Prueba

Prueba del DS3 Crossback 155 CV EAT8 2019

48 fotos

Ampliar

30 de julio, 2019

El DS3 Crossback nos dejó un buen sabor de boca en su toma de contacto durante su lanzamiento en el mercado español, pero ahora toda examinarlo a fondo y sacar a la luz todas sus virtudes y defectos y éstas son nuestras conclusiones.

El DS3 es el modelo con el que DS quiere competir en el segmento más reñido en la actualidad y al que más rivales están llegando cada día. Precisamente, puede que su primer enemigo esté en su propia familia y no es otro que el nuevo Peugeot 2008, con el que comparte plataforma, mecánicas y tecnología y que también viene con una imagen de lo más seductora, pero a un precio mucho más razonable.

Precisamente es el precio el obstáculo más importante que tiene este DS3 Crossback para ser un superventas y es que 38.000 euros son muchos euros por un coche de este tamaño y, aunque el cuero que recubre su interior se ríe de los materiales empleados en el Audi A1 y otros rivales premium alemanes, seamos honestos, DS sigue siendo DS y Mercedes, Audi, BMW… siguen jugando en otra liga. Sí, hay detalles en los que el DS3 Crossback está claramente por encima de sus rivales, como la calidad del cuero o el confort de sus asientos, pero en conjunto, falta homogeneidad y conviven detalles sublimes con otros que no están a la altura de un coche que pretende venderse por este precio (tecnología, acabados…).

El DS3 Crossback frente a sus rivales

Entre los rivales que he elegido para este DS hay modelos contra los que compite de manera más o menos clara como el nuevo Audi A1 o el Mini, aunque por su apellido Crossback podría encajar más contra el Audi Q2 o el Mini Countryman. El primero lleva más años en el mercado que el DS3, mientras que el A1 es un producto más reciente y con una tecnología que es más comparable (por edad) a la del DS3 Crossback. En cuanto al Mini Countryman, es un coche de mayores dimensiones y con un interior mucho más espacioso que el del francés.

Frente al Audi A1 el DS3 Crossback gana en la calidad de los materiales del interior, pero pierde en tecnología, imagen de marca y oferta mecánica. Contra el Q2 tiene más o menos las mismas ventajas y desventajas, siendo el Q2 algo más espacioso en las plazas traseras que el DS3 Crossback.

Respecto al Mini, el DS3 Crossback tiene una mejor calidad de materiales en el interior y el precio a igualdad de equipamiento también juega en favor del francés, pero el Mini ofrece más posibilidades de personalización y ya está claramente afianzado dentro del segmento premium.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Asientos de piel
  • Opciones de personalización

Mejorable

  • Habitabilidad trasera
  • Relación precio/producto
  • Instrumentación

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Coquetería francesa

El diseño del DS3 juega con las luces y los relieves.

48 fotos

Ampliar

Es la principal baza con la que juega el DS3 para entrar en el mercado de las marcas premium y posicionarse y no lo han hecho nada mal porque este coche entra por los ojos y la gente se queda mirándolo.

La parte más espectacular es el frontal, donde sus faros y la calandra llaman mucho la atención. Los primeros son full led con función adaptativa y su iluminación es muy buena, aunque el asistente de luz de carretera falla como una escopeta de feria con el tráfico contrario y al final acabas por ponerlo en modo manual para no deslumbrarles y que no te ametrallen a ráfagas, con toda la razón, por cierto. La verdad es que casi ninguno de los coches que pruebo me parece que esté bien resuelto este asistente de luz de carretera y considero que debería estar prohibido hasta que se perfeccionen como es debido.

En cuanto a la calandra, sus formas son muy llamativas y ese efecto diamantado con esas inserciones cromadas le dan un aspecto muy sofisticado al frontal del DS3.

En la vista lateral tenemos la peculiar forma del marco de la puerta trasera haciendo una especie de aleta de tiburón y que es un claro guiño a la primera generación del DS3, de 3 puertas. Las llantas de 18 pulgadas (con neumáticos 215/55-18) son el otro punto que llama la atención en la vista lateral del DS3 Crossback y tienen un detalle que no me gusta nada: las del lado izquierdo tienen los radios inclinados en el sentido de giro de la marcha, pero las del lado derecho lo tienen invertido. Un coche que basa gran parte de su elevado precio en la imagen debería cuidar estos detalles y tener llantas simétricas para que la imagen sea igual por ambos lados.

En la vista trasera los protagonistas van a ser los grandes grupos ópticos, también led y de excelente iluminación, y las salidas de escape dobles que le dan ese punto picante al DS3 Crossback.

Los acabados y ajustes están bien y cuando estás al lado de él da la sensación de ser un coche robusto y bien terminado. El detalle de las manillas de las puertas que se ocultan y quedan enrasadas con la carrocería al cerrar le da un punto de sofisticación y hacen que sea único en su categoría, un gadget que sólo ofrecen modelos de gamas mucho más altas.

Interior: Asientos y piel excelentes

Los asientos y el cuero son excelentes, pero la ergonomía es mejorable.

48 fotos

Ampliar

En el interior del DS3 hay mucho diseño que ha relegado a un segundo plano a la ergonomía. Los asientos tienen un aspecto, una piel y unas formas excelentes y resultan comodísimos, pero el salpicadero, repleto de rombos y con unas formas que buscan más ser llamativas que prácticas no termina de convencer.

El manejo de los mandos que hay en la consola central es incómodo, las teclas están dispersas y, aunque están agrupadas por funciones (climatizador, audio, warning…) obligan a desviar la vista de la carretera demasiado para manejarlas y, además, no responden bien. Son táctiles y a veces las pulsas y el sistema no reacciona y no te aparece en la pantalla multimedia la función para subir la temperatura del clima, o acceder al sistema de audio, etc.

Los mandos que están por la izquierda de la columna de dirección son absolutamente invisibles, muy bajos, desplazados cerca de la puerta y tapados por el volante de nuestra vista. Para verlos y manejar, por ejemplo, los ajustes del head up display hay que buscarlos.

El cuadro de instrumentos es muy pequeño y la información que se muestra en él está un poco desordenada, aunque se complementa con la pantalla del head up display y se puede cambiar el formato en cómo se presenta la información, ninguno de sus diseños es cómodo de leer.

En la pantalla del sistema multimedia, que tiene un buen tamaño en formato panorámico, también pincha un coche como éste que quiere luchar en la liga premium. Para empezar, es algo lenta de respuesta a nuestros dedos, pero es que la infografía tiene un diseño muy anticuado. Sí, hay rombos por todas partes en el fondo de pantalla, pero luego los menús tienen el mismo aspecto gráfico que los de un C4 Cactus de primera generación.

En cuanto al espacio, las plazas delanteras son excelentes, muy cómodas gracias a los formidables asientos de piel. Sin embargo, atrás no es muy amplio y con dos adultos que lleguen al metro ochenta en las plazas delanteras, atrás en cuanto superas el metro sesenta y cinco empiezas a rozar con las rodillas en los respaldos delanteros.

Tampoco la cota de anchura es muy generosa, pero esto es un mal más frecuente, en realidad casi ningún coche del mercado lleva a tres pasajeros adultos en la banqueta trasera con un confort aceptable.

El maletero tiene una buena capacidad y un acceso muy cómodo gracias al amplio portón. Si necesitamos más espacio se pueden abatir los respaldos traseros fácilmente, aunque no dejan un suelo plano. Bajo la tablilla tenemos espacio para una rueda de repuesto de emergencia, que puedes ver cómo usarla en este vídeo práctico sobre cómo cambiar la rueda de repuesto.

Motor: Con cambio de 8 marchas

Esta versión monta la caja de cambios EAT8 de buen funcionamiento.

48 fotos

Ampliar

La motorización probada es la de 155 CV de gasolina con el motor de tres cilindros de la familia PureTech que, en este caso, va asociada a la caja de cambios automática de convertidor de par EAT8 de 8 marchas fabricada por el especialista japonés Aisin para PSA.

El motor tiene un buen rendimiento y mueve con mucha soltura un coche que está entre los más ligeros de su categoría. Podemos elegir entre varios modos de funcionamiento que modifican la respuesta del pedal del acelerador y de la caja de cambios para hacer que el DS3 Crossback tenga una respuesta más sport o económica.

En modo Sport el acelerador es más sensible y la caja de cambios apura más las marchas, además de hacer los cambios algo más bruscos con el bloqueo del convertidor de par. En modo Eco busca ir siempre en la marcha más larga y también el pedal del acelerador es menos sensible, tal vez en exceso. En otros modelos, cuando vas en modo Eco, aunque la respuesta normal del acelerador es remolona, si pisas con brusquedad el pedal interpreta que necesitas potencia extra y responde con rapidez, aquí no pasa eso. Si vas en modo eco a veces te llevas algún apuro en las rotondas cuando entra el típico que piensa que es Le Mans y se te echa encima.

La caja de cambios de 8 marchas tiene un buen funcionamiento y es suficientemente rápida. Lo que no me ha gustado mucho es su autoaprendizaje. La gestión se va acostumbrando un poco a tu forma de conducir y a veces coge malos vicios. Me pasó durante la sesión de fotos, en la que hay que conducir de forma un poco anti natural porque tienes que ir algo rápido en la zona de la foto, pero luego buscas con calma un buen sitio donde dar la vuelta por si hay que repetir la pasada, parar y esperar para la siguiente, etc. Después de esta sesión de fotos el coche iba raro, con cambios a trompicones y cambiando de marchas sin sentido. Después de 10 o 15 minutos conduciendo normalmente volvió todo a su cauce.

Se nota que es una caja de cambios pensada para trabajar en modo automático. Cuando pedimos cambios con las levas, es bastante lento de respuesta y en muchas ocasiones no responde porque es muy conservador y en cuanto se huele que al reducir se puede acercar a 500 vueltas del corte de inyección ya ni lo intenta. De igual manera, si aceleramos pasa a la siguiente aunque no se lo pidamos.

De cualquier manera, en modo automático es muy agradable de utilizar y las levas sólo necesitaremos recurrir a ellas cuando queramos anticiparnos, por ejemplo, para realizar un adelantamiento.

Comportamiento: Sin sorpresas

El comportamiento es bueno, aunque se nota el centro de gravedad algo elevado.

48 fotos

Ampliar

Ha sido el primer modelo de PSA en disponer de la nueva plataforma CMP que ahora también sirve de esqueleto para el nuevo Peugeot 2008 que se fabrica en la factoría de Vigo.

En la toma de contacto durante su presentación dejó un buen sabor de boca y se ha reafirmado durante esta prueba exhaustiva, con unas reacciones seguras en casi todas las situaciones y con un buen compromiso entre confort y eficacia, y eso que la altura libre de su estilo SUV le resta agilidad en carretera.

En ciudad es un coche agradable gracias a la caja de cambios automática, que hace muy sencilla y desestresante su conducción. El motor de 3 cilindros no canta demasiado en el interior y la visibilidad es buena al ir sentados algo elevados. La suspensión es algo seca al pasar por los pasos de cebra elevados y bandas reductoras de velocidad.

A la hora de afrontar un viaje por autopista, el DS3 Crossback también resulta confortable y transmite suficiente seguridad en curvas rápidas. Su punto débil son los vientos laterales, que sí que afectan bastante a su estabilidad y nos obligarán a estar muy pendientes del volante.

En carreteras secundarias y de montaña es más ágil de lo que uno espera y se disfruta conduciéndolo tanto a ritmos tranquilos como si queremos avivar la marcha.

En la pista de pruebas los resultados en la prueba del esquiva a 80 km/h son aceptables, aunque el control de estabilidad tiene que casi parar el coche por completo para completar la maniobra, pero mantiene bien la trayectoria sin demasiados problemas.

La frenada de emergencia obtiene un buen resultado en cuanto a distancias y aguante a la fatiga, aunque el eje trasero insinúa algunos zigzagueos al descargarlo de peso.

En definitiva, el chasis del DS3 Crossback ofrece una respuesta segura y su conducción es fácil para todos los conductores.

Equipamiento: Completo... pero caro

El equipamiento es completo… pero es caro.

48 fotos

Ampliar

El ejemplar probado se corresponde con el acabado más alto de la gama, el Grand Chic, al que se suma el nivel Ópera en dos tonos con el techo blanco, la pintura metalizada Whisper, el paquete Safety, asientos calefactados… que hacen que la factura final asuste al superar los 38.000 euros, un precio por el que hay muchas alternativas en el mercado, tal vez no tan chic, pero sí tan buenas o mejores que ésta.

En el apartado de confort disponemos de un sistema de climatización automático que no ha funcionado demasiado bien durante la prueba. Después de algo más de dos horas de conducción al sol se apagó el compresor del aire acondicionado y hasta que paré a repostar y volví a reanudar el viaje no volvió a funcionar, algo que me sucedió en dos ocasiones y también a mi compañero Marcos durante su prueba del Citroën C3 Aircross.

Los asientos de piel vienen de serie en este nivel de acabado, pero la función de masaje se paga aparte, con un sobreprecio razonable y que a muchos conductores les puede interesar, aunque a mí los asientos masajeadores no me resultan cómodos ni sus masajes eficaces en prácticamente ninguno de los coches que he probado, ni siquiera en los de gama alta tipo Audi A8, Serie 7, etc.

A nivel de seguridad está bien dotado, como casi todos los modelos actuales, y dispone de control de crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales, alerta de pérdida de carril, alerta de ángulo muerto, alerta de colisión frontal… no está nada mal, pero es que casi todos los modelos actuales ya cuentan con estos sistemas hasta el punto de ser prácticamente un estándar.

En materia de conectividad también está dentro de lo normal, con Apple Car Play, Android Auto, MirrorLink… pero en un coche de este nivel y en la actualidad se echan de menos funciones que ofrecen algunos de los rivales con los que se intenta batir, con las típicas aplicaciones que nos permiten consultar en el móvil la localización del vehículo, el nivel de combustible, exportar una ruta que hayamos seleccionado previamente en el teléfono móvil…

En la ficha adjunta puedes ver todo lo que ofrece el DS3 Crossback por esos 38.000 euros y, aunque no está mal dotado, hay rivales con un equipamiento similar a precio más razonable.

Consumo: Sensible al uso

Los consumos están dentro de lo razonable.

48 fotos

Ampliar

Los consumos reales medidos durante la prueba no han sido los declarados en la ficha técnica pero no por mucha diferencia.

Los 4,9 l/100 km oficiales de consumo en carretera se pueden obtener si prestamos un poco de atención a la conducción eficiente, pero circulando de manera normal con cruceros entre 70 y 100 km/h y tráfico real pero siendo suaves con el acelerador, es fácil movernos alrededor de los 5,3 l/100 km.

En ciudad es donde más nos vamos a distanciar de los datos oficiales, con un consumo real durante la prueba de 7,5 l/100 km frente a los 6,5 l/100 km declarados.

En autopista a 120 km/h reales y mantenidos, el consumo medio ha sido de 6,6 l/100 km.

Con estos consumos y un depósito de 44 litros, la autonomía del DS3 Crossback supera los 600 km sin demasiados problemas.

Rivales: Rivales del DS3 PureTech Opera 2019

Vehículo

Ds DS3 Crossback Puretech Grand Chic 155 EAT8

Mini Mini Clubman Cooper Aut.

Audi A1 Sportback 30 TFSI Launch edition

Honda HR-V 1.5 i-VTEC Sport CVT

Precio Desde
36.200 €
Desde
28.750 €
Desde
21.937 €
Desde
32.750 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 8 marchas 7 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 155 136 116 182
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,2 9,1 9,5 8,6
Consumo Medio (l/100 km) 5,5 5,2 4,8 6,0
Emisiones CO2 (g/km) 115 131 108 137

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Francisco

    Engaña un poco la comparativa. Si encuentra el A1 igual de equipado por ese precio reserveme dos…

    Hay que ser más serios y rigurosos.

    Por cierto, como usuario esporádico de un ds7 y un Ds3 debo decir q hay equipamientos que quizá tienen que aprender a utilizar. El cambio de luces largas automáticas funciona perfectamente y es una delicia.
    Lo mismo de decir que falta trayectos, rutas para consultar. . Han instalado la aplicación para el móvil que hasta permite compartir el vehículo sin llave con varias personas…

    Un último punto, se empeñan en hacer pruebas de vehículos como si fueran deportivos, dando el máximo, hablando de comportamientos…. Cuando incluso los que llevamos un “adn deportivo” podemos conducir deportivamente unos minutos, pero si uno conduce habitualmente puede llevar ritmos altos sin “ir de rallye”…

    • Rubén Fidalgo

      Hola Francisco, lamento que no le haya gustado esta prueba del DS3 Crossback. ¿Le importaría explicarme cómo se utiliza correctamente el asistente de luz de carretera? Se supone que debe cambiar él automáticamente cuando detecta tráfico en sentido contrario, si resulta que es que yo debo estar pendiente para utilizarlo cuando es conveniente y cuando no, sinceramente, no me sirve. Es como si tuviese una lavadora con programas automáticos de funcionamiento pero si no quiero que me estropee la ropa he de estar pendiente de cada fase del lavado, para eso no compro una lavadora automática.
      En cuanto a la posibilidad de compartir el coche y abrirlo sin llave, he probado varias de las aplicaciones de diferentes marcas y la de DS, sin ser mala y siendo mejor que la que ofrecen otras marcas (que ni siquiera la ofrecen, como Mazda), está bastante peor y tiene menos utilidades que las que ofrecen rivales contra los que se quieren batir, de ahí la crítica.
      Por último, en cuanto a que exigimos una conducción deportiva a un coche que no lo es, lamento haber dado pie a que se pueda interpretar de esa manera. Sí, las fotos son con el coche en un apoyo al límite, pero es simplemente un reclamo, sólo una imagen que lo que quiere es captar la atención, pero en la prueba no hablo en ningún momento de ir con el coche de rally, para nada. Una maniobra de esquiva a 80 km/h no es practicar una conducción deportiva, lo mismo que una frenada de emergencia desde 120 km/h no es ir de rally. El coche tiene que responder bien en esas situaciones, ¿o es que nunca se le ha cruzado alguien en la autopista que acaba de adelantarle y se le cruza casi delante del parachoques para coger la salida o entrar en un área de servicio?.
      Muchas gracias por su comentario.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche