Prueba del Subaru WRX STi 201645

Prueba del Subaru WRX STi 2016

25 Octubre, 2016 por

En esta ocasión sometemos a un profundo examen al Subaru WRX STi en su versión más discreta estéticamente, pero igual de efectiva y con las prestaciones que siempre han destacado en este modelo. Así es el Subaru más radical del mercado en la actualidad.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 6

Bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 5

Correcto

Destacable

  • Prestaciones
  • Asientos
  • Ingeniería

Mejorable

  • Fallos de puesta a punto de esta unidad
  • Iluminación
  • Consumos

Tras haber podido probar a fondo el Ford Focus RS la semana anterior, ahora toca sentarse a los mandos del que, tal vez, sea su principal rival, el Subaru WRX STi, aunque por desgracia no se trata de la edición especial denominada STi S207.

Subaru es el fabricante de automóviles más pequeño de mundo (si exceptuamos marcas minoritarias y casi artesanales como Bugatti, Noble, Weissman…) y sobrevive gracias a que ha sabido conservar una identidad diferenciada, además de su sociedad con Toyota, que posee el 20% de sus acciones en la actualidad.

Las características únicas que definen a los productos de la marca de las pléyades son la tracción total, el motor bóxer y unas cualidades dinámicas por encima de la media. Estas características se ven sublimadas en el modelo de la prueba de hoy. Por ello, el Subaru WRX STi puede ser considerado el embajador de la marca nipona.

Las siglas STi son las iniciales de Subaru Tekunika Intānashonaru (Subaru Técnica Internacional en japonés) y suponen una marca en sí misma, al igual que la M que acompaña a algunos modelos de BMW, AMG, RS, etcétera. Se trata del departamento de altas prestaciones del grupo Fuji Heavy Industries al que pertenece Subaru y su buen hacer está más que demostrado por sus éxitos en competición.

No existen muchos modelos en el mercado actual con una eficacia en conducción deportiva como la que ofrece este automóvil. Su sistema de tracción total con diferenciales inteligentes, su motor turbo de 4 cilindros bóxer con 2,5 litros de cilindrada y unas suspensiones con todo tipo de reglajes lo convierten en una máquina excepcional para enfrentarnos al más retorcido de los puertos de montaña.

Por desgracia, la unidad de pruebas no estaba al 100% de sus facultades, con un pequeño fallo en la asistencia hidráulica de la dirección y un eje delantero fuera de cotas. Aun así, el Subaru WRX STi ha demostrado su eficacia. A diferencia de otras ocasiones en las que hemos probado otras unidades de este modelo, esta vez hemos sometido al coche a una exigente prueba con un experimentado piloto de competición y especialista de cine a sus mandos.

Isaac Fernández, además, ha sido el conductor elegido por Subaru España para rodar gymkanas (tanto con el BRZ como con este WRX STi) al estilo de Ken Block. Su precisión y habilidad al volante nos han permitido comparar de manera precisa los distintos modos de trabajo de su sistema de tracción con diferenciales activos.

¿Será más eficaz en modo automático o prefijando la respuesta de su sistema de tracción total? La respuesta me ha dejado impresionado y te la cuento más adelante. Respecto al Ford Focus RS probado la semana anterior, el Subaru me ha parecido menos prestacional pero más emocionante.

El RS es más eficaz y los 50 CV extra son una clara ventaja en cuanto vemos la salida de la curva (el peso es casi el mismo, en el entorno de los 1.600 kg). Sin embargo, el STi tiene un pedalier mejor posicionado, un cambio mucho más preciso, una dirección más rápida y unos frenos con mejor tacto (cuando no desaparecen por efecto del calor, como nos sucedió en esta unidad).

Con el crono en la mano, el RS gana la partida al Subaru, pero el japonés es más gratificante de conducir y tiene menos artificios; en este sentido es un coche mucho más puro y que ofrece mucho más disfrute a su conductor, al que también exigirá más.

Gymkana Subaru WRX STi

Prueba del Subaru WRX STi 2016 245
Las enormes entradas de aire y los faros rasgados son los elementos más llamativos de este Subaru.

La parte más llamativa de esta unidad suele ser la trasera, que debería contar con un espectacular alerón sobre la tapa del maletero. Sin embargo, esta unidad carece de este elemento y, pintada en un discreto color gris metalizado, hace que pase casi inadvertida entre los demás coches.

Sólo los que sepan qué significan las letras STi de Subaru en la parte trasera y se den cuenta de las generosas cuatro salidas de escape (con un sonido al ralentí que enamora) se acercarán a ver si de verdad es un purasangre lo que está aparcado frente a ellos.

El frontal es más llamativo. Las entradas de aire en el paragolpes, la boca para enfriar el intercooler sobre el capó y los pasos de rueda ensanchados para dar cabida a las enormes llantas de 18 pulgadas- con neumáticos 245/40-18- terminan de diferenciar a este modelo del Subaru Levorg en la vista frontal.

En el lateral, lo que más impresiona son las citadas llantas, acabadas en un color grafito oscuro y con las siglas STi en rojo en el tapón del buje. Tras ellas se pueden ver los enormes discos de freno con pinzas de aluminio de 4 pistones. Su frenada es buena, pero esta unidad llegaba fácilmente al fadding (pérdida de eficacia por exceso de temperatura) del líquido de frenos, además, de manera muy brusca.

Los ajustes de las piezas de la carrocería son correctos y el coche hace gala de una excelente rigidez torsional, pero algunos detalles desmerecen, como la calidad de las soldaduras de los marcos de las puertas, con una forma de construcción que ya no se usan en los modelos europeos desde hace 10 años y que puedes ver en la galería fotográfica.

Para el uso diario, no es un coche que resulte problemático. Debido al bajo centro de gravedad que proporciona su mecánica bóxer, no ha sido necesario bajar el coche a ras de suelo para que sea estable. De este modo, no tendremos que temer por el faldón delantero en cada rampa de garaje (tampoco debemos confiarnos…) o al aparcar en batería, como sí sucede con el Focus RS, por ejemplo.

Las puertas son amplias y dejan un acceso cómodo al interior. La verdad es que es un coche muy utilizable a diario por su configuración, aunque un pedal del embrague muy duro y unos consumos urbanos elevados harán que prefiramos no sacarlo demasiado por la ciudad.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba