Prueba

Probamos el Subaru Outback Black Edition de gas GLP

55 fotos

Ampliar

17 de septiembre, 2019

Subaru es una de las pocas marcas que ofrecen la alternativa del gas GLP directamente en el concesionario y con la garantía de fábrica. Este Outback demuestra que es la mejor alternativa para la mayoría de los conductores.

Subaru ha lanzado al mercado un acabado especial para el Subaru Outback denominado Edition Black que se caracteriza por sustituir los elementos y molduras cromadas por unos en negro satinado y unas llamativas llantas oscuras (muy a la moda) que hacen que tenga un aspecto más juvenil y llamativo.

Para esta prueba hemos elegido la versión bi-fuel que puede funcionar con gasolina o GLP y que, a una estética rejuvenecida y un equipamiento diferenciado, añade las ventajas del uso del gas licuado del petróleo como combustible.

Por lo demás, este Outback es idéntico al que te mostramos en esta prueba exhaustiva y que te recomendamos que leas como complemento.

Subaru a GLP: ¿la mejor alternativa?

Gracias a un precio del combustible que es más o menos la mitad que el de un litro de gasóleo o de gasolina, el GLP permite un importante ahorro en el uso diario del vehículo. De este modo, el coste de utilización de este Subaru Outback con un motor de 175 CV y un completo equipamiento es más económico que el de algunos utilitarios y llenar su depósito no llega a los 40 euros.

Mientras lo conducimos no notaremos ninguna diferencia entre un Outback de gasolina y esta versión bifuel, pero sí sonreiremos cuando echemos cuentas a final de mes, además de beneficiarnos de una etiqueta de la DGT más verde que la de la versión que consume sólo gasolina.

Teniendo en cuenta todas estas ventajas, está claro que comprar esta versión bifuel compensa a la mayoría de los conductores, que disfrutarán de un comodísimo y seguro compañero de viajes con este Subaru Outback, que, además ofrece un amplio interior y una enorme versatilidad al ser mejor que la mayoría de los SUV si decidimos aventurarnos fuera del asfalto con él.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 9

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Confort y eficacia a partes iguales
  • Versatilidad
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Motor con poco par
  • Indicador de nivel de combustible
  • Calidad de imagen de la cámara

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Bien maquillado

Esta edición se identifica por el color de las llantas, las molduras y los anagramas y retrovisores.

55 fotos

Ampliar

Subaru le da un aspecto más juvenil y llamativo a Outback en este Edition Black añadiendo una serie de detalles que no le sientan nada mal.

En el frontal nos econtramos con una rejilla del radiador con un entramado diferente acabado en negro satinado y con un fileteado en verde ácido que le quita algo de solemnidad, al igual que el marco oscuro en lugar de cromado.

En la vista lateral lo más llamativo son las llantas acabadas en negro grafito y el logotipo de Outback en el mismo color que la moldura delantera. Los marcos de las ventanillas en negro a juego con las barras del techo y en contraste con el color blanco perlado de la carrocería le dan un aspecto muy llamativo a este Outback.

Para rematar los detalles de este Edition Black, los logotipos del portón también van en negro y se añade el inevitable indicativo de que estamos ante una versión bi-fuel que puede funcionar con gasolina o GLP.

El resultado es muy atractivo y el Outback rejuvenece pero sin perder ni un ápice de esa buena impresión que causa cuando estás a su lado.

Los acabados son buenos y tanto la pintura como los remates en negro satinado o los plásticos y molduras que enmarcan los pasos de rueda y faldones tienen buen aspecto y ajustan perfectamente.

Interior: Amplio y cómodo

El interior del Outback es espacioso y muy confortable.

55 fotos

Ampliar

El color verde ácido que se ha empleado para personalizar el exterior también está presente en el habitáculo, empleado en el hilo de los pespuntes de los asientos, consola central y volante. Junto con la tapicería mixta de tela y piel sintética de los cómodas butacas del Outback son las novedades que nos encontramos en el interior de esta versión.

Por lo demás es el coche que ya conocíamos, con un interior muy espacioso en el que es muy cómodo viajar gracias a la buena ergonomía de los asientos, el confort de las suspensiones y los centímetros que tenemos para las piernas y las cabezas, que permiten viajar a 5 adultos con holgura.

El único indicativo de que estamos en un coche bi-fuel en el interior está en el pulsador que activa el sistema de alimentación de GLP y que, además de indicarnos si estamos usando el GLP o la gasolina, nos informa sobre el nivel de combustible en el depósito extra que llevamos en el hueco de la rueda de repuesto mediante unos led que se iluminan en azul, pero que no se ven sin que el conductor aparte la vista de la carretera.

Además de un interior muy espacioso para los pasajeros, el Outback sobresale por la versatilidad que proporciona su maletero, con unas formas muy regulares, un volumen considerable y la facilidad para abatir los respaldos y ampliar la capacidad de carga si lo necesitamos.

Motor: Falta par

Esta versión permite ahorrar mucho gracias al precio del combustible.

55 fotos

Ampliar

No hay cambios técnicos en el motor 2.5 de 4 cilindros bóxer de este Subaru respecto al probado el año pasado salvo la instalación por parte de la importadora española (de modo que mantiene su garantía de origen) de un kit de alimentación de gas GLP que lo convierte en bi-fuel.

Este kit añade un depósito de gas licuado del petróleo de 60 litros de capacidad que ocupa el espacio en el que nos encontraríamos con la rueda de repuesto y el inevitable sistema de alimentación de gas al motor. Por lo demás es el Outback que ya conocíamos, con un motor de 175 CV que peca de tener poco par y ser algo remolón en la zona baja y media de revoluciones y una caja de cambios de variador continuo que, pese a su nueva programación, sigue sin tener un tacto muy fino.

Esta caja de cambios se puso al día para mejorar la respuesta y proporcionar un mayor agrado de conducción, pero ni en modo manual, ni sport ni normal va fina del todo. Eso sí, es facilísima de utilizar y la alternativa más cómoda para realizar maniobras en ciudad, sin los tirones de las de doble embrague cuando estamos aparcando.

El sistema de alimentación de GLP está bien realizado y se agradece que la boquilla para repostar (que está tras la misma tapa que la de la gasolina) ya cuente con la boquilla homologada y no sea necesario enroscar ningún adaptador… directamente a la manguera del surtidor.

Es una pena que este motor no tenga un poco más de par que haga más agradable su uso y, además, que permita bajar un poco más los consumos al poder mover unos desarrollos más largos. Lo bueno es que apenas notaremos ninguna diferencia en la potencia o en la respuesta de la mecánica cuando vamos consumiendo GLP o gasolina.

Lo que no me ha gustado mucho es un extraño comportamiento del aforador de gasolina. Al no ser un sistema integrado en fábrica y en el diseño del coche, el aforador de gasolina va bajando de nivel a medida que vamos haciendo kilómetros con el GLP. Hasta que me di cuenta tuve que verificar varias veces si estaba circulando con GLP o con gasolina comprobando el indicador de GLP que va a la izquierda de la columna de dirección, en un lugar poco accesible a la vista, por cierto.

Al apagar el coche y volver a encenderlo, la aguja del aforador de gasolina vuelve a marcar el nivel correcto y esto despista mucho porque te hace dudar de cuál es el nivel real de combustible.

Comportamiento: Fácil, seguro y cómodo

El comportamiento es noble y el confort destaca por encima de la eficacia.

55 fotos

Ampliar

Aquí no hay ninguna diferencia con la prueba realizada sobre el Subaru Outback Executive Plus del año pasado. Es un coche en el que lo principal es la seguridad, la facilidad de conducción y la versatilidad.

Sus suspensiones están pensadas para filtrar bien las irregularidades del asfalto y permitir salidas camperas con el Outback más que para apurar décimas al cronómetro en un tramo de montaña y cumple sobradamente. Es muy cómodo, sus reacciones son seguras en situaciones críticas y, encima, puede permitirse salir del asfalto con más garantías que la inmensa mayoría de SUV del mercado.

La dirección tiene un buen tacto, aunque se echa de menos que sea algo más directa y las 3 vueltas de volante entre topes empiezan a ser muchas comparado con los estándares actuales de apenas 2,5 vueltas.

En ciudad es un coche muy agradable de utilizar gracias a la caja de cambios automática y al confort de suspensiones y acústico. Sólo su tamaño impone ciertas limitaciones a la hora de estacionarlo o de movernos en espacios reducidos.

A la hora de salir a carretera sorprende por lo agradable que es viajar en él. Es silencioso y tanto los asientos como la suspensión hacen que la fatiga tarde varios cientos de kilómetros en hacer mella en nuestro cuerpo y en el de nuestros compañeros de viaje.

En el circuito de pruebas la maniobra de esquiva deja claro que las suspensiones son muy blandas y que tenemos unos tiempos de espera considerables. Al intentar volver a nuestro carril se produce un acusado subviraje que hace que el control de estabilidad frene mucho el coche, pero en todo momento se mantiene la sensación de seguridad durante la maniobra.

La frenada de emergencia también es correcta. Las distancias de detención están dentro de la media en un coche de este tamaño y peso y, además, ha aguantado muy bien las sucesivas intentonas antes de que el calor empezase a alargar demasiado las distancias.

En resumen, este Subaru Outback es un coche muy cómodo, un compañero de viaje ideal y un vehículo familiar perfecto para todos los públicos, tanto los que simplemente quieren llegar a la casa familiar en sus vacaciones como para aquellos que quieren practicar deportes de aventura y llevarse la bici o la tabla de surf a los rincones más inhóspitos.

Equipamiento: Completo para su precio

El Eyesight tiene un buen funcionamiento.

55 fotos

Ampliar

Este Subaru cuenta con un extenso equipamiento de serie que puedes ver en detalle en la ficha técnica adjunta. Sólo peca (algo lógico si tenemos en cuenta los años) en el apartado de conectividad, no porque no sea compatible con un smartphone, sino porque muchos de sus rivales ya disponen de aplicaciones y sistemas que permiten una mayor interacción con el vehículo, como poder abrir o cerrar las puertas a través del móvil, conocer su ubicación, etc.

En lo que no admite crítica es en el apartado de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) y seguridad, donde el Eyesight sigue estando entre los mejores gracias a sus tres cámaras frontales. Su sistema de alerta de pérdida de carril, la frenada de emergencia, el control de crucero adaptativo o la alerta de colisión son de las más eficaces y con menos falsas alarmas y errores del mercado.

Donde peca un poco es en cuanto a las cámaras periféricas, ya que sólo incorpora una cámara lateral en el retrovisor derecho, pero no en el izquierdo. Además de una asimetría estética, esto hace que no dominemos los 360º que rodean el coche en las maniobras.

Climatizador de doble zona, navegador, manos libres, volante multifunción, control de crucero, asistente de luz de carretera, faros direccionales, antinieblas delanteros, alerta de ángulo muerto… este Subaru Outback ofrece mucho por su precio y, además, cierta exclusividad y una calidad de fabricación de primer nivel.

Consumo: El ahorro está en el precio

Los consumos son mejores en costes que en litros.

55 fotos

Ampliar

El consumo en litros de este coche puede llega a asustar, pero debemos tener en cuenta que el precio del combustible es la mitad de lo que imaginamos. Es decir, que podría decirse que habría que dividir por dos el gasto en combustible, siempre que usemos el GLP, claro.

Conviene aclarar que, debido a la forma en que funciona el ordenador de viaje y a que la instalación del sistema de alimentación de gas no se hace en fábrica en Subaru sino por la importadora española, no he podido medir el consumo en cada situación de gas, sino que el gasto de gas lo he calculado haciendo la media ponderada de ciudad, carretera y autopista a 120 km/h.

En ciudad homologa un consumo de gasolina de 9 l/100 km, una cifra muy optimista frente a los 10,7 l/100 km que he registrado durante la prueba.

En carretera el valor oficial de Subaru es de 6,3 l/100 km, un valor muy difícil de conseguir en tráfico real, donde nos moveremos en el entorno de los 7 l/100 km.

En autopista a 120 km/h el consumo medido ha sido de 8 l/100 km, una buena cifra para un coche de este peso y porte.

En cuanto al consumo de gas, la media que entre ciudad, carretera y autovía ha sido de 10 l/100 km,de modo que los 60 litros de capacidad del depósito (que no se puede llenar hasta el tope debido a que se deja siempre un espacio para permitir la expansión y dilatación del GLP) dan para recorrer alrededor de 450 km, a los que se suman los otros 600 km de autonomía del depósito de 60 litros de gasolina.

De este modo, es posible recorrer más de 1.000 km sin repostar con este coche, aunque lo lógico es hacerlo como máximo cada 400 km y usar lo máximo posible el GLP para ahorrar dinero y reducir las emisiones, verdadera razón de ser de estos modelos bi-fuel.

Rivales: Rivales del Subaru Outback GLP 2019

Vehículo

Subaru Outback 2.5i GLP Executive Plus S Black Edition CVT

Volkswagen Passat Alltrack 2.0TDI 4M DSG7 140kW

Skoda Scout 2.0 TSI DSG 4x4

Opel Insignia Country Tourer 1.6 T SHT S&S Aut. 4x4 200

Precio Desde
41.350 €
Desde
47.200 €
Desde
34.730 €
Desde
44.200 €
Combustible Gas Diesel Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 7 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 175 190 190 200
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 8,0 7,8 9,9
Consumo Medio (l/100 km) 7,3 5,2 6,9 6,1
Emisiones CO2 (g/km) 166 137 159 156

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche