Prueba dinámica del Jaguar XF Sportbrake 3.0d 240 CV 201331

Prueba dinámica del Jaguar XF Sportbrake 3.0d 240 CV 2013

22 Julio, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Pocas marcas pueden presumir de la tradición de lujo y deportividad de la que dispone el fabricante del Jaguar XF Sportbrake 3.0d de 240 CV. Su preciosa carrocería familiar no es capaz de disimular el estilo deportivo que las buenas berlinas de la firma británica siempre han llevado en su ADN. Prestaciones, elegancia y distinción a partes iguales es lo que ofrece.

No valorado

Destacable

  • Consumos muy reducidos.
  • Elegancia y distinción.
  • Confort de marcha.

Mejorable

  • Selector del cambio automático.
  • Tamaño.
  • Instrumentación pobre.

Una de las cosas que no logro entender del mercado de automóviles es por qué las carrocerías tipo “ranchera” no tienen más éxito (sobre todo, en nuestro país; en Europa sí tienen bastante demanda). Es evidente lo prácticas que son y, además, algunas tienen casi más atractivo que las berlinas de las que derivan, como es el caso del Jaguar XF Sportbrake de la prueba de hoy. Sin embargo, hay más ventas de SUVs, menos útiles y de mantenimiento más caro.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, Villabalter, Rubén Fidalgo31
El Jaguar XF es un coche muy llamativo.

Supongo que en una sociedad que vive de la imagen, eso de llevar un coche que tiene aspecto de vehículo comercial o de automóvil de viajante “no mola”… pero, objetivamente, son mucho más recomendables las variantes “familiares” con su quinta puerta.

Aunque la primera carrocería tipo station wagon fabricada en grandes series de Jaguar fue la del X-Type, hace algo más de una década, lo cierto es que en su país de origen eran relativamente frecuentes las modificaciones hechas sobre algunos modelos (curiosamente, el deportivo XJS) para llevar las armas de caza, de ahí la denominación “shooting brake“, que se traduciría por una especie de “descanso de caza” o “recreo de caza”. Como eso de matar zorros ya no está muy bien visto, la marca británica ha tenido la buena idea de reinterpretar el concepto y ha bautizado esta preciosa carrocería basada en la berlina XF como “Sportbrake“, a mi juicio mucho más acertado.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, Villa de Viejos, Rubén Fidalgo31
El XF S-Brake es un coche muy práctico.

Estéticamente, me encanta lo bien que han integrado la prolongación del techo y el portón trasero, con una caída muy elegante que me recuerda al lomo de un gato cuando se estira, en una postura similar a la del jaguar del logo que preside el mencionado portón.

El color blanco “enmascara” algunos detalles, como los pliegues que abundan en su carrocería, las barras de aluminio cepillado que recorren el techo, los marcos de ventanillas, etc. En conjunto, me parece un coche elegante, con un toque deportivo y muy equilibrado; casi pasaría desapercibido si no fuese por su enorme tamaño.

El Jaguar XF 3.0d, en el día a día

Supongo que todos los apasionados por esto de los coches hemos jugado a eso de “nuestro garaje soñado“: elegir 10 modelos que cubriesen nuestras necesidades y nuestras ilusiones. Sin duda, uno de mi decena sería un Jaguar MK II 3,8 Litre con cambio manual y overdrive, azul oscuro metalizado con el interior beige. Esa berlina lo tiene todo, hasta entonces jamás se habían unido de manera tan magistral la elegancia, la deportividad, las elevadas prestaciones… y sin dejar de lado el sentido práctico.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, interior, Rubén Fidalgo31
El salpicadero está muy bien terminado.

Me preguntaba si el Jaguar XF Sportbrake conservaría esa esencia y lo cierto es que a lo largo de la prueba me ha demostrado que es así. Para empezar, aunque se trata de una berlina, tiene ese puntito sport que lo hace muy atractivo. En el interior, pese a que no deja de ser un lujoso salón rodante, la postura de conducción es perfecta, con un tacto de todos los mandos que te predispone a disfrutar del viaje.

No me convencen demasiado las toberas de aireación automáticas, que permanecen ocultas hasta que enciendes el climatizador… Habrá que ver cómo envejece un elemento que no evita que el polvo siga manchando los aireadores.

Tampoco me entusiasma el selector del cambio, una ruleta que permanece oculta y emerge al poner el contacto, aunque a ésta sí le veo utilidad como anti-robo, al no poder desbloquear las ruedas mientras no movamos el selector fuera de la posición de “Parking”. Además, como tarda unos segundos en ser accionable, le damos tiempo al cambio y al motor a lubricarse correctamente antes de iniciar la marcha.

Todo lo que toco me gusta, el volante es perfecto y me muero de ganas por emprender el viaje, así que pulso la tecla, giro el selector a la posición D y… a rodar. Este Jaguar demuestra que es exactamente como un felino. Es capaz de andar con un silencio y una tranquilidad pasmosas, casi con parsimonia, pero en el fondo sabes que es un animal con una agilidad que lo convierte en un devorador de kilómetros absoluto.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, Aralla, Rubén Fidalgo31
Apetece perderse por carreteras de montaña.

Por la ciudad, el cambio automático y la suspensión neumática son una delicia. Es un coche comodísimo, filtra todas las tapas de alcantarilla, badenes, baches, pasos de cebra… ni el menor ruido, ni vibración en el volante, nada. El motor V6 de origen Ford/PSA apenas se oye y lo mejor de todo es que empuja francamente bien y con unos consumos increíbles para una berlina de lujo como ésta, manteniéndose por debajo de los 10 l/100km.

Todos los mandos quedan a mano y se manejan con cierta facilidad, aunque el navegador tiene algunas peculiaridades a las que hay que acostumbrarse. En la urbe, sólo tiene un enemigo: su tamaño. Es un coche que ronda los 5 metros de largo y, aunque la dirección gira una barbaridad, callejear o encontrar un hueco donde aparcarlo no es todo lo fácil que a uno le gustaría.

Por fin me puedo escapar de la ciudad y salir a carretera con el Jaguar XF Sportbrake, que sigue demostrándome que no me equivocaba: es un rodador nato. Es cómodo y a la vez ágil: está claro que cuando una suspensión está bien elaborada no necesita recurrir a durezas extremas para resultar eficaz. El motor me sigue pareciendo una joya: estoy en una zona bastante revirada, subiendo un puerto de montaña, y con el selector en la posición S. Selecciono el chasis Sport y me dispongo a gozar de la potencia del V6 y de la caja de cambios, que es bastante rápida y tremendamente suave. El consumo asciende a los 14 l/100km: sigue siendo una cifra excelente en un coche de 5 metros de largo y con unas ruedas de 245 mm de ancho y 19 pulgadas de diámetro, máxime teniendo en cuenta el ritmo al que estoy subiendo el puerto.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, interior, Rubén Fidalgo31
El maletero es amplio y práctico.

Llega el momento de entrar en la autovía, poner el control de crucero a 120 km/h y “tirar millas”. El confort es absoluto, y el silencio de rodadura es tal que se puede oír claramente el ruido del calderín de la reserva del aire comprimido de la suspensión, que a veces abre la válvula de descompresión… Cuando esto ocurre, del maletero viene un resoplido como el de un gato si se siente amenazado.

Con la caja de cambios de 8 relaciones, el motor no llega a 1.500 rpm a 120 km/h y, como hay par de sobra, este Jaguar es capaz de coronar los puertos sin demasiado esfuerzo. No me puedo creer la cifra del ordenador de viaje: en los últimos 500 km he ascendido 2 puertos y, sin bajar de velocidad (salvo en túneles), he hecho una media de 5,7 l/100km.

Me estoy enamorando de este coche, lo tiene todo: es práctico, ofrece un rodar excelente, puedes ir de paseo o divertirte en una carretera de montaña, los asientos no cansan nada y además consume menos que la mayoría de utilitarios y compactos que he probado. Sólo tiene un defecto: el importe. No es más caro que una berlina alemana equivalente (y es tan bueno o mejor que ellas), aunque su depreciación es elevada. A mí no me importaría, porque es un vehículo que tendría durante muchos años; no obstante, si eres de esos que prefieren cambiar de modelo cada 4 años, el valor de reventa es uno de los “peros” esta maravilla.

Vídeo del Jaguar XF Sportbrake 3.0d 240 CV

El Jaguar XF Sportbrake 3.0d 240 CV, en el circuito de pruebas

“Calzado” con unos neumáticos de invierno con el dibujo prácticamente nuevo y la pista húmeda, tengo claro que no estamos en las condiciones ideales para comprobar las prestaciones y la dinámica de esta preciosidad: el diseño de la cubierta, en forma de tacos, y el compuesto tan flexible de la goma van a provocar un flaneo (deriva por la deformación del taco del neumático) considerable.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, A Pastoriza, Rubén Fidalgo31
Con el ESP desconectado el XF es muy divertido y noble.

Las suspensiones neumáticas tampoco se llevan muy bien con trazados muy sinuosos, ya que los continuos cambios de apoyo las vuelven “un poco locas” y necesitan constantes recalibraciones en cuanto llegamos a las rectas; allí es donde la suspensión tiene algo de tiempo para equilibrar y ajustar las presiones de los “colchones de aire”.

Pese a tenerlo todo en contra, el Jaguar XF me demuestra que posee una puesta a punto dinámica excelente. Es un coche tremendamente ágil para su tamaño y peso, incluso divertido. Se puede conducir como si estuvieras “paseando a Miss Daisy”, con un confort absoluto, o también hacer sacar las uñas al felino que lleva dentro. Se deja llevar si uno quiere. Me encanta.

El control de estabilidad entra en acción demasiado pronto, debido a la tremenda deriva de los neumáticos de invierno Pirelli Sottozero. En cualquier caso, el ESP trabaja de forma progresiva y no provoca “gestos raros” en el coche. Pulsando una vez la tecla de desconexión, dejamos desactivado el control de tracción; con una pulsación larga (unos 10 segundos), apagamos por completo las ayudas a la conducción, dejando al descubierto el verdadero temperamento de este minino.

Como todas las berlinas de este tamaño, el Jaguar tiene una tendencia natural subviradora, pero no es excesiva -y eso que hoy está claramente exagerada por sus neumáticos-. Jugando con los pesos (gas y freno), reacciona a las órdenes del conductor y podemos pasar de subvirador a sobrevirador fácilmente.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, Aralla, Rubén Fidalgo31
La parte trasera está muy bien resuelta.

El cambio automático tiene levas, pero carece de modo manual: aunque demos la orden con la leva, a veces no obedece (es muy conservador) y otras pasa a la siguiente marcha al acercarnos al régimen máximo. Es normal, no es un vehículo para un circuito y aquí lo estoy llevando al límite para ver sus reacciones, que en todo momento son sanas, incluso cuando forzamos el eje trasero.

En la maniobra de frenada de emergencia y esquiva, sólo el flaneo complica algo las cosas; el chasis es excelente y la dirección, muy rápida y precisa. El modelo apenas balancea y la pérdida de trayectoria es más una sensación provocada por los neumáticos que real. Jaguar ha hecho un coche excelente.

Conclusión

El Jaguar XF Sportbrake es una alternativa más que recomendable si quieres algo distinto a las sempiternas berlinas alemanas. Sus acabados son magníficos, el motor (fruto de la colaboración entre Ford y PSA) tiene potencia más que suficiente, es silencioso y consume muy poco, y su imagen posee ese toque de clase y deportividad que sólo Jaguar es capaz de combinar.

Prueba Jaguar XF Sbrake 3.0 V6 diesel 240 CV, Villabalter, Rubén Fidalgo31
La iluminación del Jaguar es muy buena.

Se trata de un coche muy amplio, en el que los viajes se pueden hacer con un confort sobresaliente y, además, ahorrarás unos buenos euros en combustible. Su carrocería resulta atractiva y práctica, con un maletero fácil de cargar gracias a su portón trasero y a unas formas perfectamente cúbicas.

Por su precio, entra en competición directa con los intocables alemanes, cuya única ventaja es que su imagen está muy asentada y sus cualidades se dan por hecho. Frente a ellos, el Jaguar aporta algo de originalidad, un “toque aristocrático” y una clase que sus rivales no alcanzan. Objetivamente, su único punto débil frente a sus “enemigos” es su mayor depreciación como vehículo usado.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Jaguar XF, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevosde Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Jaguar XF puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

16 Comentarios

ramon 22 Julio, 2013

ME encanta la linea de los familiares, pero la de este Jaguar se sale!

Rubén Fidalgo 22 Julio, 2013

Personalmente también soy fan de las versiones familiares, normalmente me resultan más atractivas que las berlinas e infinitamente más prácticas. Este coche me ha dejado un excelente recuerdo, va de cine y es precioso.

Freddy 22 Julio, 2013

Oh no 🙁 llega demasiado tarde esta prueba, acabo de pedir el BMW 530d touring. Es una pena porque habria pedido por lo menos una prueba a un concesionario Jaguar.
Pero por favor, no mas Jaguar de color blanco que es super cutre. Sé que el blanco esta de moda y realza las lineas deportivas pero no quita que al final parece ser un taxi de Madrid o una ambulancia (aún mas siendo ranchera) :-0.
Aún así mola el coche 🙂 pero poner mas fotos exteriores e interiores aunque sean de catalogo.

Freddy 22 Julio, 2013

Olvidar lo de las fotos, acabo de ver 40 en la web, no lo vi en el momento.

Rubén Fidalgo 22 Julio, 2013

Me sumo a tu petición de no más coches blancos… además de no terminar de atraerme estéticamente, me resulta muy complicado hacer las fotos y que se perciban sus formas correctamente, sobre todo cuando hace sol, evitar que el color blanco salga quemado es complicado. El coche es una maravilla, siento haber llegado tarde con la prueba… :-(, espero que te hayan gustado las fotos una vez encontradas. Un saludo y muchas gracias por tu participación y comentarios.

Alvaro Ruiz 22 Julio, 2013

Magnifica prueba y precioso coche.

Una puntualización: “break” sí significa descanso, pero “Brake”, aparte de freno, significa también matorral y furgoneta, por lo que la traducción más adecuada sería “furgoneta de caza”, algo mucho más lógico en este vehículo.

Rubén Fidalgo 22 Julio, 2013

Hola Álvaro, muchas gracias por tu acertadísima aportación… además me acabo de dar cuenta de que desde hace 30 años mi cerebro ha leído siempre Shooting Break” en lugar de brake… 🙁 ahora mismo voy a hacerme las pruebas de la dislexia. Un abrazo 😉

Tazio 23 Julio, 2013

Gran coche y, como siempre, gran prueba. Para mi gusto, este tipo de carrocerías son las más acertadas, por estética y funcionalidad, para este tipo de coches. Enhorabuena Jaguar!

Rubén Fidalgo 23 Julio, 2013

Muchas gracias Tazio por tu comentario y por tu fidelidad. Estoy contigo al 100% en tu comentario. La verdad es que Jaguar ha tenido bastante suerte con sus propietarios, tanto con Ford como ahora bajo la tutela de Tata han podido hacer bastante a su aire (sobre todo ahora) y han mantenido bastante bien su identidad y mejorado sus fallos del pasado, algo que no todas las marcas absorbidas por gigantes americanos puede decir.

Guiri 13 Junio, 2015

El coche del reportaje tiene letra S en el porton trasero que normalmente indica motor diesel3.0D 275CV no de 240. Algun comentario?

Rubén Fidalgo 13 Junio, 2015

Hola Guiri, normalmente consulto la documentación del coche en cada prueba para comprobar, entre otras cosas, cuál es el peso en orden de marcha y la potencia de la mecánica, ya que hay motores con idéntica cilindrada y varios niveles de potencia, especialmente entre los diésel del grupo VAG. En la ficha técnica figuraba una potencia de 176 kW, que vienen siendo los 240 CV. La semana siguiente probé el XJ con el motor de 275 (cuya prueba puedes ver en el apartado de pruebas) y había bastante diferencia en la respuesta, así que no creo que la unidad probada fuese la de 275 CV. Muchas gracias por el apunte. Un saludo.

Guiri 17 Junio, 2015

Ruben, perdona por insistir pero el coche con este matricula es una Jaguar XF Diesel S Sportbrake 3.0 275CV
La insignia “S” que se ve en la foto en caso de XF estaba disponible solo para modelos Diesel S con motor Diesel 3.0 275CV .
Mira por favor al catalog official de JaguarXF Sportbrake….

Rubén Fidalgo 17 Junio, 2015

No hay nada que perdonar, Guiri, en cuanto tenga unos minutos vuelvo a comprobarlo. Gracias por tu información. Un saludo.

Rubén Fidalgo 2 Julio, 2015

Hola Guiri, perdona la demora pero he estado hasta arriba de trabajo. No encuentro las fotos de la documentación del coche en la carpeta que tengo de la prueba del mismo, así que no puedo confirmar que sea como te comentaba antes, te pido disculpas y te doy la razón en tu apreciación. Un saludo y muchas gracias por estar tan atento, siempre se aprende 😉

Rafael Pérez 27 Octubre, 2015

Mi Sportbrake tiene ya unos 35.000 km. En poco más de un año. Y cada día me sorprende con lo bien que me trata. Hoy mismo he viajado por Galicia en un día de perros con mucha lluvia. Ni un extraño a alta velocidad en autopista. En cuanto al mando giratorio. Engorroso al principio y cada día más útil. Se vuelve adictivo por lo cómodo que resulta para reducir, especialmente en las carreteras ratoneras de mi tierra. Y por último, ni X5, ni Evoque, nunca jamás nadie había mirado para mi coche de semejante manera.

Rubén Fidalgo 28 Octubre, 2015

Hola Rafael Pérez, muchas gracias por compartir con nosotros tu experiencia como propietario final de este modelo. Un saludo!.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba