Prueba

Prueba del Suzuki Vitara 1.4 GLX de tracción total 2018

53 fotos

Ampliar

22 de enero, 2019

Después de una semana de pruebas, el Suzuki Vitara nos ha dejado claro que se trata de uno de los SUV compactos más recomendables del mercado. Está bien equipado, el motor va de maravilla, es cómodo y estéticamente no está nada mal. Otro buen producto japonés.

Suzuki ha renovado recientemente el Suzuki Vitara y , después de su toma de contacto, ha llegado el momento de someterlo a un examen más profundo para ver en qué ha mejorado y cuáles son sus puntos débiles. Para ello hemos elegido este Suzuki Vitara con el motor 1.4 de 140 CV y el acabado GLX, que se ofrece con el sistema de tracción total inteligente de reparto variable.

Para muchos es una pena que Suzuki haya civilizado tanto el Vitara y sea más SUV que un verdadero 4×4 como en generaciones anteriores, pero el mercado manda y, aunque la marca japonesa ya tiene el S-Cross para cubrir la demanda de los que buscan un crossover, pocos clientes buscan un auténtico todo terreno en el segmento en el que milita el Vitara y la verdad es que, con unos neumáticos apropiados, el Vitara con el sistema de tracción 4WD probado se defiende bastante bien fuera del asfalto, aunque el control automático de velocidad de descenso jamás podrá sustituir a una reductora, mucho más utilizable que sólo para afrontar fuertes descensos.

El motor 1.4 turbo de 140 CV mueve con mucha alegría este ejemplar, del que me esperaba unos consumos más elevados de los que al final he obtenido. Una vez más, un producto de Suzuki me ha convencido y este Vitara se merece el título de “coche honesto”. No tiene grandes defectos, es cómodo y realmente ofrece todo lo que se espera de él.

El Suzuki Vitara frente a sus rivales

No es fácil encajar el Vitara en el mercado actual. Es cierto que nunca han existido más SUV que en la actualidad, pero el Vitara está en un punto de precio/equipamiento y tamaño en el que no es fácil ubicarlo. Los que lo igualan en precio son más pequeños, como el Seat Arona (que tampoco se ofrece con tracción total), y los que son de su tamaño, o bien nos vamos al Dacia Duster (que a priori puede parecernos mucho más barato, pero no es así) o al Fiat 500x en las versiones más básicas o bien renunciamos a la tracción total y nos conformamos con modelos como el Opel Crossland X.

Frente al Dacia Duster, el Vitara no es mucho más caro (de hecho es más barato si tenemos en cuenta su mejor equipamiento y acabado) y ofrece un espacio similar y unas prestaciones mejores. Si lo comparamos con el Fiat 500x con el motor 1.0 lo mismo y frente al Opel Crossland X, el Vitara pierde algo en espacio interior, pero está mejor acabado, equipado y, además, con tracción total.

En definitiva, el Suzuki Vitara es una alternativa muy a tener en cuenta para aquellos que busquen un coche de tracción total muy polivalente y al que le vendrían de perlas unos neumáticos de tipo Crossclimate, Allweather o como lo quieran llamar las diferentes marcas de neumáticos.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Versatilidad
  • Prestaciones

Mejorable

  • Acceso a plazas traseras
  • Falsas alarmas cruise control
  • Iconos sistema multimedia

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Un aspecto evocador

El nuevo Vitara es llamativo y está bien acabado.

53 fotos

Ampliar

Sometido recientemente a un leve lavado de cara, el Suzuki Vitara ha ganado en atractivo con un nuevo frontal en el que cambia prácticamente todo, especialmente la parte del parachoques y el faldón. Ahora se parece menos al Evoque que cuando se presentó, sobre todo esta unidad que está pintada en un único color.

Con unas dimensiones muy contenidas (es poco más largo que un Seat Ibiza, con 4,17 m de longitud), Suzuki ha conseguido que el Vitara se vea como un coche bien proporcionado gracias a un costado repleto de relieves y con unos pasos de rueda muy marcados que le dan un aspecto robusto.

El frontal es muy vertical y sus grandes faros y la gran parrilla cromada de lamas verticales le dan un aire contundente al Vitara, que parece más coche. En cuanto a la iluminación, tenemos led para las luces de marcha diurna y las de cruce, pero las luces largas se siguen confiando a unas lámparas halógenas. Aunque pueda parecer algo desfasado, el resultado es bueno y la conducción nocturna se hace agradable con un buen haz de luz por delante de nosotros.

La vista trasera es algo más anodina. Sorprende la posición de la luz de niebla y marcha atrás ubicadas muy bajas en el faldón trasero, una posición en la que es fácil cubrirlas en parte con las salpicaduras de la nieve o el barro, lo cual reduce su eficacia.

Los acabados son buenos y el Suzuki Vitara deja unas líneas de unión entre los distintos paneles de la carrocería perfectamente simétricas y paralelas, algo que también contribuye a darle ese aspecto de coche robusto y bien fabricado.

Interior: Espacioso y funcional

El interior del Vitara es acogedor y amplio para su tamaño.

53 fotos

Ampliar

Una de las cosas que más llama la atención al abrir las puertas del Vitara es que te encuentras con un interior en el que los materiales y los acabados destacan. Los plásticos del salpicadero tienen buen aspecto, los asientos un tapizado agradable, el volante tapizado en piel tiene buen tacto y está bien cosido… nada desentona.

Las plazas delanteras son muy cómodas gracias a unos buenos asientos y a un espacio generoso. El conductor se encuentra fácilmente con su postura ideal gracias a los reglajes en altura del asiento y en altura y profundidad de la columna de dirección. Además, frente a él se presenta una instrumentación completa y fácil de leer y los mandos están bastante a mano.

Las plazas traseras son algo justitas, pero es que no se pueden hacer milagros en un coche de este tamaño. Pese a ello, tras un conductor de 1,85 m de estatura puede viajar un adulto de idéntica altura sin que sus piernas rocen con el respaldo delantero. Lo que ya no es tan cómodo es entrar y salir de las plazas traseras. La puerta abre un ángulo de casi 90º, pero es demasiado corta y no deja un hueco diáfano para acceder a ellas.

El maletero está bien aprovechado y sus formas son muy regulares, pudiendo ampliar su capacidad abatiendo los respaldos traseros.

En definitiva, el Vitara ofrece un interior bien aprovechado para sus compactas dimensiones, es cómodo, los materiales son buenos y uno se encuentra a gusto en él.

Motor: Con carácter

El motor 1.4 turbo tiene una respuesta ágil y es agradable de utilizar.

53 fotos

Ampliar

El motor de 1,4 litros de cilindrada es una auténtica delicia. Sus 140 CV mueven con mucha agilidad al Vitara, es silencioso, no vibra y, además, gracias a su generoso empuje, resulta muy fácil de conducir, ya que no exige estar demasiado pendiente de la caja de cambios. El truco está, como siempre, en la sobrealimentación mediante un turbocompresor.

La caja de cambios manual de 6 marchas está bien adaptada a esta mecánica. Sus relaciones de cambio son algo abiertas (hay bastante salto de revoluciones entre cada marcha) pero es que el motor puede con ellas al tener un rango de revoluciones muy amplio en el que el par es máximo. Su accionamiento es bueno, con un selector de recorridos correctos y bastante preciso.

La unidad probada cuenta con el sistema de tracción total 4WD. En condiciones normales, este Vitara es un tracción delantera con el eje trasero completamente desacoplado para reducir el consumo. Si se detecta una pérdida de motricidad, entonces envía par al eje trasero.

Junto al selector del cambio tenemos una tecla y una ruleta que nos permiten modificar la respuesta del motor y del sistema de tracción total. Si pulsamos la tecla “Lock”, lo que hacemos es anular el reparto de par variable entre ambos ejes. De este modo se reparte la potencia del motor a partes iguales para cada eje. Al superar la velocidad recomendada se desactiva para evitar riesgos.

Con la ruleta podemos elegir entre un modo eco y un modo sport. Además de variar la sensibilidad del pedal del acelerador, también se modifica el comportamiento de la tracción total, más predispuesta a mandar potencia al eje trasero en el modo sport para mejorar la tracción en las aceleraciones.

El sistema 4WD es rápido de reacciones y se adapta muy bien a las condiciones de adherencia disponibles. Además, también está respaldado por un eficaz sistema de control de tracción, de modo que, aunque no tenemos bloqueos en los diferenciales, podemos salir adelante en algunas situaciones fuera del asfalto aunque alguna rueda se nos quede en el aire o con muy poca adherencia.

El control de la velocidad de descenso también funciona bien y es muy fácil mantener el coche bajo control al afrontar un descenso. En campo nos limitarán más las cotas del Vitara (no tiene mucha altura libre) y sus neumáticos que el sistema de tracción.

Comportamiento: Auténtico polivalente

El Vitara es un coche muy fácil de conducir y de respuesta noble.

53 fotos

Ampliar

Este coche destaca por su facilidad de conducción y lo agradable que es llevarlo. El motor empuja con ganas, la caja de cambios es suave y la dirección tiene un buen grado de asistencia y desmultiplicación. Tampoco está muy sobrecalzado y, como no es demasiado alto, no han tenido que recurrir a estabilizadoras ni suspensiones demasiado rígidas, así que es razonablemente cómodo.

En ciudad uno se siente a gusto porque tiene una buena visibilidad, el motor apenas se escucha ni vibra y no es fácil calarlo. Como es un coche muy compacto te desenvuelves con mucha naturalidad en medio del tráfico y las maniobras de aparcamiento no se le atragantan demasiado.

Aunque se trata de un coche pequeño para los estándares actuales, no se amilana al salir a carretera y también ofrece una conducción agradable y se revela como un buen rutero con el que viajar confortablemente. En zonas de montaña es suficientemente ágil y no tiene malos gestos a la hora de afrontar curvas enlazadas.

En autopista y autovía también rueda con desparpajo y transmite mucha confianza incluso en las curvas rápidas. Las suspensiones mantienen bien el contacto con el asfalto y se recomponen  bien al pasar por juntas de dilatación o cambios de asfalto incluso en pleno apoyo.

Los frenos tienen un buen tacto y han aguantado bien la prueba de la frenada de emergencia en la pista de pruebas. Aunque en estas condiciones el eje trasero tiende a ponerse demasiado de puntillas, no llega a desestabilizarse ni a tratar de zigzaguear.

El control de estabilidad cuenta con un buen chasis como su principal aliado para solucionar los problemas, corrigiendo nuestros errores sin necesidad de actuar con brusquedad, aunque sí es muy sensible y actúa a la mínima, algo que es lo más razonable en un coche que lo que tiene que ser es fácil y seguro por encima de eficaz.

Fuera del asfalto el control de tracción y la tracción de reparto variable funcionan de maravilla. El límite lo marca más su escasa altura libre y el riesgo de romper un faldón o dar con la panza en el suelo que la motricidad del coche.

En definitiva, el Vitara es un verdadero polivalente, agradable y fácil de conducir, compacto para movernos en ciudad, con aplomo y confort suficientes para afrontar un buen viaje y que también nos permitirá hacer alguna que otra excursión campestre.

Equipamiento: Excelente para su precio

Las llantas de aleación en dos colores forman parte del equipo de serie tan completo de esta versión.

53 fotos

Ampliar

La unidad probada es el tope de gama con el acabado GLX y no echaremos nada en falta en él, sobre todo en materia de seguridad activa y asistentes avanzados a la conducción, donde Suzuki ha hecho un gran esfuerzo.

Este Vitara cuenta con sistema de alerta de colisión, sensores de ángulo muerto, asistente de mantenimiento en el carril… elementos que poco a poco se están convirtiendo en un estándar, pero que no son frecuentes en un coche que se queda por debajo de los 25.000 euros y cuenta con tracción total.

Entre los asistentes a la conducción que ofrece está el control de crucero adaptativo. Su funcionamiento es correcto pero algo molesto debido a las falsas alarmas que suele dar su radar delantero. Va montado en el faldón y tiende a detectar a los camiones que circulan en el carril lento en las curvas a izquierdas y dar frenazos al interpretar que están en nuestro carril cuando en realidad están en el de al lado. Por desgracia, es un mal bastante frecuente en este sistema en varios modelos, aunque los de última generación han mejorado mucho.

Tampoco va mal servido en materia multimedia, con buena conectividad con el teléfono móvil y una pantalla táctil que reacciona rápidamente a nuestras demandas, pero que tiene el defecto de que sus iconos y teclas son demasiado pequeños, lo cual dificulta “acertar” con el dedo cuando vamos en marcha.

Climatizador automático, asientos calefactados, cristales tintados… en el apartado de confort tampoco hay lagunas en el equipamiento del Vitara. Realmente ofrece mucho por lo que cuesta.

Consumo: Falta autonomía

Los consumos del Vitara son contenidos pese su aerodinámica y tracción total.

53 fotos

Ampliar

Los consumos de este Suzuki Vitara son buenos para tratarse de un coche con tracción total y una aerodinámica poco refinada debido a su carrocería de estilo SUV. Sin embargo, su pequeño depósito de sólo 47 litros nos limitará bastante la autonomía, que apenas llega a los 600 km.

El consumo homologado en ciudad es de sólo 7 l/100 km, pero el gasto real en ciudad de este Suzuki Vitara 4WD ha sido de 8 l/100 km, una cifra que no es exagerada, pero tampoco de las mejores de la categoría.

En carretera el valor oficial de 5,5 l/100 km es fácilmente alcanzable si no hay tráfico y el trazado es llano. Circulando a ritmos entre 70 y 100 km/h y con tráfico normal apenas llegaremos a los 6 l/100 km.

En autopista, a los máximos legales y con 2 puertos de montaña, el consumo medio ha sido de 6,7 l/100 km, un buen valor para este tipo de coche.

Rivales: Rivales del Suzuki Vitara 1.4 de tracción total 2018

Vehículo

Suzuki Vitara 1.4T GLX 4WD

Dacia Duster 1.6 Prestige 4x4 85kW

Fiat 500X 1.0 Firefly S&S Cross

Opel Crossland X 1.2T S&S Innovation 130

Precio Desde
25.528 €
Desde
17.600 €
Desde
23.350 €
Desde
22.499 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 140 115 120 130
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 11,9 10,9 9,9
Consumo Medio (l/100 km) 6,1 7,0 5,8 5,1
Emisiones CO2 (g/km) 139 158 137 124

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Antonio

    Será potente

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche