Prueba

Prueba del Subaru Forester 2.0i 150 CV Executive: la experiencia es un grado

40 fotos

Ampliar

21 de mayo, 2019

Ponemos a prueba el Subaru Forester con motor de gasolina de 150 CV y cambio automático. Se trata de uno de los modelos más veteranos de la categoría y, sin embargo, mantiene muy bien el tipo frente a sus rivales más modernos. Te lo contamos todo.

Mucho antes de que los SUV inundarán las carreteras españolas y los fabricantes empezarán a lanzar un modelo tras otro de este tipo, Subaru ya contaba en su catálogo con un vehículo de estas características, el Forester, si bien es cierto que la primera y segunda generación eran más bien coches familiares sobreelevados al estilo de las versiones Allroad de Audi. En cualquier caso, y teniendo en cuenta el diseño de la tercera generación, introducida en 2008, creo que se puede considerar a la firma de las pléyades como una de las pioneras en ofrecer un SUV.

Puede que te interese: ¿Qué significa el logo de Subaru?

La actual generación, que llegó al mercado en 2014, es uno de los modelos más veteranos de la categoría y, de hecho, en otros mercados, como el estadounidense, ya está a la venta la nueva generación del Subaru Forester. Pese a todo, como veremos a lo largo de esta prueba del Forester, el SUV más grande de Subaru se sigue manteniendo como una de las mejores opciones del segmento gracias, sobre todo, a su comportamiento dinámico y a su interior amplio y cómodo.

En el lado más negativo, nos encontramos con el diseño interior, algo desfasado, y con un sistema multimedia que, sin tener una mala respuesta, no es tan bueno como el de algunos de sus rivales como el Volkswagen Tiguan o el Land Rover Discovery Sport. Otra de las cosas que no nos ha terminado de convencer es la transmisión automática de tipo convertidor de par, ya que ante demandas fuertes de aceleración revoluciona demasiado el motor sin que las prestaciones vayan a acordes a exceso de giro.

Si ponemos en una balanza los puntos positivos y negativos del Subaru Forester, pesa más lo bueno que lo malo. Más todavía, si tenemos en cuenta su relación calidad/precio.

Si quieres conocerlo en detalle, sigue leyendo la prueba del Subaru Forester con motor de gasolina de 150 CV.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 9

Consumos 6

Destacable

  • Comportamiento
  • Amplitud y comodidad en el interior
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Cambio automático
  • Sistema mutimedia
  • Cinturón de la plaza central

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: esencia 4x4

El Subaru Forester mide 4,6 metros de largo.

40 fotos

Ampliar

Aunque ha recibido varias actualizaciones desde su lanzamiento, el diseño del Subaru Forester no ha sufrido grandes modificaciones, manteniendo su aspecto de coche robusto y con claros tintes de 4×4 tradicional, con una elevada altura libre al suelo y unos buenos ángulos de ataque, salida y ventral para tratarse de un SUV.

Hasta su última actualización, el Subaru Forester ofrecía dos tipos de parachoques. Por un lado, estaba el que podéis ver en las fotos de esta prueba y, por otro, uno de líneas más agresivas que estaba reservado a las unidades tope de gama, como el Subaru Forester XT de 240 CV que tuvimos ocasión de probar hace un par de años.

Prueba a fondo del Subaru Forester XT

Pues bien, desde febrero de este año, el Subaru Forester, en cualquiera de sus acabados, monta de serie el parachoques de líneas más agresivas, lo que sin duda es una buena noticia, ya que dota al vehículo de un frontal bastante más atractivo.

En la vista lateral destaca la gran superficie acristalada, lo que repercute en un interior muy luminoso que aumenta la sensación de amplitud. En cuanto a las llantas, el Subaru Forester de 150 CV monta, en cualquiera de sus acabados, unas de 17 pulgadas con neumáticos de medidas 225/60.

Por lo demás, el diseño del Subaru Forester es bastante sobrio, sin florituras. Hay quién puede considerar que está algo desfasado, pero, en mi opinión, sus líneas se mantendrán bien con el paso del tiempo.

Además, la calidad de construcción, como es habitual en la marca, está fuera de toda duda, con buenos ajustes en la carrocería y una pintura con buenos acabados. Por cierto, el color rojo de la unidad de pruebas, que bajo mi punto de vista le sienta particularmente bien, es el único que se ofrece sin sobrecoste.

Interior: Amplio, cómodo… y austero

El diseño interior del Subaru Forester es algo sobrio.

40 fotos

Ampliar

El interior del Subaru Forester es un fiel reflejo de la filosofía de la marca, que prescinde de elementos superficiales y se centra en la funcionalidad y la calidad de su producto. De esta manera, tenemos un diseño sobrio pero muy bien pensado desde el punto de vista de la ergonomía. Todos los mandos están perfectamente ubicados y transmiten una elevada sensación de calidad al accionarlos.

Lo mismo ocurre con los ajustes y tacto de las distintas piezas que conforman el habitáculo. Puede que nos encontremos con materiales menos “gomosos” que en algunos modelos de la competencia, pero el aspecto y tacto de todos ellos es bueno y, además, dan la sensación de que aguantarán bien el paso de los kilómetros y de los años.

Las plazas delanteras son muy cómodas y el puesto de conducción, elevado, cuenta con multitud de reglajes para que encontremos la posición más adecuada a nuestras preferencias. Las plazas traseras, por su parte, destacan por su amplitud, con espacio más que de sobra para las piernas y la cabeza. Tampoco está nada mal la cota de anchura y, de hecho, es uno de los modelos de la categoría donde más cómodos podrán viajar tres adultos. Además, el acceso es muy bueno gracias al espacio disponible al abrir las puertas.

El maletero del Subaru Forester también cumple con nota. Tiene capacidad para 505 litros ampliables hasta 1.564 litros con la segunda fila de asientos abatida, una maniobra que realiza con mucha facilidad con tan solo pulsar un botón desde el propio maletero. Además, no hay escalón de carga, las formas son muy regulares y tenemos un doble fondo donde podemos dejar los objetos que no queramos que estén a la vista.

Los aspectos más negativos del interior del Subaru Forester son el sistema multimedia y la carencia de un indicador de temperatura en el panel de instrumentos. El sistema multimedia, que se maneja a través de una pantalla táctil de 6,2 pulgadas, funciona correctamente, pero su interfaz está algo anticuada y la experiencia de uso está por debajo de la que ofrecen algunos de sus rivales.

Motor: Lo justo y necesario

El Forester cuenta con las dos señas de identidad de Subaru: motor boxér y tracción total permanente.

40 fotos

Ampliar

En la actualidad, el Subaru Forester solo está disponible con dos mecánicas boxér de gasolina. Por un lado, tenemos un bloque turboalimentado de dos litros que desarrolla 240 CV de potencia y entrega un par máximo de 350 Nm. Por otro, un bloque atmosférico también de dos litros de cubicaje que desarrolla 150 CV y entrega un par máximo de 198 Nm. Ambas mecánicas están asociadas de serie a un cambio automático de tipo variador continuo y al aclamado sistema de tracción total permanente de Subaru, toda una seña de identidad de la marca.

En la era del dowsizing (motores con menor cilindrada) y la sobrealimentación, choca encontrarse con un motor de aspiración natural y una cilindrada “normal”. Como todo, está configuración tiene sus cosas buenas y algunas menos buenas. Por un lado, tenemos una mecánica sencilla y muy fiable, pero, por otro, nos encontramos con unas prestaciones que, sin ser malas, sí se quedan algo justas, con un 0 a 100 km/h en 11,8 segundos.

Lo que menos nos ha gustado en el apartado mecánico es el cambio automático. El Subaru Forester monta un variador continuo que adolece de los problemas típicos de estas transmisiones. Ante una demanda repentina de aceleración, el cambio lleva al motor a girar muy arriba y durante mucho tiempo y, sin embargo, no ganamos velocidad con tanta rapidez. Es una sensación algo frustante porque, además, el sonido del motor, que en circunstancias normales pasa casi desapercibido, se cuela con claridad al interior.

Cómo cuidar un cambio automático: errores que pueden romperlo

A velocidad constante y sin cambios bruscos de ritmo, el motor resulta muy suave y agradable de conducir y solo en las recuperaciones o adelantamientos echaremos en falta algo más de empuje. En esas condiciones, lo más recomendable será, además de anticiparnos a la maniobra, hacer uso de las levas del volante y reducir un par de marchas para ganar algo más de brío en la salida.

Comportamiento: entre los mejores

En el Forester, la tracción a las cuatro ruedas está siempre presente.

40 fotos

Ampliar

A pesar de su veteranía, el Subaru Forester puede presumir de un comportamiento dinámico que lo sitúa entre los mejores de la categoría, con unas reacciones más próximas a las de una berlina que a las de un SUV de la competencia como, por poner un ejemplo, el Land Rover Discovery Sport.

Con una respuesta segura y eficaz, el Forester logra un compromiso entre agilidad y confort de marcha realmente sorprendente. Estas buenas sensaciones se deben, en parte, a que el centro de gravedad está más bajo que en la mayoría de sus rivales, algo que consigue gracias a la configuración tipo boxér de su mecánica. Esto permite que la suspensión no tenga que recurrir a un ajuste demasiado duro para contener las inercias y pueda buscar el equilibrio necesario para ofrecer una buena respuesta enlazando curvas o atravesando una calle bacheada.

En ciudad, resulta un coche muy cómodo por el buen radio de giro que ofrece la dirección y por la suavidad de motor y cambio, aunque es cierto que en la salida desde parado se muestra algo impetuoso y hay que aprender a dosificar el gas. Además, tenemos una buena visibilidad.

En vías rápidas, la suspensión filtra a la perfección las irregularidades del terreno y la sensación de seguridad a la hora de abordar curvas rápidas es muy elevada. La calidad de rodadura es buena. En carreteras secundarias plagadas de curvas, el Forester también responde bien, con una dirección precisa, buena motricidad y una carrocería que no muestra un balanceo o cabeceo excesivos, muy propios de los SUV de este tamaño.

Junto al motor bóxer, la tracción total permanente es una de las señas de identidad de Subaru. La gran mayoría de sus rivales utilizan sistemas de tipo Haldex, lo que significa que la fuerza del motor se envía siempre al eje delantero y solo cuando el sistema detecta perdidas de tracción reparte par a los dos ejes. En los modelos de Subaru, las cuatro ruedas están siempre conectadas, lo que permite que su sistema sea siempre más rápido y eficaz.

Equipamiento: No le falta nada

La pantalla del sistema multimedia es de 6,5 pulgadas.

40 fotos

Ampliar

El Subaru Forester con motor de gasolina de 150 CV se ofrece con tres niveles de acabado: Sport, Sport Plus y Executive. La unidad de pruebas contaba con el acabado tope de gama Executive, cuyo equipamiento de serie es sensacional: tapicería de cuero, navegador, apertura y arranque sin llave, control de crucero adaptativo, faros adaptativos led, techo solar, portón trasero eléctrico, asientos con ajustes eléctricos… Todo lo que puede equipar el Forester viene de serie excepto la pintura metalizada, que, a menos que escojas el rojo, tiene un sobrecoste de 550 euros.

En cuanto a sistemas de seguridad y asistencia a la conducción, el Subaru Forester también va bien servido, ya que cuenta con el sistema que la marca denomina Eyesight. Este se compone, entre otras cosas, de dos cámaras con visión estereoscópica situadas a los lados del retrovisor central y que permiten leer señales de tráfico, detectar peatones, adaptar la velocidad teniendo en cuenta la distancia al coche que nos precede….

Entre los sistemas que engloba el Eyesight, tenemos el control de crucero adaptativo, frenada de emergencia automática, asistente de mantenimiento en el carril, alerta de tráfico cruzado posterior y detector de vehículos en ángulo muerto.

El precio del Subaru Forester 2.0i Executive, descuentos incluidos, es de 33.150 euros. Teniendo en cuenta la potencia, el sistema de tracción total, el comportamiento y el extenso equipamiento de serie, la relación precio/producto del Forester es excelente.

Consumo: elevados

El consumo es uno de los puntos flacos del Subaru Forester de gasolina y 150 CV.

40 fotos

Ampliar

El consumo del Subaru Forester 2.0i de 150 CV no es todo lo reducido que nos gustaría. La marca homologa 9l/100 km en ciudad, 6,4 l/100 km en carretera y 7,4 l/100 km en ciclo mixto.

Las cifras reales, sin embargo, están muy lejos. En vías rápidas y circulando al máximo legal, 120 km/h, nos será difícil bajar de 8 litros, mientras que en ciudad nos moveremos aproximadamente en los 11 l/100km.

Con un depósito con capacidad para 60 litros, la autonomía del Subaru Forester se sitúa entre 600 y 700 kilómetros.

La marca ofrece una versión que puede funcionar con GLP. Tiene un sobrecoste que ronda los 2.000 euros, pero resulta una opción muy interesante para ahorrar en combustible. Además, nos permite obtener la etiqueta Eco de la DGT.

Rivales: Rivales del Subaru Forester 2.0i 150 CV Executive

Vehículo

Subaru Forester 2.0i Executive CVT

Volkswagen Tiguan 1.4 TSI Tech&Go 4Motion DSG 110kW

Mazda CX-5 2.5 Skyactiv-G Zenith Safety White Sky AWD Aut.

Honda CR-V 1.5 VTEC Lifestyle 4x4 CVT 193

Precio Desde
35.150 €
Desde
35.393 €
Desde
41.899 €
Desde
41.350 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 150 194 193
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,8 9,2 9,2 10,0
Consumo Medio (l/100 km) 6,5 6,1 7,1 7,1
Emisiones CO2 (g/km) 160 153 164 162

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche