Prueba del Toyota Land Cruiser VX 177 CV automático64

Prueba del Toyota Land Cruiser VX 177 CV automático

30 Mayo, 2016, modificada el 2 Junio, 2016 por

El Toyota Land Cruiser es uno de esos automóviles que no enamoran por estética, pero que, en cuanto te demuestra de lo que es capaz, te atrae irresisitiblemente. Su imagen apenas ha cambiado en los últimos años. Aquí tienes la prueba completa.

Nuestra valoración: 6,3 Bastante bueno

5

6

7

7

7

6

Destacable

  • Capacidad 4x4
  • Modelo legendario
  • Robustez mecánica

Mejorable

  • Ruido de la mecánica
  • Comportamiento en carretera
  • Tamaño

El Toyota Land Cruiser ha conseguido sobrevivir a su archienemigo, el Land Rover Defender y se ha quedado prácticamente solo en el mercado, que poco a poco ha ido derivando sus 4×4 hacia vehículos más enfocados al uso en carretera. Tal vez el único modelo que mantiene el planteamiento original de coche rudo para el campo sea el Mercedes Clase G, pero con una gama de motores y un equipamiento poco razonable para su uso fuera del asfalto, por no hablar de su precio, que va desde los 104.550 euros hasta los 314.050 €… un disparate.

Con este panorama, el Land Cruiser está prácticamente solo en el mercado para aquellos que busquen un verdadero todo terreno. De hecho, sus principales rivales en esta materia los deberemos buscar entre los pick up, que sí siguen conservando esa faceta de vehículo campestre.

Su capacidad como 4×4 es espectacular y no ha perdido un ápice a lo largo de su larga vida (la saga Land Cruiser nació en 1951). Lógicamente, cuanto más se especializa uno en algo, menos sabe del resto. El Land Cruiser no tiene rival fuera del asfalto, pero sobre lo negro… no está entre los mejores y su chasis de largueros, su eje rígido trasero y su enorme distancia al suelo pasan factura.

Hace más de 3 años que probamos la versión 60 Aniversario del Land Cruiser y desde entonces el modelo ha sufrido algunos cambios, pero no demasiados. La mayoría de las diferencias son sutiles actualizaciones estéticas y ajustes mecánicos para cumplir con las nuevas normativas, como el sistema AdBlue, una nueva caja de cambios automática, etc. En el caso de la versión de la prueba de hoy, hemos elegido una versión algo menos equipada, con el acabado VX con un precio más interesante. Esto no significa que sea barato. El Land Cruiser es un todo terreno excelente y eso tiene un coste. Su mecánica ha de ser robusta y equipa soluciones que mejoran su eficacia en terrenos difíciles, como las estabilizadoras desconectables, lo cual hace que el precio llegue a los 52.100 euros.

Las mejoras introducidas en el Toyota Land Cruiser en 2015, aunque parezcan sutiles, sí hacen que este modelo legendario sea más interesante, como vamos a ver a continuación.

64
El Land Cruiser apenas ha cambiado en los últimos años.

El Land Cruiser no es uno de esos coches de los que uno se enamora a primera vista. Su aspecto es tosco, con formas casi cúbicas y poco elaboradas. Lo cierto es que sus líneas tienen ya varios años sin cambios serios, salvo en el frontal, donde los nuevos faros recibidos con el último lavado de cara le dan un aspecto algo más moderno al llevar integrados los LED de luz diurna. Pese a ello, su aspecto sigue siendo poco refinado.

La unidad de pruebas está pintada en un color azul metalizado denominado por la marca como Azul Abisal. Es elegante, pero, si vas a usar este coche por el campo, no te lo recomiendo. El polvo de los caminos lo desluce rápidamente y se raya con mucha facilidad.

Tampoco te recomiendo que equipes los estribos opcionales. Sólo sirven para que nos manchemos los pantalones al subir y bajar del coche (puedes verlo en la galería de fotos)  y para quitarle altura libre al suelo, además de añadir peso.

Tanto los faros delanteros como los grupos ópticos traseros han cambiado de forma con la puesta al día del modelo y han ganado en atractivo (según gustos), pero se han vuelto más prominentes y sobresalen más de la carrocería, lo que los deja más expuestos a roturas cuando circulemos por zonas abruptas… o entre columnas.

Las llantas de aleación tienen un diseño atractivo y son muy robustas, un punto importante en un 4×4 como el Land Cruiser. También me han gustado las faldillas que hay en la parte baja de los pasos de rueda, que son de un material plástico muy flexible. Gracias a ello, se deforman cuando los rozamos con un obstáculo en lugar de partirse, recuperando su forma original una vez superado el paso.

Las puertas son grandes y hay unos prácticos asideros en el interior del coche para sujetarnos y tirar de nosotros hacia dentro, pues la altura libre es grande y es un coche al que hay que subirse, más que entrar en él. La que resulta incómoda es la puerta del maletero, que abre lateralmente y, además, lo hace hacia el lado de la acera, se nota que es un coche diseñado en un país con el volante a la derecha. En el caso de la unidad de pruebas, se puede abrir la luneta de forma independiente, lo que nos permitirá meter y sacar algunos bultos sin abrir la portezuela, algo que no podremos hacer muchas veces por falta de espacio, pues necesitaremos más de 1 metro de distancia hacia los obstáculos que tengamos por detrás del coche.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos de este Toyota Land Cruiser.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba