Prueba del SsangYong XLV D16T Limited

Prueba del SsangYong XLV D16T Limited

19 diciembre, 2016

Durante la prueba del SsangYong XLV, hemos podido comprobar todas las virtudes de un modelo con el que la marca pretende seguir la estela de éxito del Tívoli. Examinamos a fondo el último modelo de la marca coreana en llegar a los concesionarios.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Precio
  • Equipamiento
  • Consumo

Mejorable

  • Anchura en las plazas traseras
  • Volante sin ajuste en profundidad
  • Resolución de la cámara trasera

Hasta el lanzamiento del SsangYong XLV, la marca coreana era uno de los pocos fabricantes que podía presumir de que todos sus modelos contaban con la posibilidad de montar un sistema de tracción integral. Además, su oferta estaba compuesta, salvo por el enorme familiar Rodius, de vehículos con una clara vocación off-road.

Pues bien, con la llegada del SsangYong XLV de la prueba, al que la marca define como monovolumen compacto, ésta se adentra en un nuevo terreno, hasta ahora inexplorado por ellos, con el objetivo de conquistar a nuevos clientes y seguir la estela de éxito que ha cosechado con el Tívoli, un modelo que, tras unos meses en el mercado, ya se ha convertido en el vehículo más vendido de la marca en toda su historia. Precisamente, el SsangYong XLV no es otra cosa que un Tívoli al que se le han añadido 20 centímetros en el voladizo trasero, lo que se traduce en una mayor capacidad de carga.

En líneas generales, el XLV es un coche confortable que cuenta con un interior espacioso y de una calidad muy superior a la exhibida por la marca en todos sus modelos anteriores salvo el Tívoli, claro está. Además, cuenta con una relación precio/calidad/equipamiento realmente conseguida y que, sin duda, puede poner en aprietos a los más veteranos de la categoría.

Dado que SsangYong lo encuadra en el segmento de los monovolúmenes compactos, aunque bien podrían venderlo como un SUV, sus rivales son, entre otros, el Ford C-MAX, el Citroën C4 Picasso y el Toyota Verso.

Por cierto, las siglas XLV provienen de eXciting Lifestyle Vehicle.

Diseño SsangYong XLV: parece más grande de lo que realmente es

IMG_8488

Coger un coche, el Tivoli en este caso, y añadirle 20 centímetros extra al voladizo trasero puede parecer fácil, pero no lo es, ya que el resultado más probable sería que se notase que es un añadido pensado con posterioridad a la idea original.

Sin embargo, los diseñadores del SsangYong XLV han logrado que esa longitud extra quede perfectamente integrada en el diseño del vehículo. La forma de techo flotante que se consigue al romper la continuidad del pilar C, una solución que ya hemos visto en otros modelos como el último Astra o el Lexus RX, contribuye a aligerar la vista lateral del vehículo y, además, le otorga cierto parecido con el Rodius, ya que el gran monovolumen de la marca también opta por ese artificio.

Si el último cuarto del vehículo nos recuerda al Rodius, el resto es un Tivoli al que han modificado la parte baja del parachoques al añadirle una moldura en color gris que va de lado a lado y enmarca los faros antiniebla. Por lo demás, el XLV mantiene los voluminosos pasos de rueda que cuentan con un protector que se extiende a lo largo de todo el vehículo, la parrilla en negro brillante, el diseño de los faros delanteros con tecnología LED para las luces de circulación diurna y, en definitiva, el diseño fresco y moderno que tanto ha gustado en su hermano pequeño.

Por cierto, SsangYong es propiedad del grupo Mahindra que, recientemente, se ha hecho propietaria de la casa de diseño Pininfarina, por lo que, a partir de ahora, los modelos de la marca coreana contarán con una estética más cuidada y del gusto europeo.

A diferencia del Tivoli, y quizá porque va dirigido a un público diferente, las opciones de personalización del SsangYong XLV son escasas y se limitan a siete colores para la carrocería y dos tamaños para las llantas. En el caso de la unidad de pruebas, contábamos con las de 18 pulgadas. Su diseño es atractivo, pero quedan más expuestas a los bordillazos debido al escaso perfil del neumático y, además, hacen más costosos los cambios de ruedas cuando toquen.

Como decíamos en la introducción, la marca define al SsangYong XLV como un monovolumen compacto, pero su aspecto de SUV es innegable. Precisamente, las formas de la carrocería lo hacen parecer más grande y robusto de lo que realmente es, ya que sus medidas (4,4 m de largo, 1,80 m de anchura y 1,60 m de altura) son similares a las de que cualquier vehículo compacto.

Por último, la calidad de construcción del SsangYong XLV es correcta. En este sentido, se nota el paso adelante que ha conseguido la marca con el desarrollo de la nueva plataforma.

Interior El habitáculo del SsangYong XLV es espacioso y cómodo

IMG_8607

El interior es idéntico al del Tivoli, por lo que todo lo que hemos dicho sobre este modelo en las diferentes pruebas que hemos realizado es aplicable al XLV. Lo más destacable es el espacio que ofrece a los pasajeros, así como la cantidad de huecos disponibles para dejar distintos objetos, aunque, como siempre, hay matices.

Por ejemplo, el espacio en las plazas traseras es bueno tanto en altura como en longitud, pero la anchura es escasa para tres personas. Esto es negativo, especialmente tratándose de un monovolumen, ya que si se colocan dos sillitas infantiles, la plaza central queda prácticamente inutilizada. Además, a diferencia de lo que sucede en la mayoría de vehículos de este tipo, la banqueta trasera no se desplaza longitudinalmente, aunque si se puede regular la inclinación de los respaldos. Respecto a las plazas delanteras, el espacio es bueno y el acceso fácil. El único pero viene con la regulación del volante, ya que no dispone de ajuste en profundidad, lo que dificultará encontrar la postura de conducción adecuada a algunos conductores.

Un detalle que no me ha gustado del interior del XLV son los elásticos colocados en los respaldos de los asientos delanteros. Tal vez sean más estéticos que los bolsillos tradicionales, pero, sin duda, mucho menos prácticos.

En cuanto al diseño, ergonomía y calidad no hay, en líneas generales, reproche posible y el salto adelante de SsangYong es notable. El diseño del salpicadero es moderno y atractivo, aunque la parte baja de la consola me resulta algo anticuada; los mandos están perfectamente ubicados y solo el pequeño tamaño de algunas teclas resulta algo molesto; y, finalmente, la calidad de los materiales es correcta y acorde al precio del vehículo, ya que, a pesar de que abundan los plásticos duros, estos tienen buen aspecto.

Pero vamos a lo que, sin duda, es lo más destacado o, al menos, lo que más expectativas generó cuando la marca confirmó el lanzamiento de este modelo. En su momento, SsangYong anunció una extraordinaria capacidad de 720 litros para el maletero del XLV, y esto es cierto a medias. El XLV cubica 720 litros sin la rueda de repuesto y contando todo el espacio disponible hasta el techo, no hasta la cortinilla como es habitual. Esto último resulta especialmente chocante, si tenemos en cuenta que el XLV no incorpora ningún anclaje para colocar un red de separación de carga, imprescindible si queremos circular con el vehículo cargado hasta arriba.

Hecha la aclaración, la capacidad del maletero es buena y las formas regulares con las que cuenta facilitan la carga, no así el umbral que es más alto de lo que debería tratándose de un monovolumen. Además, incorpora varios enganches y cintas que permiten mantener sujeta la carga. Asimismo, bajo el piso del maletero nos encontramos una bandeja en la que dejar los objetos que no queremos que estén a la vista, y bajo esta la rueda de repuesto de emergencia cuyas medidas son 125/80 R16. Por último, hay que señalar que, al abatir los asientos, el suelo de carga es plano, ya que respaldos y piso del maletero quedan enrasados.

En definitiva, el interior del SsangYong XLV es amplio, cómodo y la calidad y ajuste de los materiales está a la altura de lo que uno espera. En el apartado negativo, tenemos que señalar que no cuenta con las soluciones prácticas de otros monovolúmenes más veteranos: banqueta trasera con desplazamiento longitudinal, huecos portaobjetos en el suelo del coche, bandeja en los respaldos de los asientos delanteros… pequeños detalles que para algunos pueden marcar la diferencia.

Motor La mecánica diésel del XLV cumple con lo esperado

IMG_1323

El nuevo monovolumen coreano está disponible con una mecánica diésel y otra de gasolina. En Autocasión hemos contado con la mecánica de gasóleo para la prueba en profundidad del SsangYong XLV, aunque durante la toma de contacto con el XLV tuvimos la oportunidad de probar la opción de gasolina.

El motor diésel es un bloque de cuatro cilindros con 1,6 litros de cubicaje que desarrolla 115 CV de potencia y entrega un par máximo de 300 Nm entre las 1.500 y las 2.500 rpm. Con tres personas a bordo y equipaje ligero, la mecánica se mostró más que suficiente para mover con solvencia los aproximadamente 1.500 kilogramos que pesa el vehículo. Si se aprovecha al máximo la capacidad de carga del vehículo, no estoy tan seguro de que moviera con el mismo brío al XLV, ya que podría quedarse algo escasa.

El SsangYong XLV diésel incorpora un turbo de geometría variable controlado por un motor eléctrico que cuenta con una respuesta muy rápida y que mejora el par en un mayor rango de revoluciones, de ahí que resulte bastante agradable de conducir.

En cuanto a ruido y vibraciones, el motor diésel del XLV saca buena nota y puede medirse sin complejos a cualquiera de sus rivales, solo cuando se pisa el acelerador a fondo y la aguja del cuentavueltas se sitúa en la parte alta se vuelve más ruidoso de lo deseado.

Por su parte, el sistema Start&Stop, SsangYong lo denomina ISG, funciona correctamente, pero me desagrada que baje notablemente la fuerza del aire acondicionado. Preferiría que no entrara en funcionamiento y mantuviera el aire acondicionado en la velocidad seleccionada.

Por último, el tacto de la caja de cambios no es agradable. Además, en algunas ocasiones, hace un ruido que no trasmite confianza y da la sensación de que podría tener mayor calidad constructiva.

Comportamiento Manejable, cómodo y aislado

SsangYong-XLV

El SsangYong XLV es un vehículo familiar y, por lo tanto, se ha trabajado en conseguir el mayor confort de marcha posible. La firma ha optado por un esquema de la suspensión sencillo (McPherson delante y eje torsional detrás), el mismo que utiliza el Tívoli de tracción delantera, aunque con un ajuste más blando. Pese a ello, los rebotes secos en el eje trasero, algo que sufrirán especialmente los pasajeros de la banqueta posterior, se dejan notar más de la cuenta cuando circulamos sobre asfalto en mal estado o pasamos badenes, baches o bandas reductoras de velocidad.

Este inconveniente se acrecienta aún más, si optamos por los neumáticos de medidas 215/45 R18 que montaba la unidad de pruebas del nuevo monovolumen de SsangYong. Sin duda, las llantas de 16 pulgadas, que cuentan con un neumático de mayor perfil, ayudarían a filtrar de mejor forma las irregularidades del terreno sobre el que pisamos.

En cualquier caso, y en líneas generales, el SsangYong XLV resulta un coche agradable para los pasajeros, algo a lo que contribuye el buen aislamiento acústico del habitáculo.

En ciudad, la postura de conducción elevada, junto a la buena visibilidad que tenemos desde todos los ángulos, lo convierten en un coche cómodo para maniobrar o aparcar. Además, la dureza de la dirección se puede ajustar en base a tres niveles: Sport, Normal y Confort. Con el modo Confort seleccionado, el idóneo para circular por zonas urbanas, la resistencia al giro del volante es escasa, lo que facilita las maniobras.

Sin embargo, la dirección de ajuste variable, en la que, por cierto, se percibe muy levemente el cambio entre un nivel y el siguiente, nos resulta poco informativa y da cierta sensación de artificialidad cuando circulamos a un ritmo elevado por tramos sinuosos. Pese a ello, el SsangYong XLV ofrece más sensación de seguridad y estabilidad de la que, a priori, cabría esperar, ya que mantiene razonablemente controlado el balanceo de la carrocería.

En autovía y autopista, y siempre que el asfalto este en buenas condiciones, el monovolumen de SsangYong se encuentra con pez en el agua, ya que las prestaciones de la mecánica son suficientes y el aislamiento de los pasajeros es bueno tanto por confort de rodadura como por el escaso nivel de ruidos aerodinámicos o del motor.

 

Equipamiento El nivel de equipamiento del SsangYong XLV es generoso

IMG_8656

El SsangYong XLV se ofrece con dos niveles de equipamiento: Premium y Limited. Para la prueba, hemos contado con el Limited, el más alto de la gama, y que incorpora todos los elementos con los que puede contar el XLV, es decir, no podemos añadir ningún extra, ya que todo el equipamiento es de serie. El acceso y arranque con botón es la única opción a la que no podemos acceder, ya que queda reservada para la variante con cambio automático.

De esta forma, el equipamiento del SsangYong XLV es muy completo y no echaremos nada en falta: tapicería de cuero, techo solar, volante y asientos calefactados, climatizador bizona… Además, el sistema multimedia, que se maneja a través de una pantalla táctil de 8 pulgadas, incorpora un navegador con mapas de TomTom.

Precisamente, con el equipo de infoentretenimiento, me he llevado una grata sorpresa. La pantalla es muy precisa al tacto y, también, muy rápida. Además, si la luz solar incide directamente sobre ella, se perderá claridad, pero, en ningún caso, tanta como para no ver la información que este mostrando en ese momento. Una de las cosas que tendría que mejorar es la calidad de la cámara de marchar atrás, ya que, en condiciones de poca visibilidad, la resolución no es buena. Además, las guías son fijas, es decir, no se mueven siguiendo los movimientos del volante, algo que resulta muy práctico a la hora de aparcar.

Sin duda, el apartado del equipamiento es una de las grandes bazas del SsangYong XLV frente a sus rivales.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Reposacabezas regulable en alura
  • Anclaje Isofix
  • HSA (Ayuda de arranque en cuesta)
  • ESP (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • ABS + EBD
  • Airbags de cortina
  • Doble airbag delantero con desconexión del airbag del pasajero
  • Luces de frenado y Tercera luz de freno tipo LED
  • Alarma antirrobo e inmovilizador
  • Cámara de visión trasera
  • Pack de seguridad activa SsangYong
  • TPMS (Sistema de Control de la Presión de los Neumáticos)
  • Cinturones de seguridad delanteros ajustables en altura
  • FTCS (Sistema de Control de Tracción)
  • ARP (Sistema Activo Antivuelco)
  • BAS (Sistema Asistencia Frenada)
  • Airbags de rodilla (conductor)
  • Airbag lateral conductor/acompañante
  • Faros antiniebla delanteros y traseros
  • Luz diurna tipo LED (delantera y trasera)

Confort

Equipamiento de Serie

  • Tapicería de tela negra
  • Limpiaparabrisas Aero Blade
  • Cristales tintados
  • Rieles en techo
  • Toma de corriente auxiliar 12v
  • Reposabrazos en plazas traseras con portabebidas
  • Asiento Delantero Calefactable
  • Volante calefactable
  • Tapicería cuero microperforado
  • Bloqueo electrónico de la dirección
  • Sensor de luces y lluvia
  • Control de crucero
  • Dirección inteligente Flex Steering
  • Limpiaparabrisas trasero intermitente
  • Techo solar
  • Llantas de aleación 18´´ 'Corte diamante' (Neumáticos 205/60 R16)
  • Red portaequipajes
  • Reposabrazos delantero con guantera multiusos
  • Asiento conductor de altura regulable
  • Volante y Pomo palanca de cambios tapizados en cuero
  • Bloqueo de puertas automático y cierre seguridad para niños
  • Elevalunas eléctrico conductor un solo toque
  • ISG (Start & Stop)
  • Volante ajustable en altura
  • Climatizador automático bi-zona con función memoria

Equipamiento Opcional

  • 410 €Pintura metalizada
  • 96.22 €Rueda de repuesto temporal (125/80 R16)+ Corcho portaobjetos

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante multifunción
  • Sistema Audio con Pantalla de 8´´ + Doble conexión USB+Bluetooth
  • Ordenador de a bordo

Otros

Equipamiento de Serie

  • ESS (Aviso luminoso en frenadas de emergencia)
  • GSI (indicador de cambio de marcha)

Consumo El consumo del SsangYong XLV es ajustado

IMG_8466

La marca coreana homologa un consumo medio realmente bueno para el SsangYong XLV diésel: 4,5 l/100 km. Lo cierto es que la cifra, en condiciones normales de conducción, se aleja bastante de este dato, pero, aún asi, podemos considerarla buena y al nivel de sus rivales.

Tras más de 500 kilómetros a sus mandos, el ordenador de abordo marcaba un consumo medio de 6,5 l/100 km. Si tenemos en cuenta que el depósito tiene una capacidad de 47 litros, la autonomía supera los 700 kilómetros.

En autovía y con el control de crucero fijado en los 120 km/h, el consumo se estabilizó en 5,5 l/100km. Si bajábamos la velocidad a entre 90 y 100 km/h, el consumo se iba por debajo de los 5 litros.

Ficha

Carrocería

  • Largo 4.440 mm
    Ancho 1.798 mm

    Alto
    1.605 mm

  • Batalla (mm)
  • Capacidad del maletero min/max (l) /
  • Peso (kg)1.970
  • CarroceríaTodo Terreno
  • Número de puertas5
  • Número de plazas5

Motor

  • CombustibleDiesel
  • Cilindrada (cm3)1.597
  • Número de cilindros4
  • SobrealimentaciónTurbo

Transmisión

  • TracciónTracción delantera
  • Tipo de transmisiónManual
  • Número de marchas6

Prestaciones

  • Potencia (kW)85
  • Potencia (CV)115
  • Par (Nm)300
  • Velocidad máxima (km/h)174
  • Aceleración 0-100 km/h (s)0,0

Consumos y emisiones

  • Urbano (l/100 km)5,1
  • Carretera (l/100 km)4,2
  • Medio (l/100 km)4,5
  • CO2 (g/km)117
  • Depósito de combustible (l)47

Rivales

XLV D16 Limited 4x2

Desde
24.550 €

Diesel

Manual
6 marchas

115

0,0

4,5

117

C-Max 1.5TDCi Titanium 120

Desde
25.375 €

Diesel

Manual
6 marchas

120

12,4

4,1

110

C4 Picasso 1.6BlueHDI S&S Shine 120

Desde
29.150 €

Diesel

Manual
6 marchas

120

12,7

3,8

100

Verso 115D Advance 5pl.

Desde
25.700 €

Diesel

Manual
6 marchas

112

12,7

4,5

119

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba