y trasero
  • Desactivador Airbag acompañante
  • Airbags de cortina delanteros y traseros
  • Luces tipo LED diurnas
  • Asistente de arranque en pendiente (HLA)
  • Airbags frontales
  • Sensor de presión de neumáticos
  • Paquete Visibilidad
  • 3 anclajes Isofix en las plazas traseras

Equipamiento Opcional

  • 400 €Cámara de visión delantera pantalla partida
  • 850 €Paquete Seguridad Familiar
  • 850 €Paquete Tech
  • 280 €Alarma perimétrica (incluye doble cierre)
  • 200 €Airbags laterales traseros
  • 1500 €Paquete Tech Manos Libres
  • 1200 €Faros LED Dinámicos antideslumbramiento
  • 200 €Cinturones de seguridad traseros inflables

Confort

Equipamiento de Serie

  • Palanca cambios de cuero
  • Retrovisor interior electrocrómico
  • Columna de dirección ajustable en altura y profundidad
  • Tapicería tela
  • Dirección asistida eléctrica (EPAS)
  • Control de velocidad con limitador de velocidad
  • Auto Start&Stop
  • Retrovisores exteriores termoeléctricos plegables eléctricamente y con memoria
  • Tercera fila de asientos con 2 asientos para adultos
  • Botón de arranque sin llave
  • 2ª fila de asientos deslizante con entrada fácil manual
  • Parrilla Activa
  • Asientos delanteros deportivos
  • Cierre centralizado con control remoto
  • Kit antipinchazos
  • Llantas aleación 17´´ en gris oscuro
  • Climatizador bizona
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros con apertura de un solo toque
  • My Key
  • 10 ajustes eléctricos asiento conductor con memoria
  • 2º fila de asientos con 3 asientos individuales 33/33/33
  • Asistente de velocidad inteligente

Equipamiento Opcional

  • 600 €Pintura metalizada
  • 2650 €Paquete cuero Luxury con masajes
  • 2400 €Paquete Tech Premium
  • 300 €Barras de techo cromadas
  • 300 €Paquete Asientos
  • 300 €Paquete Invierno
  • 250 €Paquete Familiar
  • 950 €Paquete Summer
  • 500 €Dirección Adaptativa
  • 150 €Rueda de repuesto mini
  • 1300 €Pintura especial
  • 750 €Pintura metalizada plus
  • 350 €Columna de dirección ajustable elétricamente con memoria
  • 700 €Apertura sin llave Ford KeyFree y portón manos libres
  • 1000 €Gancho de remolque retractil eléctrico + control de balanceo de remolque
  • 632.26 €Apertura sin llave Ford KeyFree y portón manos libres (flotas)
  • 500 €Llantas aleación 19´´
  • 100 €Volante calefactado
  • 150 €Paquete Confort Infantil
  • 250 €Paquete Plegado Eléctrico
  • 260 €Pintura sólida blanca
  • 2100 €Paquete cuero
  • 750 €Gancho de remolque desmontable + control de balanceo de remolque
  • 1550 €Paquete Deportivo
  • 1400 €Paquete cuero parcial
  • -750 €Paquete 5 Asientos
  • 400 €Paquete Familiar Plegado Fácil
  • 350 €Climatizador Tri-zona
  • 450 €Suspensión autonivelante
  • 300 €Spoiler trasero
  • 300 €Apertura sin llave Ford KeyFree
  • 400 €Paquete Exterior 18´´
  • 2800 €Paquete Aerodinámico Individual
  • 950 €Techo panorámico
  • 100 €Paquete Plegado Manual
  • 500 €Paquete Asientos con Ajuste Eléctrico

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Sistema de alerta al conductor
  • Radio CD MP3 con SYNC 2
  • Paquete Nav

Equipamiento Opcional

  • 2350 €Paquete Deportivo Tech
  • 1000 €Paquete Hi-Fi Luxury
  • 20 €Paquete Fumador
  • 1400 €Paquete Seguridad Premium

Otros

Equipamiento de Serie

  • Carga regenerativa inteligente
  • Activación automática de los intermitentes en caso de frenada de emergencia
  • Indicador de cambio de marcha óptimo
  • Sistema de repostaje sin tapón Easy fuel
  • Pre-carga eléctrica de frenos (EBP)

Consumo Ford S-Max 180 CV Titanium: se nota el peso

Prueba Ford Focus S-Max Titanium 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
Los consumos del S-Max son algo elevados.
Ampliar

Los datos oficiales de consumos de este S-Max son demasiado optimistas. La media ponderada es de 5 l/100 km, con un consumo en ciudad de 5,6 l/100 km y de 4,6 l/100 km en carretera, valores difíciles de conseguir en uso real.

A lo largo de la prueba, el consumo urbano ha sido de 8 l/100 km, casi 2,5 l/100 km más que el oficial, algo que me esperaba en un coche de este peso y tamaño. Cada vez que hay que poner en marcha todo este peso, gastamos mucha energía.

En carretera, si somos finos con el cambio y nos anticipamos mucho al tráfico para no perder velocidad, es posible ver medias de 5,4 l/100 km, un valor muy bueno. Con una conducción más próxima a la real de un conductor medio, la cosa está más cerca de los 6 l/100 km.

Si subimos hasta los 120 km/h en autovía con el control de crucero conectado, el consumo medio ha sido de 7 l/100 km con 3 puertos de montaña en el recorrido.

Son unas cifras altas, pero no tanto si tenemos en cuenta su tamaño y, sobre todo, su peso.

Con estos datos reales, los 70 l del depósito de combustible nos harán rozar los 1.000 km de autonomía.

Puedes ver todos los datos técnicos en la ficha técnica del Ford S-Max 2.0 TDCi 180 CV 2015.


Rivales

S-Max 2.0TDCi Titanium 180

Desde
39.225 €

Diesel

Manual
marchas

Alhambra 2.0TDI CR S&S Style Advance 184

Desde
42.480 €

Diesel

Manual
6 marchas

184

8,9

5,4

141

Galaxy 2.0TDCI Titanium 180

Desde
43.950 €

Diesel

Manual
6 marchas

180

9,8

5,0

130

C4 Grand Picasso 2.0BlueHDi S&S Exclusive

Desde
33.110 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

9,8

3,9

107

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 11 febrero, 2016

hola ruben, estos motores de Ford ..tanto este de 180 cv como el de 150 ¿ son de Ford o de Peugeot…?…creo que una opción buena para este modelo seria el tcdi de 150 cv y cambio powershift ¿ lo crees tu también?….es de los monovolumen grande mi preferido con seguridad..eso si, solo con 5 plazas….buenas fotos ( estoy esperando vuestra prueba del nuevo Renault megane….je,je…) un saludo.

Rubén Fidalgo 12 febrero, 2016

Hola jcl, el motor es PSA aunque cada una los fabrica para sus propias marcas y ajusta los parámetros de la inyección a su antojo. El start & stop de PSA, por ejemplo, es más sensible, se apaga en cuanto bajas de 5 km/h, mientras que en el de Ford tienes que estar completamente detenido. No he probado el powershift en el S-Max, pero en el Grand C-Max sí y tiene unos consumos algo elevados, aunque recientemente han modificado la gestión del cambio. En cuanto a confort y facilidad de uso, el automático no tiene rival, lógicamente.150 CV para este peso (y su capacidad de carga) son algo justos a la hora de hacer un adelantamiento, por ejemplo. En cuanto a la prueba del Megane, por ahora tenemos solo la toma de contacto, pero en breve tendremos la prueba, y la del Talismán. Un saludo.

jcl 12 febrero, 2016

gracias por la respuesta eres un ” crac”….un saludo.

Rubén Fidalgo 12 febrero, 2016

Gracias por el piropo 😉

Sergio 3 marzo, 2016

Hola Rubén,
Primero felicitarte por tus pruebas, das detalles y haces apreciaciones que no todas los portales de automóviles ofrecen. Si pudieses elegir, te quedarías con este S-Max (180cv-Powershift) o con la Nueva Espace (160cv-EDC)?. Ando buscando un coche de este tipo y son dos de mis elecciones. Gracias de antemano.

Rubén Fidalgo 3 marzo, 2016

Hola Sergio, gracias por tus palabras, me alegro de que sean útiles mis pruebas, esa es la intención, aunque no siempre se logra. La duda que planteas es muy razonable, ambos son modelos que van muy bien (puedes ver la prueba de la Espace que también tiene vídeo prueba hechas ambas por mí en Autocasion.com). Lo ideal sería un compendio de ambos modelos. El Espace tenía mucha mejor iluminación, si vas a viajar por la noche es una asignatura pendiente en el S-Max. En cuanto a confort interior, ambos están en muy buen nivel, aunque los asientos del acabado Initiale son más confortables que los del S-Max. Por consumos también gana el Renault. El S-Max me ha gustado más por comportamiento en carretera y transmite una mayor sensación de robustez y mejores acabados que el Renault, pero el Renault es algo más amplio, gasta menos y es más cómodo para viajar, además de tener mejores faros. Saludos

Carlos 11 marzo, 2016

Hola Rubén,

Te agradecemos mucho tu trabajo, tanto probando los vehículos como esforzándote en escribirnos tus impresiones.

En mi casa nos hemos decidido (debido al aumento de la familia…) a buscar un monovolúmen que nos permitiera poner atrás tres sillitas de bebé con isofix sin estrecheces, y con un maletero generoso (los carritos de gemelos son más grandes que un día sin pan…) para viajar lo más cómodo posible cuando hace falta.

El que más nos gusta es el S-Max, pero dudamos entre el motor diésel de 150 CV y el de 180 CV (cambio manual y tracción delantera -aunque el AWD nos llamó la atención-). Los consumos “homologados” que aparecen en los catálogos oficiales de Ford, para ambos motores son exactame iguales, ¿piensas que eso puede ser cierto?, ¿incluso trasladándolo a un consumo real podrían tener el mismo consumo, pese a la diferencia de potencia entre ambos?

Muchas gracias

Carlos 11 marzo, 2016

Hola de nuevo Rubén,

Perdona por volver de nuevo con otra pregunta, pero es que se me había quedado en el tintero…

Cuando mencionas la iluminación del Ford S-Max, ¿te refieres a la iluminación que monta de serie o bien a la que hay disponible como extra opcional de “iluminación con faros LED adaptativos antideslumbramiento”?
Por que tal vez pudiera ser un extra a tener en cuenta (aunque vale una pasta) en orden a tratar de mejorar la calidad de la iluminación…

Muchas gracias por todo, y recibe un saludo muy cordial.

Rubén Fidalgo 12 marzo, 2016

Hola Carlos, no sólo puede ser cierto que un coche de 180 CV consuma lo mismo que uno de 150 CV sino que también es posible que acabe gastando menos el de 180 CV que el menos potente. El motivo es que al ir más desahogado, cuando lleves el coche cargado, mientras con uno necesitarás pisar más el acelerador, el otro va a punta de gas y el consumo es menor. Personalmente te recomiendo el de 180 CV si vas a viajar cargado o si vives en una zona con una orografía con muchos puertos de montaña, etc. Si por el contrario vas a ir más bien con poca carga o vives en la meseta y sin muchas pendientes, el 150 CV es más que suficiente. En cuanto a la luz, la versión que yo probé equipaba los faros adaptativos. No me gustó su luz de largo alcance, la de cruce es bastante buena, pero las largas son muy pobres. Un saludo y gracias a ti por leernos.

Carlos 13 marzo, 2016

Muchas gracias por tu contestación y por ayudarnos con una explicación de forma tan asequible a nosotros.

Un saludo y ánimo con tu trabajo. 😉

Rubén Fidalgo 13 marzo, 2016

De nada, encantado de ser útil. Un saludo!

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba