Probamos la versión familiar del Fiat Tipo diésel con 120 CV

Probamos la versión familiar del Fiat Tipo diésel con 120 CV

10 noviembre, 2017

La variante ranchera del compacto italiano Fiat Tipo es una alternativa económica, práctica y fiable para aquellas familias que necesiten un espacio extra en su coche. Te contamos nuestras sensaciones durante el examen al que le hemos sometido.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño exterior elegante
  • Interior amplio
  • Consumos bajos

Mejorable

  • Falta de tirón hasta el turbo
  • Pomo del cambio demasiado voluminoso
  • Materiales interiores algo toscos

Con el Fiat Tipo y todos sus derivados, la compañía italiana se metía de lleno el año pasado en la disputada lucha (de un modo más competitivo que con sus predecesores Bravo o Linea) de los compactos. Un producto muy redondo por su economía, su fiabilidad mecánica, su espacio interior (mejor que el de muchos de sus rivales, e incluso superiores, en todas sus variantes) y su distinguida línea exterior, muy al elegante estilo italiano.

La unidad de pruebas que hemos analizado es la variante Station Wagon equipada con el motor diésel más potente, el 1.6 Multijet de 120 CV con cambio manual (también se puede escoger con la caja de cambios automática), y el nivel de acabado más alto -tras el nuevo y exclusivo S Design-, el Lounge.

Destaca por su gran habitabilidad, su fácil manejo y buen comportamiento dinámico, orientado claramente a un medio-alto confort de marcha, y por sus numerosos elementos de equipamiento, tanto de seguridad como de infoentretenimiento y comodidad para sus ocupantes. Continúa leyendo para conocer detalladamente todas nuestras impresiones con respecto a este Fiat Tipo SW 1.6 Multijet Lounge.

Diseño Bonito y con estilo, como buen italiano

El Fiat Tipo SW mide 4,57 m, unos 2 centímetros menos que un Hyundai i30 Cw.
El Fiat Tipo SW mide 4,57 m, unos 2 centímetros menos que un Hyundai i30 Cw.
Ampliar

El diseño exterior del Fiat Tipo SW guarda una línea muy característica italiana. Sus rasgos, sus nervaduras, su estilo, la elegancia que transmite… No hay duda de que todo ello es herencia transalpina. Tampoco habrá quien dude de que, se mire por donde se mire, es un coche bonito, cargado de personalidad y distinción.

Empezando por el frontal, que comparte a la exactitud con sus hermanos de carrocería hatchback y sedán, nos encontramos una parrilla fina, bajita y alargada que se compone de molduras o acentos cromados. Este punto le da ese toque deportivo que todo compacto ha de tener y un carácter particular. Sus grupos ópticos siguen la línea estilística marcada y se funden con la calandra central. En los extremos de la zona inferior nos encontramos los faros antiniebla -que equipa desde el acabado Easy- ubicados en una posición interna para reflejar de mejor forma su iluminación.

La zaga también es parecida a la de la variante hatchback -la trasera del sedán se diferencia más por tener una configuración diferente de los faros y de la boca de carga-, aunque con un umbral de maletero mucho más bajo. El marco que deja el portón es más que suficiente para cargar cualquier cosa que quepa en el coche.

En la vista lateral apreciamos los tradicionales tiradores de Fiat que podemos ver, por ejemplo, en “viejos amigos” como el Brava o el Punto de los 90. Un guiño al pasado pero con total distinción en el presente. Además, esos tiradores, junto con las carcasas de los retrovisores, vienen en el mismo color Azul Mediterráneo metalizado de la carrocería que tiene un sobrecoste de 550 euros. Las llantas de aleación de 17 pulgadas vienen de serie con este acabado alto Lounge, siendo opción en los inferiores.

Sin embargo, lo que más resalta en su perfil es el abultado y elevado voladizo trasero que deja entrever un amplio maletero. La variante familiar guarda la misma batalla que el hatchback, siendo así 20 cm más largo (4,57 m) y cuatro más que el sedán. Esto quiere decir que todo el espacio lo gana en el maletero; de hecho, la capacidad del SW es de 550 litros, 110 l más que el maletero del hatchback o cinco puertas y 30 l más que el cuatro puertas. En cuanto a la altura y a la anchura, se respetan las mismas medidas entre todos (1,5 m x 1,79 m, respectivamente).

La iluminación es correcta, sus faros no producen una gran mancha entre luz y contraste y los antinieblas también hacen una buena labor, aunque posiblemente mejorarían su función si se situaran algo más fuera del paragolpes y no tan “camuflados”.

En cuanto a los acabados de pintura y chapa, hay que decir que están bien rematados, aunque en las zonas de plásticos, sobre todo en las aletas, sí puede identificarse una cierta diferencia de color con la carrocería. No obstante, no es algo que salte a primera vista y, por tanto, no lo consideramos como un importante defecto, más aún tratándose de un coche que económica y funcionalmente dará grandes alegrías a sus usuarios.

Las puertas delanteras son grandes y tienen un buen ángulo de apertura. Sin embargo, las traseras pueden estar algo desfavorecidas por la intrusión del eje trasero o por no ganar en distancia entre ejes. Las ruedas traseras recortan gran parte de la puerta, pero eso tampoco converge en un mal acceso, ya que en las cuatro puertas este es bastante correcto; mejor que en otros coches del segmento con toque deportivo cuyos techos tienden a caer y a empeorar la entrada de la parte del busto. También están cuidadas las juntas de las puertas, el capó y las inserciones de los parachoques.

Por último, como decimos, estamos poniendo a prueba esta versión que corresponde al acabado Lounge, que visualmente destaca con respecto al más básico (Pop) no sólo en las llantas o en detalles pintados, sino también en algunos cromados y en los antiniebla.

Interior Buena habitabilidad con un práctico maletero

En el interior encontramos un buen espacio para sus ocupantes.
En el interior encontramos un buen espacio para sus ocupantes.
Ampliar

El interior del Fiat Tipo SW da una sensación de gran habitabilidad, sobre todo a sus ocupantes delanteros y en el maletero. Lo que nos encontramos una vez sentados en el puesto del conductor es una consola central bien dispuesta en relación a la ergonomía.

Una pantalla táctil flotante de 7 pulgadas que sirve como ordenador central de todas las funciones relacionadas con el infoentretenimiento sobresale del resto de elementos, permitiendo una concentración absoluta hacia la carretera cuando estamos al volante y tenemos que echar mano a ella. Sus diferentes y numerosos displays ya no son tan cómodos… El tiempo que ganas no teniendo que perder demasiado la vista de la carretera, probablemente lo tengas que emplear en acostumbrarte o aprender a realizar rápido su manejo. No obstante, es cosa de práctica y hábitos.

Bastante más claros y sencillos son los mandos del climatizador automático. Bajo estos tenemos un hueco para depositar el móvil u otros objetos y un puerto de USB.

En el puesto del conductor nos encontramos un volante multifunción de generoso volumen y con un buen tacto que es regulable solo en altura y al que le fallan determinados mandos botones posicionados en la parte trasera (en varias ocasiones puede confundirse el accionamiento de las funciones de cada uno con el otro).

El cuadro de instrumentos cuenta con dos relojes analógicos (cuentarrevoluciones y velocímetro) y una pequeña pantalla TFT de 3,5 pulgadas que refleja lo más destacado en cuanto a información del viaje y navegación. Todo el conjunto de muy fácil lectura, eso sí. Por el contrario, las palancas de intermitencia y accionamiento de los limpiaparabrisas, aunque quedan algo separadas, tienen un buen tamaño y se encuentran bien.

Los asientos son cómodos, están fabricados en símil de cuero y, por supuesto, cuentan con regulación en profundidad, altura y para lumbares. Es un elemento que permitirá realizar cantidad de kilómetros sin que aparezca nada de fatiga.

Los recorridos del cambio son correctos, la palanca es cortita y fácil de encontrar sin necesidad de despegar demasiado la mano del volante, pero su pomo sí puede resultar demasiado voluminoso. Si a esto le sumamos que las costuras del pomo repuntan también mucho, tendremos una sensación algo rara al cambiar de marcha. Como a todo, solo hay que acostumbrarse…

Los pedales tienen unos recorridos y un tacto adecuados, pero el reposapiés queda muy adelantado (algo que se solucionaría con la regulación en profundidad del volante). Otro aspecto a mejorar sería el de las alfombrillas: tienen una zona de plástico para apoyar los talones muy resbaladiza -probablemente sea un aspecto propio de nuestra unidad y causado por el empleo de algún producto de limpieza que busque resaltar su brillo-.

En conjunto, los materiales empleados en las puertas y la consola son de plástico duro y algo rugoso, un poco más blandos en el salpicadero. En un coche generalista no es de esperar el uso de otro tipo de materiales más exquisitos, pero sí se echa de menos un poco más de cuidado, ya que nos encontramos ante un acabado superior por el que habremos pagado 2.000 euros más que el más básico. No obstante, su aspecto no es malo y puede que resalten en brillo por los productos de limpieza empleados.

Pasando a las plazas traseras, notaremos que, sin llegar a tener un mal espacio para los dos ocupantes principales, tampoco hay una excesiva capacidad como podríamos prever viendo el coche por fuera. Esto, como hemos comentado, es fruto de que la batalla es la misma que la del hatchback y, por tanto, también el espacio de atrás. No significa que el espacio no sea suficiente como para viajar cómodo, al menos lo es para las dos personas de los lados -en gran parte, gracias a los buenos asientos-. La altura en las plazas traseras, tanto en el acceso como en el interior, es muy buena; no tanto el espacio para las rodillas, que es bastante menor y puede llegar a resultar incómodo.

En el maletero es donde más gana esta variante con respecto a las demás -y por lo que la gran mayoría de clientes la comprarán-. Tiene una capacidad de 550 litros y, si abatimos la segunda fila de asientos, nos proporcionará una plataforma de carga totalmente plana de nada menos que 1,80 m. Además, contamos con la ventaja del doble fondo y de los huecos laterales para modelar la configuración de carga. Este modelo comparte segmento con otro que recientemente hemos probado, el Hyundai i30 Cw. Este último supera en 52 l la capacidad del Tipo, pero lo hace con 14 mm más de longitud y con 12 mm más de distancia entre ejes. Además, en su versión familiar no guarda batalla con el modelo hatchback, por lo que en conjunto la habitabilidad del italiano merece ser destacada.

Motor El diésel más potente de la gama Tipo

La instrumentación es fácilmente legible.
La instrumentación es fácilmente legible.
Ampliar

El motor de nuestra unidad de pruebas, como sabéis, es el 1,6 litros Multijet (inyección directa) de cuatro cilindros y 16 válvulas. Desarrolla 120 CV a 3.750 rpm y 320 Nm de par a 1.750 rpm.

Aunque no es un motor con una cifra de potencia escandalosa -ni busca serlo-, lo cierto es que siempre se muestra muy vivo. En este sentido, el trabajo del turbo es muy bueno en un medio régimen, lo que permite que casi siempre, aun en marchas largas, tengas una sensación de par muy buena. Y digo casi porque en bajas sí podría tener un poquito más de garra en el empuje. Esta buena labor de la sobrealimentación contrasta ligeramente con la forma que tiene de actuar, ya que el impulso cuando nos acercamos a las 2.500 rpm es muy directo, casi violento, y puede suponer una cierta molestia. Sería perfecto para un vehículo deportivo o prestacional, pero siendo francos este no lo es. No obstante, será importante quedarse con esa cifra porque a la hora de realizar adelantamientos nos ayudará bastante. También es necesario subrayar que en ningún caso se percibe una pérdida de par a un medio-alto régimen una vez que pasa ese impulso.

En el tema del ruido proveniente del motor y de vibraciones, aunque lo notamos en mayor medida al encender el coche en frío, lo cierto es que el habitáculo está bastante bien insonorizado. Este sonido del motor entrará más bruscamente en las aceleraciones, pero no será notorio en una situación normal de marcha ni tampoco por aerodinámica.

La caja de cambios asociada al motor en esta unidad es la manual de seis velocidades, aunque también está disponible con la automática TCT. El cambio que probamos nos resultó grato en la configuración. Al fin y al cabo lo que tiene que primar en un coche como este ha de ser el confort en el viaje y la caja de cambios está orientada a eso. Tiene unas marchas largas con relación abierta enfocada a la eficiencia y a la comodidad en viaje, para de este modo viajar a más velocidad rodando a menos vueltas.

Comportamiento Un buen compacto para viajar y para diario

Imágenes dinámicas del Fiat Tipo SW.
Imágenes dinámicas del Fiat Tipo SW.
Ampliar

En conducción dinámica, la base del Fiat Tipo Station Wagon está puramente enfocada al confort de marcha, sobre todo en autovía, y a la utilidad práctica de su maletero. Por ello, las suspensiones tiran más a ser blanditas para ofrecer comodidad en un largo viaje a sus ocupantes. Este hecho desemboca en que en carreteras secundarias demasiado viradas se noten ciertas inercias y tenga evidentes limitaciones si le damos algo de alegría al motor 1.6 Multijet. Sin embargo, es un coche estable y que no destapa ningún peligro más allá, por lo que la facilidad de conducción se hará siempre patente.

La dirección es asistida, aunque no tanto como se espera en un coche de estas características, y un pelín indirecta, pero la maniobrabilidad en ciudad se favorece en buen grado gracias al modo City que asiste más la dirección.

El manejo en autovías será fácil y cómodo, como decimos. El sonido de la aerodinámica no penetra en exceso y tampoco lo hace el del motor. No es un coche que pierda cruceros en desniveles y si este es muy marcado, bastará con bajar una marcha y la explosión del turbo hará el resto para seguir hacia adelante con poder.

En el uso cotidiano en un entorno puramente urbano será difícil desenvolverse a la hora de encontrar un hueco para estacionar sus más de cuatro metros y medio, pero por lo demás estaremos a gusto en segunda o tercera marcha moviéndonos por el centro de una gran ciudad. El sistema de Start&Stop hará sus frutos para que los consumos no lleguen a las dos cifras.

Equipamiento El acabado Lounge, el más recomendable

El acabado Lounge se distingue por diversos detalles del mismo color de la carrocería y por sus llantas de aleación de 17 pulgadas.
El acabado Lounge se distingue por diversos detalles del mismo color de la carrocería y por sus llantas de aleación de 17 pulgadas.
Ampliar

Este vehículo se distingue por ser bastante económico. Por ello, el salto de precio que hay entre los diversos acabados no es mucho y sí pueden ser determinantes los elementos de equipamiento que lleve una y otra.

Esta unidad está disponible desde poco más de 22.400 euros (1.500 euros más barata que la misma con cambio automático); es tan solo 2.000 euros más caro que la versión más básica con el mismo motor. Por ese dinero estamos incluyendo elementos tan importantes como llantas de aleación de 17 pulgadas (en lugar de acero de 16), luces de xenón y faros antiniebla, plásticos exteriores pintados del mismo color de la carrocería, climatizador automático, sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7 pulgadas y navegación con Uconnect, volante multifunción de piel y control de crucero, entre otros.

Entre medias existe, por 1.000 euros más que el Pop, el acabado Easy que no cuenta con llantas de 17 pulgadas, sistema de navegación y pantalla táctil ni faros de xenón, por lo que de ser posible y contando con que el salto de precio es pequeño recomendaríamos el Lounge.

Como tope de gama por encima del Lounge -aunque con prácticamente el mismo equipamiento y por un salto de 1.000 euros (comparando el mismo motor)- se sitúa el nuevo S-Design, que no deja de ser una variante más dinámica y visualmente atractiva que cuenta con detalles estéticos exclusivos y añade unas pinzas de freno un poco más grandes. Del motor más básico del acabado Lounge al más básico del S-Design tenemos un salto de 3.500 euros, pero el último no admite el bloque de GLP ni los menos potentes de gasolina (1.4 95 CV) y diésel (1.3 Multijet 95 CV).

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • Faros antiniebla
  • TPMS (Control de presión neumáticos)
  • Airbag pasajero (desconectable mediante menú del vehículo)
  • Pack Visibilidad
  • Control de Tracción
  • Faros delanteros DRL tipo led
  • Airbag conductor
  • Airbags laterales delanteros
  • Airbag de cortina (protección cabeza)
  • ESC
  • Tercer reposacabezas trasero
  • ESP

Equipamiento Opcional

  • 700 €Faros bi-xenón
  • 650 €Pack Style Lounge

Confort

Equipamiento de Serie

  • Climatizador automático
  • Paragolpes en color carrocería
  • Volante y palanca cambios en piel
  • Retrovisores eléctricos con desempañado
  • Barras longitudinales en techo
  • Cierre centralizado
  • Dirección asistida Dual-Drive con función City
  • Asientos traseros abatibles 50/50, con reposacabezas regulables y anclajes Isofix
  • Llantas aleación 17´´ diamantadas
  • Kit reparapinchazos (Fix&Go)
  • Tapicería de tejido Terralight Castiglio
  • Salpicadero High trim Pantalla 7´´
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Mando a distancia cierre centralizado
  • Toma de corriente en maletero
  • Asiento conductor regulable en altura
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Sistema Start&Stop
  • Reposabrazos delantero
  • Retrovisores exteriores color carrocería
  • Toma corriente 12V
  • Volante regulable en altura
  • Stiker Logo Autobest 2016 en ventanilla trasera
  • Bolsillos traseros en respaldos asientos delanteros
  • Pinzas de frenos más grandes 281x26
  • Tiradores exteriores puerta cromados
  • Zona de carga del maletero reconfigurable
  • Asientos traseros plegables

Equipamiento Opcional

  • 230 €Cristales oscurecidos
  • 65 €Kit Cromo
  • 120 €Contorno cromado en calandra delantera y en faros antiniebla
  • 250 €Pack Confort Lounge
  • 540 €Pintura Metalizada Bronce Magnético
  • 550.01 €Pintura metalizada Gris Metropoli
  • 200 €Pack confort
  • 65 €Alfombrillas
  • 175 €Rueda repuesto dimensiones normales
  • 540 €Resto Pinturas
  • 500 €Pack Seguridad Plus
  • 900 €Pack Cuero Lounge
  • 300 €Pack Seguridad
  • 490 €Llantas aleación 18´´

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Mandos para radio VP2 integrados en el volante
  • Conexión Uconnect Live
  • Uconnect Tablet Radio Live con pantalla táctil 7¨a color AM/FM + AUX + USB + Bluetooth + RSW

    Equipamiento Opcional

    • 65 €Kit de fumador
    • 495 €Uconnect Tablet Navegador Live con pantalla táctil 7¨a color AM/FM + AUX + USB + Bluetooth + RSW
    • 175 €Uconnect Tablet Radio Live con pantalla táctil 7¨a color AM/FM + AUX + USB + Bluetooth + DAB + RSW
    • 900 €Pack Business Lounge

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Libro de instrucciones en español
    • Tarjeta asistencia Ciao Fiat
    • Cuadro de instrumentos con pantalla TFT 3
    • Frenos de disco traseros

    Equipamiento Opcional

    • 99.99 €Apple Cardplay & Android Auto
    • -290 €Compensación Pack connect (508 &EW)

    Consumo No te pedirá muchas paradas

    El color de carrocería es un Azul Mediterráneo metalizado, que tiene un sobrecoste de 550 euros.
    El color de carrocería es un Azul Mediterráneo metalizado, que tiene un sobrecoste de 550 euros.
    Ampliar

    Los consumos que Fiat proporciona como oficiales son, en un uso extraurbano, 3,3 l/100 km; en uso mixto, 3,7 l/100 km; y en urbano, 4,4 l/100 km.

    Estas cifras distan mucho de las reales conseguidas durante la prueba. Sin embargo, cabe destacar que siguen siendo unos números muy aceptables para un coche de casi una tonelada y media y 120 CV. En carreteras convencionales no demasiado viradas y haciendo caso a lo que nos muestra la pantalla TFT, el consumo medio se fijó en torno a los 4 l/100 km en cruceros de entre 90 y 100 km/h. Como resulta evidente, este dato crecerá si lo metemos por carreteras más sinuosas y desniveladas como puede ser un puerto de montaña.

    En autovía logramos estabilizar el consumo en 4,7 litros, aunque tampoco resultará demasiado difícil hacerlo en incluso 4,5 l/100 km.

    Por el contrario, en un entorno urbano y con un tráfico bastante denso obtuvimos una cifra cercana -que sobrepasaba, en ocasiones- los 8 l/100 km.

    Con la media de estos datos, teniendo en cuenta que el depósito de combustible alberga hasta 50 litros, podremos hacer unos 890 km sin parar a repostar.

    Ficha Ficha técnica del Fiat Tipo SW 1.6 Multijet Lounge

    Carrocería

    • Largo 4.571 mm
      Ancho 1.792 mm

      Alto
      1.514 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)1.895
    • CarroceríaStationwagon
    • Número de puertas5
    • Número de plazas5

    Motor

    • CombustibleDiesel
    • Cilindrada (cm3)1.598
    • Número de cilindros4
    • SobrealimentaciónTurbo

    Transmisión

    • TracciónTracción delantera
    • Tipo de transmisiónManual
    • Número de marchas6

    Prestaciones

    • Potencia (kW)88
    • Potencia (CV)120
    • Par (Nm)320
    • Velocidad máxima (km/h)200
    • Aceleración 0-100 km/h (s)10,1

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)4,4
    • Carretera (l/100 km)3,3
    • Medio (l/100 km)3,7
    • CO2 (g/km)98
    • Depósito de combustible (l)50

    Rivales Rivales del Fiat Tipo SW 1.6 Multijet Lounge

    Tipo SW 1.6 Multijet II Lounge

    Desde
    22.610 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    120

    10,1

    3,7

    98

    i30 CW 1.6CRDi Link 110

    Desde
    24.015 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    110

    11,3

    3,7

    96

    Astra ST 1.6CDTi Business 110

    Desde
    22.425 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    110

    11,4

    3,6

    99

    Focus Sb. 1.5TDCi ST-Line Red&Black Ed. 120

    Desde
    26.175 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    120

    10,7

    3,8

    105

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Jaime 10 noviembre, 2017

    La unidad que habéis probado no equipa los faros de xenon, de hecho solo los pueden equipar los Tipo con acabado S-Design, al menos de momento.

    El tema de la diferencia de pintura entre las aletas y el resto de la carrocería debe ser de la unidad probada, yo tengo un Tipo HB y no se aprecia diferencia alguna.

    Por lo demás buena prueba, me alegra ver que se va dando a conocer este coche, merece mucho la pena por lo poco que pagas.

    Christian García 13 noviembre, 2017

    Hola, Jaime:
    En efecto, tienes razón con lo de los faros, debí de confundirme tomando apuntes. El modelo Tipo SW sólo puede equipar faros de xenón (en opción, por 700 euros) en el acabado más alto, el S-Design. Ya está corregido.
    En cuanto a la diferencia cromática de paragolpes-aletas y resto de carrocería, sí se notaba una cierta distinción que no es ni muy evidente ni se percibe a primera vista, pero fijándote bien existe. De hecho, en alguna foto puede incluso notarse un poco. Para mí, como pongo en la prueba, no llega a ser un defecto en un coche así, sin embargo, sí percibí eso que te comento.
    ¡¡Muchas gracias por tu comentario!!

    Ronald 10 noviembre, 2017

    Precio del Fiat tipo sw más económico incluido descuento

    Christian García 13 noviembre, 2017

    Hola, Ronald:

    En la actualidad hay una promoción que está vigente hasta el día 30 de este mes por la que te puedes hacer con un Tipo SW en su versión de acceso desde 12.600 euros (con condiciones).

    Gracias por tu comentario!

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba