Prueba del Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015

Prueba del Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015

30 abril, 2015

Subaru es una marca fuera de lo común. Algunas de sus soluciones siguen siendo casi de su exclusividad, como el motor bóxer, pero otras de sus rarezas han sido copiadas por diferentes marcas, como el concepto del Outback, una berlina familiar de lo más versátil y con cualidades extraordinarias.

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Amplitud interior.
  • Comportamiento dentro y fuera del asfalto.
  • Ingeniería excelente.

Mejorable

  • Detalles interiores.
  • Cambio lineartronic.
  • Pérdida de personalidad.

Cuando el 1999 se presentó como un “invento revolucionario” el primer Audi A6 Allroad- una berlina con dotes camperas- me imagino a los japoneses de Subaru con los ojos como platos sabiendo que ellos habían lanzado el primer Outback (con idéntico concepto) 6 años antes, en 1994. Desde aquel pionero hasta el de esta prueba del Subaru Outback 2.0 diésel 2015 han pasado 5 generaciones y más de 20 años.

Siempre que tengo la suerte de conducir un Subaru tengo la sensación de estar manejando una máquina diseñada por ingenieros y no por los responsables de marketing, algo que aunque pueda parecer lo más lógico, no suele ser así en el mundo del automóvil. El Outback de la prueba de hoy me reafirma en esta idea y me recuerda a ese amigo al que confiarías tu vida, pero que el día que os conocisteis no te imaginabas que iba a ser así.

La palabra Outback es empleada por los australianos para denominar a zonas que son algo así como lo que aquí llamamos oasis, zonas algo fértiles donde poder vivir, alejados de las ciudades y rodeados por terrenos inhóspitos. Así es este coche, un relicto de civilización allá donde vayas con él.

Gracias al bajo centro de gravedad que permite su motor bóxer, este Subaru puede abusar de sus rivales ofreciendo un nivel de estabilidad prácticamente de berlina pese a que su altura libre al suelo se aproxima a las de un verdadero 4×4. Reunir las cualidades de un vehículo familiar y de un todo terreno no es sencillo y Subaru lo ha bordado. Lástima que el cambio Lineartronic no esté a la altura de la excelencia del resto del coche (como analizaré en profundidad más adelante) pero, en mi opinión, el Subaru Outback es un producto excelente.

Como anécdota, realizando las fotos que puedes ver en la galería se acercó otro “subarista” con un impecable Impreza SW y sus palabras fueron contundentes: “he tenido muchos coches, y ahora no quiero volver a tener uno que no sea un Subaru, ¿me dejas ver el tuyo?” Mientras se lo enseñaba me quedó claro que era un gran aficionado al automóvil y que sabía de lo que hablaba. Por desgracia, esta marca es bastante desconocida en algunos mercados-el nuestro entre ellos- pero en zonas donde realmente hay afición y conocimiento sobre el automóvil, Subaru está entre los candidatos de los compradores.

Vídeo prueba del Subaru Outback Lineartronic diésel

 

Diseño Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: menos personal

Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, Laracha, Rubén Fidalgo
El Subaru Outback tiene un diseño más convencional en esta última generación.
Ampliar

Entiendo que lo mejor que le puede pasar a un fabricante es que su producto se venda “como rosquillas” y para ello tiene que gustar a la mayor variedad de gustos posible. Así han hecho con la nueva generación del Outback, un coche mucho más atractivo para la mayoría, aunque particularmente sigo encontrando que la generación presentada en 2003 es la más bonita.

Puede que no parezca que haya demasiados cambios respecto a la generación precedente, pero un buen amigo tiene uno y se ha molestado en reunirse conmigo para poder compararlos uno junto al otro. Así vistos, las diferencias son mucho más profundas de lo que pueda parecer. Prácticamente, lo único en que se asemejan es en la silueta de los cristales laterales; todo lo demás cambia, algo así como la célebre frase de Tomasi di Lampedusa: “Que todo cambie para que todo siga igual“.

Los faros delanteros me recuerdan demasiado a los de algunos modelos de Opel, incluso la forma de la luz de posición enmarcando el contorno del faro, lo mismo que las ópticas traseras. Eso, y el que hayan perdido las características ventanillas sin marco de los “Subaru de toda la vida” hace que me parezca que el nuevo modelo, pese a ser muy atractivo, resulte algo más convencional y con menos personalidad.

Lo que no admite crítica son los acabados y ajustes de las piezas de la carrocería, como los parachoques, molduras, etc. En ese sentido, sigue teniendo la calidad constructiva que siempre ha caracterizado a los modelos de Fuji Heavy Industries, que sigue prefiriendo los tornillos a las grapas para sujetar las piezas.

Además de un frontal y una trasera completamente diferentes, también varía la altura de la carrocería, algo mayor en el nuevo modelo, haciendo mucho más cómodo entrar y salir de él. En ese sentido, el nuevo Outback resulta un coche familiar realmente práctico.

Interior Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: espacio y confort

Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, interior, Rubén Fidalgo
El Outback es excelente como coche familiar por su espacio, confort y versatilidad.
Ampliar

El Outback sorprende por el enorme espacio que ofrece a sus pasajeros, tanto en las plazas delanteras como traseras, donde incluso la cota de anchura es generosa, algo que no es frecuente. El único “pero” que tendrá que padecer el de la plaza central es el inevitable túnel para la transmisión al eje trasero entorpeciéndole la posición de los pies.

De nuevo te encuentras en un coche que está muy bien hecho y de buena calidad, pero que no termina de entrar por los ojos, con un diseño muy austero en el que la única nota llamativa está en la nueva pantalla táctil del sistema multimedia y el display del ordenador de a bordo, claramente mejores que en la generación anterior.

En general, el Outback tiene un interior moderno y con buenos materiales, aunque personalmente me rechina un poco la moldura de plástico imitando aluminio con unos relieves que recuerdan a los de las pitilleras de plata de hace 60 años.

Las puertas son muy amplias y dejan un cómodo acceso al interior. Como, además, también es un coche alto, resulta muy accesible para las personas mayores y tampoco forzaremos tanto la espalda a la hora de coger en brazos a un crío.

Algo que no está nada bien resuelto es el cinturón de la plaza central trasera, que está anclado en la esquina del lado derecho y pasa rozando el cuello del pasajero de esa plaza. Un coche de este nivel debería tener el cinturón fijado de otra manera.

Entre los detalles prácticos está la posibilidad de regular los respaldos traseros en inclinación, la gran cantidad de huecos en los que dejar cosas y un maletero muy amplio cuyo fondo es completamente plano si abatimos los respaldos traseros, operación que no lleva más de un segundo.

La postura de conducción es muy cómoda y tenemos muy buena visibilidad en todas las direcciones, también por la noche, aunque (como la mayoría de los japoneses) las luces largas siguen siendo halógenas.

Los asientos son confortables, recogen bien el cuerpo y su dureza es perfecta para hacer kilómetros sin que aparezca la fatiga en el cuerpo.

En definitiva, el Outback destaca por un interior confortable, amplio, versátil y de buena calidad, pero, para tratarse de un coche de última hornada, resulta un poco anticuado. Hoy en día los rivales de su categoría llevan luces LED de cortesía en lugar de las de incandescencia con el cristal ahumado, más dignas de un coche de hace 10 años que de una última generación. Este tipo de detalles son los que hacen que, pese a ser un producto excelente, no termine de entrar por los ojos frente a sus rivales.

Motor Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: el diésel más suave

Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, motor, Rubén Fidalgo
El motor diésel bóxer es una joya mecánica.
Ampliar

Subaru ha fabricado ya más de 15 millones de motores bóxer, una rareza que caracteriza a la marca, que, junto con Porsche, es la única que insiste en esta configuración mecánica, que tiene muchas ventajas, pero un gran inconveniente: son muy caros de fabricar, motivo por el cual otros fabricantes han dejado de fabricarlos. Así lo han hecho VW, Alfa Romeo, Lancia, etc.

Hay motores diésel de 4 cilindros y 2 litros de cilindrada mas potentes en el mercado, pero ninguno alcanza la suavidad de funcionamiento de este bóxer de Subaru. Dentro no se nota ni la más leve vibración (ni siquiera en la fase de arranque en frío) y apenas suena una vez ha alcanzado la temperatura.

No entiendo muy bien por qué a los ingenieros japoneses les gusta tanto montar el intercooler del turbo sobre el motor, que es donde más calor se concentra, pero el caso es que es ahí donde lo monta el Outback. En la generación anterior, una joroba con una entrada de aire en el capó forzaba el flujo aerodinámico para aumentar el caudal de aire y refrigerar el intercooler. El problema era que hacía vibrar bastante el capó. En esta generación se elimina esa protuberancia y se canaliza el aire por unas toberas desde la rejilla delantera, como puedes ver en la galería fotográfica y en la vídeo prueba.

La caja de cambios de variador continuo Lineartronic se ha revisado profundamente. Cuenta con 7 relaciones de cambio preconfiguradas, si elegimos usarla en modo manual, y hay una función nueva, denominada “X-Mode“, en la cual mantiene una relación de cambio más corta para mejorar tanto el freno motor como la capacidad de subir rampas fuera del asfalto. Funciona por debajo de 30 km/h.

En la nueva gestión han buscado reducir al mínimo los consumos, lo que ha traído una consecuencia negativa en algunas situaciones. Cada vez que levantas el pie del acelerador, el cambio busca la relación más larga para bajar las revoluciones del motor al mínimo y así reducir el gasto de combustible. La teoría es buena y va de cine en autovía y llaneando, pero, cuando vas bajando un puerto, se acerca una curva cerrada y levantas el pie, el cambio te deja vendido sin apenas freno motor, lo que exige estar atentos y bajar marchas con las levas de manera anticipada para evitar sustos.

Lo mismo sucede a la hora de realizar un adelantamiento. Con 150 CV, tracción total permanente y un peso en orden de marcha de más de 1.600 kg, no podemos esperar unas aceleraciones fulgurantes, pero, si a eso encima le sumamos la lentitud de respuesta del cambio Lineartronic, apaga y vámonos. Es una lástima que Subaru siga sin ofrecer una caja de cambios automática a la altura de la excelencia del resto del coche.

Comportamiento Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: excelente dentro y fuera del asfalto

Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, Laracha, Rubén Fidalgo
Los asistentes de conducción del Outback aún no están a la altura de sus rivales.
Ampliar

Una vez más, un Subaru saca una nota muy buena en este apartado, aunque numéricamente no quede reflejado en nuestra tabla debido a la penalización del cambio Lineartronic, pero, en cuanto a estabilidad y seguridad activa, el Outback es imbatible en su categoría.

La suavidad del motor y la facilidad de uso del cambio automático hacen que circular por ciudad sea comodísimo, con el único inconveniente de encontrar un hueco donde aparcar los casi 5 metros de coche. Los neumáticos con mucho balón (225/65-17) son ideales para no dar bordillazos en las llantas ni notar en los empastes cada bache o tapa de alcantarilla.

En carretera, el Outback sigue destacando por su confort y la seguridad que transmite su excelente tracción total cuando el asfalto no está en las mejores condiciones. No se puede considerar un coche ágil por su peso y tamaño, pero, si avivamos el ritmo, tampoco protesta, incluso resulta divertido.

Si el viaje es por autovía o autopista, lo que más destaca es la total ausencia de ruidos y el confort de marcha. Sólo pararemos a echar combustible, porque por lo demás querremos seguir viajando.

Fuera del asfalto los neumáticos de perfil alto ayudan a ir muy tranquilo por las pistas y el coche tiene una capacidad de tracción sorprendente. Su altura libre al suelo es asombrosa, mayor incluso que en algunos 4×4, pero los ángulos de ataque y salida no son buenos por los enormes voladizos delantero y trasero. De no ser por ellos, el Outback podría dejar en ridículo a algún que otro “cuatrero”.

Aunque es fácil entrar en cruce de puentes debido al trabajo de las estabilizadoras (no deja de ser un coche pensado para rodar a alta velocidad en carretera), el control de tracción funciona de maravilla y nos saca del apuro, basta con tener una rueda apoyada en el suelo.

En el circuito de pruebas es donde más sorprende este coche. Lograr que un modelo con esta altura libre al suelo sea capaz de superar la maniobra de esquiva con una seguridad tan grande y tan lejos del límite de vuelco sólo es posible en un Subaru. La razón está en el bajo centro de gravedad que logra su disposición mecánica.

Los frenos también están a la altura y detienen el coche en unas distancias correctas, aunque se fatigan bastante debido al escaso freno motor que provoca el cambio Lineartronic.

La prueba en vídeo del Subaru Outback 2015


Equipamiento Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: nuevos asistentes a la conducción

Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, La Coruña, Rubén Fidalgo
El equipamiento del Outback incorpora los sistemas más modernos disponibles.
Ampliar

Esta nueva generación del Outback ha dado un importante salto adelante en cuanto a equipamiento. Por fin contamos con un navegador moderno y una pantalla táctil de buen funcionamiento, con un sistema multimedia completo y fácil de manejar. Además, ahora están disponibles sistemas de asistencia a la conducción que ya empiezan a estandarizarse en esta categoría, como el control de crucero adaptativo, la alerta de cambio involuntario de carril o el sistema de frenado de emergencia. Subaru ha querido ir por su propio camino y, en lugar de una única cámara estereoscópica, equipa dos cámaras separadas para provocar la visión en 3D del sistema. La idea es buena pero no está bien conseguida y provoca algunos problemas debido a que las cámaras no están protegidas y se pueden tocar. Aunque hay pegatinas con iconos que nos advierten de que no lo hagamos, también las podremos salpicar cuando limpiemos el cristal por dentro con un spray. En el manual del coche se nos indica que deberemos tapar las cámaras con unos antifaces (ver galería) para evitarlo, pero ¿quién se lee el manual en este país?.

Otro inconveniente provocado por este montaje de las cámaras es que con lluvia o niebla (o si se empaña el cristal) el sistema no funciona correctamente y dejamos de tener disponibles el control de crucero adaptativo, el asistente de frenada y la alerta de cambio de carril. Otros fabricantes añaden un radar o un láser al asistente, de forma que no está tan limitado como éste de Subaru, que mejoraría bastante si simplemente las cámaras fuesen carenadas hasta el cristal para evitar que puedas tocarlas o mancharlas.

Otro detalle mal resuelto es que el control de crucero adaptativo emite un pitido cada vez que detecta que nos aproximamos a un coche y cuando éste deja de estar en nuestra trayectoria. Para el conductor puede resultar útil esta alerta, pero para el resto de pasajeros (especialmente los niños que quieres que  vayan dormidos y no den la lata) es un incordio. La parte práctica es que, si estamos parados en una retención y el coche de delante avanza, el sistema también nos lo indica con un pitido, por si acaso el conductor que tenemos detrás no lo ha hecho todavía con un bocinazo.

Lo que me parece muy interesante es la relación precio/producto/equipamiento. La unidad de pruebas tiene un precio de tarifa de 39.000 euros. No es barato, pero por este precio no encuentras ningún otro coche en el mercado con la amplitud, el confort, la seguridad, tracción total permanente y la versatilidad de este modelo. Por poner un ejemplo, a la hora de añadir rivales en la lista, por tamaño y categoría lo lógico sería incluir al Audi A6 Allroad, pero su precio está a años luz del Outback, por lo que he tenido que incluir el A4 Allroad, claramente más pequeño y, aun así, más caro y peor equipado.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Sistema antirrampa
  • Lavafaros tipo pop-up
  • ABS con ctrl
  • Sist
  • Airbags SRS laterales delanteros
  • Sistema de asistencia a la frenada
  • Faros de xenon autorregulables
  • Faro antiniebla trasero
  • Airbag SRS de rodilla
  • Faros delanteros antiniebla
  • Control de Tracción TCS
  • Control Dinámico de Conducción
  • Airbags SRS delanteros
  • Airbag SRS de cortina
  • ISOFIX anclaje adaptado para asientos de niños
  • Luces exteriores automáticas

Confort

Equipamiento de Serie

  • Asiento acompañante eléctrico
  • Asiento acompañante altura regulable
  • Volante de cuero
  • Luneta térmica trasera
  • Elevalunas eléctricos
  • Control de velocidad crucero
  • Control remoto en llave
  • Reposabrazos central trasero
  • Kit de reparación neumáticos
  • Retrovisores laterales térmicos
  • Asiento conductor regulable en 8 posiciones (con apoyo lumbar)
  • Levas en el volante
  • Sistema de acceso sin llave y botón de arranque
  • Sistema de detección de lluvia en limpiaparabrisas
  • Techo solar eléctrico, de cristal corredizo y regulable
  • Volante teléscopico regulable
  • Sistema X Mode
  • Cristales tintados con protección UV
  • Sistema de dirección con asistencia eléctrica
  • Asiento conductor eléctrico
  • Asientos delanteros térmicos
  • Asientos de cuero
  • Llantas aleación 17´´
  • Tapicería tela
  • Asientos traseros reclinables 60/40
  • Freno de mano eléctrico con asistente en rampa
  • Toma corriente 12 voltios (en consola central)
  • Climatizador dual automático filtro anti polvo
  • Limpiaparabrisas trasero intermitente
  • Raíles de techo integrados
  • Calefacción zona asientos traseros
  • Spoiler de techo
  • Asiento acompañante regulable 8 posiciones
  • Limpiaparabrisas descongelante
  • Retrovisores retráctiles con intermitente incorporado
  • Cristales tintados en ventanas
  • Control de descenso en pendientes
  • Función memoria en las posiciones asiento conductor
  • Asientos traseros plegables a un toque
  • Portón trasero automático

Equipamiento Opcional

  • 924.99 €Outdoor Pack
  • 500.49 €Pintura metalizada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Sistema de información y entretenimiento con pantalla Subaru Starlink con sistema de audio Premium
    • Ordenador de abordo con pantalla LCD a color de 5 pulgadas
    • Sistema de reconocimiento de voz
    • Bluetooth, sistema compatible manos libres
    • Mandos de control de audio en volante
    • Navegador 8´´ + Radio CD + 6 altavoces + bluetooth + cámara visión trasera + USB
    • Sistema de información, entretenimiento y navegación (Tarjeta SD) y sistema de audio
    • Doble puerto USB y entrada de audio auxiliar

    Consumo Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015: bien para su peso y tracción

    Prueba Subaru Outback 2.0 Diésel Lineartronic 2015, Laracha, Rubén Fidalgo
    Los consumos del motor diésel de Subaru son muy buenos.
    Ampliar

    Los consumos logrados por el Outback durante la prueba me parecen muy correctos si tenemos en cuenta su tamaño, peso y aerodinámica, además de la anchura de los neumáticos de 225 mm.

    En ciudad, la media real ha sido de 8 l/100 km mientras la homologada es de 7,5 l/100 km. La ausencia de Start & Stop penaliza bastante este apartado, pero lo ganamos en fiabilidad.

    Si circulamos por carretera a ritmos normales, la media del Outback ha sido de 5 l/100 km, menor incluso que la declarada por el fabricante (5,3 l/100 km), lo que demuestra que el motor es realmente eficiente.

    En autopista, con el control de crucero a 120 km/h, el consumo medio sube hasta los 6,2 l/100 km, aquí la aerodinámica juega en contra. Con todo ello, resulta fácil cubrir casi 1.000 km de autonomía con sus 60 litros de combustible.

    Rivales

    Outback 2.0TD Executive Plus Lineartronic

    Desde
    40.399 €

    Diesel

    Automático
    marchas

    Passat Alltrack 2.0TDI BMT 4M DSG 170

    Desde
    41.130 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    170

    8,9

    5,9

    155

    XC60 D3 Momentum 150

    Desde
    38.778 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    150

    10,0

    4,5

    117

    A4 Allroad Q. 2.0TDI 150 Advanced Ed.

    Desde
    41.136 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    150

    9,7

    5,8

    152

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Pablo 2 mayo, 2015

    Hola, buena prueba, con su minicomparativa para ver los cambios y todo; además de un vídeo bastante extenso, pero para nada largo. En lo referente al outback, con cada generación parece que tanto el forester como este se hacen más SUV y menos break, que aumentan la altura de su carrocería (no la altura al suelo). Por otra parte, comparas el legacy outback con el audi a6, ¿pero su rival no sería el a4?. Tanto el outback como el xc70 me parece que están a medio camino entre ambos. Recuerdo un outback que probaron en top gear, de cuarta generación con el 3.0. Precioso. Con este modelo, me ha venido a la cabeza una comparativa tan interesante como \”inútil\” (por lo escaso de su representatividad), en la que se dieran cita los 6 cilindros más raros de la categoría, como subaru con su 6 opuestos, skoda con el vr6 del superb, volvo con su 6 en línea transversal, etc. En fin, un saludo

    Rubén Fidalgo 2 mayo, 2015

    Hola Pablo, como digo en la prueba, por tamaño está mucho más próximo el A6 que el A4 al Outback… pero por precio… el A4. Sobre el 3.0 B6 es una gozada cómo va ese coche, es una lástima que no se comercialice en España de nuevo y con GLP… es el motor que se merece el Outback.
    Bonita comparativa la que propones!!!! me molan los bichos raros.

    jcl 3 mayo, 2015

    hola Rubén, muy buen video y su explicación ( como siempre)…una pena lo del cambio, un buen cambio al estilo dsg ó edc le vendría de perlas a este incomprendido subaru…creo que una de las cosas que le falla a la marca es su \\\” pobre\\\” red de concesionarios en España, por lo demás un maletero de campeonato ( 590 litros medidos en el sistema VDA) y una estética bastante agradable…habrá que esperar al nuevo levorg que parece que promete ¿ o no…?….un saludo y seguir asi.

    Rubén Fidalgo 3 mayo, 2015

    Hola de nuevo jcl, efectivamente una pena que Subaru no cuente con una mejor caja de cambios y una estructura mayor, pero bueno, que sean capaces de hacer lo que hacen siendo el fabricante más pequeño del mundo es todavía más representativo de lo que son capaces estos coches. Como producto, el Outback me parece uno de los más interesantes y recomendables del mercado.

    Carlos 11 junio, 2015

    Buen reportaje, aunque habría que matizar algunos comentarios: la calidad de acabados interiores ha mejorado muchísimo en esta generación, y sin embargo se puntúa negativamente. También el comentario del cinturón central trasero no aplica, ya que primero se tiene que pasar por la “polea” del lado contrario antes de abrocharlo. Por cierto que el botón que señalas como de control de descenso (a la derecha del freno de mano) es realmente el de ayuda a arranque en pendiente. El control de descenso ya se activa automáticamente con el X-Mode. Finalmente, indicar que este coche ganaría mucho en su versión manual, aunque a costa de perder el eyesight.

    JP 11 junio, 2015

    Reportaje muy completo, muchas gracias.

    Tengo una pregunta… muy de detalle. Cuando veo fotos en internet veo que el tacómetro y velocímetro tienen unas luces azules en forma de círculo. Veo que el tacómetro marca 6.000 rpm. En la prueba veo que no tiene esas luces, ¿es por el motor diesel o porque en España no viene con esa infografía? Estoy pensando en comprar uno gasolina y, aunque obviamente no es una razón de compra, me gustaría saberlo. Gracias!

    Rubén Fidalgo 11 junio, 2015

    Hola Carlos, muchas gracias por tus apuntes, efectivamente la tecla es la del asistente de arranque en pendiente, no la del control de descenso, que está incluido en el X-Mode. Respecto al cambio manual, también estoy contigo, pese a que soy un fiel defensor de los cambios automáticos, en este caso el variador continuo lastra mucho todo lo que puede dar de sí este excepcional bóxer. La calidad ha mejorado y no se puntúa como algo negativo, pero respecto a sus rivales (que también han mejorado) se queda algo justo en la apariencia, demasiados materiales con diferentes texturas juntas, algunos detalles algo pobres como la luz interior de cortesía que casi todos sus rivales son LED, etc. En cuanto a lo del cinturón de la plaza central trasera, no hay ninguna polea, simplemente falta el hombro del pasajero de la plaza central, lo que separaría algo la cinta del reposacabezas de la plaza…

    Rubén Fidalgo 11 junio, 2015

    … del lado derecho, pero sigue siendo mucho más incómodo este tipo de cinturones que los que salen desde la parte central del respaldo trasero. Es otro de los detalles que está mejor resuelto en algunos rivales y por lo que la nota del interior y del equipamiento pierden puntuación.
    Un saludo y muchas gracias por tu interesante aportación y la puntualización de la tecla del control de descenso.

    Rubén Fidalgo 11 junio, 2015

    Hola JP, ese halo azulado que comentas en la instrumentación aparece con la iluminación nocturna, creo recordar. Las fotos son diurnas y no se ilumina ese halo. Un saludo y gracias por tu comentario.

    C.E 2 julio, 2015

    Al igual que JP, yo también estoy valorando la adquisición del Outback Gasolina; pero por mucho que busco no veo ni una sola prueba ni opinión sobre el remozado 2.5 Bóxer. Son 25 CV mas de potencia que creo que un vehículo de estas dimensiones agradecería… Y tampoco parece que el consumo se dispare en exceso. Por favor, podrías arrojar un poco de luz sobre esta versión. Gracias.

    Rubén Fidalgo 2 julio, 2015

    Hola C.E., por desgracia no he podido probar esta puesta al día del motor 2.5 de gasolina. En la generación anterior el problema era el par motor más que la potencia, al tener poco par el motor tenía que ir bastante alto de vueltas y se disparaban los consumos. Espero poder probar uno en breve y poder dar datos reales y fehacientes. Un saludo y gracias por leernos.

    Juan 13 agosto, 2015

    Muy buen trabajo, Rubén. Valoro mucho la sinceridad que empleas en tus reportajes. Veo que el tema por el que penalizas mas al coche, es por la gestión de par de su cambio automático. Consideras que el modelo gasolina, que tiene una curva de par mas plana, y en todo caso siempre va más revolucionado, no tendrá el mismo efecto, que el diésel al bajar un puerto de curvas cerradas y hará más uso del freno motor.
    Dejando aparte el tema de los consumos que comentabas anteriormente.

    Rubén Fidalgo 13 agosto, 2015

    Hola Juan, muchas gracias por tus palabras. En principio, el problema del cambio de variador continuo en estos Subaru es más debido al peso y al arrastre de la tracción total que al par motor. Estos cambios no funcionan bien en motores con mucho par porque son frágiles, y en coches con poco par porque enseguida necesitan ponerse a regímenes elevados para tener algo de “vidilla”. En la generación anterior estaba mejor resuelto porque no buscaban tanto bajar los consumos, ahora siempre “busca” el desarrollo más largo, y es un inconveniente en un coche pesado y con poco freno motor. Un saludo y gracias por tu consulta.

    Ivan 12 septiembre, 2015

    Muy completa la prueba, e interesante el formato de video-prueba. No he visto tampoco pruebas sobre el 2,0TD Manual, Vistos los inconvenientes del LINEARTRONIC, si se conduce principalmente en carretra creeis que sería una opcion recomendable a pesar de perder las ayudas del \\\\\\\”Eyeshigt\\\\\\\”?

    Rubén Fidalgo 14 septiembre, 2015

    Hola Ivan, si vas a circular por autovías, etc… el Lineartronic no va mal. Si tus recorridos principales van a ser por carreteras de doble sentido o zonas de montaña, mi consejo es que elijas la versión manual.
    Muchas gracias por tu consulta y por tus palabras, me alegro de que te haya resultado interesante la prueba y la vídeo prueba. Ojalá pudiésemos probar todos los modelos y versiones, intentamos cubrir el mayor espectro posible. Un saludo!.

    Jose 7 noviembre, 2015

    Hola Rubén,
    Yo estoy a punto de comprarme un Outback y no se que hacer: diésel manual o gasolina cvt.

    Creo que tus comentarios sobre el cambio lineartronic se refieren siempre a llevándolo en modo “D”. No obstante, existe la posibilidad de usarlo manualmente a través de las levas y, en ese caso, eres tú el que decide cómo actúa el cambio, es decir este no va a buscar siempre el desarrollo más largo por lo que se gana muchísimo en eficacia.
    Además, en modo manual llevando las marchas hasta el límite el coche no sube de marcha si no es porque nosotros lo ordenamos y, a la hora de reducir, por ejemplo bajando un puerto o para un adelantamiento siempre podemos bajar rápidamente la marcha o las marchas (2 por ejemplo o más si el régimen de giro lo permite).

    Es decir, que en modo “D” el cambio no me gusta, pero en modo manual va muy bien.
    Yo sólo he podido probar el diésel y no se que hacer

    Rubén Fidalgo 8 noviembre, 2015

    Hola Jose, muchas gracias por tu comentario. Efectivamente me refiero al modo automático, que en principio es el que más usa el cliente final de un coche automático, de lo contrario compraría un manual. Por otro lado, no es conveniente abusar demasiado del modo manual en los cambios CVT, ya que se desgastan más las posiciones preseleccionadas de las poleas de paso variable, se generan escalones en su superficie y luego la cadena motriz desliza mal por ellas, lo que provoca tirones en el cambio. Un saludo y gracias por tu punto de vista como usuario, es muy valioso.

    Jose 9 noviembre, 2015

    Hola Rubén, gracias por tu respuesta y tu comentario sobre el posible desgaste del cambio cvt usando el modo manual, era algo que desconocía por completo y me fastidia ya que es el modo que usaría yo en carretera (una duda más, hala jaja).

    Del gasolina me atrae fiablidad, sonoridad y ausencia de vibraciones.

    Del diesel me preocupa el tema del posible desgaste prematuro del embrague y luego el tema de mayor complejidad de averías, filtro de partículas, etc… (vamos, genérico a los diesel).

    Mi patrón de uso son unos 18.000 kms al año, un 95% por autovía y carretera y sólo un 5% urbano.

    ¿Qué elegirías en tu caso?

    Gracias,

    Rubén Fidalgo 10 noviembre, 2015

    Hola Jose, con esos km y con tan poca ciudad no deberías preocuparte por el dichoso FAP y sí gastarás menos con el diésel. Mi opción ideal sería un bi-fuel de gasolina y GLP, luego el diésel y luego el de gasoliona. Un saludo!… gran coche!

    Jose 11 noviembre, 2015

    Muchas gracias Rubén. La verdad es que a medida que pasan los días el diesel tiene cada vez menos opciones. Gastaré algo menos en combustible sí (sobre 500/600 euros años con mi kilometraje y estilo de conducción), pero no tendré la suavidad, finura y fiabilidad del gasolina. Tampoco tendría el eyesight.

    Ahora estoy esperando ver el Levorg ya que tamién se adapta a lo que quiero y me resulta un poco más pequeño y manejable para ciudad, carreteras estrechas, parkings… y andará mucho más que el Outback 2.5.

    Rubén Fidalgo 11 noviembre, 2015

    Espero que pronto pueda catar el Levorg, desde luego tiene una pinta excelente y Subaru no suele defraudarme cuando los pruebo… ni cuando los reparaba ;-). Un saludo.

    Jose 21 noviembre, 2015

    Pues finalmente ha sido ver el Levorg y no he tenido ya ninguna duda, así que ya está encargado.

    Realmente, mucho mejor para el uso que voy a hacer del coche que el Outback (que es infinitamente mejor para uso fuera del asfalto, pero en mi caso es anecdótico).

    Lo malo ahora….la espera hasta que llegue jejeje

    Rubén Fidalgo 23 noviembre, 2015

    HOla Jose, me alegro de que por fin hayas encontrado el ideal. Cualquiera de ellos es una excelente opción. Yo también estoy deseando poder examinar el Levorg. Un saludo 🙂

    Jose Antonio 25 diciembre, 2015

    Buenas tardes a todos.
    Recientemente he adquirido un outback diesel lineartronic. Mi coche previo era un Passat diesel de 140 CV de 2008.
    1.- Estabilidad en carretera/autopista con buenas condiciones climatológicas idéntica al Passat. No obstante un día que conduje con agua en el asfalto aprecié mayor sensación de adherencia claramente.
    2.- Aceleración: muy similar a la del Passat salvo que se apure mucho el cambio manual. En los primeros 1600 Km de rodaje la capacidad de aceleración era menor
    3.- No hay problema en las retenciones cuesta abajo. Aun en modo D (sin tocar la palanca) se puede bajar con las levas de marcha y cuando queramos acelerar de nuevo el modo automático reasume el mando
    Ruben, tengo una duda. En un cinturón urbano, tras ir unos minutos a 50 Km/h a punta de acelerador, cuando lo suelto para llegar a un semáforo he notado algunos tirones ¿por qué puede ser?. Gracias

    Rubén Fidalgo 27 diciembre, 2015

    Hola Jose Antonio, esos tirones suelen se porque el convertidor de par está en el límite de bloqueo, se bloquea y desbloquea y por eso notas esos tirones. Es normal, lo hacen así para ahorrar combustible y evitar las pérdidas por deslizamiento, pero se pierde algo de confort. Un saludo y gracias por compartir con nosotros tu experiencia como usuario.

    Antonio 5 enero, 2016

    La verdad es que estoy enamorado de este coche, pero cada vez que leo sobre la trasmisión me entran dudas, que si sube de revoluciones “solo”, que si es lento en adelantamientos, que si no retiene bajando, que si abusando del modo manual se produce desgaste y ahora resulta que da tirones. Ufff!! solo espero que en la última versión en gasolina (que es la que me gusta) se hayan mejorado el desempeño y la respuesta como creo haber leido.

    Rubén Fidalgo 6 enero, 2016

    Hola Antonio, lo que sucede con los cambios de tipo de variador continuo es que dan la sensación de ir “con el embrague pisado y patinando”, pero realmente el coche va ganando velocidad con ganas. Otro problema es que los motores atmosféricos de gasolina tienen poco par y empujan poco en un coche que es pesado y con tracción total, efectivamnete han mejorado algo la cifra de par motor y ahora dan más sensación de empuje. UN saludo y gracias por tu comentario.

    Un Amigo 7 junio, 2016

    Pasaba por aqui y decidi comentar un poco con mi propia experiencia. Llevo 5000 km con un outback 2,5 lineatronic gasolina y contento es poco, difícilmente un coche puede igualar la calidad confort y seguridad que aporta este.
    Y mas que nada y por lo que me he animado a comentar es por lo del cambio. El cambio CVT no es que vaya bien va genial, es de lo mejor del coche, con levas fantástico, y ya si lo pones modo sport un tiro. Hacen un conjunto junto al Eyehigt que es lo mas proximo a la conducción autónoma.
    Estas dudas, que se crean con ciertas opiniones, también las tenia yo y creo son gravemente injustificadas, lo que lleva a que la gente se decante por otro coche, seguro peor, o por uno con un anticuado y tercermundista cambio manual. Soy conductor experimentado por si dudas.
    Saludos y gracias por tan interesante discusión.

    JOSE MARIA LOPEZ 9 octubre, 2016

    Enhorabuena por la prueba.Es la única que he encontrado de este vehículo que analiza una conducción “normal” del 99% de los conductores. Estoy pensando en comprar el 2.5 de gasolina ,que según el concesionario me tardaría 4 meses.Como estamos acabando el año y no me importa esperar algo mas,¿podría interesarme esperar a principios del 2017 para pedirlo por mejoras en acabado?. La versión 2017 para Estados Unidos trae varios extras que ayudan mucho ,sobre todo en ciudad.
    ¿En comportamiento cambia mucho el diesel y el gasolina ?.He probado el diesel y si me gusto ,pero diesel no lo quiero.hago 15000 km al año,muchos en ciudad y no quiero repetir.saludos y gracias por todo

    Rubén Fidalgo 9 octubre, 2016

    Hola Jose Maria, me alegro de que te guste la prueba. Empezando por el final, el mayor cambio más que por el combustible es por la sobrealimentación. El diésel es turbo y el gasolina no, por lo que tiene mucho menos par motor y su uso es menos agradable y con peores prestaciones a la hora de realizar un adelantamiento o viajar cargados. En cuanto a las mejoras destinadas al mercado USA, aquí no tienen por qué llegar, son mercados diferentes y las importadoras muchas veces no los equipan en todos los mercados, especialmente si no es una importadora de marca, como es el caso de Subaru, importado a España a través de Bergé. Un saludo y gracias por tu consulta.

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba