Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016

Con el nombre de Subaru Levorg es como se conoce al modelo que hasta ahora se denominaba Impreza SW. Con unas dimensiones compactas, tenemos un espacio interior muy amplio y, gracias a su motor bóxer de 4 cilindros y 170 CV, un rodar de lo más agradable.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Suavidad de funcionamiento
  • Practicidad

Mejorable

  • Consumos elevados
  • Reacciones lentas del cambio
  • Asiento del copiloto no regulable en altura

El Subaru Levorg es uno de esos coches que convence más a medida que pasan los kilómetros con él. Pese a su nombre, este modelo viene a ser lo que en su día se comercializaba como Subaru Impreza SW, la versión familiar de su modelo compacto. Sin embargo, el nombre de Levorg proviene de LEgacy reVOlution touRinG. En efecto, comparte la plataforma del Impreza y el Legacy, aunque sus dimensiones son algo más compactas que las de su hermano mayor (Legacy-Outback).

Esta berlina familiar es realmente interesante y una alternativa muy a tener en cuenta por sus cualidades dinámicas, su confort, su facilidad de conducción y su practicidad. Es una lástima que Subaru sólo la comercialice con una única mecánica de gasolina y siempre asociada al cambio CVT de variador continuo, que Subaru denomina Lineartronic.

Aunque no soy un defensor de los motores diésel, los consumos que se consiguen combinando un motor 1.6 turbo (con poco par natural y que necesita de la sobrealimentación para empujar con brío), un cambio de reacciones lentas y un sistema de tracción total permanente son algo elevados, por lo que una versión diésel o, mejor todavía, bi-fuel -con GLP y gasolina– sería más conveniente para quien vaya a hacer kilómetros con el coche.

Estéticamente está a medio camino entre el Impreza (hasta el pilar B es prácticamente como un STi algo descafeinado) y un Legacy/Outback en la mitad trasera.

A lo largo de esta prueba me ha resultado un coche muy agradable de conducir, con una rodadura de calidad y sin que apenas se oiga la mecánica en el interior.

En el lado negativo están unos consumos elevados, el cambio de variador continuo (que enmascara el buen trabajo del sensacional bóxer 1.6 turbo) y algunos detalles interiores, como la ausencia de salidas de aireación para las plazas traseras o que el asiento del copiloto no sea regulable en altura.

Pese a estos detalles, el Levorg me ha parecido un coche realmente interesante y una alternativa muy buena para los que estén cansados de los coches de siempre. Su calidad de fabricación es superior a la media y, a medida que pasan los kilómetros con él, cada vez te gustará más.

Diseño Subaru Levorg 2016: como un Impreza SW

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
El frontal del Subaru Levorg es similar al del STi.
Ampliar

A medio camino entre el Subaru STi y el Outback, el Subaru Levorg tiene una carrocería bien proporcionada, con unas dimensiones de casi 4,7 m de longitud y una distancia entre ejes idéntica a la del Subaru XV (1,78 m), sensiblemente más corta que la del Subaru Outback (1,84 m).

En la vista frontal, la atención se centra en la generosa entrada de aire sobre el capó, necesaria para canalizar el aire hacia el intercooler. No entiendo muy bien por qué a los japoneses les gusta tanto este tipo de configuración, con el radiador de aire colocado horizontalmente sobre el motor, que es donde más calor se concentra, cuando de lo que se trata es de enfriar de la manera más eficaz posible el aire de admisión tras pasar por el turbo.

También nos encontramos con unas generosas entradas de aire en el faldón y unos faros rasgados que contribuyen a darle un aspecto bastante deportivo al Levorg, reforzado por la prominente talonera que recorre el lateral de la carrocería y las llamativas llantas con neumáticos de medidas 225/45-18.

La parte trasera se parece bastante a la del Subaru Outback, aunque la menor altura es evidente. Las líneas son atractivas y el Levorg atrae algunas miradas. Personalmente echo en falta que las luces traseras que van en el portón no se iluminen (sólo albergan la función de niebla y marcha atrás) con las de posición. Además de hacernos más visibles, daría la impresión de ser un coche más ancho y, además, sí se prolongan visualmente, pero no se iluminan.

También le da una imagen un poco anticuada que las luces de marcha diurna delanteras sean de incandescencia en lugar de LED, pero cumplen su misión.

Ya que hablo de la iluminación, el xenón da muy buena luz en cruce, aunque las largas (halógenas) resultan demasiado amarillentas frente a la claridad que proporcionan las de descarga de gas en cruce.

Tanto las puertas como el portón trasero dejan un cómodo acceso al interior y al maletero y los ajustes son buenos, pero las soldaduras de los marcos de las puertas (típicamente asiáticas) son algo peores que las que se suelen ver en los modelos europeos, hasta el punto de que, en este Subaru, las tapan con un embellecedor de goma.

Interior Subaru Levorg 2016: amplio y práctico

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
El interior del Levorg es amplio y versátil.
Ampliar

El Levorg ofrece a sus pasajeros un espacio acogedor, sin alardes en cuanto a diseño (como buen Subaru, que suelen pecar de ser excesivamente sobrios en este apartado), pero bien resuelto y funcional. La postura de conducción es cómoda y los asientos recogen bien el cuerpo. Es una lástima que el del pasajero no tenga reglaje en altura. Con el espacio que quita el techo solar en la cota de altura interior, yo- que mido 1,85 m- rozo con la cabeza en el techo al sentarme de copiloto, teniendo que reclinar demasiado el respaldo para evitarlo.

Las plazas traseras son muy cómodas para 2 pasajeros, pero el tercero irá incómodo (y también los otros dos, pues la anchura no sobra tampoco) debido al elevado túnel para la transmisión. Sin embargo, el espacio para las piernas y la altura para las cabezas es muy buena. Tampoco me parece bien que no tenga salidas de aire para las plazas traseras.

El salpicadero está realizado con buenos materiales y, en general, los mandos están bien distribuidos. En la instrumentación tenemos un completo ordenador de a bordo y un termómetro de refrigerante. Lo que no me gusta demasiado es la ubicación de dicho indicador y del aforador de combustible, dentro de los mismos diales que el cuentavueltas y el velocímetro y demasiado pegados al inicio de sus escalas, por lo que la lectura de sus indicaciones no es fácil.

Los mandos tienen un buen tacto y se manejan con facilidad, salvo los del citado ordenador de a bordo (repleto de información), que se dividen en dos teclas: una para resetear los valores (un pulsador en el cuadro de relojes) y otra para moverse por los menús (la cuadrada que puedes ver bajo la tecla del warning en las fotos). Su uso es poco intuitivo y algo engorroso, lo que nos resta atención a la conducción cuando los manejamos.

El maletero tiene una capacidad correcta. La eficaz suspensión trasera y el diferencial de la tracción total restan espacio como para que podamos llevar una rueda de repuesto o un doble fondo de buena capacidad. Sin embargo, sus formas son muy aprovechables y, además, los respaldos traseros se abaten simplemente pulsando un botón y dejan un suelo completamente plano.

Motor Subaru Levorg 2016: bóxer y CVT

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
El motor bóxer de 4 cilindros sobrealimentado llega a los 170 CV con 1,6 litros de cilindrada.
Ampliar

Subaru es fiel a su concepción mecánica con un motor bóxer, en este caso de 4 cilindros, gasolina y sobrealimentado mediante un turbo. Esta mecánica va asociada a una caja de cambios Lineartronic de variador continuo con 2 leyes de funcionamiento (deportiva y normal, denominadas S e I respectivamente), además de un accionamiento manual-secuencial con 6 relaciones de cambio preconfiguradas.

A todo esto se suma la tracción total característica de Subaru, con un reparto de par del 50% sobre cada eje y la posibilidad de variar éste en función de la adherencia de cada rueda. A diferencia de la mayoría de sus competidores (que emplean Haldex), el Subaru no es un tracción delantera con un eje trasero que viene en nuestra ayuda cuando la cosa se pone seria, no, en el Levorg siempre tenemos tracción en las 4 ruedas, lo cual es una ventaja porque también tenemos tracción total cuando retenemos, un detalle importante cuando la cosa se complica de verdad, por ejemplo sobre la nieve. En el lado de las desventajas está el hecho de que ese sistema siempre tiene algo más de arrastres mecánicos, lo cual empeora los consumos, aunque equipe el sistema start & stop, como es el caso de este Subaru Levorg.

El motor bóxer tiene un tacto delicioso, con ese sonido tan peculiar que provocan el orden de sus pistonadas y el hecho de que éstas se dividen en dos escapes independientes, lo que proporciona una resonancia muy característica y que hace que los motores de 4 cilindros bóxer suenen muy diferente a las mecánicas con los cilindros en línea.

Su carrera corta hace que suba de vueltas con celeridad, pero le resta par. Afortunadamente tenemos un turbo que suple esta carencia cuando hay gases en el escape con suficiente energía como para comprimir el aire de admisión. Aunque el turbo tiene una inercia muy baja, la lentitud de reacciones del cambio hace que notemos cierto desfase desde que pisamos el gas a fondo y el coche acelera. Esto deberemos tenerlo en cuenta en los adelantamientos, para anticiparnos nosotros esas décimas de segundo y usemos las levas o la palanca en modo manual.

En cuanto al cambio, incluso en modo Sport sus reacciones son algo lentas y le quitan algo de gracia al excelente motor que anima al Subaru Levorg, pero la ventaja es que es tan fácil y agradable de conducir que acabas perdonándoselo y, aunque este chasis es formidable y nos “pide guerra”, da gusto viajar con él tranquilamente.

El sistema de tracción total es de los más eficaces del mercado. Si ponemos las ruedas de un lado sobre la hierba y las otras sobre el asfalto y pisamos el acelerador a fondo, el coche sale catapultado y apenas hay diferencias de aceleración respecto a tener las 4 ruedas con buena adherencia. La motricidad del sistema AWD de Subaru es excelente en todo momento.

Comportamiento Subaru Levorg 2016: fácil y seguro

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
El Subaru Levorg tiene un comportamiento ágil y seguro en todo momento.
Ampliar

Sin lugar a dudas este es el apartado en el que te acabas enamorando del Subaru Levorg (y de la mayoría de los Subaru en general). Gracias al bajo centro de gravedad y el esquema de suspensiones, este coche es ágil sin resultar incómodo, aunque las llantas de 18 pulgadas y un perfil 45 de los neumáticos no le ponen las cosas fáciles para el confort.

En ciudad, el cambio Lineartronic es una delicia, lo mismo que el silencio absoluto de su motor de 4 cilindros bóxer. La visibilidad es buena y las suspensiones filtran con suficiente “cariño” los baches típicos de la urbe (tapas de alcantarillado, adoquinados, bandas reductoras de velocidad…). El sistema start & stop es muy rápido y funciona francamente bien, aunque en verano preferiremos no apagarlo para mantener el climatizador refrigerando el habitáculo bajo un sol de justicia.

En autovía es un coche muy cómodo y que transmite una reconfortante sensación de seguridad. La dirección tiene un tacto muy bueno y en curva rápida inspira mucha confianza, con unas reacciones muy nobles aunque pasemos por junta de dilatación y pequeñas ondulaciones.

Si decidimos perdernos por alguna carretera secundaria, el Levorg nos dejará una sonrisa en los labios gracias a su nobleza. Aunque es algo subvirador al límite, su buen reparto de masas hace que reaccione rápido a las órdenes que demos con los pedales y podremos hacer entrar el morro simplemente echando peso en el eje delantero con algo de freno. El eje trasero parece ir atado como con imanes al asfalto y es casi imposible lograr descolocarlo.

Las curvas enlazadas son su especialidad, con unos tiempos de espera más bien cortos para el tipo de coche de que se trata. Lo cierto es que el Levorg va tan bien guiado que uno echa en falta más potencia y una caja  de cambios algo más colaborativa cuando queremos ir a ritmo vivo. Pero para ir “de tramo” están otras versiones, aquí vamos a bordo de un coche familiar que nos dejará muy buen sabor de boca cuando nos queramos desmelenar.

En el circuito de pruebas, la maniobra de esquiva a 80 km/h la solventa sin el menor incidente y sin necesidad de que el ESP entre en acción. De nuevo, el buen reparto de pesos y las buenas suspensiones de este bastidor ayudan a que las reacciones en situaciones límite sean seguras.

La frenada de emergencia desde 100 km/h es perfectamente estable, sin zigzagueos del eje trasero aunque lo lleguemos a poner de puntillas.  El aguante de los frenos a la temperatura es bueno, aunque el cambio de variador continuo los castiga bastante bajando los puertos de montaña, por lo que te aconsejo que en ello uses el modo manual o, al menos, el sport. De esta manera tienes algo más de freno motor y no castigas tanto el sistema de frenos.

A la hora de forzar las cosas para ver cómo reacciona el ESP en situaciones límite, de nuevo sale a relucir el formidable chasis de este coche. Su estabilidad, su centro de gravedad y todo está de parte de la seguridad para que el ESP pueda corregir nuestros errores rápidamente y sin brusquedades, siempre dentro de los límites físicos, claro está.

Sin lugar a dudas, el Levorg está entre los mejores del segmento en este apartado. Su conducción es muy fácil y segura para cualquier perfil de conductor. Si eres un tipo tranquilo, te encantará su silencio y su suavidad de marcha. Si tienes el día algo “juguetón”, disfrutarás con la agilidad que proporcionan sus excelentes suspensiones, la rigidez de su carrocería y el reparto de masas. Por eso es un coche con el que te sientes cada vez más a gusto, porque nunca tendrá un mal gesto contigo.

Equipamiento Subaru Levorg 2016: no falta nada

Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
El Subaru Levorg tiene un buen nivel de equipamiento para su precio.
Ampliar

Subaru es un fabricante pequeño y con un volumen de ventas discreto, por lo que es normal que no ofrezca una gama de modelos muy nutrida. En el caso del Levorg, sólo hay dos posibilidades de compra, el Sport y el Executive Plus, siempre asociados a la misma mecánica y caja de cambios.

Con un precio de tarifa de 37.000 euros, Subaru ofrece un descuento de 4.100 € y deja al Levorg de pruebas en 32.900 euros, una cifra considerable pero que no está mal si tenemos en cuenta dónde está la competencia. Si, por ejemplo, tomamos como rival al VW Golf Alltrack (que es algo más pequeño) e igualamos su equipamiento, el Subaru es casi 2.000 euros más económico.

Desde luego, este Levorg no es un coche con un precio rompedor, pero tampoco es demasiado caro si tenemos en cuenta todo lo que nos ofrece: un excelente motor, cambio automático, tracción total de verdad, climatizador bi-zona, asientos de cuero calefactados, xenón, llantas de aleación de 18 pulgadas, volante multifunción, techo solar, asientos abatibles con un simple toque, navegador, sistema multimedia, control de crucero, sensor de ángulo muerto, alerta de colisión… realmente no echaremos nada en falta en el Levorg.

El sistema multimedia de Subaru (Starlink) tiene un funcionamiento correcto. La pantalla tiene unas buenas dimensiones y reacciona con bastante velocidad a nuestras órdenes táctiles. Además, su acabado superficial es de buena calidad y no dejaremos nuestros “dedazos” marcados con cada pulsación. El sonido del equipo de audio también es bueno, aunque tiene un trabajo fácil gracias a la baja sonoridad mecánica que se cuela en el interior, bastante bien aislado acústicamente.

Además de las funciones típicas del sistema de infoentretenimiento, la pantalla del Levorg nos muestra las imágenes de la cámara de marcha atrás con bastante buena definición y nitidez.

Teniendo en cuenta su equipamiento, la calidad con la que está fabricado y, por qué no decirlo, el punto de exclusividad que tiene Subaru, el Levorg es una buena opción de compra.

 

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Sistema antirrampa
  • Sistema de cámara de visión trasera
  • ISOFIX anclaje adaptado para asientos de niños
  • Faros LED automáticos y autoregulables
  • ABS con 4 sensores / 4 canales con distribución electrónica del freno
  • HBA (Asistente de luz de carretera)
  • Sistema de asistencia a la frenada
  • Faros delanteros y traseros antiniebla
  • Airbags delanteros, delanteros laterales, de cortina y de rodilla

Confort

Equipamiento de Serie

  • Dirección asistida
  • Elevalunas eléctricos
  • Luneta trasera térmica con temporizador
  • Retrovisores eléctricos con intermitentes LED incorporados
  • Techo solar automático
  • Asiento del conductor con regulación electrónica
  • Entrada y arranque sin llave
  • Llantas aleación 18´´
  • Asientos calefactados
  • Control de velocidad crucero
  • Climatizador dual automático filtro anti polvo
  • Volante/palanca cambio revestido en cuero
  • Limpiaparabrisas descongelante
  • Sistema Start-Stop
  • Cristales traseros tintados
  • Sensor de luz y lluvia automático
  • Asientos delanteros deportivos de cuero rojo con costuras en color azul
  • Control activo de par

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante con mandos de control de audio
  • Navegador con pantalla de 7´´
  • 2 puertos USB y entrada auxiliar de audio
  • Bluetooth, sistema compatible manos libres
  • Sistema de información y entretenimiento con pantalla Subaru Starlink

Otros

Equipamiento de Serie

  • Paquete Sport

    Consumo Subaru Levorg 2016: mucho que arrastrar

    Prueba del Subaru Levorg 1.6 GT-S Lineartronic 2016
    Los consumos del Subaru Levorg están penalizados por su peso.
    Ampliar

    Los consumos oficiales del Subaru Levorg son bastante realistas y cercanos a los obtenidos durante la prueba. Aunque son elevados, al menos son sinceros. En concreto, Subaru homologa un consumo urbano de 8,5 l/100 km cuando el consumo real durante la prueba ha sido de 9 l/100 km. En su defensa he de aclarar que ha sido una semana con unas temperaturas bastante altas, con el climatizador trabajando a marchas forzadas y las pérdidas de rendimiento que la ubicación sobre el motor del intercooler provoca debido al exceso de calor que se acumula cuando el aire de la marcha no lo refrigera.

    En carretera, el valor oficial de consumo es de 6,3 l/100 km, una cifra que podremos llegar a ver si somos muy suaves con el acelerador y no tenemos que realizar ningún adelantamiento. En uso real por carretera, a ritmo natural y con cruceros entre 70 y 100 km/h el consumo real ha sido de 6,6 l/100 km.

    Si subimos la velocidad hasta 120 km/h en autovía y con 3 puertos de montaña, el consumo medio sube hasta los 7,6 l/100 km.

    Con estas cifras y un depósito de gasolina de 50 litros de capacidad, la autonomía del Subaru Levorg cubre fácilmente los 700 km.

    Rivales

    Levorg 1.6 GT-S Executive Plus Lineartronic

    Desde
    36.900 €

    Gasolina

    Automático
    marchas

    A3 Sportback 1.8 TFSI S line ed.S-T

    Desde
    33.901 €

    Gasolina

    Automático
    7 marchas

    180

    7,3

    5,7

    132

    Desde
    0 €


    marchas

    XV 2.0 Executive CVT Lineartronic

    Desde
    27.199 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    150

    10,7

    6,6

    153

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba