Prueba DS 4 Crossback PureTech 130 S&S Style55

Prueba DS 4 Crossback PureTech 130 S&S Style

24 Mayo, 2016, modificada el 28 Febrero, 2017 por

Analizamos a fondo el DS 4 Crossback, la variante campera del compacto francés. El vehículo destaca por un diseño muy atractivo, un interior de clase premium y el buen rendimiento de su mecánica PureTech de gasolina y 131 CV.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Rendimiento del motor
  • Calidad interior
  • Luces

Mejorable

  • Pico de la puertas traseras
  • Plazas traseras
  • Consumo urbano

El pasado año, aprovechando el 60 aniversario del mítico Citroën DS, o “tiburón”, como se le conocía en España, el grupo PSA anunció que la hasta entonces submarca de Citroën, DS, iniciaba su andadura en solitario. Había nacido una nueva marca. Una apuesta arriesgada por parte del grupo francés, pero sensata, si tenemos en cuenta que, para acercarse a los modelos premium con los que quiere medirse, el logo de Citroën supone, por suerte o por desgracia, un lastre. Puedes tener un fantástico producto, pero la imagen de marca es, a veces, un factor crucial y, si no, que se lo digan a Volkswagen y su magnífico Phaeton.

Sin embargo, me temo que, para la diferenciación con Citroën y su posicionamiento como marca premium, todavía le queda un largo camino por recorrer a DS. Durante la semana en la que he realizado la prueba del DS 4 Crossback, he tenido la misma conversación en varias ocasiones: “¡Vaya coche! ¿Qué marca es?”, me preguntaban, y  yo respondía, “DS”. Acto seguido, mi interlocutor  me replicaba, “Ahhhh un Citroën”. “No, DS es una marca independiente…”, trataba de explicar, pero, casi siempre, obtenía la misma respuesta: “Sí, sí, pero Citroën”. En este sentido, creo que el departamento de marketing tiene por delante una ardua y dura labor.

Dejando a un lado cuestiones superficiales, la marca anunció, durante la presentación del nuevo DS 5, el primero en llegar tras la escisión de Citroën, que sus productos se fundamentaban en cuatro pilares básicos: estilo, tecnología, calidad y confort de marcha. ¿Cumple el DS 4 Crossback de la prueba con estas cuatro premisas? Pues, en líneas generales, podría decir que sí, ya que cuenta con un diseño atractivo, una calidad interior notable, lo último en conectividad y un confort de marcha sin tacha.

El DS 4 Crossback constituye la variante crossover del compacto francés y se diferencia del DS 4 estándar, entre otras cosas, por varios detalles específicos en su exterior y una carrocería 30 milímetros más alta.

Uno de los elementos que más satisfacción me ha reportado, además de la estética y el cuidado interior, ha sido, sin duda, la mecánica PureTech de 130 CV que montaba la unidad de pruebas. Con un rendimiento excelente, sólo las cifras de consumo hicieron ceder a mi entusiasmo.

El Citroën DS 4 Crossback es un coche difícil de definir, por lo que es no es fácil encontrarle rivales directos. El nuevo Infiniti Q30, el Mini Countryman, el Mazda CX-3 o el próximo Audi Q2 podrían ser algunos de ellos.

Por último, hay que señalar que tanto el nuevo DS 4 como el DS 4 Crossback no son modelos enteramente nuevos, sino que se basan en un lavado de cara del antiguo Citroën DS 4.

3/4 Delantera del DS 4 Crossback55
El efecto nacarado de la pintura es muy notable.

Aunque el diseño es siempre algo subjetivo, el atractivo del DS 4 Crossback es innegable. No hay mejor juez que las calles para evaluar el diseño de un coche. En este sentido, he podido comprobar que, cuando estacionaba el vehículo o paraba en un paso de cebra, el coche era objeto de las miradas de los viandantes. Además, el color blanco nacarado de la unidad de pruebas, unido a las llantas de 17 pulgadas en color negro y los protectores en los pasos de rueda, detalle específico de la variante Crossback, hacía que llamara aún más la atención.

En esa búsqueda por lograr un diseño con personalidad, diferente, atractivo y elegante, el DS 4 Crossback ha sacrificado aspectos como la practicidad. Este es, sin duda, el motivo que explica que las ventanillas traseras sean fijas. Los diseñadores han optado por un cristal de gran tamaño en las puertas traseras, y un borde cromado de una sola pieza para enmarcarlo, con el objetivo de conseguir una vista lateral más fluida. Puede que no sea un gran inconveniente, ya que no se usan con asiduidad los elevalunas traseros, pero, en mi opinión, no deberían privarte de esa posibilidad. Además, este diseño provoca que sobresalga un pico demasiado grande al abrir la puerta, lo que reduce el ángulo de apertura y es, en definitiva, molesto.

El DS 4 Crossback anuncia una altura libre al suelo superior al DS 4 normal, y es cierto, pero hay que hacer un matiz. Con el lavado de cara, además de desaparecer los chevrones y estrenar nueva parrilla, el DS 4 normal ha reducido su altura libre al suelo, por lo que abandona esa imagen a medio camino entre un compacto y un SUV y  pasa a ser un compacto al uso. Este redimensionamiento es lo que ha permitido lanzar la variante Crossback de esta prueba y añadir, además de una mayor altura, los aditamentos estéticos propios de los crossover, como son los pasos de rueda en plástico negro y las barras de techo.

Finalmente, la carrocería del DS4 Crossback mide 4,28 metros de largo, 1,81 metros de ancho y 1,53 metros de alto.

Todos los detalles, en la galería fotográfica del DS 4 Crossback PureTech 130 S&S Style.

Te puede interesar...

Marcos Diego

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba