Prueba

Prueba del Toyota Rav4 híbrido Executive 2WD 2016

47 fotos

Ampliar

21 de julio, 2016

Tras la toma de contacto en su presentación, ahora llega el momento de hacer un examen exhaustivo del nuevo Toyota Rav4 híbrido, concretamente la versión de tracción delantera. Su facilidad de uso y el confort de marcha son sus principales atributos, pero los consumos... no son tan bajos como parecen.

El Toyota Rav4 HSD 2016 no tiene demasiados rivales en el mercado, no hay muchos SUV híbridos por ahora. Tal vez el más importante sea el Mitsubishi Outlander PHEV, que tiene la ventaja de su mayor autonomía en modo eléctrico, más potencia, la tracción total (frente a la versión probada, que es la de tracción delantera) y un interior más espacioso. En contra está su precio, casi 10.000 euros más que los 37.240 euros del modelo de este examen.

Otro los otros dos rivales están en su propia casa: el Lexus NX 300h, que es básicamente el mismo coche pero con traje de etiqueta y las versiones diésel de sí mismo que, para determinados clientes, pueden ser más interesantes que esta versión híbrida, como iremos viendo a lo largo de la prueba.

En este coche Toyota ha hecho una gran labor reduciendo la sonoridad de la mecánica en el interior del coche, uno de los puntos débiles de los modelos híbridos con el sistema transaxle de Toyota (cuyo resultado es similar al de un cambio de variador continuo). De hecho, me ha parecido más silencioso de lo que en su día fue el Lexus NX, al que se le presupone más mimo hacia sus pasajeros.

Precisamente es el confort acústico una de las facetas que más me ha gustado de este Rav4, junto con su facilidad de uso y un interior amplio. En el lado negativo están los consumos en los viajes en carretera, donde no se puede sacar mucho partido de la energía que recuperamos al levantar el pie del acelerador y, por contra, arrastramos el lastre que suponen las baterías, el motor eléctrico, las pérdidas mecánicas del transaxle…

En definitiva, el Toyota Rav4 HSD tiene su público y para ellos es perfecto, pero si pretendes que un coche te enamore por sus consumos, te equivocas, salvo que vayas a usar el coche de forma masiva en la ciudad, donde el sistema híbrido es una gozada por confort, facilidad de uso y consumos.

Nuestra valoración: 6,5

Diseño 6

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 5

Destacable

  • Facilidad de uso
  • Confort interior
  • Baja rumorosidad

Mejorable

  • Consumos en carretera
  • Diseño anodino
  • Pérdidas de tracción

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Toyota Rav4 HSD 2016: mejoras sutiles

Los sutiles cambios estéticos son todo un acierto en el lavado de cara llevado a cabo este año.

47 fotos

Ampliar

La marca japonesa ha puesto al día al RAV4 con un sutil lavado de cara que, para mi gusto, ha sido todo un acierto. Apenas han cambiado los farosgrupos ópticos traseros y paragolpes, pero es suficiente como para que el Rav4 2016 resulte mucho más atractivo estéticamente y, además, mejore algo nuestra seguridad, pues las nuevas luces traseras LED nos hacen mucho más visibles por la noche.

Los cambios efectuados siguen la tendencia marcada en otros modelos como el Avensis o el Auris, con unos trazos más rasgados, sobre todo en el frontal. Con ellos, el Toyota Rav4 parece un coche más actualgana en personalidad.

En el caso de la unidad de pruebas, con el acabado Executive (que incluye las llamativas llantas en color grafito con neumáticos de medidas 235/55-18), el color blanco nacarado, los cristales traseros tintados y las llantas de 18 pulgadas, también oscuras, resulta atractivo.

Si los cambios estéticos han logrado que parezca un coche más moderno, lo que permanece sin cambios sigue siendo positivo: unas puertas de buenas dimensiones y que abren un ángulo generoso que facilita a los pasajeros acceder a su amplio habitáculo, un portón trasero que deja un buen umbral de carga y una altura del suelo al asfalto suficiente como para que necesitemos subir ni bajar al coche para sentarnos, evitar dejar el faldón en los aparcamientos en batería… pero tampoco excesiva como para penalizar demasiado el comportamiento en carretera.

En definitiva, el tema del diseño es muy particular y depende más del ojo que mira que del objeto en sí, pero me gusta que se hayan arriesgado un poco más en sus trazos. Gracias a ello encuentro al Rav4 2016 menos soso que su antecesor y sin perder ninguna de las ventajas que ya poseía.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Toyota Rav4 HSD.

Interior: Toyota Rav4 HSD 2016: más confortable que atractivo

El interior mejora la calidad percibida, pero sigue resultando demasiado sobrio.

47 fotos

Ampliar

Si por fuera los cambios han sido pocos, en el interior son todavía menores, al menos en lo que se ve. Frente al modelo anterior, la única diferencia que he encontrado es el reloj horario digital que iba en la ranura sobre la pantalla del sistema multimedia, absolutamente anacrónica a estas alturas. Simplemente ya no hay un reloj en ella y la hora se presenta en la pantalla táctil, lógico.

Por lo demás sigue siendo el mismo coche, con una postura de conducción cómoda y un diseño en el que predominan las líneas rectas.

Los asientos son muy cómodos y es un modelo en el que es fácil encontrar una buena postura para «tirar millas». Sólo empaña esta situación la ubicación de algunas teclas, como las de la calefacción de los asientos, el modo de funcionamiento (Eco, eléctrico o Sport) o el que activa y desactiva el sistema de alerta de pérdida de carril, completamente fuera del campo de visión del conductor y también del alcance de las manos sin separar la espalda del asiento.

Las plazas traseras son amplias y también cómodas, con la posibilidad de posicionar el respaldo con diferentes inclinaciones. El problema es que si decidimos llevarlos muy verticales para ganar algo de espacio en el maletero, es algo engorroso colocar la cortinilla para tapar lo que llevemos en él, pues entre el borde superior del respaldo y la cortinilla queda bastante espacio y deberemos usar unas extensiones poco prácticas.

El maletero es amplio y de formas regulares, aunque el espacio que ocupan las baterías impide dejar un suelo plano cuando abatimos los respaldos traseros. Con el acabado Executive se incluye el portón trasero eléctrico. Su maniobra es algo lenta y hace algo incómodo esperar a que abra el portón, sobre todo bajo la lluvia.

Lo que más me ha gustado del interior del Rav4 es que, además de cómodo y espacioso, por fin está bien insonorizado y no se oye tanto el motor cuando pisas el acelerador y la mecánica se acelera a régimen de potencia máxima. Sin embargo, su diseño es demasiado sobrio y poco atractivo, con elementos de aspecto muy desfasado como la palanca del selector del cambio o las formas rectas que predominan en el salpicadero.

Motor: Toyota Rav4 HSD 2016: buenas prestaciones

El sistema híbrido ha mejorado en este Rav4.

47 fotos

Ampliar

Esta propulsión híbrida del RAV4 ha sido trasplantada directamente de su hermano de lujo, el Lexus NX 300h. Misma potencia (197 CV), mismo motor de gasolina de ciclo Atkinson… no hay diferencias en ambos.

Toyota ha introducido algunos cambios en la transmisión encaminados a lograr un comportamiento más agradable. El motor ya no se pone a tope de vueltas en cuanto pisamos el acelerador y el sistema transaxle tiene unas transiciones a la hora de variar el desarrollo del cambio más similar a las de una transmisión normal.

Además en modo secuencial se incluyen 6 posiciones que proporcionan más o menos freno motor. Antes sólo teníamos un modo «B», que ponía el máximo freno motor en las bajadas, lo cual aumentaba el ruido en el interior. Ahora hay 6 «falsas relaciones de cambio» que proporcionan la retención que necesitemos según cada situación.

Además de poder elegir entre estas 6 posiciones, el Rav4 HSD cuenta con 4 modos de funcionamiento:

  • Normal: el sistema híbrido trabaja de manera que busca unas reacciones naturales y un buen compromiso entre eficiencia energética y agrado de conducción.
  • Sport: el sistema híbrido hace más sensible el pedal del acelerador y está más predispuesto a gastar la energía eléctrica para proporcionar una mayor aceleración al hundir el pie.
  • EV: es el modo 100% eléctrico. Podremos circular hasta 60 km/h sin encender el motor de combustión, aunque si pisamos el acelerador más allá de cierto punto (por ejemplo en una rampa de un garaje) o si agotamos las baterías (que tienen una autonomía máxima de entre 3 y 7 km), se pondrá en marcha irremediablemente el 4 cilindros.
  • Eco: en este modo el pedal del acelerador es menos sensible y el coche busca la máxima eficiencia energética en todo momento, salvo si pisamos el acelerador a fondo. En este caso notaremos que vencemos una pequeña resistencia extra en el último centímetro de su recorrido y el motor eléctrico nos asiste a modo de Kers, proporcionando algo más de aceleración durante unos segundos (las baterías se agotan rápidamente).

Su uso resulta muy sencillo e intuitivo y esto es, tal vez, lo que más me gusta de los híbridos de Toyota. Son tan fáciles de conducir que al final uno acaba por asumir cómo hay que utilizarlos. Cuando te subes a un Toyota híbrido, poco a poco tus costumbres cambian y él te va llevando a su terreno.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Rav4 HSD.

Comportamiento: Toyota Rav4 HSD 2016: fácil de conducir

En el Rav4 destaca, por encima de todo, la facilidad para conducir.

47 fotos

Ampliar

Los modelos híbridos de Toyota tienen su mayor virtud en su capacidad para transformar nuestra manera de conducir. Da igual que seas un conductor nervioso, sport, tranquilo… al final acabas siendo «hipnotizado» por su manera de responder y terminas conduciendo como a él le gusta ser conducido. Es algo similar a lo que sucede cuando vas caminando con 2 o 3 personas, que inconscientemente todos van dando los pasos al mismo tiempo y siempre avanzan primero el mismo pie.

En el caso del Rav4 de la prueba de hoy sucede de esta manera y tiene esa conducción tan fácil que acaba gustando a muchos conductores y convenciendo a otros que al principio se muestran escépticos. No hay que hacer nada más que pulsar un botón y estar atento al volante, al freno y al acelerador, cualquiera puede hacerlo.

Esta facilidad es especialmente evidente en el tráfico urbano. Además, la postura elevada del Rav4 nos permite una buena visibilidad de lo que sucede por delante de nosotros y nos podremos anticipar ante ciertos imprevistos. Gracias a las cámaras de visión periférica es fácil de aparcar sin rayar las preciosas llantas con los bordillos, aunque no estaría de más que contase con asistente de aparcamiento, cada vez más frecuente en el mercado.

Sus suspensiones son confortables y hacen que no resulte demasiado incómodo pasar por pasos de cebra elevados o bandas reductoras de velocidad, pero no tanto como para que el coche se convierta en una mecedora a la hora de salir a carretera.

Su centro de gravedad, algo más alto que el de una berlina pese a llevar las baterías cerca del suelo, hace que los cambios bruscos de trayectoria (en una esquiva, por ejemplo) no sean tan ágiles como a uno le gustaría, pero el ESP es eficaz poniendo las cosas en su sitio.

Es una lástima que el control de tracción no sea algo más rápido de respuesta. Si pisamos el acelerador con algo de ímpetu para entrar en una rotonda, por ejemplo, la llegada de par del motor eléctrico es tan brusca que es fácil hacer patinar las ruedas delanteras, que son incapaces de transmitir todo esa fuerza al asfalto.

En carreteras viradas es un coche noble, no podemos pedirle ser tan ágil como un compacto o una berlina, pero cumple bien y es seguro.

En autovía, lo más destacable es el silencio con el que nos lleva y, de nuevo, lo fácil que nos hace la vida a bordo.

Los frenos nos detienen en unas distancias correctas y la dirección tiene un buen tacto, tanto por el nivel de asistencia (ni muy duro ni demasiado blando) como por su desmultiplicación, con apenas 3 vueltas entre topes.

En el circuito de pruebas de A Pastoriza salen a relucir las inercias provocadas por sus baterías en la maniobra de esquiva, con una clara tendencia del eje trasero a dar un latigazo, pero que es cortado de raíz por el control de estabilidad. En cuanto a la frenada de emergencia desde 100 km/h, la distancia es correcta, aunque el tacto del freno sigue siendo artificial, un punto débil que tienen todos los híbridos por ahora.

Resumiendo, el Toyota Rav4 híbrido sobresale y enamora por lo fácil que es de conducir. No es el mejor coche para pilotos apasionados, pero sí para la mayoría de los conductores, que, en realidad, lo que buscan es un medio de transporte eficaz que no complique las cosas.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Rav4 HSD.

Equipamiento: Toyota Rav4 HSD 2016: bien dotado

El equipamiento es completo y con numerosos elementos de seguridad.

47 fotos

Ampliar

En el acabado Executive el nivel de equipamiento del Rav4 es muy completo, no podía ser de otra manera tratándose del más alto de la gama. Control de crucero adaptativo (de funcionamiento bastante correcto, por cierto), llantas de aleación en tono grafito, portón trasero eléctrico, visión 360º con 4 cámaras periféricas, pantalla táctil de 7 pulgadas con navegador, equipo de audio firmado por JBL, alerta de ángulo muerto, sistema de frenado de emergencia en ciudad (dentro del pack Toyota Safety Sense)… no falta de nada en este Toyota.

Cierto que la suma asciende hasta acercarse al umbral de los  40.000 euros, pero, si tenemos en cuenta su equipamiento y su tecnología híbrida, el Toyota Rav4 HSD tiene un precio razonable y en línea con sus principales rivales. De hecho, la pregunta que me hago es si de verdad merece la pena pagar 10.000 euros más por un Lexus NX 300h- que es básicamente el mismo coche- simplemente por tener la insignia de Lexus en el capó y un diseño más seductor. Esto ya entra en la vanidad de cada uno, pero la realidad es que el Toyota Rav4 ofrece casi lo mismo por mucho menos.

Dentro de los sistemas que incorpora el Rav4, me ha gustado el rendimiento de sus faros bi-LED, con una luz muy homogénea y un buen alcance con las largas, algo en lo que suelen pinchar los sistemas LED frente a los de xenón.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Rav4 HSD.

Consumo: Toyota Rav4 HSD 2016: tragón en los viajes

Los consumos del Rav4 HSD se resienten en autopista.

47 fotos

Ampliar

Aunque Toyota homologa unos consumos realmente bajos para el Rav4 HSD (5 l/100 km en ciudad, 4,8 l/100 km en carretera y una media de 5 l/100 km), en el uso real hay diferencias considerables respecto a estos valores, salvo en uso urbano, donde sí se puede sacar mucho partido de las ventajas de poder utilizar la energía que, en lugar de convertir en calor (usando los frenos) al llegar a los semáforos o a la retención, hemos transformado en electricidad para ayudarnos a volver a iniciar la marcha o recuperar la velocidad tras haberla reducido.

Durante la prueba, el consumo en ciudad ha sido casi calcado al homologado por Toyota, con una media de 5,1 l/100 km en uso urbano.
En carretera, salvo que tengamos la oportunidad de rodar a vela con mucha frecuencia o la orografía esté un poco de nuestro lado (mejor por la meseta castellana que cruzar la Cornisa Cantábrica o por Galicia), el consumo va a estar siempre por encima de los 5 l/100 km.

En autovía, con el control de crucero a 120 km/h el ordenador de a bordo se queda en 7,5 l/100 km y de ahí no baja ni en el recorrido de ida ni en el de vuelta (pasando de los 600 m a los 0 m sobre el nivel del mar y vuelta), una cifra superior a la que se pueden conseguir con modelos diésel (e incluso alguno de gasolina) y claramente por encima del homologado por Toyota.

Con un depósito de combustible de 56 litros, si no salimos a autopista es fácil poder hacer 1.000 km sin repostar. Sin embargo, nuestro viaje de verano por autovía nos obligará a repostar antes de los 700 km.

Puedes ver todos los datos en la ficha técnica del Toyota Rav4 HSD.

Rivales

Vehículo

Toyota RAV-4 2.5 hybrid 2WD Executive

Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki

Toyota RAV-4 150D Executive 2WD

Hyundai Tucson 1.7CRDI BD Tecno Sky Safe DT 4x2 141

Precio Desde
40.499 €
Desde
47.199 €
Desde
38.699 €
Desde
36.455 €
Combustible Híbrido Híbrido Enchufable Diesel Diesel
Cambio 1 marchas 1 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 197 203 143 141
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,3 11,0 9,6 13,7
Consumo Medio (l/100 km) 5,0 1,9 4,7 4,9
Emisiones CO2 (g/km) 116 44 124 129

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche