Prueba del VW Golf GTE 2016

Prueba del VW Golf GTE 2016

19 agosto, 2016

En lugar de buscar la máxima eficiencia de este Golf GTE, Volkswagen ha querido darle un toque deportivo, probablemente para justificar su elevado precio. El peso lastra su comportamiento dinámico y las baterías le roban espacio, pero los consumos son buenos.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen llamativa
  • Adelantamientos eficaces
  • Iluminación

Mejorable

  • Peso excesivo
  • Ruidos de torsión en el techo solar
  • Ubicación del enchufe de recarga

Cuando Volkswagen decidió lanzar al mercado una versión híbrida enchufable de su modelo más popular, es probable que, al ver el precio final al que tendrían que vender esta tecnología, decidiesen que iba a ser lo bastante caro como para que la eficiencia y el consumo no fuesen una prioridad. De este modo, en vez de seguir los pasos de modelos como el Toyota Auris HSD o similares, en los que las prestaciones pasan a un segundo plano, nació el VW Golf GTE que hoy sometemos a prueba.

En este modelo lo que más nos va a llamar la atención es su capacidad de aceleración, su facilidad de uso diario y su estética GTI. También los consumos son muy buenos si tenemos en cuenta con qué facilidad podemos adelantar a un tráiler con este coche, pero hay modelos diésel más frugales con el combustible, aunque sin la finura ni prestaciones del Golf GTE.

Con este planteamiento, algo fuera de lo normal, es difícil saber con qué comparar a este coche. Si nos ceñimos al mercado de los híbridos compactos, nos encontraremos con rivales a los que perderemos de vista por el retrovisor en apenas 20 metros, mientras que, si nos fijamos en los modelos de carácter GTi, el peso añadido por las baterías y los motores eléctricos penalizarán al GTE en cada curva.

Lo que está claro es que, con un precio de partida de 40.090 euros, no es un coche que vayamos a “amortizar” nunca por lo que nos ahorremos en combustible. Las razones para comprarse este Volkswagen hay que buscarlas en otro sitio. Tampoco la ecología parece un argumento de peso en un modelo con unas ruedas grandes, un aspecto agresivo y unas prestaciones que sorprenden. ¿Cuál es entonces la razón de ser de este coche? Pues demostrar que VW tiene la capacidad de hacer un buen híbrido enchufable si se lo propone y, de paso, ofrecer un producto diferente y que puede satisfacer las necesidades de cierto público, tal vez no muy abundante, pero que existe, como Teruel.

Diseño VW Golf GTE: con un toque sport

El Golf GTE tiene detalles que le dan un aspecto sport.
El Golf GTE tiene detalles que le dan un aspecto sport.
Ampliar

Llamándose VW Golf GTE, es normal que la marca haya buscado un aspecto similar al del GTi, con unas llantas de 18 pulgadas con neumáticos 225/40-18, un faldón delantero más prominente (exclusivo de esta versión y caracterizado por la forma de las luces de marcha diurna LED en los extremos inferiores) y algunas molduras en color azul para hacer referencia a la presencia de su sistema híbrido.

Además de darle un aspecto diferenciado, tanto el parachoques delantero como la menor altura libre al suelo y la forma de la rejilla delantera mejoran la aerodinámica para buscar una mayor eficiencia del vehículo.

Ya que estamos con el frontal, un detalle que me parece poco práctico es que la toma de recarga esté oculta tras el logo de VW. Se trata de una pieza cara de sustituir y que está en una zona muy expuesta a golpes que pueden inutilizar el dispositivo de recarga. Otros modelos lo llevan en partes menos propensas a recibir impactos, como en el costado, con una tapa similar a la que oculta la boca de llenado de combustible.

Salvo estos detalles y pinceladas de color azul (que también están presentes en las pinzas de freno), el resto del GTE es como cualquier Golf alto de gama, con unas dimensiones compactas y buenos acabados en general, aunque en la unidad de pruebas había un detalle que no me gustó demasiado: el techo solar crujía al pasar por baches, badenes, giros bruscos… evidenciando que o bien su ajuste no es bueno o el peso de las baterías en el suelo del coche somete a su plataforma a más esfuerzos y se retuerce más de lo deseable.

Interior VW Golf GTE: ojo a los ruidos

El interior del VW Golf GTE tiene algunos detalles de personalización, como los pespuntes en azul de la tapicería.
El interior del VW Golf GTE tiene algunos detalles de personalización, como los pespuntes en azul de la tapicería.
Ampliar

Si por fuera no hay muchas diferencias respecto al resto de la gama Golf, en el interior del VW Golf GTE sucede lo mismo. Básicamente es un tope de gama, con tapicería de cuero, cambio DSG, volante y pomo del cambio en piel, umbrales de puerta personalizados… las únicas diferencias visibles serán un nuevo cuadro de instrumentos, los pespuntes en color azul y la tecla GTE junto a la palanca de cambios.

La instrumentación sustituye el cuentavueltas por un indicador del consumo energético y del nivel de autorrecarga que hacemos de las baterías al ir reteniendo. En cuanto a la tecla GTE, simplemente es una forma de diferenciarse más y resaltar la doble personalidad de este Golf, como veremos en el apartado de comportamiento

La postura de conducción es la de todos los modelos del grupo VAG, en la que es fácil encontrar la posición ideal gracias a los generosos reglajes del asiento y columna de dirección, pero en el que se encontrarán más cómodos los de talla alta que los “menudos”.

Las cotas de habitabilidad interior no varían, todos los pasajeros viajarán igual de cómodos que en cualquier Golf; sólo el maletero pierde alrededor de 100 litros de volumen debido a la necesidad de dejar espacio para las baterías, además de perder la posibilidad de llevar una rueda de repuesto.

En cuanto a los acabados, detalles como las costuras en color azul o la iluminación LED de cortesía logran darle ese toque de modelo alto de gama que se ha buscado en todo momento. Esta sensación se ve nublada en parte por el mencionado ruido parásito del techo solar.

Motor VW Golf GTE: oda a la eficiencia

El conjunto del motor de gasolina e híbrido suman una potencia total de 204 CV.
El conjunto del motor de gasolina e híbrido suman una potencia total de 204 CV.
Ampliar

El sistema híbrido del VW Golf GTE une la conocida mecánica 1.4 TSi de excepcional rendimiento con 150 CV de potencia y un sistema eléctrico compuesto por un motor eléctrico de 102 CV y unas baterías de ión de litio ubicadas prácticamente por delante del eje trasero. Éstas tienen una garantía de 8 años o 160.000 km.

La tracción a las ruedas delanteras llega a través de una caja de cambios DSG de 6 marchas con el motor eléctrico interpuesto a la entrada de sus ejes primarios, entre el motor y el cambio. Si el motor recibe corriente, mueve las ruedas y, si las ruedas giran y no llega corriente al motor, se convierte en un alternador que recarga las baterías, algo que también se puede hacer empleando el motor de gasolina como un grupo electrógeno (os lo describo a continuación).

El Golf GTE tiene varios modos de funcionamiento:

  • GTE: en este modo se buscan las máximas prestaciones. Además de hacer más sensible el pedal del acelerador, el motor eléctrico está siempre dispuesto a proporcionar un empuje extra a la mínima solicitación. Si pisamos con cierta brusquedad el pedal derecho, el indicador de consumo energético entra en el campo que indica “boost” y tendremos una aceleración extra similar a la que proporcionan los Kers en los coches de competición.
  • e-Mode: si elegimos esta opción, el Golf funciona sólo con la energía proporcionada por las baterías al motor eléctrico. Es sorprendente la facilidad con la que se desenvuelve y acelera, alcanzando rápidamente los 130 km/h de velocidad máxima en este modo.
  • Modo híbrido: se busca la máxima eficiencia y la gestión decide cuándo encender el motor de gasolina, cuándo asistirlo con el eléctrico o sólo con éste.
  • Modo Hold: en este modo se evita en lo posible consumir la energía almacenada en las baterías para conservar su carga y poder utilizar el coche en modo eléctrico cuando lleguemos, por ejemplo, a una zona de circulación restringida a este tipo de vehículos.
  • Modo recarga: el motor de gasolina arrastra al motor eléctrico para generar electricidad y recargar las baterías. Por supuesto, es la forma más ineficiente de movernos con el coche, pero a veces puede ser necesario hacerlo. Para darnos una idea de cuánto penaliza esta función el consumo, llaneando a velocidad constante de 120 km/h por la zona de Rueda (Valladolid) en la A6, el consumo instantáneo del coche era de 6 l/100 km, ascendiendo hasta los 11,7 l/100 km en cuanto seleccionábamos el modo de recarga, prácticamente el doble de consumo de gasolina.

Comportamiento VW Golf GTE: se notan los kilos

El excesivo peso le resta mucha agilidad al Golf GTE.
El excesivo peso le resta mucha agilidad al Golf GTE.
Ampliar

Aunque las aceleraciones y, sobre todo, las recuperaciones que proporciona el sistema híbrido del Golf GTE son realmente sorprendentes y este modelo tiene las siglas GT en su nombre, con un peso en orden de marcha de 1.700 kg en un coche de estas dimensiones no podemos pretender un comportamiento de verdadero GTi.

En ciudad es una delicia moverse en modo eléctrico y es un coche tan fácil de conducir para cualquiera que llega a ser adictivo. El peso extra de las baterías se nota a la hora de pasar por badenes y bandas reductoras de velocidad (la sensación es la de ir en un Golf normal con las plazas traseras ocupadas en todo momento).

En autopista y autovía, se nota el peso en las curvas rápidas, aunque el coche mantiene la trayectoria en todo momento y no transmite la menor sensación de inseguridad.

Si salimos por una carretera secundaria, el GTE es una máquina de hacer adelantamientos, con unas recuperaciones sensacionales. En zonas viradas, es de nuevo el peso lo que más nos va a limitar. En el selector del cambio tenemos un modo D (completamente automático) en el que, al levantar el pie del acelerador, el coche no tiene apenas freno motor. Si tiramos un poco más hacia atrás de la palanca, seleccionamos el modo B. Es también es automático, pero, al levantar el pie del acelerador por completo, el sistema genera mucho freno motor y recarga más las baterías. La capacidad de retención es tan potente que incluso se encienden las luces de freno para alertar al tráfico que nos sigue. Si aprendemos a dosificar este modo con el acelerador, es la forma más eficaz energéticamente, ya que recargaremos las baterías en lugar de usar tanto los frenos hidráulicos del coche.

Además de estos modos, desplazando la palanca hacia la derecha, tenemos el modo de accionamiento manual/secuencial de 6 marchas, rápido como en todos los DSG. También podemos emplear las levas tras el volante para esta función.

Precisamente este gran freno motor disponible (siempre que no estén las baterías completamente cargadas), hace que no castiguemos demasiado los discos y pastillas de freno, aunque tengan que contener la inercia que sus más de 1.700 kg de masa generan.

En el circuito de pruebas de A Pastoriza, se confirman las sensaciones iniciales al llevarlo al límite. En la maniobra de esquiva y curvas enlazadas, se nota el peso de las baterías en la parte trasera y el ESP entra en acción antes que en las versiones sin este lastre.

La frenada de emergencia desde 100 km/h es perfectamente estable y en unas distancias correctas. El control de estabilidad tiene un funcionamiento muy bueno, manteniendo las cosas en orden pese a nuestros errores, siempre que no sean muy graves.

En resumen, el Golf GTE te engancha más por su capacidad de aceleración que por su comportamiento en curva, pero, sobre todo, por lo fácil que es de conducir. Me ha resultado especialmente señalable lo inadvertidas que pasan las transiciones del uso de energía, apenas notamos cuándo es el motor de gasolina el que manda o cuándo lo hace el eléctrico.

 

Equipamiento VW Golf GTE: para caprichosos

El equipamiento del Golf GTE es completo, aunque su precio es elevado.
El equipamiento del Golf GTE es completo, aunque su precio es elevado.
Ampliar

Teniendo en cuenta que el Golf GTE tiene un precio de partida de más de 40.000 euros y que se posiciona como uno de los modelos topes de gama, el equipamiento de esta unidad es muy completo: llantas de aleación, faros bi-xenón adaptativos, pintura metalizada, techo solar, tapicería de cuero, sistema multimedia con navegador, manos libres, pantalla táctil de 7 pulgadas, asistente de pérdida de carril, control de crucero adaptativo, luces traseras LED… prácticamente de todo.

Es destacable el excelente funcionamiento de los faros adaptativos. Básicamente van siempre con las luces largas encendidas y una pantalla va creando una sombra en la zona donde hay coches para no deslumbrarlos. A veces se despista un poco y confunde el reflejo de algunas señales con las luces traseras de un coche y crea una sombra innecesaria, pero en general proporcionan una luz excelente en todo momento y no suele cometer errores y deslumbrar al tráfico contrario.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbags laterales conductor y acompañante
  • Anclaje para dos sillas para niños en asientos posteriores de acuerdo con la norma ISOFIX
  • Programa electrónico de estabilidad ESC que incluye ABS, EDS y ASR
  • Sistema proactivo de seguridad de los ocupantes Pre-Crash
  • Luces diurnas con tecnología LED
  • Airbags de cabeza para el conductor y el acompañante y las plazas traseras
  • Detector de fatiga
  • Inmovilizador electrónico
  • Airbag conductor y acompañante, con desactivación del airbag del acompañante
  • 3 apoyacabezas en asientos traseros optimizados en seguridad
  • 2 anclajes ISOFIX para sillas de niños en plazas exteriores traseras
  • Park Pilot delantero y trasero
  • Faros principales LED
  • Alarma antirrobo y protección anti remolque
  • Avisador de presión de neumáticos

Equipamiento Opcional

  • 320 €Airbags laterales traseros
  • 670 €Asistente de mantenimiento de carril Lane Assist
  • 350 €Detector de angulo muerto con Exit Assist
  • 680 €Llantas aleación 18´´ Marseille
  • 140 €Asistente para luz de carretera Light Assist
  • 250 €Cámara para marcha atrás Rear Assist
  • 170.01 €Asistente de aparcamiento Park Assist

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Luneta trasera calefactable
  • Asiento trasero partido 1/3-2/3
  • Espejos retrovisores exteriores plegables eléctricamente
  • Tempomat
  • Climatronic bi-zona con regulación temperatura independiente para conductor y acompañante
  • Diferencial frontal XDS para limitar el subviraje en curva
  • Pomo de cambio de marchas y empuñadura de freno de mano en cuero
  • Selección de perfiles de conducción
  • Kit antipinchazos
  • Cristales y luneta traseros tintados (65%)
  • Asientos deportivos GTE delanteros regulables en altura, ajuste lumbar
  • Apoyabrazos central delantero y trasero
  • Cierre centralizado con control remoto
  • Dirección asistida electromecánica, autorregulada en función de la velocidad
  • Spoiler trasero
  • Paquete luz y visión
  • Lunas anti-térmicas verdes
  • Toma de 12V en el maletero
  • Espejos abatibles eléctricamente
  • Tapizado de los asientos en tela específica GTE 'CLARK' Azul
  • Llantas aleación 17´´ Rio de Janeiro

Equipamiento Opcional

  • 979.16 €Pintura Blanco Oryx
  • 330 €Asistente de velocidad de crucero (ACC) con Front Assist
  • 460.01 €Paquete invierno
  • 2075 €Asientos con tapicería de cuero 'Vienna'
  • 670 €Llantas aleación 18´´ Serron Llantas 7
  • 500 €Pintura metalizada y efecto perla
  • 995 €Techo panorámico
  • 815 €Suspensión adaptativa electrónicamente (DCC)
  • 555 €Gancho de remolque
  • 524.99 €Asientos conductor con regulación eléctrica
  • 585 €Llantas aleación 18´´ Nogaro
  • 340 €Sistema de cierre y encendido sin llave Keyless access

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante multifunción tres radios cuero, regulable altura y ajuste longitudinal
  • Sistema de Radio-Navegación Discover Media con función de reproducción MP3 y CD: Pantalla táctil de 5,8' HD a color, Entrada para USB, SD y Aux-In, 8 Altavoces (4x20W) (altavoces delante y detrás), Menús intuitivos con visor en formato JPEG, Datos de Navegación para Europa en tarjeta SD, Preparación de teléfono 'VW Universal Bluetooth', con conexión de teléfono múltiple, Car-Net Guide & Inform Basic (suscripción gratuita a servicios on-line durante 36 meses), Car-Net e-remote durante 12 meses
  • Sistema de Radio-Navegación Discover Media con función de reproducción MP3 y CD: Pantalla táctil de 5,8' HD a color, Entrada para USB, SD y Aux-In, 8 Altavoces (4x20W) (altavoces delante y detrás), Menús intuitivos con visor en formato JPEG, Datos de Navegación para Europa en tarjeta SD, Preparación de teléfono 'VW Universal Bluetooth', con conexión de teléfono múltiple, Car-Net Guide & Inform Basic (suscripción gratuita a servicios on-line durante 36 meses)

Equipamiento Opcional

  • 65 €Conexión Media-In con cable adaptador iPhone/iPod
  • 75 €CarStick USB
  • 370.01 €Sistema Bluetooth Confort
  • 189.99 €Car-Net App Connect
  • 370.01 €Sistema Bluetooth Comfort
  • 450 €Sistema Bluetooth Premium
  • 1625.01 €Paquete GTE

Consumo Más deportivo que eficiente

El GTE tiene una autonomía eléctrica que ronda los 50 km.
El GTE tiene una autonomía eléctrica que ronda los 50 km.
Ampliar

Volkswagen no ha querido hacer con este coche un modelo ultraeficiente. Sus cifras de consumo oficial son un poco engañosas, ya que, si disponemos de 50 km de autonomía teórica (unos 40 km reales), los valores de consumo en ciudad y en carretera son de o l/100 km, mientras que la media ponderada es de 1,6 l/100 km… Misterios matemáticos de la fórmula empleada para homologar los consumos en Europa y que tanto están dando que hablar últimamente.

En ciudad, haciendo un uso exclusivamente eléctrico, no gastaremos gasolina y podremos recorrer algo más de 40 km en este modo. Para ello deberemos haber recargado las baterías a tope, un proceso que lleva unas 4 horas en un enchufe doméstico de 16 amperios (la mitad, si disponemos de un sistema Wallbox de carga rápida). Si decidimos hacer un uso híbrido del coche, en ciudad el consumo de gasolina estará en el entorno de los 4 l/100 km, mientras que, si hemos agotado por completo las baterías, la cifra sube hasta los 7 l/100 km.

En carretera, lo mismo: siempre que no agotemos las baterías, el consumo será de 0 l/100 km, pero lo normal al salir de la ciudad es hacer más de 40 km. En estas condiciones, el consumo de combustible es de 5,7 l/100 km rodando con naturalidad.

Si salimos a autopista, con el control de crucero a 120 km/h, con las baterías cargadas a tope y en un viaje de 600 km, el consumo medio ha sido de 6,5 l/100 km, un valor bueno pero muy lejos de los 1,6 l/100 km anunciados.

Con estas cifras de consumo y un depósito de 50 litros de gasolina, es fácil hacer 1.000 km sin repostar ni electricidad ni gasolina con el Golf GTE.

Rivales

Volkswagen Golf GTE 1.4 TSI

Desde
40.089 €

Híbrido


6 marchas

204

7,6

1,6

37

NISSAN

Desde
0 €


marchas

Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki

Desde
47.199 €

Híbrido


1 marchas

203

11,0

1,9

44

Volkswagen Golf 2.0TDI CR BMT GTD DSG 184

Desde
35.440 €

Diesel


6 marchas

184

7,5

4,5

122

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba