Prueba DS5 Prestige, diseño en un mundo muy grande

Prueba DS5 Prestige, diseño en un mundo muy grande

26 diciembre, 2017

Probamos a fondo el buque insignia (hasta ahora) de la marca francesa DS, el DS5 Prestige. Se trata del modelo más equipado del fabricante. También se trata de una especie de canto de cisne del modelo antes de ser sustituido por la nueva generación de modelos que están por venir, el primero de ellos es el DS7.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 5

Correcto

Interior 5

Correcto

Equipamiento 8

Notable

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño
  • Motor
  • Aislamiento acústico

Mejorable

  • Detalles anticuados
  • Comportamiento perezoso
  • Instrumentación

Hace ya un tiempo que DS dejó de ser una división de Citroën para convertirse en una marca propia, la firma premium del grupo PSA. Al frente de ella, como buque insignia, se encontraba el DS5. A día de hoy ya ha aparecido el DS7, su primer SUV y el primero de los modelos de la nueva gama DS.

El DS5 Prestige se sitúa, por tanto, hasta ese momento en la cima de la gama DS,  como el modelo más equipado y “lujoso” de la firma. Se trata de un coche de grandes dimensiones con una carrocería que puede recordarnos a un compacto y numerosos detalles de diseño, como una tapicería de cuero que nos hace pensar en las pulseras de los relojes, un doble techo acristalado o superficies cóncavas y convexas.

Esta versión se equipa con el motor turbdiésel más potente, de 2,0 litros, capaz de mover con soltura al DS5 aunque no es posible camuflar el elevado peso del mismo y la lentitud de su caja de cambios automática EAT6. Un excelente “tragamillas” para cubrir largos trayectos de autopista.

Diseño Muy estudiado y trabajado

El DS5 parece una ranchera perfilada por el viento.
El DS5 parece una ranchera perfilada por el viento.
Ampliar

El DS5 es uno de esos modelos que destacan por su imagen distintiva, nadie puede quedarse indiferente al conocer este coche. Tanto su exterior como su interior presentan unas formas fuera de lo común y, en consecuencia, destacan sobre el resto. Explota una especie de forma de compacto grande o de ranchera perfilada por el viento.

En el modelo insignia de la marca DS hasta la llegada del DS7 destaca una prominente parrilla enmarcada en cromo que se extiende hacía los faros delanteros led.  Estas ópticas han sido trabajadas con múltiples volúmenes y lentes muy llamativas que le aportan un aspecto sofisticado. Debajo encontramos más entradas de aire y los intermitentes con los faros auxiliares antiniebla. Desde las ópticas delanteras parten unas molduras cromadas que se extienden hasta el pilar A aportando continuidad al diseño y haciendo que el modelo parezca más compacto.

El perfil del DS5 es una combinación entre un compacto tradicional grande y una ranchera. Con 4,53 metros de largo, no podemos decir que se trate de un coche grande, pero ya abandona las medidas de un compacto al uso. El parabrisas inclinado y las inserciones decorativas sobre el capó le dan un aspecto de continuidad que termina por asemejarse con el de un monovolumen.

La zaga recibe un tratamiento muy interesante que recuerda a otro modelos del pasado de Citroën, marca de la que salió DS. Una especie de gran burbuja camuflando los últimos pilares con elementos de plástico que sustituyen a los cristales se combina con el portón trasero, que toma parte del techo para abrirse. En los laterales de este y parte de la carrocería se han situado los pilotos traseros cóncavos con los que se realza la imagen sofisticada del modelo

Todos los paneles encajan con precisión y parecen bien ajustados, el detalle de haber realizado partes en plástico y otras en cristal no afecta al apartado estético ni practico. Las puertas abren en un ángulo generoso que permite un acceso sencillo al habitáculo o la instalación de sistemas de retención infantil con cierta facilidad.

Interior Quizás algo anticuado

La calidad percibida del DS5 Prestige es muy elevada en su habitáculo.
La calidad percibida del DS5 Prestige es muy elevada en su habitáculo.
Ampliar

El interior es una extensión de lo que vemos en el exterior, con un diseño llamativo y cuidado pero que ha quedado claramente superado por los nuevos productos de la competencia y del mismo grupo PSA. Parece un avión con dos consolas, una central y otra en el techo.

El salpicadero, tapizado en cuero de buena calidad para este acabado Prestige, es demasiado grande en proporción con el habitáculo. Se ha incorporado un área central en la que se sitúa una consola de mandos, entre ellos la climatización, los elevalunas o el cierre centralizado, además la pantalla del sistema multimedia encastrada hacía atrás, lo que le da cierto aspecto anticuado.

La instrumentación tras el volante es “retro”, con detalles rojos y blancos que recuerdan a ciertas pantallas de los 70. Resulta clara, fácil de leer y cómoda para la vista. Como curiosidad, el DS5 incorpora la posibilidad de apagar por completo todas las luces del habitáculo dejando la velocidad como único elemento visible.

En caso de que exista la necesidad de mostrar un exceso de temperatura o la falta de carburante, estos elementos se activarán por sí mismos, algo muy útil cuando viajamos de noche. El volante también contribuye a la imagen anticuada del modelo, con una superficie central muy grande, cuatro radios estrechos y un aro bastante fino.

Los asientos de esta versión Prestige incorporan la tapicería de cuero con forma de “cadena de reloj” y son francamente confortables, al tiempo que vistosos con una apariencia y tacto de alta calidad.

El único detalle que cambiaría es la ubicación del control de la temperatura, que debería estar en un lugar más visible en lugar del lateral de la banqueta, donde obliga a retirar la vista cada vez que deseemos consultarlo. En la primera fila encontramos espacio de sobra para dos ocupantes adultos y huecos portaobjetos suficientes en las puertas, aunque en la consola central sólo hay un pequeño cenicero.

La segunda fila de asientos mantiene la calidad de las plazas anteriores, pero, en una banqueta diseñada para admitir a dos ocupantes adultos de talla media, la plaza central queda reservada para alguna emergencia. Estos asientos tienen espacio suficiente para las piernas de sus ocupantes y para sus hombros, pero es posible que, si superamos los 1,85 metros de estatura, nos demos con el techo.

Por último, el espacio de carga tiene un acceso muy grande y el plano de carga no está excesivamente elevado, lo que permite introducir objetos voluminosos o pesados con cierta facilidad. Los asientos son abatibles en mitades asimétricas, elevando la posibilidad de cargar objetos de mayor tamaño. Las formas de este espacio son regulares y aprovechables en casi la totalidad de los 468 litros declarados.

 

Motor Suave de funcionamiento

La zaga del DS5 posee un aplomo visual que pocos vehículos tienen.
La zaga del DS5 posee un aplomo visual que pocos vehículos tienen.
Ampliar

La unidad probada equipaba un motor 2.0 Blue HDI de 181 CV de potencia y 400 Nm de par, asociado a la caja de cambios automática de convertidor de par EAT6. Esta es la motorización más alta en combustible diésel.

Se trata de un motor de cuatro cilindros en línea y bloque de fundición al que se le ha incorporado la última tecnología del grupo PSA para cumplir con los estándares de emisiones y reducir el consumo de carburante.

Este propulsor es silencioso siempre que no necesitemos su potencia máxima, aunque está bien aislado del habitáculo. No presenta grandes vibraciones y siempre se muestra suficientemente lleno como para permitirnos salir de cualquier situación que requiera potencia o subir largos repechos. No ofrece grandes aceleraciones, dejando el crono a 9,2 segundos para alcanzar los 100 km/h, debido al peso y a la caja de cambios EAT6.

La transmisión del DS5 Prestige corre a cargo de una caja de cambios automática de convertidor de par EAT6 en la que se ha priorizado el confort y los consumos por delante de las prestaciones.

Es muy suave y las transiciones entre relaciones son precisas y correctas, pero es más lenta que otros sistemas -como el doble embrague- u otros modelos del grupo PSA, como el 308 GT. No creemos que se deba a una cuestión mecánica, sino al destino que ha querido DS para su modelo, explotando el confort y calidad de marcha por encima de cualquier otro aspecto de la conducción.

Comportamiento Algo perezoso

La imagen del DS5 comienza por su prominente calandra.
La imagen del DS5 comienza por su prominente calandra.
Ampliar

Ya comentamos que el tren motor del DS5 mueve con soltura al modelo, pero que sus aceleraciones no eran las mejores en un vehículo de 180 CV de potencia. Su comportamiento es perezoso y aburguesado.

Destaca  su elevado confort de marcha sobre el resto de aspectos del vehículo, pero, si tenemos que afrontar una carretera revirada con el DS5, nos transmitirá una elevada sensación de vehículo pesado y poco preciso.

No es que se balancee mucho en las curvas, ni que cabecee demasiado. Se trata de la sensación al volante. Mantenemos el control en todo momento y el coche traza por donde le decimos, pero siempre tenemos al sensación de ir cargados, de que el coche es más grande de lo que en realidad es. El lado positivo es que nunca se ve comprometido su nivel de confort y que los ocupantes viajan con un nivel de confort envidiable.

Esto nos lleva a las autopistas, territorio natural del DS5. En este tipo de vías se mueve como pez en el agua. La rumorosidad es mínima y su capacidad para transportarte disfrutando del paisaje, formidable. No obtenemos grandes sensaciones que no estén enfocadas al confort y el DS5 nos regala lo mejor de sí mismo.  Esta es la razón por la que se postula como un excelente “tragamillas” capaz de aportar las mejores sensaciones en los viajes largos.

Los frenos del DS5 Prestige me han parecido capaces para el peso y la filosofía del modelo, nunca he sentido fatiga de los mismos ni el pedal se ha hundido más de lo habitual. Sigue siendo un modelo pesado que no parece que vaya a reaccionar lo mejor posible a las frenadas en apoyo o irregularidades en el asfalto; sin embargo, lo hace y de forma sobresaliente.

 

Equipamiento Muy completo y selecto

El DS5 Prestige es el más y mejor equipado de la gama.
El DS5 Prestige es el más y mejor equipado de la gama.
Ampliar

El DS5 Prestige es el más completo de los DS y equipa toda la tecnología que es posible incorporar en esta plataforma. Uno de los aspectos más destacables es el sistema de sonido Denon, y la compatibilidad con Android Auto y Apple Car Play. La calidad del sonido y la posibilidad de manejar nuestros dispositivos móviles desde la pantalla del vehículo son aspectos que aportan valor a la experiencia en este DS.

También en materia de asistentes a la conducción es el más completo, con alerta de mantenimiento de carril (mediante vibración del asiento, algo muy curioso), detección de vehículos en el ángulo muerto y automatismo para las luces, entre otros. Todos ellos funcionan correctamente y no producen alertas parásitas.

El control de crucero adaptativo merece mención aparte, por tratarse de uno de los mejores que he tenido la oportunidad de probar. Deja de acelerar antes de necesitar accionar los frenos y no se obceca con mantener siempre la velocidad marcada, trabajando en un margen cercano muy confortable.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS con repartidor electrónico de frenada y ayuda a la frenada de emergencia
  • Detección neumáticos poco inflados
  • ESP con control de tracción inteligente
  • Sistema de vigilancia del ángulo muerto
  • Ayuda al estacionamiento delantero
  • Pack Seguridad
  • Airbags conductor y pasajero, laterales plazas delanteras y de techo para plazas delanteras y 2ªfila
  • Ayuda al estacionamiento trasero
  • Fijación ISOFIX de 3 puntos en asientos laterales traseros
  • Luces de posición y diurnas LED

Confort

Equipamiento de Serie

  • Banqueta trasera abatible 2/3 - 1/3
  • Cierre centralizado
  • Encendido automático de luces y limpiaparabrisas automáticos
  • Llantas aluminio 18´´
  • Lunas laterales traseras y luneta trasera sobretintadas
  • Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente
  • Regulador y limitador voluntario velocidad
  • Asientos delanteros eléctricos
  • Acceso y arranque manos libres
  • Pack Confort
  • Asientos tapizados en CUERO SEMI-ANILINA con confección Bracelet y logo DS en relieve en Marrón Fau
  • Climatizador automático bizona
  • Dirección asistida
  • Elevalunas delanteros y traseros eléctricos secuenciales y con función antipinzamiento
  • Kit antipinchazo
  • Retrovisor interior electrocromo
  • Retrovisores exteriores eléctricos y térmicos con intermitentes LED
  • Volante de cuero bitono
  • Alfombrillas de protección delanteras y traseras
  • Techo Cockpit
  • Pedales y reposapies de aluminio

Equipamiento Opcional

  • 810 €Pintura Nacarada
  • 675 €Pintura Metalizada
  • 600 €Llantas aluminio 19´´ Cairns Negro Brillante

Multimedia y Audio

Equipamiento Opcional

  • 550.01 €HiFi Denon

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Ayuda a la salida en pendiente
    • Freno de estacionamiento eléctrico
    • DS Connect box

      Consumo Todo correcto

      Los indicadores del cuadro de mandos del DS5 son claros y tiene una personalidad "retro" muy atractiva.
      Los indicadores del cuadro de mandos del DS5 son claros y tiene una personalidad “retro” muy atractiva.
      Ampliar

      El DS5 homologa un consumo oficial mixto de 4,5 litros de carburante necesarios para recorrer 100 km, y no anda demasiado desencaminado: nosotros completamos la prueba con 5,1 l/100km de consumo medio. Es más elevado que el homologado, pero sigue siendo una buena cifra para un vehículo tan pesado y grande.

      Lo que sí me ha parecido es muy sensible a la conducción y al terreno, más de lo habitual en motores como este y más que en otros modelos del grupo PSA que equipan este propulsor. Esto se lo achaco al peso que debe mover (cuando subimos, es un gran lastre), y a la caja de cambios, que prioriza el confort y mantiene una gran reserva de potencia siempre bajo nuestro pedal del acelerador.

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      Txuchin 5 enero, 2018

      Vaya por delante que DS no es una “marca” de mi devoción, creo que explota una tradición con la que no tiene nada que ver pero me sorprende esto del asunto del diseño (o el aspecto más bien): ” diseño llamativo y cuidado pero que ha quedado claramente superado por los nuevos productos de la competencia y del mismo grupo PSA.”
      Confieso que no estoy al día en este asunto del diseño industrial pero no acabo de ver que puede estar superado el diseño del cuadro. Lo cierto es que miro el del Edge (por poner un ejemplo próximo) y no acabo de ver cual “supera” a cual por ningún lado.

      Carlos Pascual 9 enero, 2018

      No se trata de que su diseño exterior o detalles no estés correctamente ejecutados. Es la imagen general del vehículo en su interior ha quedado anticuada, especialmente por la consola central y los mandos situados en ella.

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba