Prueba del Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live 2012

Prueba del Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live 2012

El Toyota Aygo está a punto de ceder el relevo a su sucesor, con un diseño mucho más moderno y mejores soluciones prácticas. Gracias a su ahorradora mecánica 1.0 y su pequeña carrocería, el Aygo de la prueba de hoy mantiene el tipo frente a rivales mucho más modernos.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

6

7

7

6

6

7

Destacable

  • Facilidad para aparcar.
  • Aspecto juvenil.
  • Consumos.

Mejorable

  • Calidad de los plásticos.
  • Postura de conducción.
  • Acabados.

Lo cierto es que es algo injusto someter a prueba a un modelo que está a punto de ceder el relevo como es el caso del Toyota Aygo. Como producto no es malo, pero acusa el paso de los años y, sobre todo, sus rivales más modernos lo superan en casi todos los apartados, especialmente en lo que a calidad percibida y amplitud interior se refiere.

Gracias a su escaso peso y a una mecánica bastante eficiente, este modelo desarrollado por Toyota en colaboración con el grupo PSA (Peugeot y Citroën) tiene unos consumos que pese a su veteranía no están nada mal. Este hecho, unido a una imagen que ha aguantado bien el paso de los años y sus buenas aptitudes para su uso en ciudad hacen que siga siendo un producto interesante, máxime si podemos aprovecharnos de una buena oferta ahora que está a punto de ceder el testigo a su sucesor, el nuevo Toyota Aygo 2014.

Diseño Toyota Aygo 1.0 i-Live: compacto y juvenil

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live, Vigo, Rubén Fidalgo
El Aygo tiene un enfoque eminentemente práctico.
Ampliar

El Toyota Aygo recibió una puesta al día en 2012 en la que se aprovechó para incorporar las luces de marcha diurna, un recurso que empieza a resultar cansino por parte de los fabricantes, que simplemente se limitan a cambiar su forma y ubicación en cada restyling.

Pese a que la imagen del Aygo 2012 apenas difiere de la generación anterior, lo cierto es que su diseño básico tiene cierta gracia y ha aguantado bien el paso de los años, aunque la nueva generación presentada en Ginebra lo deja obsoleto de un plumazo.

El color azul metalizado y las llantas de aleación ponen la guinda a una carrocería que aunque no enamora, sí resulta agradable a la vista. Sus formas cuadradas son inevitables si buscamos un interior mínimamente habitable con unas dimensiones exteriores tan recortadas. Los respaldos traseros están casi pegados a la luneta, que forma una vertical con el parachoques. La ventaja de esta forma es que se puede aparcar en cualquier hueco. Este hecho hace que resulte muy similar a todos sus competidores, pues todos necesitan sacar provecho de cada milímetro de longitud.

El interior es llamativo por la forma de la consola central (aunque estorba bastante) y la instrumentación, que se mueve con la columna de la dirección cuando la regulamos en altura. Los paneles de puerta con las partes metálicas a la vista y en el color de la carrocería dan un toque de color a un habitáculo bastante sobrio en líneas generales.

Motor Toyota Aygo 1.0 i-Live: Desarrollos largos

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live, motor, Rubén Fidalgo
La caja de cambios tiene unos desarrollos demasiado abiertos.
Ampliar

El motor 1.0 de tres cilindros y 68 CV mueve suficientemente bien al Aygo, su poco peso y unos neumáticos muy lógicos para su tamaño y potencia ayudan a ello. Sin embargo, pese a que su rendimiento es suficiente, lo cierto es que su funcionamiento es algo más rudo que en otros tricilíndricos más modernos, contando con unas vibraciones demasiado evidentes cuando estamos parados en un semáforo. Como además llevamos la pantorrilla apoyada en la consola central, aún las notamos más.

Los desarrollos del cambio son, a mi juicio, demasiado abiertos en las 3 primeras marchas. Tenemos una segunda larguísima en la que llegamos a alcanzar los 100 km/h. Esto hace que tengamos que apurar bastante estas marchas si no queremos que al pasar a la siguiente nos quedemos fuera de la zona de par de la mecánica.

Esta distribución de las relaciones de cambio hace que en ciudad apenas podamos utilizar la cuarta y la quinta, y moviéndonos en marchas más bien cortas, lo que penaliza algo los consumos. Probablemente unas relaciones de cambio un poco más cerradas, le irían mejor.

Una vez en marcha el tacto de la mecánica está bien, y si estamos atentos aprovechando las inercias, podemos movernos con mucha agilidad sin consumir apenas combustible.

Comportamiento Toyota Aygo 1.0 i-Live: Fácil de aparcar

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live, Vigo, Rubén Fidalgo
El Aygo es muy fácil de aparcar.
Ampliar

El Aygo es un coche que se ha diseñado para ser funcional en la ciudad, y la verdad es que me ha sorprendido en carretera más que en la urbe. Para lograr cierta eficacia en carretera, el Aygo cuenta con unas suspensiones algo rígidas que lo hacen incómodo y seco al pasar por los inevitables pasos de cebra elevados y bandas reductoras de velocidad.

A cambio de esta pérdida de confort, el Aygo ofrece cierto aplomo en carretera y supera con cierta solvencia la maniobra de esquiva en la pista de pruebas. Los estrechos neumáticos tienen parte de culpa en el buen comportamiento dinámico que he notado, pues no ha parado de llover en toda la jornada de pruebas, y con la pista inundada, contar con unas ruedas estrechas es toda una ventaja.

Pese a sus reacciones nobles, en todo momento uno es consciente de que está viajando a lomos de un “micro”, tiene tacto de coche pequeño y transmite todo de manera bastante más tosca que el Seat Mii, que pese a tratarse de un coche de dimensiones y planteamiento similares, tiene un rodar de más calidad, similar al de un compacto.

Los frenos son los que peor nota sacan en este apartado, con unas distancias de frenado largas y un tacto excesivamente duro. Para colmo de males, el recorrido inicial del pedal no produce apenas frenado, lo cual da una sensación muy poco tranquilizadora. Sin duda es un apartado a mejorar en este modelo.

Donde sí que saca pecho el Aygo es a la hora de maniobrar en espacios reducidos, ya sea para aparcar en la calle o movernos en los angostos parkings de los centros comerciales y comunidades de vecinos. No tenemos sensores de aparcamiento, pero tampoco los necesitaremos, la luneta trasera queda enrasada con el extremo del coche, y sus cuadradas permiten delimitar las 4 esquinas del coche perfectamente.

Equipamiento Toyota Aygo 1.0 i-Live: Suficiente en su especie

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live, Vigo, Rubén Fidalgo
El portón trasero es cómodo.
Ampliar

Aunque no es un prodigio de equipamiento, lo cierto es que no falta nada de lo imprescindible: dirección asistida, control de estabilidad, unos faros decentes, aire acondicionado y manos libres para el teléfono. Además de estos elementos, este Aygo cuenta con el navegador TomTom escamoteable en la parte superior del salpicadero. Su funcionamiento es tan bueno como siempre en esta marca de navegadores, pero su pantalla plegable hace ruido al circular por carreteras “rizadas”. No habría costado mucho poner unos topes de goma para evitar este inconveniente.

Ni sensor de lluvia, ni encendido automático de luces… ni control de velocidad de crucero, algo lógico si tenemos en cuenta que es un coche pensado para la ciudad.

Al igual que el Seat Mii, carece de mandos del elevalunas de la puerta del pasajero en la del conductor, lo que hace incómodo el bajar esa ventanilla, no estaría de más incorporar el doble mando para el conductor.

Tampoco dispone de retrovisores eléctricos, en mi opinión esto es una ventaja, pues en ciudad es fácil romperlos y su coste de sustitución es muy inferior si cuentan con reglaje manual en vez de eléctrico.

En definitiva, no tiene una dotación muy extensa, pero tampoco debemos pedir mucho más en este segmento.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Airbag de cortina
  • Inmovilizador electrónico
  • VSC + TRC
  • Reposacabezas asientos traseros
  • Desactivador airbag acompañante
  • ABS + EBD + BA
  • Airbag frontal conductor y acompañante
  • VSC + TRC Control de estabilidad y tracción

Confort

Equipamiento de Serie

  • Toma de corriente
  • Rueda de recambio normal
  • Dirección asistida eléctrica EPS
  • Alfombrillas de velour
  • Asientos traseros con respaldo abatible
  • Volante regulable altura
  • Luneta térmica trasera
  • Parachoques en el color de la carrocería
  • Tapicería tejido Irazu

Equipamiento Opcional

  • 275 €Pintura bitono
  • 150 €Pintura Rojo Classic
  • 300 €Pintura metalizada

Consumo Toyota Aygo 1.0 i-Live: Casi un mechero

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT i-Live, Vigo, Rubén Fidalgo
El Aygo está a punto de ceder el testigo.
Ampliar

El consumo del Aygo está dentro de lo normal en su categoría. Los estrechos neumáticos, de 155 mm y 14 pulgadas de diámetro, y su carrocería bastante ligera para los estándares actuales contribuyen a ello.

Mientras nos movamos con suavidad por la ciudad, los consumos están entre los 5,3 y los 5,7 l/100 km, bajando hasta los 4,6-5,0 l/100 km si nos movemos por carreteras a ritmos entre 70 y 90 km/h.

Donde más penalizado estará el consumo es en viajes por autovía por dos motivos: la aerodinámica y la escasa potencia de la mecánica. Para conseguir un interior habitable en el menor tamaño, la parte trasera es absolutamente vertical, y las proporciones del coche son muy cúbicas. Estas formas son las que más turbulencias y rebufos generan, por lo que en cuanto superamos los 100 km/h el consumo empieza a dispararse. Mantener los 120 km/h en los puertos exige bajar una o incuso dos marchas, de modo que el consumo final en este tipo de recorridos acaba siendo bastante alto para un coche de este tamaño y peso, con 6,5 l/100 km de media.

Rivales

Toyota Aygo 1.0 VVT-i Live

Desde
9.550 €

Gasolina


5 marchas

68

14,2

4,3

99

Renault Twingo 1.2 Emotion eco2

Desde
11.390 €

Gasolina


5 marchas

75

12,3

5,1

119

Seat Mii 1.0 Ecomotive @Mii 75

Desde
11.638 €

Gasolina


5 marchas

75

13,2

4,2

98

Citroen C1 1.0i Seduction

Desde
11.999 €

Gasolina


5 marchas

68

12,3

4,3

99

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Rubén Fidalgo 7 marzo, 2014

Ahora que acaban de presentar en Ginebra tanto el nuevo Aygo como sus hermanastros, el Peugeot 108 y el Citroën C1, es un poco injusto comparar este modelo al final de su vida comercial con modelos más recientes. Seguro que su sucesor está más igualado, pero el Aygo actual está claramente superado por modelos como el Mii, Citigo, etc.

alvaro 7 marzo, 2014

Bueno, el lado positivo es que a lo mejor los descuentos lo convierten en una opción atractiva

Rubén Fidalgo 7 marzo, 2014

Hola Álvaro, efectivamente, es probable que surjan buenas ofertas para liquidar el stock actual. Un saludo y gracias por tu comentario.

Nicki 10 marzo, 2014

Muy buen prueba. Creo que el coche no esta mal pero la consola central es un defecto demasiado importante en mi caso. No entiendo este erro de conceptual.

Rubén Fidalgo 10 marzo, 2014

Hola Nicki, la verdad es que yo tampoco comprendo a qué viene semejante consola en un coche tan pequeño, habrá que esperar a poder probar el nuevo Aygo para ver si han solucionado este apartado. Me alegro de que te haya gustado la prueba, muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba