Prueba

Probamos el nuevo Ford Fiesta Active MHEV, ¿bajará los consumos la electrificación?

04 de febrero, 2021

Probamos la nueva motorización del Ford Fiesta Active con el sistema de baja hibridación de 48 voltios que promete una apreciable reducción de consumos. ¿Lo habrá conseguido?.

Ford ha incorporado un sistema de baja hibridación de 48 voltios en la gama del Ford Fiesta, así que hemos sometido a examen esta versión con el motor 1.0 Ecoboost de 125 CV con el acabado Active para ver hasta qué punto es interesante este sistema gracias al cual, el Ford Fiesta Active MHEV de 125 CV se gana la etiqueta Eco de la DGT.

En la actualidad, conviene tener en cuenta que estas etiquetas no tienen mucho que ver con el nivel de emisiones o consumos reales de un modelo concreto sino con la tecnología que equipa. En este caso, al tener un determinado nivel de electrificación es por lo que se la otorgan.

En cuanto a los rivales posibles para el Ford Fiesta Active tenemos modelos como el Renault Captur, el Seat Arona o el Peugeot 2008. Salvo este último, los otros dos disponen de versiones en sus catálogos con etiqueta Eco, como nuestro protagonista.

Frente a ellos, el Fiesta Active ofrece una excelente relación precio/producto/equipamiento y su comportamiento dinámico es mejor que el del Seat Arona. Sin embargo, el Renault y el Peugeot tienen unas plazas traseras más espaciosas y un diseño algo más llamativo, ventajas de ser modelos más recientes en el mercado.

A lo largo de esta prueba, el modelo del óvalo nos ha gustado por su conducción, sus consumos ajustados y su diseño, pero las plazas traseras poco espaciosas bajan la nota media de un producto que en líneas generales es muy satisfactorio.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Consumos
  • Conducción

Mejorable

  • Espacio en plazas traseras
  • Sistema multimedia
  • Umbral del maletero

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mínimas diferencias

El Active juega a parecer un SUV.

47 fotos

Ampliar

Ford no ha añadido diferencias destacables en esta nueva motorización del Ford Fiesta Active más allá de los inevitables logos que hacen referencia a su condición de híbrido, que van en el portón trasero. Por lo demás, es el Ford Fiesta Active que ya conocemos que consigue una imagen de SUV sin serlo explícitamente.

Gracias a unos arcos de rueda en negro que hacen que parezca mayores recorridos de suspensión, unos faldones negros que simulan una mayor altura libre al suelo y unas barras de techo que le dan ese aire más robusto y que el metro gane algunos centímetros de altura total respecto al fiesta normal, el Active consigue una imagen algo más juvenil y aventurera.

En el frontal llaman la atención los faros full led que, pese a no ser de alta intensidad y ahorrarse así el sistema de control automático de altura, ofrecen una buena iluminación en los viajes nocturnos, aunque su luz es demasiado blanca y produce bastante autodeslumbramiento cuando hay niebla o nieve.

Las llantas de 17 pulgadas de aleación en dos colores también son específicas y calzadas con neumáticos 205/45-17 que son 100% de asfalto y de verano, en contra de lo que podría presuponerse para un modelo como el Active, que debería llevar al menos unas de todo tiempo. Seguramente que la necesidad de homologar los menores consumos posibles han tenido algo que ver en esta decisión.

Los ajustes y la calidad de la pintura son buenos en esta versión del Ford Fiesta Active, que causa una buena impresión cuando lo tienes al lado en directo.

Interior: Sin cambios

El interior tiene un diseño atractivo y buenos materiales, pero falta espacio.

47 fotos

Ampliar

Tampoco hay elementos especialmente destacables en cuanto al interior, que apenas se diferencia del resto de Fiesta Active, salvo en las indicaciones del cuadro de instrumentos, que está adaptado a la necesidad de tener que informar sobre la carga de su batería de 48 voltios.

Las plazas delanteras son buenas y cómodas para viajar, con suficiente espacio y una buena postura de conducción, en la que encontramos muy a mano todos los mandos principales. Frente a nosotros está un cuadro de instrumentos que combina los indicadores analógicos con una pantalla digital multifunción. Esto, aunque es cuestión de gustos, queda algo desfasado frente a la mayoría de rivales, que ya ofrecen instrumentos completamente virtuales.

Las plazas traseras son algo escasas de espacio, sobre todo para los pies y las rodillas, que yo llevo clavadas en el asiento delantero (mido 1,85 metros) del conductor. Es un mal común en esta categoría, pero el Renault Clio o el Captur, por ejemplo, son algo más holgados.

El maletero tiene una buena capacidad y formas muy aprovechables, pero el umbral de carga está muy alto respecto a su suelo, de modo que meter y sacar algunos bultos es algo incómodo. Si necesitamos más espacio podemos abatir los respaldos traseros por mitades asimétricas, pero no dejan un suelo completamente plano.

Motor: Híbrido de 48 Voltios

El sistema híbrido de 48 voltios mejora los consumos.

47 fotos

Ampliar

Éste es el apartado en el que más novedades hay que destacar de este Fiesta Active. Al premiado motor 1.0 Ecoboost de 3 cilindros y 125 CV se le ha integrado un sistema de baja hibridación de 48 voltios que funciona bastante bien con esta mecánica. Uno de los puntos débiles del 1.0 Ecoboost es que es un motor que tiene unos consumos muy ajustados cuando vamos a velocidad y carga constante, pero que en cuanto pisamos un poco el acelerador se dispara bastante de consumos.

Al añadirle la ayuda del motor eléctrico de 48 voltios que da un pequeño empujón al térmico, esto se ha reducido bastante y ya no es tan sensible, aunque tampoco hay milagros.

El sistema de baja hibridación de este Fiesta Active cambia el alternador por un BSG (arrancador/generador de correa) que funciona como un alternador para cargar la batería de 48 voltios cuando levantamos el pie del acelerador o frenamos y luego puede utilizar esa energía para arrancar o empujar al motor térmico cuando iniciamos la marcha o pisamos el acelerador.

Gracias a esto mejoramos un poco el rendimiento y, sobre todo, la DGT nos otorga la etiqueta Eco, con las ventajas administrativas que ello implica en los escenarios de alarma por alta contaminación.

Por lo demás es el 1.0 Ecoboost de 125 CV que ya conocíamos. Sus prestaciones son buenas y es suave de funcionamiento. En cuanto al usuario, lo que más vamos a notar del sistema de 48 voltios es que el sistema start & stop es bastante más eficiente y mantiene el coche apagado mucho más tiempo. El BSG gira a más revoluciones que el motor de arranque tradicional, de modo que es más eficaz encendiendo el motor cuando toca. Esto hace que ahora sólo se encienda si ya estamos soltando el embrague y acelerando ligeramente. Estos segundos de más que está el coche apagado en cada detención y el pequeño empujón que da cada vez que salimos de un semáforo, ayudan bastante a reducir los consumos.

Comportamiento: Divertido y ágil

El Fiesta Active tiene un comportamiento ágil y divertido.

47 fotos

Ampliar

A la hora de conducir esta versión del Ford Fiesta Active, donde más vamos a notar la hibridación de 48 voltios (además del mencionado detalle del start & stop), es en el freno motor cuando levantamos el pie del acelerador. Después de unos instantes, se nota un incremento en la deceleración, cuando el BSG más está recargando la batería de 48 V.

Por lo demás es igual que el Fiesta Active que ya conocemos. En ciudad se revuelve muy bien porque es muy compacto y tiene una dirección suave y con un buen radio de giro. Además, el asistente de aparcamiento automático es bastante eficaz.

En carreteras secundarias resulta incluso divertido por la reactividad de su chasis, que enseguida nos ayuda a enlazar curvas con un eje trasero muy activo en cuanto lo descargamos de peso a base de cortar gas o frenar ligeramente en los apoyos.

Aunque los frenos traseros son de tambor, cumplen bien con su misión y las distancias y el tacto del pedal son buenos. Por cierto, un detalle que me alegra es ver que no tiene freno de estacionamiento eléctrico y que en lugar de un botón tenemos una palanca tradicional. Menos posibilidades de avería, más eficacia y, además, en caso de quedarnos sin batería podemos empujar o remolcar el coche sin problemas.

En autopista permite viajes confortables gracias al buen tarado de las suspensiones y lo bien guiado que va el eje delantero en curvas rápidas, aunque estaría mejor con una dirección algo menos asistida que minimizase esa sensación de flotación en el volante.

En definitiva, este Fiesta Active MHEV es un coche fácil de conducir, ágil y de reacciones seguras en la mayoría de las situaciones.

Equipamiento: Nada en falta

Los faros full led tienen una buena iluminación.

47 fotos

Ampliar

Esta versión Active se coloca en la parte alta de la tabla de equipamiento del Ford Fiesta y dispone de elementos como el control de crucero, el limitador de velocidad, asistente de aparcamiento automático con cámara de marcha atrás y sensores de ultrasonidos, volante multimedia, climatizador automático, alerta de ángulo muerto, alerta de colisión con frenado de emergencia, alerta de salida involuntaria del carril, etc.

En el apartado multimedia el SYNC3 es bastante completo y dispone de Apple Car Play y Android auto y un sistema de sonido firmado por Bang & Olufsen que ofrece una excelente calidad de audio.

Asientos y volante calefactados, llave manos libres inteligente… como puedes ver en la ficha técnica adjunta, está muy bien equipado y más todavía si tenemos en cuenta su precio de partida, desde algo menos de 17.000 euros.

Consumo: Sí ha mejorado

Los consumos son buenos, aunque siguen siendo muy sensibles a nuestra conducción.

47 fotos

Ampliar

Aunque hay coches en los que el sistema de baja hibridación apenas supone una mejoría apreciable, en este caso sí que se agradece en los consumos la ayuda del sistema de 48 voltios, que le viene muy bien al motor 1.0 Ecoboost, sobre todo en ciudad y carreteras secundarias, donde más frecuentemente levantamos el pie del acelerador y cambiamos de velocidad.

Aunque no cumple con los datos oficiales de consumo, las cifras reales que hemos movido son bastante correctas. En concreto, el consumo real del Ford Fiesta Active MHEV 2020 durante la prueba ha sido:

– Ciudad: 5,9 l/100 km
– Carretera: 4,4 l/100 km
– Autopista: 5,6 l/100 km

Con estos consumos y un depósito de gasolina de 42 litros, la autonomía de este Fiesta ronda los 700 km.

Rivales: Rivales del Ford Fiesta Active MHEV 2020

Vehículo

Ford Fiesta 1.0 EcoBoost MHEV Active 125

Renault Captur TCe Zen 96kW

Seat Arona 1.0 TSI Ecomotive S&S FR110

Peugeot 2008 1.2 PureTech S&S GT 130

Precio Desde
21.180 €
Desde
23.190 €
Desde
24.960 €
Desde
28.891 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 125 130 110 130
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,9 10,6 10,3 8,9
Consumo Medio (l/100 km) 4,2 5,6 4,8 4,5
Emisiones CO2 (g/km) 92 127 109 103

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jc

    Gracias por el reportaje…mejor no se puede explicar con el simil de las dinamo de una bicicleta; por cierto que opinion tienes sobre la eficacia de su alumbrado nocturno…un saludo y seguir así.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, muchas gracias por tu comentario. La luz de la bicicleta con la dinamo es penosa 😉 jajajaja, no, en serio, la luz del Fiesta con los full led es buena aunque sean led de baja intensidad para no tener que montar el sistema de control dinámico de altura automático. No es tan buena como la que tiene, por ejemplo, el Renault Clio o el Peugeot 208, pero sí es un coche con el que se viaja cómodo por la noche y no echamos en falta más luz. Un saludo y muchas gracias una vez más.

      • jc

        ok, gracias; saludos.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche