Prueba e historia: Alfa Romeo 4C vs Alfa Romeo SZ81

Prueba e historia: Alfa Romeo 4C vs Alfa Romeo SZ

20 octubre, 2015, modificada el 9 agosto, 2017 por

Es difícil encontrar rivales en el mercado actual para un automóvil como el Alfa Romeo 4C, un deportivo radical, sin compromisos, así que ¿qué mejor rival que su propio antecesor en el cargo?. Aquí tienes el Alfa Romeo SZ frente a frente con su vástago.

Nuestra valoración: 8,0 Notable

9

9

8

7

7

8

Destacable

  • Diseño.
  • Deportivo puro.
  • Peso.

Mejorable

  • Adictivo.
  • Carnet por puntos.
  • Volante no redondo.

Hay quien presume de tradición e historia y hay quienes de verdad las atesoran. Si hay una marca en el mercado que pueda presumir de pedigrí, sin duda es Alfa Romeo. Sus estanterías están llenas de leyendas y momentos épicos, desde Ugo Sivocci hasta los Alfa Romeo-Brabham BT46B (apodados “la aspiradora”) que fueron prohibidos en Fórmula 1 por su supremacía aerodinámica, pasando por la huida de Mussolini y Clara Petacci a bordo del espléndido Alfa Romeo 6C de 1939.

La prueba de hoy va de eso, de historia. Poco hay que añadir a todo lo descrito sobre el Alfa Romeo 4C en la vídeo prueba de Autocasion.com, así que, en lugar de arañar décimas al segundo en un circuito, esta vez me he salido por la tangente y he enfrentado al último superdeportivo italiano al que es considerado por muchos como su progenitor: el Alfa Romeo SZ, un deportivo radical fabricado en serie limitada entre 1989 y 1991 y que fue el canto del cisne de la marca hasta la llegada del 4C, un modelo que reivindica todo lo que se merece Alfa Romeo y le ha sido arrebatado de manera injusta.

La marca del biscione vuelve dispuesta a brillar de nuevo con el esplendor de antaño. Nada mejor para hacerlo que estrenando su nuevo museo “La Macchina del Tempo” de Alfa Romeo y un modelo tan exclusivo y atípico como el 4C.

Diseñado como un deportivo sin concesiones, no es fácil encontrar rivales para él. Desde luego, el que busque una especie de Porsche Cayman en el Alfa Romeo 4C se equivoca de plano. El latino ofrece mucha más exclusividad, todo lo que uno espera de una escultura italiana y más adrenalina y emociones de las que un alemán es capaz de soportar.

Para saberlo todo sobre el Sprint Zagato, visita la prueba del Alfa Romeo SZ en el Blog de Rubén Fidalgo

Prueba Alfa Romeo 4C vs Alfa Romeo SZ, Robledo de Chavela, Rubén Fidalgo81
El Alfa Romeo SZ era conocido como "Il Monstro".

Si es verdad que todos tenemos grabada en el subconsciente la marca “Made in Germany“, no es menos cierto que el “Designed in Italy” es también todo un sello de garantía. A lo largo de la historia, los carroceros italianos (Pininfarina, Bertone, Bertoni, Ital Design, Ghia, Frua, Touring…) han sido los más prolíficos a la hora de crear obras de arte sobre ruedas, y estos dos modelos de la prueba de hoy lo son, sin duda.

Entre ambos diseños han pasado 25 años y se notan, sobre todo, en las proporciones. Las longitudes son casi idénticas (3,99 m el 4C y 4,05 m el SZ), pero la anchura (más de 2 m el 4C y apenas 1,8 m el SZ) y sobre todo la altura (1,20 m el 4C frente a 1,3 m el SZ) varían por completo. El Alfa Romeo 4C parece un bólido de carreras preparado para cortar el aire con la máxima eficacia, mientras que el SZ, con un frontal masivo y casi vertical, parece querer demoler la barrera del viento de un mazazo.

En el 4C hay detalles de estilo que recuerdan a las preciosas carrocerías de modelos como los Alfa Romeo Sprint Zagato y TZ 1 y TZ 2 de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, especialmente en la forma del frontal con las tres aberturas para la entrada del aire, que debe refrigerar el radiador de la mecánica.

El SZ tiene en sus 6 faros cuadrados y el capó delantero sus señas de identidad principales, muy originales en la época y que han sido reinterpretados en modelos recientes de Alfa como los 159 y Brera.

Visto lateralmente, el 4C tiene unas proporciones que dejan claro que se trata de un deportivo de motor central, con el puesto de conducción muy centrado. En él veo guiños a uno de los deportivos más bellos jamás fabricado, el Lancia Stratos, del que toma soluciones como la forma de las ventanillas y las puertas, así como el parabrisas delantero casi panorámico. El SZ es más original y no se parece a ningún otro modelo, sólo al SZ y al RZ (la variante roadster descapotable, de la que se fabricaron menos de 300 unidades).

La trasera del Alfa Romeo SZ es contundente y radical. Sus aristas y ángulos rectos, el alerón de fibra de carbono, la forma en la que abre la portezuela del maletero (que no lo es, pues el equipaje va en donde estarían los asientos traseros) y los grupos ópticos le valieron el apodo de “il monstro” en su día. El Alfa Romeo 4C es todo lo contrario. Las líneas parecen fluir de manera continua y su descomunal anchura y el difusor aerodinámico de la parte baja le dan un aspecto de auténtico coche de carreras.

No cabe duda de que, pese a sus diferencias evidentes, ambos modelos llaman la atención. El SZ es más práctico gracias a sus puertas de mayores dimensiones, que dejan un mejor acceso tanto al interior como a la mecánica. En el 4C el capó delantero es fijo, lo que obliga a hacer malabarismos para rellenar el líquido lavaparabrisas, por ejemplo (ver galería de fotos), que exige el uso de un embudo y un trozo de manguera.

No te pierdas todas las fotos del Alfa Romeo 4C frente al Alfa Romeo SZ en la galería de Autocasion.com

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

2 Comentarios

Roberto 22 octubre, 2015

Podíais currároslo mejor en los vídeos, que parece que lo graba mi abuela…

Rubén Fidalgo 22 octubre, 2015

Hola Roberto, tomo nota de tu apreciación y te pido disculpas. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba