Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4×4 2016

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4×4 2016

En esta ocasión toca someter a un profundo examen al SsangYong Tivoli con el motor diésel de 115 CV y el sistema de tracción total. La diferencia de precio puede no justificar el ahorro que obtenemos en combustible frente a su hermano de gasolina, pero tiene más argumentos a favor.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 5

Correcto

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Imagen sugerente
  • Espacio interior

Mejorable

  • Detalles de acabado
  • Volante de plástico
  • Vibraciones en el interior

Tras haber podido probar en profundidad la variante del SsangYong Tivoli de gasolina de 128 CVy haber tenido la toma de contacto con la versión de GLP y diésel, ahora toca examinar a fondo el SsangYong Tivoli Diésel de tracción total, un modelo que sorprende con lo que ofrece por su precio. Además de sus hermanos de gama con otras motorizaciones, los principales rivales del Tivoli son el Dacia Duster y el Suzuki Vitara, especialmente el segundo, como iremos viendo poco a poco.

Frente a ellos, el Tivoli está en un interesante punto medio, algo más económico que el Vitara pero con una estética y un interior más cuidados que los del Duster, al que también supera en agrado de utilización.

Respecto a si merece la pena frente a sus hermanos de gasolina o GLP, la verdad es que en este caso sí es más aconsejable esta versión. Más que la diferencia de consumo, lo que inclina la balanza a favor de esta variante mecánica es el agrado de utilización. Por desgracia, el motor 1.6 de gasolina carece de sobrealimentación y su cifra de par es muy limitada, lo que obliga aestar demasiado pendiente del cambio para no quedarnos rezagados. Aunque la cifra de potencia máxima es menor en el diésel (115 CV frente a 128 CV del gasolina), entre el ralentí y hasta las 4.000 rpm la potencia que rinde el diésel es casi el doble que la de su hermano, que sólo lo aventaja por encima de las 5.000 rpm.

En cuanto a si merece la pena o no la versión 4WD, todo depende de por dónde te suelas mover. Por desgracia, la altura libre al suelo del Tivoli es muy reducida y deberemos ir con mucho cuidado fuera del asfalto. Para circular por pistas en buen estado, no es imprescindible la tracción total, aunque sí mejora mucho su capacidad para subir fuertes rampas. Si te vas a mover por zonas con climas lluviosos o nieve, con unos buenos neumáticos de inviernopuede ser suficiente, pero irás claramente mejor con esta versión.

Diseño SsangYong Tivoli diésel 4x4: bien resuelto

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
El SsangYong Tivoli es un coche que atrae a primera vista.
Ampliar

Aunque es justo reconocer que no es muy original (es evidente en qué modelo se han inspirado sus diseñadores), lo cierto es que el Tivoli gusta a la gente y es un coche pintón. Estéticamente no hay diferencia entre esta versión y el resto de la gama. Salvo que te tires al suelo y te fijes en que la suspensión trasera es diferente, la única diferencia con los demás modelos son las siglas 4WD sobre la puerta del copiloto.

SsangYong ha sabido sacar buen partido de los 4,2 m de largo de este modelo, con unas proporciones correctas y una imagen llamativa, incluso sin detalles como el techo en diferente color, los adhesivos que hay disponibles para personalizarlo o las llantas opcionales. Estas últimas pueden parecernos muy sugerentes, pero son del todo innecesarias y contraproducentes.

Esta unidad de pruebas iba claramente mejor en carretera y en ciudad que los que pude probar con la llanta grande y, para colmo, la diferencia de precio entre los neumáticos 205/60-16 y los 215/45-18 es casi el doble, un detalle importante en un coche de enfoque económico como éste.

En resumen, poco que añadir en este apartado a lo ya comentado en las otras pruebas del Tivoli. Su diseño convence, sus acabados son correctos teniendo en cuenta el precio que pagamos y han logrado que sea bastante práctico.

Interior SsangYong Tivoli diésel 4x4: aprovechando los centímetros

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
El interior del Tivoli destaca más por lo que ofrece que por cómo lo ofrece.
Ampliar

El interior del Tivoli llama la atención por lo bien aprovechado que está el espacio para sus ocupantes. Es un coche francamente amplio y con un fácil acceso al habitáculo gracias a la altura a la que está la banqueta de los asientos y la forma y ángulo de apertura de las puertas.

Dentro también se han esmerado en lograr un aspecto agradable, con un diseño moderno y detalles cuidados. Hay bastantes huecos en los que dejar las cosas, aunque algunos son inútiles, como el que hay frente al copiloto. Esta oquedad carece de ningún relieve que recoja el objeto que dejemos en ella, por lo que acabará en el suelo o saltando por la ventanilla a la mínima.

Los asientos son cómodos y las plazas delanteras, amplias. Atrás falta algo de anchura, lo normal en esta categoría, pero no hay queja en cuanto al espacio para las piernas. Hay detalles prácticos como las gomas para sujetar cosas tras los respaldos delanteros, que se pueden configurar en distintas posiciones según convenga (ver galería de fotos).

La disposición de los mandos es correcta, aunque no me convencen los del climatizador, con una ruleta enorme para regular el ventilador (cuando normalmente este mando en casi todas las marcas es para la temperatura) y unas teclas muy pequeñas y difíciles de identificar; son idénticas a la vista y al tacto y sus iconos no se ven si no apartamos un rato la vista de la calzada, lo cual es un riesgo.

La instrumentación es fácil de leer y suficientemente completa, incluso cuenta con un indicador de la posición de las ruedas cuando giramos el volante. Un detalle que no comprendo es por qué al abrir las puertas sólo se enciende la luz de cortesía delantera. La iluminación que hay en el plafón central sólo se enciende manualmente, lo que deja un acceso a oscuras a los pasajeros de las plazas traseras al abrir las puertas.

El maletero es el que sale peor parado (aunque ofrece casi 400 litros de capacidad) por ofrecer un espacio tan amplio a los pasajeros. Es muy corto y, además, el eje trasero del modelo de tracción total ocupa más espacio que el de brazos tirados de las versiones 2WD, lo que le hace perder unos centímetros de profundidad, al igual que en las versiones de GLP por el espacio que ocupa el depósito de gas, que hace que pierda el doble fondo del maletero.

Si necesitamos más espacio, podemos abatir los respaldos, que dejan un suelo plano y con un buen umbral de carga. Además de una toma de corriente, el maletero del Tivoli tiene espacio para una rueda de repuesto de emergencia.

En cuanto a materiales y acabados, no están mal para el precio del coche. Su aspecto es claramentemejor que el del Duster, pero peor que en el Vitara.

Motor SsangYong Tivoli diésel 4x4: viva la sobrealimentación

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
El motor diésel es mucho más agradable de conducir que el de gasolina gracias a la sobrealimentación.
Ampliar

Aunque la cifra de potencia es menor que la de sus hermanos de gasolina y GLP, el turbo marca la diferencia en el motor diésel y hace que su cifra de par de 300 Nm casi duplique a los 160 Nm de las versiones de gasolina y bi-fuel.

Este buen dato de par motor hace que sea muy agradable de conducir y que apenas tengamos que utilizar el cambio, que en la unidad de pruebas tenía un tacto muy mejorable. Tanto es así que, para meter la primera, tenía que meter primero segunda para mover un poco los piñones y que llegase a engranar la primera, como en los coches clásicos que conduzco cuando tengo la mínima oportunidad,

El truco de esta buena respuesta del motor 1.6 diésel del SsangYong está en el turbo de geometría variable eléctrica, de respuesta inmediata a lo que hagamos con el pie derecho.

Por desgracia, no todo son flores para esta mecánica, que resulta bastante ruidosa, con unas vibraciones que, en la unidad de pruebas, se colaban con descaro en el habitáculo.

La caja de cambios de 6 marchas tiene un escalonamiento apropiado para esta mecánica, aunque no estaría de más una primera un poco más corta para alguna salida al campo. Lo que sí es muy mejorable es el citado tacto del selector, que achaco más a un defecto de la unidad probada, pues en la toma de contacto que tuve en su día con otro ejemplar no tuve este problema a la hora de meter la primera velocidad.

Comportamiento SsangYong Tivoli diésel 4x4: mejor con llanta pequeña

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
El Tivoli 4×4 tiene un eje trasero mucho más eficaz que el 2WD.
Ampliar

La unidad de pruebas, con las llantas de 16 pulgadas, tiene un buen comportamiento en carretera, aunque entre 100 y 120 km/h aparecía una vibración que achaco a un neumático desequilibrado. Desde luego es un coche mucho más agradable de conducir que las versiones de gasolina y GLP, especialmente en carreteras secundarias, donde no necesitaremos usar tanto el cambio.

En ciudad también es un coche cómodo. La postura permite una buena visibilidad del tráfico y la dirección en modo Confort (más blando que el Normal y el Sport) facilita las maniobras. Como el coche es bastante compacto, resulta fácil encontrar un hueco en el que meterlo y el par motor nos permite circular a poca velocidad sin preocuparnos demasiado de variar de marcha.

En carretera es un coche fácil de llevar, aunque tampoco es que sea un dechado de estabilidad. Pese a que su altura libre al suelo no es exagerada, su centro de gravedad es más alto de lo normal y se nota:no se lleva bien con los cambios bruscos de trayectoria, algo que queda patente en la maniobra de esquiva en el circuito de pruebas.

Los frenos tienen un tacto correcto y frenan bien al principio, pero en una frenada larga se nota pérdida de eficacia debido al calor.

En autovía resulta cómodo y no se oye tanto la mecánica, aunque las velocidades legales coinciden justo con el rango de velocidad en el que aparecía esa molesta vibración en la unidad de pruebas, lo cual le resta confort.

A la hora de movernos fuera del asfalto, hay que tener muy en cuenta la escasa altura libre al suelo del Tivoli. Mucho cuidado con las roderas y con las piedras en el camino, porque pegaremos con la panza a la mínima.

El sistema de tracción total tiene un buen funcionamiento y es rápido de reacciones, pero tiene un detalle que no me convence. Cuando queramos subir una rampa pronunciada como la que puedes ver en la galería de fotos, hay que conectar el bloqueo del diferencial central para que el 50% del par esté siempre en el eje trasero y tengamos motricidad para subir.

Si el coche se nos cala antes de terminar de coronar y ya estamos cerca de la cima, deberemos volver a seleccionar el bloqueo. Creo que, si hemos apagado el coche con el diferencial central bloqueado, es porque lo necesitábamos así, no tiene sentido que al encender el coche tengamos que volver a seleccionarlo, porque vamos a estar en el mismo sitio y con la misma necesidad. Si no tenemos la precaución de bloquearlo, al intentar coronar vamos a empezar perdiendo tracción en las ruedas delanteras y cayendo hacia atrás.

Por supuesto, el bloqueo del diferencial deberemos desconectarlo en cuanto no haga falta. Es más, han tenido la delicadeza de poner una pegatina bien grande y clara en la ventanilla de la puerta trasera para recordarnos la forma correcta de remolcar el coche sin dañar el sistema de tracción total.

En resumen, el SsangYong Tivoli diésel 4WD me parece un coche bastante honesto por su precio y con un comportamiento correcto, especialmente con las llantas de 16 pulgadas.

Equipamiento SsangYong Tivoli diésel 4x4: completo para su precio

Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
El equipamiento del Tivoli es muy completo para su precio.
Ampliar

El precio de partida de la unidad probada es de 21.000 euros, lo que significa que la tracción total impone un sobreprecio de 2.000 euros frente a la variante de tracción delantera. Este mayor coste se justifica facilmente por el propio sistema de tracción total de reparto variable y por la mejor suspensión trasera, de tipo multibrazo, más cara de producir que la de brazos tirados del 2WD. Un Dacia Duster con motor diésel de 110 CV y tracción total parte de los 18.400 euros, pero no disponemos declimatizador bi-zona, ni otros elementos que sí están disponibles en el Tivoli, por no hablar de sus mejores acabados, así que considero que en este apartado gana la partida el coreano. Si la comparación la hacemos con el Vitara, nos vamos hasta los 24.400 euros, pero el Suzuki está también mejor terminado  que el SsangYong, aunque la diferencia no es tan grande como respecto al Duster, por lo que aquí hay un empate entre los orientales.

Si tenemos en cuenta el equipamiento que tiene este Tivoli (dirección con asistencia variable, control de crucero, llantas de aleación, 4 elevalunas eléctricos, climatizador bi-zona, manos libres bluetooth, luces de marcha diurna y pilotos traseros LED…), es un coche que ofrece bastante por lo que cuesta y se convierte en una compra recomendable. Además, si no nos llega con lo que trae de serie el Tivoli que ves en las fotos, siempre podemos recurrir al catálogo de accesorios que la marca ofrece a sus clientes, con unos precios en consonancia con lo que vale el coche, bastante razonables.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ARP (Sistema Activo Antivuelco)
  • Cierre seguridad para niños
  • ESP (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • Cámara de visión trasera
  • Alarma antirrobo e inmovilizador
  • Airbags de cortina
  • FTCS (Sistema de Control de Tracción)
  • Reposacabezas regulable en altura
  • Faros antiniebla traseros
  • Anclaje Isofix
  • Airbag lateral conductor/acompañante
  • EBD (Distribuidor Electrónico Frenada)
  • BAS (Sistema Asistencia Frenada)
  • HSA (Ayuda de arranque en cuesta)
  • Faros antiniebla delanteros
  • ABS + EBD
  • TPMS (Sistema de Control de la Presión de los Neumáticos)
  • Doble airbag delantero con desconexión del airbag del pasajero

Confort

Equipamiento de Serie

  • Cristales tintados
  • Espejo interior fotosensible
  • Climatizador automático bi-zona con función memoria
  • Volante ajustable en altura
  • ISG (Start & Stop)
  • Bloqueo de puertas automático
  • Llantas de aleación 16´´ (neumáticos 205/60 R16)
  • Bloqueo de puertas automático y cierre seguridad para niños
  • Retrovisores exteriores eléctricos térmicos
  • Toma de corriente auxiliar 12v
  • Segunda fila de asientos abatibles por partes (60/40)
  • Llave inteligente y botón de arranque
  • Elevalunas eléctrico conductor un solo toque
  • Dirección asistida eléctrica
  • Control de crucero
  • Bloqueo electrónico de la dirección
  • Tapicería mixta en cuero y tela
  • Asiento del conductor ajustable en altura
  • Kit reparapinchazos
  • Espejo retrovisor interior con sistema antideslumbramiento automático

Equipamiento Opcional

  • 390 €Pintura metalizada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Volante multifunción
    • Ordenador de a bordo
    • Puerto USB y entrada HDMI

      Otros

      Equipamiento de Serie

      • ESS (Aviso luminoso en frenadas de emergencia)
      • GSI (indicador de cambio de marcha)

      Consumo SsangYong Tivoli diésel 4x4: buena eficiencia

      Prueba del SsangYong Tivoli diésel 4x4 2016
      Los consumos del Tivoli diésel son buenos.
      Ampliar

      La marca coreana homologa unos consumos muy ajustados para este Tivoli, con un gasto medio de sólo4,5 l/100 km tras ponderar los 5,1 l/100 km de consumo urbano y los 4,2 l/100 km en carretera.

      A lo largo de la prueba, el consumo en ciudad es casi imposible bajarlo de los 6,4 l/100 km, mientras que en autopista, con el control de crucero a 120 km/h la cifra se queda en 5,6 l/100 km, un valor bueno si tenemos en cuenta la mala aerodinámica de sus formas.

      En carretera, con cruceros entre 70 y 100 km/h, el gasto medio ha sido de 4,6 l/100 km, un valor que no está nada mal.

      Con este consumo y un depósito de 47 litros de capacidad, es fácil lograr autonomías de más de 700 km con el Tivoli diésel.

      El ahorro frente a la versión de gasolina es considerable, pero tardaremos bastante en amortizar los 1.500 euros de diferencia que hay entre el gasolina y el diésel equivalente.

      Ficha Datos

      Carrocería

      • Largo 4.202 mm
        Ancho 1.798 mm

        Alto
        1.590 mm

      • Batalla (mm)
      • Capacidad del maletero min/max (l) /
      • Peso (kg)2.010
      • CarroceríaTodo Terreno
      • Número de puertas5
      • Número de plazas5

      Motor

      • CombustibleDiesel
      • Cilindrada (cm3)1.597
      • Número de cilindros4
      • SobrealimentaciónTurbo de geometría variable

      Transmisión

      • TracciónTodo terreno tracción total permanente
      • Tipo de transmisiónManual
      • Número de marchas6

      Prestaciones

      • Potencia (kW)85
      • Potencia (CV)115
      • Par (Nm)300
      • Velocidad máxima (km/h)175
      • Aceleración 0-100 km/h (s)0,0

      Consumos y emisiones

      • Urbano (l/100 km)5,1
      • Carretera (l/100 km)4,2
      • Medio (l/100 km)4,5
      • CO2 (g/km)119
      • Depósito de combustible (l)47

      Rivales Rivales

      Tivoli D16T Premium 4x4

      Desde
      21.000 €

      Diesel

      Manual
      6 marchas

      115

      0,0

      4,5

      119

      Duster 1.5dCi Laureate 4x4 110

      Desde
      18.015 €

      Diesel

      Manual
      6 marchas

      110

      12,9

      5,1

      123

      Vitara 1.6DDiS GLE 4WD

      Desde
      23.312 €

      Diesel

      Manual
      6 marchas

      120

      12,4

      4,2

      111

      Tivoli G16 Limited 4x2

      Desde
      20.050 €

      Gasolina

      Manual
      6 marchas

      128

      0,0

      6,6

      154

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      Ir arriba