Prueba: Fiat 500 0.9 TwinAir 105 CV Lounge

25 Febrero, 2016, modificada el 26 Febrero, 2016 por

El nuevo Fiat 500, con el laureado motor turbo 0.9 de 105 CV, se convierte en un auténtico correcaminos urbano y vuelve a ser admirado, tanto por fuera como por dentro. ¿Quieres sentir la atracción?

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

8

8

7

6

6

5

Destacable

  • Diseño exterior
  • Potencia
  • Cuadro de mandos TFT

Mejorable

  • Espacio interior
  • Escaso equipamiento funcional
  • Precio

Nos encontramos con uno de los mayores éxitos que ha tenido la factoría Fiat en los últimos años: el Fiat 500. Desde que nació en 2007, exactamente 50 años después del lanzamiento del modelo original (1957), el modelo más retro de Fiat ha sido todo un icono entre los coches “minis”. Es el número uno de ventas en su categoría y el que marca tendencia y moda, por lo que muchos competidores de una u otra forma le copian. Tal es el punto de dominio en su segmento que en 2014 dobló en unidades vendidas al segundo en el pódium, el Nissan Micra.

¿Por qué lo actualiza Fiat? Si quieren mantener el liderazgo de la categoría después de 8 años, un nuevo “uniforme” con la incorporación de nuevas tecnologías le viene al pelo para volver a cautivar al público y mantenerse fresco unos años más hasta su completa renovación, que algún año le llegará.

Mantiene las mismas medidas interiores y exteriores, pero, gracias a unas ligeras modificaciones estéticas, conserva, e incluso amplía, su carácter y originalidad.

El objetivo de Fiat para el 500 era, es, y será ofrecer un vehículo urbano, pequeño, cómodo, divertido, atractivo y eternamente juvenil. Y es cierto que tiene todos esos ingredientes, y otros nuevos que divierten y aceleran más el corazón del que conduce, como la incorporación del motor turboalimentado 0.9 TwinAir de 105 CV.

En el análisis que realizamos a continuación vamos a encontrar diferentes inconvenientes, pero la atracción del Fiat 500 Lounge 0.9 es tan fuerte que, una vez que lo vuelves a ver, arrancar o conducir, esas dificultades se vuelven pequeñas e incluso inexistentes, es decir, la pasión ganará a la razón.

Quizá la decisión de comprar este modelo no prospere si echamos números y comparamos con el servicio que nos pueden dar otros modelos del segmento como el Toyota Aygo, Citroen C1, Peugeot 108, Opel Adam, Twingo… o el ligeramente más grande Suzuki Swift, del que, incluso con menor desembolso económico, podríamos permitirnos la versión Sport con 136 CV.

También podríamos optar al mismo Fiat 500 pero con otro motor, bien el gasolina menos potente de 69 CV o el diesel Multijet de 95 CV.

Pero la elección por el Fiat 500 0.9 TwinAir no será a través de una decisión racional. Aunque en el mercado de segunda mano es de los más valorados, siempre se mantendrá juvenil y atraerá todas las miradas, sobre todo si invertimos en equipamiento hasta los 20.000 euros que cuesta más o menos nuestra unidad de pruebas sin descuentos y que reunía casi todo el catálogo tecnológico y estético.

500-frontal-ciudad242
El nuevo Fiat 500 renueva paragolpes y grupos ópticos

Poco podemos aportar del diseño del Fiat 500 que no se haya dicho ya. Un modelo juvenil que trasmite simpatía por donde pasa, con unas líneas suaves y redondeadas que hacen de imán y que a todo tipo de público le gusta mirar.

Desde su aparición en el 2007 hasta la actualidad, no se ha cambiado nada, sin contar con las aportaciones de las diferentes carrocerías; solo se han introducido nuevos acabados, colores o motores.

Los mayores cambios que ofrece este nuevo 500 se concentran en las luces, pues todas ellas han sido renovadas a excepción de los intermitentes laterales, que son casi idénticos al modelo del 1957.

Por tanto, no existe ninguna modificación estética profunda respecto al modelo anterior. El Fiat debe ser fiel al modelo del que procede, pero sin quedar antiguo o pasado de moda, por lo que la actualización es muy conservadora.

Al más puro “estilo humano”, el diseño de las nuevas ópticas delanteras simulan unos ojos casi perfectos que incluso detallan con párpados, representados por los intermitente delanteros.

Las dimensiones de los faros secundarios han sido ampliadas y éstos cuentan con luces diurnas LED. También incluyen tecnología LED los pilotos traseros, de renovado y atractivo diseño.

Sin embargo, estas nuevas ópticas traseras no incluyen ni la luz de marcha atrás ni la antiniebla trasera, como sí lo hacia el modelo precedente. La nueva ubicación de estas luces, en la parte inferior del paragolpes y en los extremos, consigue una  gran elegancia en la zaga del 500 debido a la incorporación de un nuevo elemento estético cromado. Aunque en contra, con esta nueva ubicación los pilotos quedan más expuestos ante cualquier eventualidad y aumenta la probabilidad de rotura y deterioro.

Precisamente la gran cantidad de cromados, tanto en el frontal como en la parte trasera, es otro de los elementos que aportan a este modelo mayor elegancia y distinción.

La personalización o la posibilidad de crear un 500 exclusivo, un modelo a la carta, es otro de los factores en los que Fiat ha puesto mucho interés desde su nacimiento. Esta política les aporta un gran éxito comercial. Dispone de un amplio catálogo de opciones estéticas: 15 colores para la pintura exterior, 13 personalizaciones exteriores, 9 tipos de tapicería distintos, diferentes molduras en colores y cromados, las pinzas de los frenos en color rojo… sin olvidar el techo panorámico o el practicable.

El Fiat 500 que probamos tiene lo que designan en Fiat como una segunda piel (“Medium Camouflage”), que, junto con el color “Negro Vesuvio”, los cromados, y las llantas de diseño específico de 16”, consiguen en el 500 una mezcla de simpatía, elegancia, clase y deportividad que lo convierten en el centro de todas las miradas.

Te puede interesar...

Sergio Gómez

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba