Prueba

VÍDEO| Prueba del Ford Puma ST Line X 2020: práctico y vistoso

En esta vídeo prueba examinamos el Ford Puma en su versión de 155 CV con cambio manual y acabado ST Line X, el tope de gama hasta la llegada del Puma ST. ¿Quieres saber nuestro veredicto?, pues aquí lo tienes.

La red de Ford llevaba tiempo esperando un producto como el Ford Puma, que se ha convertido en uno de sus principales activos desde su lanzamiento. La verdad es que en su presentación nos dejó un excelente sabor de boca y casi podíamos confirmar entonces que iba a ser uno de los mejores SUV-B del mercado.

El punto de partida del Ford Puma es muy bueno, ya que toma la plataforma del Ford Fiesta que es un modelo muy bueno. De hecho, si somos racionales, posiblemente sea mejor alternativa el Fiesta, con un precio claramente inferior y con la misma tecnología, calidad, equipamento… aunque sin esa estética SUV tan de moda en la actualidad.

El acabado ST Line X es, mientras no esté disponible el ST de 200 CV de la familia Ford Performance, el tope de la gama Puma y cuenta con un nivel de equipamiento y prestaciones que no está nada mal. Es divertido de conducir, tiene una estética muy pintona y hay soluciones prácticas en él que nos hacen más fácil el día a día.

Lo que ya no me ha gustado tanto son detalles como la falta de espacio para las piernas en la plazas traseras (que además tienen un acceso incómodo por las dimensiones de la puerta) o los consumos, muy sensibles al tipo de conducción y a la carga que llevemos. Mientras vayamos vacíos, el recorrido no tenga excesiva pendiente y circulemos tranquilos las cifras son razonables, pero se disparan fácilmente en cuanto cargamos el coche o avivamos el ritmo.

El Ford Puma ST Line X frente a sus rivales

Aunque no hace mucho de su lanzamiento, la competencia no ha estado dormida y han salido al mercado productos excelentes y también muy llamativos como el Peugeot 2008, aunque el líder en nuestro país sigue siendo el Arona. Como principales rivales para el Ford Puma de esta prueba tendríamos al Peugeot 2008, al VW T-Roc y al Seat Arona, todos ellos con niveles de potencia y equipamiento equivalentes.

Frente al Peugeot, el Puma mantiene muy bien el tipo en cuanto a la estética y atractivo, se nota que también es un producto muy reciente, aunque el francés ofrece unas plazas traseras algo más espaciosas y un interior más cuidado. El Puma, en cambio, es más divertido de conducir y destaca con soluciones prácticas como el cajón de su maletero.

Comparado con el Arona, el Ford Puma tiene un comportamiento dinámico mucho mejor en todos los aspectos. Es más cómodo, pero también más divertido y eficaz y , sobre todo, más seguro. También en calidad de acabados está mejor el modelo de Ford.

El Arona tiene la ventaja de una mayor variedad en la gama y de unos precios más competitivos.

Si lo comparamos con el VW T-Roc, el Puma gana la partida en la relación precio/producto, pero está por detrás del alemán en cuanto a imagen de marca y posibilidades de personalización.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 6

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Diseño
  • Comportamiento
  • Equipamiento

Mejorable

  • Plazas traseras
  • Rumorosidad
  • Consumo sensible

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Musculoso y juvenil

El Puma tiene un diseño atractivo.

52 fotos

Ampliar

El Ford Puma tiene unas formas que resultan muy sugerentes y que desde ciertos ángulos recuerdan ligeramente al Porsche Macan, con líneas redondeadas, unos abultados pasos de rueda, los pilotos traseros muy elevados y una línea de los marcos de las ventanillas laterales con cierto aire al deportivo alemán.

Estéticamente no cabe duda de que el diseño es un acierto y que el Puma gusta. En el acabado ST Line X, con las llantas, los embellecedores y los matices deportivos la verdad es que entra por los ojos.

En la vista frontal llaman la atención los faros saltones y con un diseño de la luz de marcha diurna inspirado en el del exclusivísimo Ford GT. Cuentan con tecnología full led y asistente de luz de carretera. Su iluminación es muy buena, pero el asistente se equivoca mucho a la hora de pasar de largas a cortas y viceversa. El otro aspecto llamativo en el frontal es la enorme parrilla y tomas de aire en el faldón. Las formas alargadas y los aditamentos aerodinámicos de la parte baja del paragolpes hacen que parezca más ancho y bajo de lo que es realmente.

En el lateral los ojos se nos clavarán en las enormes llantas de 18 pulgadas, excesivas desde el punto de vista práctico y dinámico, pero que cumplen su misión estética llenando unos pasos de rueda enormes.

La parte trasera destaca por el spoiler sobre la luneta, los grandes grupos ópticos (que se ven muy bien) y por la forma del paragolpes con los catadióptricos en los extremos, también para dar esa sensación de mayor anchura y deportividad.

Los acabados y ajustes son buenos, así como la calidad de la pintura, aunque hay detalles como el filo de la matrícula en la parte delantera que se podrían solucionar de otra manera. Tal y como está queda muy expuesta e incluso puede provocar cortes.

Interior: Cómodo y moderno

El interior tiene buenos materiales y unos asientos muy cómodos.

52 fotos

Ampliar

El interior del Puma ST Line X es muy llamativo, con un diseño fresco y detalles como los excelentes asientos que destacan frente a otros rivales. En él veremos elementos comunes con el Ford Fiesta, con el que está emparentado.

La calidad de materiales y ajustes es buena, aunque sigo sin ver con buenos ojos que los paneles de puerta delanteros sean de mucha mejor calidad que los traseros, no me parece bien tratar peor a los que viajan detrás que a los de delante.

Las plazas delanteras son muy confortables gracias a unos asientos que recogen muy bien el cuerpo y en los que sólo añadiría unos pocos centímetros a la longitud de la banqueta para que fuesen perfectos. La postura de conducción es muy buena y los mandos principales quedan a mano, aunque los que están en la consola tras el selector del cambio exigen retirar la vista de la carretera.

La instrumentación del Puma es muy completa y fácil de leer y cambia de presentación dependiendo del modo de conducción que hayamos elegido (Eco, Sport, nieve…).

Un detalle que no me gusta demasiado es que el volante está repleto de teclas. Además de pequeñas, cuesta acostumbrarse a qué hace cada una, lo que nos obliga también a retirar la vista de la carretera para confirmar, por ejemplo, la velocidad del control de crucero o la distancia de seguridad del mismo.

Las plazas traseras tienen un acceso algo incómodo debido al tamaño de la puerta y la acusada caída del techo. Una vez dentro, tampoco sobra el espacio y las piernas nos pegan en los respaldos delanteros en cuanto superemos el metro setenta y cinco de estatura. No son peores que en rivales como el Arona o el 2008, pero sorprende que un Suzuki Swift tenga unas plazas traseras mucho más espaciosas.

En el maletero no hay queja y el Puma saca buen partido de soluciones prácticas. Dispone de doble fondo, buenas medidas y formas utilizables y del práctico cajón de plástico impermeable que permite albergar bultos altos. También la cortinilla que se eleva con el portón resulta práctica.

Si necesitamos abatir los respaldos traseros para ampliar el espacio, la maniobra es fácil, pero no dejan un suelo plano y ocupan mucha altura cuando los plegamos.

Motor: Con mucho empuje

El motor Ecoboost de 155 CV tiene un tacto muy agradable.

52 fotos

Ampliar

El motor 1.0 Ecoboost de Ford es ya un «viejo conocido». Pese a su escasa cilindrada, saca unas cifras de par y potencia muy buenas gracias a la sobrealimentación gestionada eletrónicamente y a que, al disponer de sólo 3 cilindros, el cubicaje unitario es relativamente grande.

Dispone de numerosos sistemas para reducir los consumos, entre los que llama la atención el sistema de desconexión selectiva de uno de los cilindros. Cuando vamos a punta de gas llaneando, el motor trabaja con sólo dos cilindros, algo que notaremos por el sonido y una ligera vibración. En cuanto demandamos más potencia, se activa de nuevo el tercer cilindro.

Reducción al mínimo de los rozamientos internos, inyección directa de alta presión… es un motor de concepción muy moderna y que resulta muy agradable de utilizar por sus 155 CV, pero, sobre todo, por sus 220 Nm de par casi constantes, que hacen que no tengamos que estar muy pendientes del cambio.

En la consola central podemos variar ligeramente la respuesta del motor y del control de tracción y estabilidad para que el Puma tenga un enfoque más ahorrador (Eco), deportivo (Sport), o se adapte mejor a las condiciones de adherencia (nieve, pista, etc.)

La caja de cambios manual de 6 marchas tiene un tacto muy bueno y los desarrollos están muy bien encajados con la forma en la que este motor entrega su potencia, buscando un buen compromiso con los consumos y prestaciones.

Comportamiento: De los mejores de su categoría

El Puma es ágil y divertido de conducir.

52 fotos

Ampliar

Uno de los aspectos que más nos sedujo del Puma en su presentación fue su comportamiento dinámico, también el del Fiesta, así que no es ninguna sorpresa que durante esta prueba de larga duración también nos haya convencido el Puma y que nos parezca uno de los mejores de la categoría en cuanto a agrado de conducción, tanto desde el punto de vista de la diversión como de la seguridad.

En ciudad su punto débil es que la visibilidad no es muy buena debido a la escasa superficie acristalada. Por suerte tenemos el asistente de ángulo muerto y el sistema de aparcamiento con sensores de ultrasonidos y cámara de marcha atrás para facilitar las cosas.

Gracias a la contundente respuesta del motor y el agradable tacto del cambio, aunque no es automático es un coche cómodo de usar en ciudad, ya que apenas requiere prestar atención a las marchas. Además, sus dimensiones son relativamente compactas y tiene un buen radio de giro, así que nos desenvolvemos con agilidad en el tráfico.

En autopista y autovía ofrece un buen nivel de confort gracias a sus asientos y las reacciones del chasis en curvas rápidas y a alta velocidad transmiten confianza.

La dirección tiene un buen tacto y es suficientemente rápida, con un nivel de asistencia bastante cómodo para las maniobras, pero que no resulta excesivo al rodar a alta velocidad.

En carretera es donde más se disfruta de su conducción, sorprendentemente ágil y reactiva. Al Puma le gusta que lo conduzcamos con los pies además de con el volante, jugando con las transferencias de masas. Es fácil hacer que pase de subvirar a que la zaga nos ayude a girar simplemente cortando gas en los apoyos.

Los frenos responden bien y tienen un tacto que hace que sea fácil de dosificar, además han demostrado un buen aguante a la temperatura.

Las aceleraciones y recuperaciones son muy buenas y el Puma permite realizar adelantamientos con seguridad, además de mantener unos buenos cruceros en marchas largas aunque el terreno tenga pendientes pronunciadas.

En el circuito de pruebas, el Ford Puma salva el examen con buena nota. En la maniobra de esquiva a 80 km/h el control de estabilidad mantiene al coche en su sitio con una trayectoria segura.

También en la frenada de emergencia desde 140 km/h las distancias son buenas y el Ford Puma no hace extraños pese a que la parte trasera se queda de puntillas sobre el asfalto.

En definitiva, el Ford Puma ofrece un comportamiento que es muy seguro y fácil para cualquier conductor, pero también sacará una sonrisa a los que busquen diversión a sus mandos.

Equipamiento: Buena relación precio/producto

El equipamiento es muy completo.

52 fotos

Ampliar

Hasta que llegue el Puma ST de 200 CV, esta versión es la tope de gama y lo demuestra con un equipamiento muy completo y en el que no echaremos nada en falta.

En materia de seguridad activa está a un buen nivel y repleto de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) como el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de colisión con frenado de emergencia, asistente de luz de carretera (que no funciona muy bien, por cierto), sensores de ángulo muerto, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás… son elementos que poco a poco se están convirtiendo en un estándar en el mercado europeo. La realidad es que a los fabricantes no les queda otra más que añadir estos sistemas si quieren obtener buenos resultados en los test de EuroNCAP.

En lo referente a conectividad, el Puma cuenta con el sistema SYNC de Ford que funciona bastante bien en esta evolución, aunque sigue sin ser de los mejores. Tenemos una pantalla de buen tamaño y que responde bien a las órdenes táctiles, además los iconos son grandes e intuitivos. El sistema de sonido es muy bueno, firmado por el especialista B&O y dispone de manos libres y sistemas Android Auto y Apple Car Play, así como un puerto de carga inalámbrico.

También cuenta con un sistema de reconocimiento de comandos de voz, aunque mejor usar los asistentes de Android y Apple, que no necesitan del uso de palabras clave para, por ejemplo, introducir una dirección o buscar una canción.

En cuanto a confort, tampoco echaremos nada en falta, con unos buenos asientos que disponen de calefacción en las plazas delanteras, un climatizador automático muy eficaz, retrovisor fotocromático, volante multifunción… vamos, que no echaremos nada de menos, de modo que el Ford Puma ST Line X ofrece bastante por lo que cuesta.

Consumo: Eficiente... si quieres

Los consumos son buenos, pero se disparan fácilmente.

52 fotos

Ampliar

Como suele suceder con el motor 1.0 Ecoboost de Ford, los consumos son muy sensibles al uso y a la carga que llevemos en el coche. Si no necesitamos demasiada potencia porque vamos solos en él y practicamos una conducción normal, las cifras son muy buenas. El problema es que, en cuanto lo cargamos o avivamos el ritmo, se disparan bastante.

Además, tampoco hemos sido capaces de cumplir con las cifras homologadas. En ciudad, el dato oficial es de 5,1 l/100 km, mientras que el consumo real urbano del Ford Puma ST Line X en la prueba ha sido de 6,6 l/100 km.

En carretera el valor que da la marca es de 3,9 l/100 km. Sin embargo, durante la prueba el consumo real con velocidades entre 70 y 90 km/h en carretera ha sido de 4,9 l/100 km.

En autopista manteniendo el máximo legal, el consumo ha sido de 6,3 l/100 km.

Con estos consumos y un depósito de 42 litros, la autonomía del Ford Puma ST Line X está en el entorno de los 650 km.

Rivales: Rivales del Ford Puma ST Line X 2020

Vehículo

Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV ST-Line X 155

Seat Arona 1.5 EcoTSI S&S FR 150

Peugeot 2008 1.2 PureTech S&S GT EAT8 155

Volkswagen T-Roc 1.5 TSI Sport

Precio Desde
27.045 €
Desde
25.050 €
Desde
31.150 €
Desde
30.864 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 155 150 155 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,0 8,2 8,6 8,4
Consumo Medio (l/100 km) - 5,0 5,0 5,2
Emisiones CO2 (g/km) - 113 118 120

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche