Novedad

Prueba del Volvo V90 D5 Cross Country 2017

58 fotos

Ampliar

03 de agosto, 2017

Tal vez sea uno de los station wagon más bonitos del mercado, porque Volvo se ha convertido en una auténtica especialista en este tipo de carrocerías. Probamos la versión Cross Country del Volvo V90, con un punto SUV que aporta algunas ventajas que no tienen nada que ver con el campo.

Aunque no fue el primer modelo con carrocería tipo station wagon de Volvo, el lanzamiento del Volvo P1800 ES sentó las bases de una fórmula que se ha revelado como un éxito al aunar en un mismo cuerpo estilo y versatilidad. En la actualidad, los modelos V de Volvo tienen rasgos que se inspiran en los del modelo lanzado en 1969, como los marcados hombros en la parte trasera o la parrilla adelantada que les dan un estilo muy particular y elegante, como podemos ver en el Volvo V90 Cross Country que probamos hoy.

Frente al sedán de la prueba del Volvo S90 D4, el modelo probado aquí tiene el motor D5, con más potencia, y esa carrocería tipo station wagon que es muy atractiva y mucho más práctica. Tomando como punto de partida el V90, los Cross Country añaden una mayor altura libre al suelo, unas molduras en los pasos de rueda y paragolpes para darle un aspecto campero, llantas específicas y las molduras de las ventanas laterales en negro satinado en vez de aluminio cepillado, además de la tracción total AWD de Volvo.

Pese a su mayor altura libre y la tracción total, este modelo no pretende en ningún momento ser un todocamino y la principal ventaja de su mayor distancia al suelo será el proporcionar un acceso más cómodo al interior respecto a la versión sin apellido Cross Country y es que el confort es la principal virtud del Volvo V90 Cross Country.

Vídeo prueba del Volvo V90 D5 Cross Country 2017

 

Ver ficha técnica y equipamiento

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche