Prueba

Prueba del Ford Focus Sportbreak Active 2019

45 fotos

Ampliar

20 de junio, 2019

Ponemos a prueba el Focus familiar en su versión más campera. ¿Podrá con los innumerables SUV compactos que hay en el mercado actual?

Hoy en día parece que todo coche tiene que estar sobreelevado para que goce de buena salud en el mercado. Sin embargo -y por fortuna-, las marcas están empezando a ofrecer nuevas alternativas a los SUVs que, sin eliminar ese plus funcional, añaden más seguridad, más agilidad y generalmente son más económicos. Como habréis imaginado, nos estamos refiriendo a las berlinas crossoverizadas. Muchos son los modelos que se han ido uniendo con el paso de los años al segmento inventado todavía en los 90 por el nipón Subaru Outback: Seat León Xperience, Volkswagen Golf Alltrack, Skoda Octavia Scout, Opel Insignia Country Tourer, Kia XCeed… Si nos metemos en terreno premium, la lista se duplica. Aquí analizaremos el más reciente de estos trotamundos aventureros: os dejamos con la prueba del Ford Focus Sportbreak Active 2019.

Ford GT40: la historia de una venganza

Ford Focus Active: ¿mejor que un SUV?

Como decimos, la rivalidad que encuentran entre sí estos coches en el mercado no es ni por asomo la que encuentra un SUV (hay muchos más todocaminos que berlinas camperas), pero sí hay varias opciones que se diferencian por algunos ligeros detalles. La longitud es un aspecto que depende del modelo y del segmento de este. Sí, hay coches más largos que el Focus SB y, por tanto, más prácticos si nos fijamos en el maletero. No obstante, también hay que tener en cuenta la maniobrabilidad que deberemos realizar en nuestro día a día. En este sentido, encontramos en el americano el equilibrio perfecto (el Opel supera los 5 metros y el León se queda algo escaso.)

Por otra parte, existe la posibilidad de elegirlo con cambio manual o automático y con tracción total o delantera. El Ford no está disponible en versión 4×4, pero… ¿realmente es necesario en estos vehículos? Aunque no negaremos que siempre supone una garantía adicional durante la conducción, también implica un mayor peso, mayores consumos y mayores complicaciones mecánicas. Seamos honestos, alguien con dos dedos de frente no traspasará límites comprometidos. Entonces, ¿es una buena compra el Focus Sportbreak Active? Veámoslo.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Diseño crossoverizado y acabados
  • Prestaciones mecánicas
  • Funcionalidad y espacio interior

Mejorable

  • Comportamiento de la transmisión
  • Consumos algo elevados

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Campero y atractivo

Es verdad que en cuestión de gustos no hay nada escrito, pero el salto estético que ha dado el Focus con su nueva generación es evidente (y no es que el anterior fuese feo.) Si a eso le sumamos la carrocería familiar, que lo hace más práctico, y detalles camperos como los pasos de rueda en plástico, las protecciones de los paragolpes, las barras de techo y una altura libre al suelo de 30 y 34 mm más delante y detrás, la cosa mejora. Al menos, así lo dicta la tendencia del mercado. El Focus Active también está disponible con carrocería de cinco puertas (hatchback), pero pierde la gracia y la esencia de los inicios de este segmento. ¿Dónde metes los bártulos del pícnic y de los chavales? Manteniendo intacta la batalla, el incremento de la longitud total se aprovecha para ganar 22 litros de maletero.

Con respecto al exterior de esta unidad en concreto hay que decir que cuenta con la iluminación opcional full led adaptativos. Su haz es muy blanco y eso mejora la visión contundentemente en conducción nocturna. Además, el asistente que desactiva y activa los módulos de las luces de carretera trabaja bien sin que sea molesto para otros conductores que vienen de frente. Sin embargo, el haz en posición de cruce se queda algo corto. Aparte de eso, los intermitentes delanteros también resultar un pelín pequeños. De día no son tan visibles como en otros modelos que cogen toda la óptica. Sí nos parecen correctos los faros antiniebla, que iluminan bien tanto en condiciones adversas como en su función cornering.

En cuanto a las puertas, los ocupantes delanteros no van a tener ningún problema en acceder al interior. Para entrar a las plazas traseras con facilidad, dependerá de la corpulencia de cada uno. Las puertas se quedan algo justas de tamaño para una persona de 1,80 metros de estatura. Teniendo cuidado al meter la cabeza no existirá mayor riesgo.

Un elemento que nos encanta de las puertas es el protector que sale en la zona central cuando las abrimos. Está diseñado para no dañar o rozar nuestro coche y el que esté aparcado a nuestro lado en un parking en batería, por ejemplo. Ya lo vimos en el Fiesta Active y es algo que, con buen juicio, la marca lo está implantando en el resto de su gama.

El color de carrocería que equipa nuestro coche (Azul Chromet) le sienta de cine. Eso sí, hay que desembolsar 500 euros por vestirle así. En materia de ajustes y acabados, el Focus no deja opción a la crítica. Todos los paneles están bien enrasados, equitativamente pintados y acoplados de forma correcta.

Interior: Casi 1.700 litros de maletero

El interior del Focus SB Active prácticamente no se diferencia en nada si lo comparamos con el Focus que probó mi compañero Rubén el pasado mes de enero (Prueba del Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182 CV 2018.) En lugar de molduras que imitan la fibra de carbono (por el acabado ST Line) y de una palanca de cambios, encontramos una tapicería exclusiva para el nivel Active (con la A en los asientos, al igual que los que vimos en el Fiesta Active) y un selector para la transmisión automática. Por lo demás, tenemos el mismo puesto de conducción, la misma pantalla táctil de ocho pulgadas con el buenísimo sistema SYNC3, el mismo espacio tanto delante como detrás y casi el mismo equipamiento.

Los asientos son cómodos incluso en viajes largos a pesar de que tienen un tacto demasiado blando en las zonas de los bordes y la visión a la carretera es buena. Lo único que nos tira un poco hacia atrás es la sosa instrumentación que Ford se niega a modernizar. En cualquier caso, es bastante clara y muy fácil de leer. El volante tiene un grosor y un tacto que resultan agradables. Los botones que se aglutinan en él parecen abrumar al principio, pero una vez que sabemos para lo que son serán menos molestos.

El espacio en las plazas traseras laterales es bueno y no habrá viajes incómodos para personas con una estatura parecida a la mía (1,80 metros.)

Los materiales que encontramos en el habitáculo son en su mayoría plásticos, pero lo cierto es que todos tienen un aspecto y un tacto positivos que ayudan a que la sensación de calidad sea muy buena en general.

El maletero es el punto fuerte de este Focus: como decíamos antes, alberga espacio para 608 litros en configuración estándar. Abatiendo la segunda fila de asientos, podemos beneficiarnos de hasta 1.653 litros… y eso que debajo hay un subwoofer y una rueda de repuesto.

Motor: Prestaciones de motor más grande

Este bloque es un tricilíndrico de 1,5 litros que declara 150 CV de potencia y 240 Nm de par. Es un motor que se estira con mucho brío y que, pese a ser turbo, da lo mejor de sí en la zona alta del cuentavueltas (en torno a las 6.000 rpm.) Eso sí, también empuja desde muy abajo… La respuesta al acelerador es muy contundente y directa. Aunque hay un nivel más alto de potencia (182 CV) el rendimiento de esta mecánica sobra para cualquier labor rutinaria. De hecho, es un motor que puede hacer correr mucho al coche incluso estando cargado hasta los topes.

En el polo opuesto debemos decir que es un poco ruidoso en aceleraciones y, sobre todo, que transmite unas vibraciones al interior cuando circulamos por debajo de las 2.000 vueltas que no son nada cómodas para el conductor.

En este coche, se asocia a una caja de cambios automática de ocho relaciones del tipo convertidor de par. En mi opinión, esta transmisión -al menos, en esta unidad- no hace justicia al motor porque, en ocasiones, las transiciones que realiza no son nada suaves. Asimismo, cuando circulamos por entornos urbanos a punta de gas, estira demasiado las marchas largas produciendo una mayor rumorosidad y un mayor consumo. Es evidente que en ciudad es más agradable un cambio automático que un manual, peor conociendo los cambios manuales de Ford (tienen un magnífico tacto y unas distancias cortitas en la palanca), me decantaría por la variante manual.

Además, cuenta con un selector de modos de conducción que cambia parámetros como la dureza de la dirección, la respuesta del motor y la dureza de la amortiguación. Se puede elegir entre Resbaladizo, Normal, Sport, Eco y Trail.

Comportamiento: Cómodo y ágil

Aunque sus casi 4,7 metros nos puedan decir a priori lo contrario, sorprende la agilidad que tiene este Focus SB. Recordemos que comparte la misma batalla -ni un milímetro más- que el modelo de 5 puertas y eso se nota a la hora de circular, sobre todo, en carreteras de muchas curvas. También ayuda a que sea un coche fácilmente manejable su ligereza: apenas pesa 1,4 toneladas.

La dirección es directa y no muy asistida, algo que nos gusta. No peca de subvirajes y las inercias, a veces, llegan a ser hasta juguetonas y, por supuesto, muy fáciles de retener.

En autovía, como a límites legales circulamos a un régimen de revoluciones medio, se muestra también confortable. La suspensión filtra todo con plena comodidad e incluso en el modo más deportivo, que sí lo notamos más rígido, no se vuelve radical. En todo momento tiene en cuenta su finalidad familiar.

Este Focus SB nos ha parecido un coche que transmite mucho aplomo y seguridad a quien lo conduce y, en este punto, pasa por encima a buena parte de los C-SUV actuales.

En ciudad no hay sorpresas, aunque sí penaliza un poco el comportamiento que comentábamos de la caja de cambios. No obstante, al pasar por badenes u otros obstáculos no notamos ni un ápice de desestabilización. Eso sí, encontrar un hueco para aparcarlo en línea no será fácil.

Equipamiento: Casi un tope de gama

El acabado Active está disponible desde los 20.000 hasta cerca de los 27.000 euros, según motorización. En todas las variantes incorpora los mismos elementos de serie: asistente de arranque en pendiente, alerta por cambio involuntario de carril, frenado automático de emergencia con detección de peatones, control de crucero con limitador, control de tracción avanzado, arranque sin llave, tapicería de tela Active, volante de cuero, navegador y conectividad, sistema de infoentretenimiento SYNC3, llantas de 17 pulgadas y rueda de repuesto, entre otros.

La lista de extras también es larga: llantas de 18 pulgadas como las de nuestra unidad, iluminación full led que puede ser adaptativa, equipo de sonido B&O Play, cargador inalámbrico para smartphone, volante y asientos calefactados, acceso sin llave, portón del maletero con apertura eléctrica, parabrisas térmico, HUD, cámara de visión trasera, control de crucero adaptativo, asistente de aparcamiento, etc.

En función de las necesidades o el bolsillo, se podrá completar el equipamiento de serie, pero lo que ya trae de por sí el Focus Active, al menos, nos garantiza un buen grado de seguridad y confort.

Consumo: Algo gastón

Durante nuestra semana de pruebas hemos registrado un consumo en autovías y convencionales de en torno a los 7l/100 km. En ciudad, dependiendo del tráfico y otras condiciones, nos moveremos entre los 9 y los 10 litros a los cien. Teniendo en cuenta que en su depósito caben 52 litros de gasolina, obtendremos una autonomía media de alrededor de 650 km con cada repostaje. Como el objetivo de los tricilíndricos y las cilindradas downsizing es elevar el concepto de eficiencia a la máxima potencia, creemos que las cifras de consumo deberían ser algo más reducidas.

Rivales: Rivales del Ford Focus SB Active

Vehículo

Ford Focus Sportbreak 1.5 Ecoboost Active Aut. 150

Seat León X-perience 1.8 TSI S&S 4Drive DSG6 180

Opel Insignia Country Tourer 1.6 T SHT S&S Aut. 4x4 200

Volkswagen Golf Alltrack 1.8 TSI 4Motion DSG6

Precio Desde
28.400 €
Desde
30.990 €
Desde
44.200 €
Desde
36.853 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 8 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 180 200 180
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,1 7,2 9,9 7,8
Consumo Medio (l/100 km) 6,0 6,5 6,1 6,7
Emisiones CO2 (g/km) 134 152 156 156

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche