Prueba

Prueba del Subaru Outback Executive Plus S 2018

54 fotos

Ampliar

18 de junio, 2018

Aunque lleva algún tiempo en el mercado, el Subaru Outback estrena una nueva versión que hemos querido probar en Autocasion, el Executive Plus S, con un equipamiento más completo y una mejor relación precio/producto. Pese a su veteranía, sigue siendo uno de los modelos más versátiles del mercado.

Subaru es un fabricante pequeño pero eso no significa que no esté muy pendiente de ir introduciendo mejoras en sus diferentes modelos. Hace pocos meses que han actualizado la gama del Subaru Outback con esta nueva versión S del Subaru Outback Executive Plus y hemos decidido someterla a examen para ver si esas mejoras merecen la pena.

Después de una semana de pruebas conviviendo con el Subaru Outback Executive Plus S puedo asegurar que se tarda más en decir su nombre completo que en convencerse de que es una excelente alternativa para quienes busquen un coche realmente práctico. El punto de partida era ya un producto excelente y el Outback nos ha ido seduciendo en cada una de sus generaciones, de modo que incluir un poco más de equipamiento siembre es bien recibido, sobre todo si el precio final no sufre demasiada variación y es que, por los apenas 39.000 euros que cuesta la unidad probada, nadie más ofrece lo que te da este Subaru.

Por qué este Subaru Outback es una buena elección

Aunque hay algunas cosas que podrían resultar más satisfactorias (principalmente los consumos y el par motor para mejorar sus recuperaciones), el Outback resulta una decisión bien elegida. Su carrocería familiar es realmente práctica. Su interior es muy confortable y espacioso, está bien equipado, es realmente fácil de conducir y, por encima de todo, la seguridad que concede en cada viaje lo coloca en los puestos de cabeza del mercado.

Por si estos argumentos no son suficientes, su tracción total y su altura libre al suelo (mayor que la de algunos SUV) hacen que el Outback se convierta en un compañero ideal tanto si necesitamos salir fuera del asfalto por trabajo como por ocio. Ideal para salir de excursión por el campo con la bici de montaña, ir a esquiar e incluso llevar unas tablas de surf, todo ello sin renunciar a una carrocería elegante y con cierto caché.

Nuestra valoración: 6,8

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Versatilidad
  • Seguridad
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Consumos
  • Recuperaciones lentas
  • Diseño sobrio

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Austero como un Subaru

El diseño del Outback no corre riesgos.

54 fotos

Ampliar

Estéticamente hay pocos cambios que señalar en el Executive Plus S frente al modelo precedente. Lo más llamativo son las nuevas llantas de 18 pulgadas acabadas en dos tonos y la nueva coraza delantera combinada con el nuevo paragolpes, que le dan un toque más deportivo al Outback.

Por lo demás, es el Subaru familiar con carrocería elevada y molduras estilo crossover de siempre. Los más observadores verán otras dos diferencias en este modelo: el retrovisor del lado del copiloto tiene una extraña protuberancia y hay una tercera cámara en el parabrisas.

Estas dos diferencias mínimas son cámaras y me sorprende especialmente la del retrovisor. Mientras que sus rivales ofrecen visión en 360º, este Ouback se queda en 240º por un detalle que sólo puedo calificar como pura tacañería: sólo han puesto cámara en el retrovisor del copiloto, el conductor deberá sacar la cabeza por la ventanilla para ver dónde está el bordillo y rezar para que un ciclista no le dé una colleja.

Los acabados son correctos y los materiales dan una buena sensación de calidad. Gracias a su tamaño, las puertas del Outback dejan un cómodo acceso al interior, lo mismo que el portón trasero, que deja un umbral muy bajo y, además, una boca de carga ancha.

Interior: Sin cambios

El diseño acusa el paso de los años, pero sigue siendo cómodo y amplio.

54 fotos

Ampliar

El interior del Outback ya nos había convencido en la anterior prueba del Outback que te recomendamos que leas para ver en ella los detalles que se muestran en el vídeo.

Se trata de un coche ideal para viajar en familia, con un amplio espacio, unos asientos cómodos y un maletero muy práctico. La única diferencia que encontraremos en el habitáculo de esta versión S la tenemos en la pantalla del sistema multimedia, o, mejor dicho, en sus funciones.

El nuevo equipo de infoentretenimiento pierde la función del navegador integrado. Esta decisión la veremos con bastante frecuencia a partir de ahora. En un alarde de ahorro por parte de los fabricantes, prefieren que gastemos la batería y los datos de nuestro móvil. En el fondo tiene sentido, ya que ahora todos llevamos un navegador en el teléfono.

Las plazas traseras cuentan con respaldos regulables en inclinación, lo cual se agradece. Así podemos jugar con varias posiciones de confort o arañar unos centímetros extra al maletero para, por ejemplo, meter una caja grande.

Lo que menos me ha gustado, ya no me convencía antes, es la cortinilla que cubre los objetos que llevemos en el maletero. Tiene una pequeña parte que deberemos colocar para cubrir el hueco si llevamos los respaldos traseros en su posición más vertical. Simplemente va fijada al hacer presión contra el tapizado de los costados sus topes de goma. Se suelta con facilidad, es incómoda de montar y hace ruido cuando se suelta accidentalmente. Hay soluciones mejores.

El maletero en sí es una maravilla, con formas muy cúbicas y una buena capacidad, sobre todo para llevar bultos alargados.

Motor: Falta par

Al motor bóxer le falta más par para mover con alegría el cambio CVT.

54 fotos

Ampliar

El motor de este Subaru Outback es el 4 cilindros bóxer de 2,5 litros de cilindrada y 175 CV de potencia. Esta cifra podría hacernos pensar en unas buenas aceleraciones y recuperaciones, pero la verdad es que decepciona un poco su rendimiento. La culpa la tiene la baja cifra de par para un coche de este tamaño y que, además, está constantemente arrastrando la tracción total permanente.

Aunque su cilindrada es generosa, la falta de sobrealimentación hace que su cifra de par sea modesta, con sólo 235 Nm, más o menos que lo que ofrece el motor 1.0  de un Seat Ibiza. Para colmo, el Ibiza ofrece su par máximo en un rango de revoluciones mayor que el Outback.

Este motor va asociado a una caja de cambios de variador continuo CVT que en Subaru denominan “Lineartronic”. La teoría es maravillosa, ya que gracias a que tiene infinitas relaciones de cambio, la gestión permite llevar el motor en su zona óptima de par en todo momento para mejorar sus prestaciones. El problema es que este motor necesita ir bastante alto de vueltas para ofrecer par, de modo que a la mínima insinuación al pedal del acelerador o repecho en el camino, el Outback se pone a 4.000 vueltas y suben el ruido y los consumos, pero seguimos sin tener unas aceleraciones convincentes.

Se ha revisado la gestión del cambio para que “simule” más las reacciones de una caja de cambios tradicional, con saltos entre las marchas. Hablando con honestidad, esto me parece un engañabobos. Resulta que lo mejor de un CVT es que puede trabajar con infinitas relaciones de cambio y lo programo para que imitar a lo peor de una caja de cambios convencional… y encima no lo hago todo lo bien que debería.

Por desgracia, este motor está ya en el límite de su desarrollo y añadirle un turbo hace que se salga de los nuevos límites de emisiones que entrarán en vigor, pero desde luego pide a gritos un sistema que mejore su cifra de par, no sólo en cuanto al tope máximo sino especialmente al rango de revoluciones en el que lo entregue. La gran ventaja de un turbo es que permite que la curva de par sea casi plana y tengamos un motor pletórico en un rango enorme de regímenes.

En cuanto al sistema de tracción total, no hay objeción posible. Es el mejor del mercado, así de claro. Su motricidad es excelente en toda situación.

Comportamiento: Versatilidad Subaru

El Outback es un coche confortable y seguro en todo momento.

54 fotos

Ampliar

El Subaru Outback siempre ha destacado en este apartado y sigue siendo una buena referencia. Su motor colgado por delante del eje delantero y su reparto de pesos hace que sea algo morrón a la hora de entrar en las curvas más cerradas, pero su chasis es reactivo y podemos cambiar esta tendencia natural si jugamos un poco con los pedales y no lo hacemos todo a base de insistir en que nos obedezca con el volante. Esto si nos apetece ir rápido por una zona virada, que se puede, pero donde de verdad destaca este coche es en los viajes, ofreciendo un nivel de confort destacable y, sobre todo, con unas reacciones muy nobles que hacen que resulte un coche muy fácil y seguro de conducir para cualquiera.

En ciudad se agradece la suavidad y facilidad de uso de la caja de cambios CVT, así como el bajísimo nivel sonoro de la mecánica y la absoluta ausencia de vibraciones. El mayor inconveniente en uso urbano viene por su longitud total cercana a los 5 metros, un radio de giro que podría ser más favorable y un consumo elevado.

En carreteras secundarias con curvas enlazadas es donde más notaremos esa tendencia subviradora y una dirección demasiado desmultiplicada para los estándares actuales, con 3 vueltas de volante entre topes cuando la tendencia actual está en 2,5. Estos factores hacen que parezca más torpe de lo que en realidad es, porque gracias a su motricidad y su bajo centro de gravedad, los límites reales están más allá de lo que nos pueda parecer. Lo que menos me ha gustado de su comportamiento en este tipo de carreteras ha sido su lentitud a la hora de recuperar velocidad y las pobres aceleraciones que hacen que las maniobras de adelantamiento se tengan que hacer con mucha precaución.

En vías rápidas resulta un coche muy gratificante. En todo momento se tiene la sensación de que las cosas están bajo control, no hay gestos raros aunque pasemos por badenes o juntas de dilatación en pleno apoyo y trasmite confianza. Todo esto, además, en un entorno muy confortable, con unas suspensiones de tarado más bien blando, pero que no comprometen en absoluto la estabilidad.

En esta ocasión no tuve la oportunidad de meter el coche en el circuito de pruebas, pero tampoco me ha parecido necesario teniendo en cuenta que en su día los resultados fueron realmente buenos (tanto la frenada de emergencia como la esquiva las salvó con unas reacciones mejores que la media del segmento). Esta versión no ha introducido cambios estructurales ni nada que pueda comprometer su comportamiento al límite y tampoco he notado nada extraño en los casi 2.000 km de ensayo.

Equipamiento: Mejorado con la S

Cámaras del sistema Eyesight mejorado.

54 fotos

Ampliar

Éste es el apartado en el que más tiene que aportar el Executive Plus S, sobre todo en materia de seguridad activa y asistentes avanzados a la conducción.

Gracias a una tercera cámara en la parte superior del parabrisas, el sistema Eye Sight mejora sus capacidades y añade nuevas funciones y mejora otras como el asistente de luz de carretera (cambia de largas a cruce y viceversa de forma automática) o el mantenimiento en el carril.

Climatizador bizona, cámara de marcha atrás, faros adaptativos con luz dinámica de curva, llantas de aleación de 18 pulgadas, cristales tintados, volante multifunción, asientos calefactados con reglaje eléctrico, climatizador bizona, sonido de alta fidelidad firmado por Harman Kardon… no va nada mal dotado de serie.

El sistema multimedia ha perdido el navegador integrado pero ha ganado una mayor conectividad con el teléfono móvil al añadir Apple Car Play y Android auto a la función de Subaru Starlink y Aha.

Si en algo destaca la dotación del Outback Executive Plus S es en el apartado de seguridad. Al sistema Eye Sight (que integra las funciones de control de crucero adaptativo, el sistema de alerta de colisión con frenado de emergencia, detección de peatones…) se suma el sistema de supervisión de tráfico trasero lateral (ideal para salir de las maniobras de estacionamiento en batería marcha atrás sin peligro), la cámara frontal con visión de gran angular o la función VDC que frena las ruedas interiores en las curvas para mandar más par a las exteriores y mejorar la trayectoria reduciendo el subviraje.

En definitiva, el Subaru Outback Executive Plus S tiene una excelente relación precio/producto/equipamiento.

Consumo: Le gusta beber

Los consumos del Outback son elevados.

54 fotos

Ampliar

El peso, la tracción total y la caja de cambios de variador continuo no son los mejores aliados para conseguir unos consumos contenidos, tal y como ha quedado claro en esta prueba.

Frente a los 9 l/100 km declarados por Subaru, el consumo real en ciudad ha sido de 11,5 l/100 km.

También es claramente más elevado el gasto en carretera. Para conseguir los 6,3 l/100 km homologados, deberemos ser sumamente cuidadosos con el acelerador, no haber nada de tráfico y sin pendientes. En condiciones normales, los consumos que veremos en carretera en el Outback están en el entorno de los 7,8 l/100 km.

En autopista, a 120 km/h reales, el consumo registrado ha sido de 8,9 l/100 km.

Con estos consumos y un depósito de 60 litros, la autonomía del Subaru Outback Executive Plus S no llega a los 600 km.

Rivales: Rivales del Subaru Outback Executive Plus S 2018

Vehículo

Subaru Outback 2.5i Executive Plus S CVT

Audi A4 Allroad Q-ultra 2.0TDI unlimited ed. 110kW

Volkswagen Passat Alltrack 2.0TDI 4M DSG7 140kW

Volvo V60 Cross Country D4 Pro AWD Aut.

Precio Desde
38.750 €
Desde
47.824 €
Desde
47.200 €
Desde
48.962 €
Combustible Gasolina Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 175 150 190 190
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 9,1 8,0 8,9
Consumo Medio (l/100 km) 7,3 5,1 5,2 5,7
Emisiones CO2 (g/km) 166 132 137 149

Comparte este artículo:

Comentarios

Juan 28 junio, 2018

Buen coche con pésimo motor y cambio. Una pena que no se hayan dado cuenta en la marca. Si el diesel ( que es mejor que este por cifra de par y consumos) esta sentenciado por las nuevas normativas, en Subaru se estan equivocando con esta versión cvt. No creo que ningún usuario con el perfil comprador de este tipo de coche, lo compre despues de probarlo y de ver lo que gasta en combustible. Me encanta esta marca pero les falta rematar. Una pena

Rubén Fidalgo 28 junio, 2018

Hola Juan, a mí el motor no me parece malo ni el cambio tampoco. Sí que me parece que casan mal uno con otro. Un saludo y gracias por tu comentario.

danipenusi 20 septiembre, 2018

Hola Rubén. Buen artículo. Llevaba tiempo detrás de este coche y reportajes como este: https://www.autocasion.com/actualidad/video/video-prueba-del-subaru-outback-2015-diesel-automatico me convencieron de que era un coche que merecía la pena comprar. Quería un coche con el que pudiera hacer muchos kilómetros, amplio, con tracción total, con aptitudes para circular en nieve y pista y que no fuera un SUV. Después de dos Audi A4 me apetecía un cambio, así que decidí probar con el Subaru. Adquirí la versión con GLP ya que este modelo S ya no vino en diésel. Después de 30.000 km puedo afirmar que estoy muy contento con él. Estoy de acuerdo con lo que comentas en el artículo. Es muy lento en recuperaciones y también en aceleración. Y su peso, la tracción y el cambio no ayudan a contener el consumo. Para compensar eso voy siempre con GLP (el coste por kilómetro me sale igual que con el A4 Quattro 2.0 tdi 170 cv) y en zona de adelantamientos y puertos funciono con gasolina y en modo sport. No es nada espectacular pero ayuda, se le nota con algo más de brío que con el GLP y “apura más las marchas”, subiendo fácilmente a 5.000 o 6.000 revoluciones, cosa que en el modo “I” no permite. Eso sí, las peculiaridades del cambio CVT hacen que apurando adelantamientos o puertos el coche se revolucione bastante y aumente el sonido en exceso teniendo en cuenta que la aceleración no va a la par.

Dicho eso el coche me encanta. Sin tener la calidad de acabados y de ajustes del Audi transmite sensación de calidad. Es comodísimo para hacer viajes largos. Los asientos, la suspensión, el acceso al interior y al maletero, es muy, muy práctico. En ningún momento notas cansancio por muchos kilómetros que recorras. También en ciudad es cómodo, es muy silencioso, se conduce muy suave y el cambio aquí sí que se agradece.

La sensación de conducción es lo que más me gusta del coche. No sé qué tiene pero me gustan mucho las sensaciones que me transmite. A ritmo tranquilo es muy cómodo. Pero también puedes disfrutar con él. Una vez lanzado da gusto cómo coge las curvas. Puede que sea algo “morrón”, como dices, pero eso es una broma en comparación con el Audi. El bajo centro de gravedad se nota y mucho, el morro tira menos del coche y en cuanto aceleras un poco me da la sensación de que el coche apoya más en la rueda trasera exterior, es como si el chasis se torsionara para facilitar el paso por curva, es una sensación que me encanta. En los comentarios del artículo de 2015 me indicabas que la sensación del paso por curva era mejor que la del Audi y estoy de acuerdo. Es cierto que la altura al suelo y las ruedas de 60 no ayudan, pero aún así, creo que no tiene un paso por curva más lento y, desde luego, la sensación es mucho más placentera.

Respecto a la tracción, poco hay que decir, es una de las razones de la compra. Todavía no lo he probado en nieve, pero en pista transmite mucha seguridad. Puedes divertirte y si se descontrola un poco me ha sorprendido la manera en que te permite recuperar el control, no sé si será por la tracción o por los controles. Por otra parte, la altura al suelo es lo suficientemente alta como para hacer un uso offroad no extremo, por supuesto. Además el coche puede torsionarse lo que quieras que no se oyen crujidos por ningún sitio.

En definitiva, creo que es una buena compra y una opción a valorar.

Rubén Fidalgo 20 septiembre, 2018

Hola Dani, me alegro de que nuestra prueba y el vídeo te hayan ayudado a tomar una decisión que a mí también me parece acertada, es un gran coche que mucha gente se está perdiendo por desconocimiento o por la “marquitis” que hay en España.
Muchas gracias por compartir con nosotros tu experiencia como usuario. Disfruta mucho del Outback, es un coche excelente. Un saludo.

Pepe.- Toledo 18 octubre, 2018

Gracias por toda la información sobre el Outback. Creo que he encontrado el coche que busco. Yo tengo un C5 HDI de 160 cv con casi 8 años y 280.000 km, con cambio manual de 6 velocidades. Me podría indicar lo que puedo encontrar de diferencia con el coche que tengo en cuento a comportamiento dinámico, respuesta del motor, confort de marcha ya que el C5 es muy cómodo, etc. Entiendo que el consumo en la principal, el C5 gasta de media 6,5 litro. Mi forma de conducción es bastante tranquila. El mantenimiento es muy diferente al C5? Por último puedo notar mucha diferencia entre el cambio CVT y el manual del C5, ya que uso el freno motor bastante cuando bajo puertos o en carreteras de curvas. Y en los adelantamientos notaré mucho cambio?. Un saludo y muchas gracias.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche