Prueba

Prueba del Volvo XC60 con el nuevo motor D3 2019

65 fotos

Ampliar

18 de abril, 2019

El Volvo XC60 estrena el nuevo motor D3 y hemos decidido someterlo a este examen para ver hasta qué punto puede ser la opción más recomendable de la gama. Después de 2.000 km de ensayos, éstas son nuestras conclusiones.

Volvo ha incorporado la nueva mecánica D3 diésel de 150 CV en la gama del Volvo XC60 y la hemos sometido a prueba para ver si es suficiente para un SUV de este tamaño y la respuesta es contundente hasta el punto de que, para la mayoría, puede ser la mejor alternativa de la gama.

El ejemplar de esta prueba del Volvo XC60 con el nuevo motor D3 cuenta con el nivel de equipamiento más alto, denominado Inscription, que hace que la factura pase de apenas 43.000 a rozar los 50.000 euros (algo más en este ejemplar bastante cargado de extras), una suma por la que obtenemos un coche ya muy bien dotado de serie y que supera a sus rivales en algunos aspectos.

La gran novedad de este Volvo es su motor y las conclusiones son muy positivas: sus prestaciones son más que suficientes para las necesidades reales de un usuario normal, los consumos son correctos y en el interior no es demasiado ruidoso. Eso sí, el cambio manual, aunque de muy buen tacto y desarrollos bien elegidos, es lo que más echaremos de menos de las versiones más potentes.

El Volvo XC60 D3 frente a sus rivales

El auge de los SUV ha hecho que la categoría en la que compite el XC60 (la de los SUV medianos de corte premium) sea una de las más reñidas del mercado actual. Dentro de las marcas premium es obligado recurrir al trío alemán (Audi Q5, Mercedes GLC, BMW X3), a los que supera claramente en calidad de acabados en el interior, así como en confort y ergonomía, con uno de los habitáculos más acogedores del mercado.

También respecto a modelos como el Lexus NX o el Alfa Romeo Stelvio el Volvo tiene un interior más sofisticado y elegante.

En cuanto a su mecánica, el motor de 150 CV está en un buen punto de equilibrio respecto a sus rivales de potencias equivalentes. Su respuesta es agradable y sus prestaciones suficientes. Además, con la caja de cambios manual su respuesta es más inmediata y viva de lo que uno espera.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 9

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Ambiente interior
  • Seguridad

Mejorable

  • Suspensión neumática
  • Dirección poco directa
  • Ruido de la mecánica

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Todo un acierto

El diseño del Volvo XC60 es todo un acierto.

65 fotos

Ampliar

Poco que añadir aquí respecto a lo que ya dijimos en la prueba el XC60 Inscription con el motor D4, ya que estéticamente no hay más diferencias que el color de la pintura.

Los acabados de Volvo son muy buenos y el diseño es todo un acierto, con una combinación muy elegante de líneas en las que rápidamente identificamos un Volvo en detalles como los hombros traseros o los grandes grupos ópticos.

En esta ocasión, el color azul celeste metalizado le sienta muy bien y resulta una combinación muy “náutica” en combinación con el interior en piel clara y la madera también en tonos claros.

Los faros full led adaptativos proporcionan una buena iluminación y, además, también son muy visibles los indicadores de dirección y los grupos ópticos traseros.

Interior: Te sienta como un guante

El interior tiene una presentación impecable y los asientos un confort excelente.

65 fotos

Ampliar

Una vez más el interior de un Volvo nos enamora. Los acabados son buenos, lo mismo que los materiales empleados y, además, el diseño y las texturas de todo lo que vemos crea un entorno de muy acogedor en el que disfrutaremos de cada viaje.

La ergonomía de los asientos es excelente y en ellos se va con un confort envidiable. Es sorprendente que, además, lo logren con unos acolchados que no son muy exagerados, lo cual ayuda a que los respaldos delanteros no roben espacio para las piernas en las plazas traseras, claramente más espaciosas que las de sus rivales de BMW, Audi o Mercedes.

Las plazas delanteras son muy cómodas y todos los mandos están muy a mano y tienen buen tacto. El techo panorámico contribuye a dar una enorme sensación de amplitud.

El maletero tiene una buena capacidad y podemos ampliarla fácilmente con sólo pulsar dos botones para abatir las dos mitades asimétricas de los respaldos traseros. Con este nivel de acabado se dispone de suspensión neumática y, además de las teclas para abatir los respaldos, tenemos otras dos que nos permitirán subir o bajar la altura del coche para facilitar la carga y descarga del maletero.

Motor: No necesitas más

El nuevo motor ofrece unas prestaciones más que suficientes.

65 fotos

Ampliar

El nuevo motor diésel de 4 cilindros y 150 CV es la gran novedad incorporada en este Volvo XC60, en esta ocasión, en combinación con un cambio manual de 6 marchas.

Este motor pertenece a la familia Drive-e de Volvo y su gran baza es el precio, ya que te ahorras unos 3.000 euros respecto a un D4 con el mismo equipamiento y la verdad es que la pérdida en prestaciones es perfectamente asumible y disfrutarás más de ese dinero que de más caballos.

Esta diferencia de precio está más en la caja de cambios manual de 6 marchas frente a la automática de 8 que en el motor en sí. Los desarrollos de esta transmisión están muy bien elegidos para acompañar a esta mecánica que rinde su par máximo de 350 Nm desde apenas 2.000 rpm, con una zona intermedia muy buena.

Este motor sólo se ofrece con tracción delantera y es una buena decisión. La mayoría de los compradores de este tipo de vehículos no necesitan más complicaciones y sí les interesa el reducir los consumos y los costes de mantenimiento.

Lo que sí se puede elegir con esta mecánica y el nivel de equipamiento Inscription es la suspensión neumática con control constante de altura y el Drive Mode con 4 modos de funcionamiento:

  • Eco: en este modo la respuesta del acelerador es mucho más suave y, además, la carrocería baja unos centímetros para mejorar la aerodinámica, a la vez que varía el cuadro de instrumentos para mostrar un económetro en lugar del cuentarrevoluciones.
  • Comfort: aquí la suspensión es más suave y sube un poco para mejorar el confort de los pasajeros.
  • Dynamic: la respuesta del acelerador es más instantánea y la suspensión más firme, aunque sigue predominando claramente el confort.
  • Offroad: la suspensión se eleva unos centímetros y se activan elementos como el control de velocidad de descenso, además de cambiar las reacciones del control de tracción, que buscará mejorar la motricidad fuera del asfalto.

El conjunto es muy equilibrado y el nivel de prestaciones es más que suficiente para los límites de velocidad actuales, no nos defrauda en absoluto.

Comportamiento: Manda el confort

La suspensión neumática es algo errática, pero el confort es muy bueno.

65 fotos

Ampliar

No hay sorpresas en este apartado y el XC60 D3 hace gala de una buena respuesta, como en la prueba del D4 y mucho mejor que en la generación anterior.

La plataforma tiene unas buenas geometrías y sólo hay dos aspectos que se deberían mejorar:

  • La dirección: da tres vueltas de volante entre topes, que no es mucho, pero empieza a ser más de la media actual, que está en 2 o 2,5 vueltas. Esto hace que, por ejemplo, para trazar una rotonda, tengamos que girar algo más de lo habitual el volante. Además, también sería interesante que transmitiese un poco más de información sobre la adherencia de las ruedas.
  • La suspensión neumática: su tarado está claramente enfocado hacia el confort y hace que en carreteras viradas o si avivamos el ritmo resulte un poco errática e incluso incómoda debido a los constantes cabeceos de la carrocería.

Claramente, el Volvo XC60 está diseñado para el gusto asiático y norteamericano, con unos tarados en los que la suavidad prima por delante de cualquier otra consideración.

La potencia del motor D3 es suficiente como para proporcionar unas buenas dosis de aceleración a la hora de incorporarnos a vías rápidas o realizar adelantamientos.

En ciudad es un coche muy agradable  de conducir, precisamente por esta suavidad de la suspensión y de la dirección. Lo más incómodo en este escenario es el cambio manual. El selector tiene un buen tacto y está bien colocado, con recorridos cortos y precisos, pero su accionamiento es algo rudo en medio de un coche en el que todo está tan suave y asistido.

A la hora de viajar también es un coche muy cómodo, siempre que no avivemos demasiado el ritmo o se retuerza el recorrido.

En general es un coche con un rodar muy confortable y una respuesta segura en todo momento, pero si eres de los que valoran el dinamismo, algunos de sus rivales ofrecen una conducción más reactiva y excitante.

 

Equipamiento: Todo lo necesario

El equipamiento del Inscription es muy completo.

65 fotos

Ampliar

Esta unidad es un tope de gama con el nivel Inscription y extras como el equipo de sonido de alta fidelidad (que es una delicia para los sentidos) Bowers & Wilkins, el techo panorámico, la pintura metalizada, etc.

Sorprenden algunos detalles como el reglaje eléctrico de los asientos. Mientras que el del conductor es totalmente eléctrico, en el del pasajero se mezclan reglajes eléctricos y manuales, lo cual desconcierta un poco y queda algo “rácano”.

En materia de sistemas multimedia y de conectividad tenemos un interfaz muy bueno gracias a la pantalla de grandes dimensiones en formato vertical y con unos menús muy sencillos de manejar. Sin embargo, se empiezan a notar los años en materia de apps y de manejo por voz, donde sus rivales, especialmente los alemanes, han pisado el acelerador.

Donde no hay queja posible es en materia de sistemas de seguridad y asistentes avanzados a la conducción, donde este XC60 va dotado con un buen arsenal al equipar: control de crucero adaptativo, asistente de mantenimiento en el carril, sensores de ángulo muerto, asistente de aparcamiento con cámaras periféricas, asistente de conducción en atascos, posibilidad de que el control de crucero adapte su velocidad memorizada a la de las señales de tráfico, etc.

Consumo: Dentro de lo esperado

Los consumos son correctos para un coche de este peso.

65 fotos

Ampliar

Aunque el depósito de combustible es de los más pequeños de la categoría (sólo 55 litros cuando sus rivales están entre 60 y 65 litros), el Volvo XC60 D3 logra una autonomía cercana a los 800 km gracias a unos consumos bastante ajustados, aunque superiores a los homologados.

En ciudad Volvo declara un consumo medio de sólo 6 l/100 km cuando el real ha sido de 7,2 l/100 km y es que, aunque el Start & Stop es eficaz a la hora de apagar y encender el motor en cada parada, es un coche pesado y hace falta bastante energía cada vez que queremos ponerlo en movimiento.

En carretera el consumo homologado es también muy bajo, sólo 4,4 l/100 km, una cifra que se puede lograr haciendo un uso exquisito del cambio y sin tráfico, pero lo normal será movernos en el entorno de los 5,5 l/100 km reales en un uso normal.

A la hora de salir a la autopista la aerodinámica pasa factura y los consumos medios a 120 km/h se estabilizan en 6,5 l/100 km, una buena cifra para un coche de este porte.

Rivales: Rivales del Volvo XC60 D3 2019

Vehículo

Volvo XC60 D3 Business Plus

Mazda CX-5 2.2 Skyactiv-D Zenith AWD Aut. 135kW

Bmw X3 sDrive 18dA

Audi Q5 2.0TDI Black line 110Kw

Precio Desde
45.136 €
Desde
40.780 €
Desde
45.850 €
Desde
48.549 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 184 150 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 9,5 9,5 9,7
Consumo Medio (l/100 km) 5,0 5,8 4,9 4,8
Emisiones CO2 (g/km) 131 145 128 127

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Antonio

    Precioso por fuera y por dentro, tenía dudas de si el D3 sería suficiente, pero después de vuestro artículo me voy de cabeza a probarlo.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche