Prueba

VÍDEO| Prueba DFSK 580 2021, el SUV Chino: ¿hay algo mejor por su precio?

10 de junio, 2021

El DFSK 580 es un coche sin rivales en el mercado. Si buscas un 7 plazas, con etiqueta Eco, bien equipado y tu presupuesto es ajustado, no hay otra alternativa, al menos en el mercado de coches nuevos. ¿Merece la pena este DFSK nuevo o un Hyundai Santa Fe usado? Vamos a verlo.

DFSK, más nos vale que vayamos aprendiéndonos este nombre porque después de haber probado su modelo de 7 plazas, el DFSK 580, está claro que es una marca con mucho futuro y que dará mucho de qué hablar. Con un precio demoledor, el DFSK 580 es la única alternativa de 7 plazas, aspecto SUV premium y etiqueta Eco que hay en el mercado por debajo de 25.000 euros. Un Dacia Lodgy no tiene el porte y la presencia de este coche ni su amplitud interior o la posibilidad de montar unos asientos con este tapizado en símil piel y detalles como el reglaje eléctrico. Para encontrar algo equivalente en tamaño y equipamiento, habría que soltar un 50% más de euros.

¿Cómo consiguen un precio tan ajustado? pues principalmente porque se ahorran un montón de dinero en diseño y desarrollo copiando muchas partes de otros modelos. Otro ahorro notable lo encontramos en las ayudas avanzadas a la conducción y tecnología y, por último, en el grupo propulsor que forman el motor y la caja de cambios.

Por desgracia, la unidad de pruebas ha tenido una serie de fallos durante el examen que hacen que no pueda darle mejor puntuación. Aunque el interior es muy acogedor y de los mejores apartados del coche, el hecho de tener una entrada de agua en un coche nuevo y del siglo XXI es un fallo imperdonable y, pese a que es muy probable que sea un defecto puntual de esta unidad, el mero hecho de que un ejemplar pueda tener un fallo tan grave es una evidencia de que los controles de calidad son escasos.

En cuanto al fallo que me he encontrado en el sistema de alimentación de gas, en este caso no es un defecto imputable a DFSK sino al instalador del sistema de alimentación de GLP elegido por la importadora, pero está claro que también baja una puntuación que debería ser más elevada en líneas generales.

Sin embargo, el elemento que más empaña este conjunto es la caja de cambios de variador continuo, con un comportamiento muy errático y una de las causas del elevado consumo de combustible del grupo propulsor de este DFSK 580. Por desgracia, parte de lo que vamos a ahorrar en su compra lo iremos gastando en llenar el depósito, así que no es tanta ganga como parece de entrada.

¿Tiene rivales el DFSK 580?

Lo cierto es que si pones en tu lista de necesidades las 7 plazas y la etiqueta Eco y en tus preferencias está una carrocería SUV en lugar de un monovolumen y tu presupuesto no puede pasar de 25.000 euros, no hay nada así en el mercado de vehículos nuevos. La pregunta del millón es: ¿te comprarías un DFSK 580 nuevo por 21.000 euros o un Hyundai Santa Fe de 7 plazas (por ejemplo) con cuatro años y unos 100.000 km por el mismo precio? Personalmente tengo claro que elegiría la segunda alternativa, pero no hay que subestimar los 7 años de garantía (o 100.000 km lo que antes llegue) o la posibilidad de elegir color y equipamiento y el gustazo que para muchos supone el estrenar un coche.

Por esto he incluido a un modelo antiguo entre los posibles rivales del DFSK 580, junto con el Dacia Lodgy, que compite por etiqueta y número de plazas, pero no por empaque, amplitud interior y equipamiento, y a todo un récord de espacio y precio como es el SsangYong Rodius.

Nuestra valoración: 6,0

Diseño 7

Motor 3

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Precio
  • Confort de marcha
  • Rodadura

Mejorable

  • Fallos de calidad
  • Falta de personalidad
  • Caja de cambios

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mezclando modelos

Estéticamente el 580 no está mal resuelto.

55 fotos

Ampliar

El diseño del DFSK 580 es una especie de puzzle en el que podremos reconocer partes de varios modelos. Tal vez lo más evidente sea la parte trasera, prácticamente calcada a la de un Audi Q5 de primera generación. Es más, los pilotos traseros parecen literalmente los mismos.

El frontal es la vista en la que menos parecido encontraremos con otros modelos, aunque por la forma del logo y la parrilla recuerda algo a los SsangYong Rexton. En él destacan los grandes faros, que son full led pero cuya iluminación deja mucho que desear. La luz es muy pálida (de hecho es casi azul, más que blanca), pero tiene poca intensidad y, sobre todo, lo que hace más incómoda la conducción es que la huella de luz no es nada homogénea, llena de sombras y destellos con mucha luz dispersa.

En la parte baja del faldón tenemos los antiniebla, que son halógenos, y tampoco iluminan demasiado. Sin duda la iluminación es un punto débil de este coche, que no invita a viajar demasiado por la noche con él.

La vista lateral tiene una línea de cintura muy en cuña y un cristal de custodia triangular que hace que su silueta recuerde algo a la del Hyundai Santa Fe de 2014. Las puertas traseras son amplias para dejar un cómodo acceso a la tercera fila de asientos y los ajustes y calidad de fabricación son normales, si tenemos en cuenta el precio de este coche. En esta unidad en concreto, en cambio, sí hay un defecto destacable y es que hay una entrada de agua, un fallo de calidad imperdonable sea cual sea el precio del vehículo. Además de los posibles problemas de corrosión que pueda acabar provocando, tampoco podemos descartar que surjan fallos electrónicos por su culpa. Sin tiempo para investigar a fondo su origen, lo más probable es que el agua entre por el techo panorámico y el desagüe no esté en buenas condiciones, de modo que acaba entrando dentro del habitáculo a través del montante trasero.

Por último, en temas de estilo, tenemos las llantas, con una medida muy razonable de 17 pulgadas y calzadas con neumáticos 225/60-17, un tamaño muy bien estudiado y cuyo generoso balón ayuda a que el DFSK 580 tenga un rodar muy agradable y confortable.

Interior: Mitad BMW

El salpicadero es el de un BMW de hace algunos años.

55 fotos

Ampliar

Si en el exterior veíamos partes que reconocíamos de otros coches, en el interior es todavía más descarado. El salpicadero es claramente el de un BMW X5 de hace unos años, incluso la pantalla del sistema multimedia tiene el mismo diseño, aunque carece de sofisticaciones como el sensor de infrarrojos para los controles gestuales que sí tenían los BMW. Respecto al diseño original, los de DFSK han modificado el cuadro de instrumentos y ligeramente la consola central, que ahora acoge los mandos de la climatización del Mercedes GLA y las teclas de acceso directo a funciones como el mapa del navegador de los Audi Q3, la palanca de cambios de BMW, los mandos del sistema multimedia de BMW…

Pese al popurrí de piezas que nos encontramos en el interior, la verdad es que es lo que mejor impresión causa de este DFSK, sobre todo los asientos delanteros, que resultan muy cómodos y ofrecen reglaje eléctrico en el caso del conductor.

Dentro los ajustes son mejores que en el exterior y no hay grillos cuando pasamos por zonas bacheadas, aunque sí crujen algo los paneles de puerta cuando nos apoyamos en ellos o tiramos del asa para cerrar las puertas.

La consola central me molesta bastante en la pierna derecha mientras conduzco. Voy constantemente rozando con ella en la pantorrilla y es demasiado rígida. En cuanto al espacio disponible, los pasajeros delanteros y los de la segunda fila van a sus anchas  y con bastante confort, pero los de la tercera fila, salvo que los de la segunda fila se sacrifiquen y desplacen sus banquetas hacia delante (que tienen mucho recorrido, como se puede ver en el vídeo), irán algo apretados.

Un detalle que tampoco está bien resuelto es que a la tercera fila sólo se puede acceder desde el lado derecho, al carecer de mando para abatir el asiento de la segunda fila en el lado izquierdo.

El maletero es muy modulable, de formas cúbicas y utilizable. Con 7 plazas desplegadas no es mucho más grande que el de un Ford Fiesta, pero con 5 plazas es muy espacioso y, si abatimos la segunda fila, el DFSK 580 es casi como una furgoneta de mudanzas. Como podemos abatir los respaldos de varias maneras, el habitáculo es muy modulable y versátil.

Los detalles que más me han gustado en el interior del DFSK son el material del salpicadero, los asientos delanteros y el aislamiento acústico, detalles que hacen que la sensación de calidad percibida en el interior aumente bastante.

Motor: Una caja de cambios pésima

En España se comercializa con mecánica bifuel de gasolina y GLP.

55 fotos

Ampliar

Probablemente sea éste el apartado en el que más se note una brecha tecnológica entre el DFSK y los productos europeos, coreanos y japoneses. Este DFSK 580 se mueve gracias a un motor de gasolina de 4 cilindros y 1,5 litros de cilindrada que rinde 150 CV gracias a la sobrealimentación por turbo. El motor en sí no es malo y su tecnología no está mal. Es suave, no suena demasiado… pero es tragoncete y su rendimiento es mejorable.

Es justo reconocer que gran parte del problema está más en la caja de cambios de variador continuo que en el propio motor. De hecho, el funcionamiento de ésta ha sido tan errático durante la prueba, que desconfío que en realidad se tratase de un problema técnico, como comento en el vídeo.

En muchas ocasiones el cambio elige un desarrollo demasiado largo para salir desde parado. Esto nos deja sin potencia y completamente «vendidos», por ejemplo, al incorporarnos en una rotonda o en un cruce.

El cambio de variador continuo cuenta con 6 relaciones de cambio preconfiguradas que podemos activar con la palanca de cambios en modo «manual». Tampoco respondía bien en este caso e incluso en ocasiones he llegado a percibir cómo patinaba la cadena de transmisión de las poleas de paso variable, sobre todo en caliente.

Además, esta unidad también tenía un fallo de respuesta cuando el motor funcionaba con GLP. La instalación de GLP no la hace el propio fabricante sino que se trata de una modificación hecha por el importador, que de esta manera obtiene la etiqueta Eco y ofrece un vehículo con un bajo coste de utilización debido al bajo precio del combustible. Cuando aceleraba a fondo, tras unos segundos el motor empezaba a dar tirones y a perder potencia. Claramente está mal programado y el caudal del gas no era suficiente para alimentar la demanda del motor. La solución pasa por una reprogramación de sistema de alimentación de GLP.

Comportamiento: La mejor sorpresa

El DFSK 580 tiene un buen rodar.

55 fotos

Ampliar

Sin duda es éste el apartado en el que más me ha gustado el DFSK y donde más me ha sorprendido. Al margen de la mala respuesta de la caja de cambios de esta unidad, su rodadura me ha parecido muy buena. El coche es muy cómodo, sus reacciones son seguras y en él se viaja como en un coche de precio y segmento superiores.

Parte de este agradable rodar está en la buena elección de los neumáticos, con unas medidas de bastante balón en proporción al diámetro de la llanta, lo cual suaviza las reacciones del coche y añade muchísimo confort de rodadura cuando circulamos por asfaltos en mal estado.

En ciudad es un coche muy cómodo de llevar por la buena visibilidad, el cambio automático y la postura de conducción. Sólo el tamaño nos pondrá las limitaciones inevitables a la hora de encontrar donde aparcar o maniobrar en espacios reducidos.

Cuando salimos a carretera sorprende el confort de marcha, una dirección muy agradable y unas reacciones que no nos pondrán en aprietos. Por ponerle un pero, tal vez algo más de freno no le vendría mal, pero no va mal servido tal y como está.

En autopista también transmite confianza y es comodísimo para viajar. No pisa mal y sale bien parado de los cambios de asfalto y juntas de dilatación en los apoyos en curvas rápidas. El viento lateral no afecta demasiado a la trayectoria y resulta agradable y fácil de conducir.

En el circuito de pruebas sale a relucir un subviraje bastante acusado cuando vamos algo rápido, pero no tiene reacciones raras ni bruscas. Los frenos notan bastante, eso sí, el trabajo y empiezan a perder eficacia con cierta rapidez.

La frenada de emergencia desde 120 km/h tiene unas distancias de detención correctas, pero en los sucesivos intentos se notaba ya el cansancio del sistema debido al exceso de temperatura.

La maniobra de esquiva la salva con una clara intervención del ESP que casi nos frena por completo, pero las reacciones son correctas y no deja la sensación de pérdida de control en ningún momento. Es un coche torpe, pero no hace cosas raras.

En definitiva, el DFSK hace gala de un gran confort de marcha, es fácil de conducir y sus reacciones son seguras.

Equipamiento: Faltan ADAS

Los faros son full led pero su luz es mala.

55 fotos

Ampliar

En el equipamiento del DFSK 580 hay dos lagunas: los asistentes avanzados a la conducción (ADAS) y la conectividad. Sin embargo, teniendo en cuenta lo que pagamos por este coche y lo que obtenemos a cambio, no está mal. No le doy más puntuación en este apartado porque el tema de las ayudas a la conducción afecta a la seguridad y algunas de ellas ya son casi un estándar en el mercado actual, pero por este precio tampoco podemos pedir milagros.

Las únicas ayudas a la conducción (además de las obligatorias por ley como el control de estabilidad) que tendremos son las cámaras de visión en 360º, los sensores de aparcamiento traseros y poco más. Nada de alertas de colisión con frenado de emergencia, ni sensores de ángulo muerto, ni mantenimiento en el carril, ni detector de fatiga del conductor… sin duda es su mayor laguna.

En conectividad también pincha al carecer de un sistema multimedia compatible con Apple Car Play o Android Auto. Disponemos de Easy Link y manos libres bluetooth y de un sistema multimedia bastante completo que incluye navegador integrado y la calidad del sonido está bastante bien, pero echaremos en falta más opciones de conectividad y poder sacar partido a las diversas Apps que pueden ser útiles para el conductor.

Donde no hay queja es en materia de confort: climatizador automático, tapicería en símil piel, volante de piel, control de crucero, asiento del conductor con reglaje eléctrico, techo panorámico con accionamiento eléctrico, llave inteligente manos libres… no está mal, como puedes ver en la lista en detalle de equipamiento de la ficha técnica adjunta.

Consumo: Menos mal que es GLP

Los consumos se compensan con el precio del combustible.

55 fotos

Ampliar

Por suerte, este DFSK puede funcionar con un combustible que es relativamente económico, el GLP, de modo que su coste de uso baja aunque los consumos sean bastante elevados. Aquí se nota que China tiene todavía trabajo por delante para hacer mejores mecánicas más eficientes.

En concreto, los consumos medidos durante la prueba del DFSK 580 han sido:

  • Ciudad: 10,5 l/100 km
  • Carretera: 7,5 l/100 km
  • Autopista: 9,7 l/100 km

En cuanto a la autonomía, si a los 58 litros de gasolina sumamos los 50 litros de gas, la autonomía total del DFSK 580 llega a los 1.000 km, aunque sólo ahorraremos si repostamos GLP cada 450 km más o menos, antes de que se acabe por completo su depósito de gas.

Rivales: Rivales del DFSK 580 2021

Vehículo

Dfsk Glory 580 1.5T Upgrade 4x2 Aut

Dacia Lodgy 1.5 dCI Serie Limitada Aniversario Blue 7pl. 85kW

Hyundai Santa Fe 2.2CRDi 4x2 Klass 7s

Ssangyong Rodius D22T Limited Aut.

Precio Desde
23.936 €
Desde
18.259 €
Desde
36.700 €
Desde
36.400 €
Combustible Gasolina Diésel Diésel Diésel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 136 115 197 178
Aceleración 0-100 km/h (s) - 11,6 11,2 -
Consumo Medio (l/100 km) 7,3 4,0 5,6 7,5
Emisiones CO2 (g/km) 200 110 147 200

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche