Prueba

Examinamos el Toyota Proace City Advance 1.5D 2020: la katana forjada en Vigo

42 fotos

Ampliar

05 de enero, 2021

El Toyota Proace City se fabrica en la factoría de Stellantis de Vigo y ha supuesto un reto en cuanto a los estándares de calidad exigidos por Japón. ¿Realmente hay diferencias con el Citroën Berlingo o el Peugeot Rifter?...

La colaboración entre Toyota y el grupo PSA (actualmente Stellantis tras unirse con Fiat) no es nueva y hace años que comparten desarrollo de vehículos industriales. Lo que sí es nuevo es que lo hagan en el segmento de modelos como el Toyota Proace City Verso de esta prueba, que comparte prácticamente todo con el Citroën Berlingo, Peugeot Rifter/Partner y Opel Combo.

El mercado de los vehículos industriales ligeros ha sido una tabla de salvación para muchas factorías y marcas, entre ellas la planta de PSA de Vigo, que ha capeado muy bien las últimas crisis gracias a que de sus líneas salen modelos que han mantenido muy buenos niveles de ventas mientras que las de turismos se desplomaron. Sin embargo, el desarrollo de este tipo de modelos es poco rentable porque sus volúmenes de ventas no son comparables al de los turismos, de ahí que las marcas se asocien para sacarlos adelante.

Tenía muchas ganas de probar este Toyota Proace City Verso para ver hasta qué punto se puede diferenciar un mismo coche bajo cuatro marcas diferentes y si existen diferencias de calidad entre este de Toyota y sus hermanos franceses y alemán, aunque en realidad todos tienen acento gallego. Durante esta semana con él me he vuelto a dar cuenta de que este tipo de coches son objetivamente los que mejor servicio nos prestan. Es muy útil, versátil y prácticamente con las mismas prestaciones y confort que un compacto equivalente. Eso sí, hay cosas a las que no les he encontrado sentido, como la enorme consola central que hace que en un coche tan espacioso el conductor y el copiloto vayan encajonados.

¿Es mejor el Toyota que el Citroën, el Peugeot o el Opel?

La respuesta es un rotundo no, son absolutamente idénticos. Me consta que en la fábrica de Vigo se realizan controles más exhaustivos en determinadas fases del proceso de montaje de los modelos de Toyota, pero sus proveedores de componentes son los mismos, los operarios son los mismos, la línea de montaje es la misma y las herramientas con las que se montan son las mismas, así que los cuatro modelos son básicamente idénticos en cuanto a calidad, tecnología, etc.

No te pierdas: Vídeo prueba del Citroën Berlingo Feel

Si son iguales, ¿por qué cuatro marcas para el mismo coche?, bueno, pues la respuesta es bastante sencilla aunque complicada a la vez. Por un lado, en vehículos destinados a un uso profesional es vital el servicio postventa y la atención al cliente, de modo que en determinadas zonas puede que haya una red mejor de una marca que de otra y eso nos incline a decidirnos más por uno u otro modelo. Esto es especialmente relevante, por ejemplo, en algunos países como Reino Unido, donde el modelo de Opel Combo (allí comercializado como Vauxhall) tiene más tirón que el de sus hermanos.

Por otro lado está el tema estético. Aunque son idénticos en la vista lateral y trasera, los frontales tienen su identidad propia en cada uno de ellos y, en el caso del Peugeot Rifter, el interior también varía al tener el salpicadero configurado según el diseño i-Cockpit de la marca con su peculiar ergonomía.

Por último, y en realidad casi el principal motivo, está el tema de la «marquitis». No lo neguemos, todos tenemos nuestros prejuicios sobre algunas marcas y puede que el emblema de Toyota guste más a unos y el de Peugeot a otros.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Versatilidad
  • Imagen de marca
  • Aislamiento acústico

Mejorable

  • Consola central exagerada
  • Iluminación
  • Techo interior

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Busca las diferencias

El frontal es lo único que diferencia al modelo japonés.

42 fotos

Ampliar

El diseño es uno de esos apartados en los que hay diferencias entre este Toyota y sus hermanastros, aunque tampoco las diferencias son abismales. Donde más cambios hay es en la parte delantera, con un frontal completamente personalizado por Toyota en el que cambian la calandra, los faros y el paragolpes, además de, obviamente, el logo con las tres elipses.

En la vista lateral las únicas diferencias están en las llantas de aleación exclusivas de este modelo de Toyota. Todo lo demás es idéntico al de los Berlingo/Rifter/Combo, con las practiquísimas dos puertas laterales correderas.

Por último, la parte trasera tampoco tiene diferencias reseñables más allá de los logos de la marca. Todo lo demás es común con sus compañeros de línea de montaje, con los pilotos verticales que dejan un hueco de carga enorme para un europalet y la ventanilla con apertura independiente del resto del portón.

Entre los detalles a destacar está el hecho de tener ventanillas descendentes en las puertas correderas, que no es frecuente.

En definitiva, los cambios estéticos son mínimos aunque están ahí y habrá a quién le atraiga más el diseño de este Toyota que el de los otros modelos, no sólo los que comparten plataforma con él, también con sus rivales. Al final, de lo que se trata es de sacar el máximo aprovechamiento del espacio y la máxima practicidad en un tamaño muy concreto, de modo que las formas y soluciones son muy parecidas en todos.

Interior: Demasiados obstáculos

La consola central es demasiado ancha y deja poco espacio para las piernas de los pasajeros delanteros.

42 fotos

Ampliar

Si por fuera los cambios son mínimos, en el interior todavía hay menos diferencias, ni en el diseño, ni en los materiales ni en los ajustes o calidad. Esta versión Family cuenta con el techo panorámico que personalmente encuentro tan inútil como la exagerada anchura de la consola central, que hace que el conductor y su copiloto vayan con las piernas encajonadas. El techo tiene un plafón de plástico que sólo sirve para recoger suciedad y que no aporta mucha practicidad. Al menos la consola central, aunque exageradamente ancha e incómoda, hace que las plazas traseras gocen de sus propias salidas de aireación y de tomas de corriente independientes.

El salpicadero tiene un montón de huecos donde dejar objetos y grandes guanteras. Los ajustes son correctos, aunque la tapa de la guantera superior del lado derecho queda mal enrasada con el resto del salpicadero.

La postura de conducción es cómoda, aunque para ajustar el retrovisor interior y para alcanzar algunos mandos tendremos que separar la espalda del asiento porque nos quedan lejos. Es una pena que la consola central nos moleste durante todo el camino, al llevar la rodilla permanentemente pegando contra ella.

Las 3 plazas traseras independientes son muy espaciosas y en ellas podremos llevar tres sillas de seguridad infantiles, algo que no pueden decir ni los SUV ni los monovolúmenes de este tamaño. Es la ventaja de que sea un coche tan ancho. Además, las puertas correderas dejan un acceso comodísimo, tanto para los adultos como para coger en brazos a los pequeñines.

El maletero es enorme y completamente cúbico. El poder abrir la luneta de manera independiente facilita las cosas para no tener que abrir siempre un portón que es muy grande y necesita espacio para levantarse.

Si necesitamos más volumen, abatiendo los respaldos independientes de las plazas traseras conseguimos un enorme espacio de carga y aquí vemos otro motivo por el cual criticar la desproporcionada anchura de la consola central: el asiento del pasajero delantero abate el respaldo para poder meter objetos largos, pero en este caso no llega a abatirse por completo porque pega contra la mencionada consola, lo cual resta otro punto en cuanto a practicidad.

Motor: Buen cambio

Esta versión monta el motor 1.5 BlueHDi de 130 CV con cambio automático.

42 fotos

Ampliar

Esta unidad cuenta con el motor 1.5 BlueHDi desarrollado por PSA y que goza de buena fama en cuanto a fiabilidad y resultados. Es un 4 cilindros de 130 CV que ofrece unas buenas prestaciones y consumos. En este caso va asociado a una caja de cambios automática EAT8 fabricada por Aisin, la compañía que más cajas de cambios automáticas hace en el mundo y que es japonesa.

Se trata de un cambio de convertidor de par con 8 velocidades y su funcionamiento es muy agradable, facilitando mucho la conducción y bajando nuestros niveles de estrés, sobre todo en ciudad.

Si queremos manejarla en modo manual, disponemos de unas levas tras el volante para seleccionar la marcha que necesitemos y, además, hay un modo Eco disponible que hace que el pedal del acelerador sea menos sensible y que la caja de cambios trabaje con desarrollos más largos.

No hay novedades ni demasiadas dudas sobre este grupo propulsor, que ya se emplea desde hace tiempo en los modelos del grupo y que, como decía, no plantea quejas en cuanto a fiabilidad ni funcionamiento. Además, está muy bien aislado acústicamente y apenas se oye en el interior, algo que merece la pena destacar, pues estos coches tan cúbicos suelen ser ruidosos por la enorme caja de resonancia que forman.

Comportamiento: Mejor con otros neumáticos

El viento lateral se nota.

42 fotos

Ampliar

No hay diferencias estéticas destacables, tampoco en el interior, ni mecánicas… así que no me esperaba sorpresas tampoco a la hora de conducirlo, y así ha sido.

Esta versión automática resulta muy cómoda y fácil de conducir, sobre todo si lo usamos mucho por ciudad, donde agradeceremos no tener la pierna izquierda hipermusculada de pisar el embrague mil veces en cada atasco.

La visibilidad es buena por los laterales verticales y la buena superficie acristalada, además de por la ayuda de los grandes retrovisores exteriores. El motor no suena demasiado y el confort dentro es equivalente al de un turismo convencional.

En carreteras secundarias los neumáticos Michelin de la gama Eco son demasiado duros para reducir el rozamiento de rodadura y los consumos. Durante la semana de pruebas no paró de llover en todo momento y además las temperaturas fueron bastante bajas, siempre por debajo de los 10 ºC. En estas condiciones, estos neumáticos ofrecen poco agarre y la conducción es parecida a la de llevar ruedas caducadas con la goma cristalizada.

Pese a ello, las reacciones del coche son bastante nobles y se nota que las limitaciones vienen impuestas por los neumáticos más que por el planteamiento de sus suspensiones.

En autopista echaremos de menos una dirección algo más dura. La que tiene es demasiado asistida y nos resta confianza en curvas rápidas, además de resultar más sensible al viento lateral. No he tenido oportunidad de meterla en circuito para hacer la prueba del alce o la frenada de emergencia, pero en ningún caso he sentido diferencias respecto a las Berlingo y Rifter probadas anteriormente y que superaron los exámenes sin problemas.

En definitiva, es un coche bastante cómodo, prácticamente tanto como una berlina equivalente, pero muchísimo más práctico. Personalmente lo calzaría con neumáticos de todo tiempo en lugar de con estos de bajo coeficiente de fricción, sobre todo si vives en zonas húmedas o frías.

Equipamiento: Un tope de gama

El equipamiento es bastante completo.

42 fotos

Ampliar

Este ejemplar es un tope de gama, equipado con llantas de aleación, el techo panorámico, la caja de cambios automática, el equipo multimedia más completo, etc. Lo cierto es que su dotación es muy completa y dispone de sistemas poco frecuentes en modelos derivados de industriales como puede ser el control de crucero adaptativo con limitador de velocidad.

En materia de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) no hay reproche posible y está a muy buen nivel, con asistente de mantenimiento en el carril, alerta de colisión con frenado de emergencia, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás, alerta de fatiga del conductor… realmente en el apartado de seguridad sólo criticaría la ausencia de faros led o de xenón.

El sistema multimedia es común también con los modelos de PSA. Tiene una pantalla táctil de buen tamaño y menús bastante completos, además de un sonido bastante aceptable. Dispone de Android Auto y Apple Car play, así que la conectividad está garantizada. También cuenta con navegador integrado, de modo que no gastaremos datos de nuestra tarifa móvil.

En definitiva, el equipamiento es como el de una berlina equivalente.

Consumo: Buen compañero

Los consumos son bastante ajustados.

42 fotos

Ampliar

Pese a sus formas tan antiaerodinámicas, el Proace Verso deja unos buenos resultados en el examen de consumos, aunque no cumple las cifras oficiales por poco.

En concreto, el consumo urbano y en carretera homologados por Toyota son: 4,2 l/100 km y 3,8 l/100 km respectivamente. Sin embargo, los consumos reales durante la prueba de este Toyota Proace City Verso han sido:

  • Ciudad: 6 l/100 km.
  • Carretera: 4,4 l/100 km.
  • Autopista: 5,8 k/1oo km.

Son buenos valores para un automóvil de este tipo y con este nivel de prestaciones y, con un depósito de gasóleo de 50 litros, dan para una autonomía que supera los 700 km.

Rivales: Rivales del Toyota Proace City Family 1.5D 2020

Vehículo

Toyota Proace City Family L1 1.5D 5pl. Advance Aut.

Volkswagen Caddy Maxi 1.4 TSI Comfortline DSG 130

Citroen Berlingo PureTech S&S Talla M Shine EAT8 130

Fiat Dobló Panorama 1.6 Multijet Largo Easy 89kW

Precio Desde
38.250 €
Desde
34.103 €
Desde
28.059 €
Desde
29.000 €
Combustible Diésel Gasolina Gasolina Diésel
Cambio 8 marchas 7 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 130 130 130 120
Aceleración 0-100 km/h (s) - - - 12,2
Consumo Medio (l/100 km) 3,9 5,9 5,0 6,1
Emisiones CO2 (g/km) 105 133 129 150

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche