Prueba del Toyota Prius 2016

Prueba del Toyota Prius 2016

Tras la toma de contacto de hace unos meses, ahora llega el momento de examinar a fondo al nuevo Toyota Prius, una evolución que llega a sorprender más por lo que hay bajo su piel que incluso por su aspecto exterior.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Consumos
  • Facilidad de uso
  • Imagen con personalidad

Mejorable

  • Imagen desdoblada del parabrisas
  • Color de la consola central
  • Ubicación de algunas teclas

Tras la toma de contacto con el Toyota Prius 2016, ya nos quedó claro que el nuevo híbrido japonés había dado un giro radical en su cuarta generación. No es que haya habido algún Prius convencional en cada una de sus épocas, pero el de esta era se lleva la palma nada más verlo.

Reconozco que, cuando me lo encontré por primera vez en el Salón de Frankfurt 2015, me dejó un poco perplejo. Sin embargo, tras haberlo podido disfrutar durante una semana y visto entre el resto de coches- que cada vez tienen menos personalidad- acaba teniendo su encanto.

Aunque el tema de gustos y diseños es algo personal, lo que no es discutible es que en esta prueba del Toyota Prius 2016 me ha quedado claro que la marca japonesa ha dado un paso adelante mucho más allá de lo que es un cambio de generación, en realidad ha vuelto a reinventar el híbrido. Si es un acierto o no, el tiempo lo dirá. Desde luego, el Prius tiene el honor de haber sido el primer híbrido con un volumen de ventas aceptable, el primer coche con esta tecnología que ha convencido a sus clientes.

No es un invento nuevo en absoluto el combinar un motor de combustión, uno eléctrico y unas baterías en un coche, el Lohner-Porsche Semper Vivus del año 1900 es una prueba evidente, pero, hasta la llegada del Prius, nunca alcanzaron el éxito de ventas que ha logrado este modelo.

No sólo eso, el Prius ha sido el germen de toda una saga de modelos con esta tecnología que se ha terminado por convertir en la principal seña de identidad de la marca japonesa, que lleva por bandera su sistema híbrido HSD (Hybrid Sinergy Drive).

Ahora que ya han convencido, llega el momento de sorprender, y lo hacen con un diseño muy peculiar y con un enorme salto adelante en cuanto a calidad percibida, ajustes y, sobre todo, aislamiento acústico, uno de los puntos débiles de los híbridos de Toyota.

Te puede gustar o no su nuevo aspecto, pero sin duda es el mejor Prius de todos los tiempos.

Vídeo prueba del Toyota Prius 2016

Diseño Toyota Prius 2016: manga total

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, Vigo
El Toyota Prius ha cambiado por completo.
Ampliar

No hay muchos coches en el mercado que resulten tan chocantes estéticamente como el protagonista de esta prueba. Cierto que ninguna de las generaciones del Toyota Prius ha sido una más entre el resto de siluetas en medio de un atasco, pero con el Toyota Prius presentado en el Salón de Frankfurt 2015 el cambio es todavía más radical.

No hay ninguna perspectiva desde la que este coche no sorprenda. El frontal está repleto de superficies complejas, con unos faros de trazos rectilíneos y ángulos agudos, formas triangulares superpuestas y una “nariz” muy afilada que permite reducir la superficie frontal para mejorar la penetración aerodinámica del nuevo Prius.

En el lateral se aprecia la caída del techo y cómo éste se prolonga hasta la zaga, que se corta abruptamente siguiendo los cánones del ingeniero Wunibald Kamm, quien descubrió que este tipo de diseño reducía los vórtices aerodinámicos que se producían en la parte trasera del coche a alta velocidad.

La parte trasera también es rotunda, con unos grupos ópticos que, especialmente por la noche (puedes verlo en la galería de fotos) no se parecen a nada de lo que hay actualmente en el mercado.

A lo que siguen sin renunciar es a la luneta trasera partida, algo que no favorece la visibilidad hacia atrás (ver foto) y hace un poco inútil el contar con un limpialuneta, ya que va tan tendida que apenas veremos a través de ella, más bien lo haremos a través del cristal que hay bajo el pequeño spoiler que divide ambos cristales.

La caída del techo reduce mucho la altura de la puerta trasera, pero el acceso a estas plazas no se ve muy penalizado, ni tampoco su cota interior, gracias a unas oquedades practicadas en el tapizado interior para que no rocen las cabezas.

Todo este alarde hecho con escuadra y cartabón ha configurado una carrocería con un CX de 0,24 (claramente mejor que el 0,27 de la generación anterior) y con menor superficie frontal.

Las llantas de aleación tienen un diseño ligero y aerodinámico, calzadas con neumáticos 205/45-17, algo grandes para las prestaciones del coche.

Interior Toyota Prius 2016: mejoras evidentes

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, interior
La postura de conducción es correcta.
Ampliar

Si por fuera su estética te sorprende, al abrir la puerta nuestros ojos se van a clavar en una consola central que no es fea en sí misma, pero el color elegido para ella no es el más acertado. Su tono blanco y los dos agujeros redondos (que hacen de posavasos) hacen que la imagen que nos viene a la cabeza sea la de un retrete infantil o de camping.

Un color menos “inodoro” habría mejorado su aspecto, pero tampoco está bien resuelto desde el punto de vista práctico ni ergonómico. Como puedes ver en las fotos, las teclas de los asientos calefactados están puestas en un lugar claramente pensado para que jamás las utilicemos.

En medio de esta gaveta central de color blanco nos encontramos con el puerto de carga por inducción para el teléfono móvil. Funciona bien, pero debemos evitar dejar sobre ella las llaves de casa u otros objetos metálicos. De lo contrario nos abrasaremos las manos igual que si las cogiésemos tras haberlas dejado sobre una cocina de inducción, que funcionan exactamente con el mismo principio. Hay una pegatina enorme y una alerta en el manual de instrucciones (ese gran desconocido) al respecto.

El salpicadero tiene unas formas mucho más agradables que en generaciones anteriores y, además, su diseño se prolonga por los laterales hacia las puertas, dando una sensación de continuidad muy atractiva. La sensación de calidad y mejora en los acabados es mucho mayor en este nuevo Prius, aunque hay algunos detalles que bajan la nota final, como las arrugas que se forman en el respaldo del asiento.

La postura de conducción es fácil de ajustar gracias al reglaje del asiento y de la columna de dirección, pero los asientos no son demasiado cómodos en viajes largos, apareciendo la fatiga con el paso de los kilómetros.

La instrumentación es completa y se lee fácilmente, con un ordenador de a bordo que muestra muchísima información y en el que podemos incluso introducir el precio de la gasolina en cada repostaje para saber cuánto gastamos en combustible y ver estadísticas diarias, semanales o mensuales.

Pese a que la aerodinámica ha condicionado mucho su diseño, el Prius ofrece un espacio amplio para todos sus ocupantes. Los delanteros tienen algo más de privilegio, pero los de la segunda fila no irán mal, con bastante espacio para las piernas y para las cabezas, al menos los dos de las plazas laterales. El de la plaza central tendrá algo menos de altura y tampoco es que la anchura dé para muchas alegrías si van tres adultos atrás.

El maletero tiene unas formas muy cúbicas y una capacidad correcta. Lo que no está bien conseguido es la cortinilla que cubre los objetos que llevemos en él, que carece de guía, por lo que a veces nos cuesta acertar al fijar su extremo en su lugar.

Los asientos traseros se pueden abatir y dejan un suelo casi plano. Bajo la tablilla podremos ocultar la cortinilla en un hueco específico para ella, pero no hay espacio para una rueda de repuesto.

Motor Toyota Prius 2016: a vueltas con Atkinson

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, motor
Así se ve la mecánica sin su tapa.
Ampliar

La tecnología del sistema híbrido del Toyota Prius de cuarta generación se ha revisado por completo. El motor de combustión sigue siendo casi el mismo bloque de 1,8 litros de cilindrada de ciclo Atkinson, pero se ha revisado todo su sistema de admisión y escape y la inyección para mejorar su rendimiento termodinámico, que ahora llega al 40% ( es decir, de cada 10 litros de gasolina, “sólo” perdemos 6 litros por el escape, rozamientos internos y calor) y se convierte en el más eficiente del mundo.

Su potencia es de 98 CV y 142 Nm de par, que se combinan con los 72 CV y 162 Nm de par del motor eléctrico para dar una potencia conjunta máxima de 122 CV. La potencia total no coincide nunca con la suma aritmética en los híbridos, ya que el motor de gasolina y el eléctrico no entregan su potencia máxima en el mismo momento.

Aunque la potencia es menor que en el Prius de la generación precedente (pierde 14 CV), la verdad es que se siente mucho más poderoso. Por un lado, porque se ha aligerado toda la cadena cinemática y ahora hay menos pérdidas en su sistema transaxle, pero también porque el sistema de gestión de energía es más eficiente y hay mejoras como la posibilidad de ir en modo eléctrico hasta 60 km/h (antes sólo hasta 50 km/h), aunque, si pisamos más de la cuenta el acelerador, rápidamente se pondrá en marcha el señor Atkinson.

La verdad es que ahora es mucho más agradable de conducir y sigue siendo tan fácil como siempre, y ése es su verdadero punto fuerte: lo fácil que es de conducir este coche; te sientas, te abrochas el cinturón, pulsas el botón de start y ya estamos listos para iniciar el viaje.

Comportamiento Toyota Prius 2016: más fácil todavía

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, Vigo
El comportamiento del Prius ha mejorado.
Ampliar

El peso de las baterías justo sobre el eje trasero siempre ha condicionado bastante el comportamiento de los Prius, con una trasera algo nerviosa en maniobras de esquiva que solían acabar con un latigazo y el coche intentando hacer un trompo que el ESP debía corregir.

En esta generación del Prius se ha mejorado mucho su comportamiento en carretera. Se sujeta mejor, acelera mejor, frena mejor y, además, lo hace con más confort al reducirse mucho su sonoridad interior.

Debido a la forma en que funciona el sistema transaxle, parecido a un cambio de variador continuo, al pisar el acelerador el motor se pone instantáneamente a régimen de máximo rendimiento y vamos ganando velocidad progresivamente. Antes se oía tanto el motor en el habitáculo que resultaba un poco incómodo. Toyota ha aumentado el grosor del material que absorbe el sonido de la mecánica y ha incorporado cristales dobles laminados en las ventanillas delanteras (y un parabrisas de más grosor). El resultado se nota y se mejora mucho el confort en los viajes por carretera y autovía.

En ciudad, el Prius es un coche que te quita mucho estrés. Es muy fácil de conducir y, al no sentir ningún ruido ni vibración mientras estamos parados, y saber que no estamos gastando ni una gota de combustible aunque tengamos el climatizador encendido al sol, relaja bastante.

El sistema de asistencia de aparcamiento tiene un funcionamiento mejorable. Sigo pensando que los más eficaces son los que monta Ford; tal vez por ser de los pioneros, han sabido evolucionarlos mejor. El mayor problema para movernos por ciudad son unas formas con muchos ángulos ciegos y unos neumáticos de perfil bajo y carcasa bastante dura (Toyo de bajo coeficiente de rodadura) que hacen que la suspensión resulte algo seca al pasar por los pasos de cebra elevados y guardias tumbados, alcantarillas, etc.

En el circuito de pruebas se notan las mejoras introducidas en la suspensión y en el reparto de pesos, ahora es más neutro y con un eje trasero más noble. La maniobra de esquiva a 80 km/h no es demasiado complicada de solucionar y las curvas enlazadas no se atragantan tanto. No es un coche eficaz para una zona virada, pero va mucho mejor que antes.

En la frenada de emergencia las distancias son correctas y con una trayectoria muy estable pese a echar todo el peso hacia delante y dejar la parte trasera muy descargada. Lo que ya no lleva tan bien es el aguante al calor y, tras dos o tres intentos, empieza a dar síntomas de fatiga que, además, no se notan en el pedal, algo típico de los híbridos, que no avisan de que el líquido de frenos está hirviendo hasta que queremos echar el ancla y el coche no para. De todos modos, esto sucede si abusamos de ellos y en una conducción que no casa nada con el estilo de conductores que compra este tipo de coches.

En resumen, el Prius 2016 también ha mejorado mucho en este apartado y supera a su predecesor de manera palpable, con un comportamiento más seguro y unos sistemas de asistencia a la conducción eficientes.

Equipamiento Toyota Prius 2016: completo y ligero

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, Vigo
En ciudad es donde más ventaja tiene el Prius.
Ampliar

Los japoneses suelen ser bastante prácticos a la hora de ofrecer acabados y equipamiento. Nada de listas interminables de opciones, mil tipos de acabados… En el caso del Toyota Prius, lo han llevado al extremo y se ofrece un único nivel de equipamiento y una opción: la tapicería de cuero (que no monta la unidad probada).

El precio del Toyota Prius es de 32.250 euros. Si dividimos su potencia entre lo que cuesta, se convierte en el coche con los caballos más caros del mercado, pero es que este coche no es eso lo que ofrece.

Su equipamiento es completo: climatizador bizona, pintura metalizada, faros y grupos ópticos full LED, asistente de luz de carretera, asientos regulables en altura, equipo de sonido firmando por JBL (de bastante buena calidad de audio, por cierto), navegador, cargador inalámbrico, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás

A todo esto se suma el paquete de sistemas Toyota Safety Sense, que integra varios asistentes de conducción, como el control de crucero adaptativo, la alerta de colisión con sistema de frenado de emergencia (ver vídeo), sistema de reconocimiento de peatones…

Otro elemento tecnológico disponible en el Prius es el Head Up Display. En lugar de ser una versión “barata” con la clásica pantalla que se despliega, es de los que realmente proyectan la información en el parabrisas. El problema es que éste precisa de una película superficial para poder reflejar la información que por la noche es un incordio cuando hay tráfico, ya que desdobla la imagen y vemos una tenue luz “fantasma” por debajo del foco de luz real, lo que acaba cansando bastante la vista en los viajes nocturnos.

Teniendo en cuenta su equipamiento, el precio es correcto. Si además le sumamos ese “intangible” que supone el hecho de llevar un coche que es un icono para los “más verdes” y los amantes de la tecnología, el precio del Prius es acorde con su estatus social.

Consumo Toyota Prius 2016: realmente ahorra

Prueba Toyota Prius 2016, Rubén Fidalgo, Vigo
Formas casi tan complejas como su tecnología.
Ampliar

El Toyota Prius de la nueva generación ha mejorado mucho en este apartado y logra acercarse bastante a los valores declarados por el fabricante: 3,3 l/100 km de media, en ciudad y en carretera.

Hasta ahora nunca había logrado unos consumos reales tan cercanos a los homologados en un modelo híbrido, lo que dice mucho y bueno sobre las mejoras introducidas en el nuevo Toyota Prius.

En ciudad, la cifra obtenida ha sido de 3,5 l/100 km, un valor muy bueno. Tal vez sea el que menos me ha sorprendido porque es el terreno más favorable para este tipo de propulsiones.

El consumo real en carretera a ritmos entre 70 y 100 km/h con algún adelantamiento y una conducción natural ha sido de 4,4 l/100 km, también un valor que me parece muy bueno.

En autopista, a 120 km/h reales (el velocímetro es algo optimista y éste marca 125 km/h) con el control de crucero, el consumo medio es de 5,2 l/100 km, lo que deja claro que el trabajo realizado en el campo de la aerodinámica ha sido realmente bueno.

Con estos consumos, el pequeño depósito de 43 litros de capacidad permite autonomías de más de 700 km sin demasiadas complicaciones.

Rivales Rivales

TOYOTA

Desde
0 €


marchas

Toyota Auris hybrid 140H Business

Desde
23.340 €

Híbrido


1 marchas

136

10,9

4,0

90

Nissan Leaf FLEX Tekna 30 KWh

Desde
31.535 €

Eléctrico


1 marchas

109

0,0

0,0

0

Mazda Mazda3 1.5 Luxury Safety+Cuero Beige+Nav.

Desde
29.290 €

Diesel


6 marchas

105

11,0

3,8

99

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba