Prueba del SsangYong Rexton W D22T 4×4 automático

Prueba del SsangYong Rexton W D22T 4×4 automático

14 marzo, 2017

Nos ponemos al volante del SsangYong Rexton W D22T 4x4, un auténtico todo terreno con reductora y capacidad para alojar hasta 7 pasajeros. Esta versión incluye cambio automático de origen Mercedes y se presenta como colofón antes de que llegue su sucesor.

Nuestra valoración: 6,2 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 6

Bueno

Equipamiento 5

Correcto

Consumos 4

Regular

Destacable

  • Suavidad del cambio
  • Par motor
  • Precio

Mejorable

  • Equipamiento
  • Ordenador de a bordo
  • Consumo

Aunque ahora prácticamente todas las marcas poseen un SUV en su catálogo, es justo reconocer que, si hay una marca especialista en este tipo de vehículos, es SsangYong, que nunca ha tenido (ni tiene) ningún modelo en su gama que no lo sea. Aunque tradicionalmente siempre ha sido una marca con modelos planteados más como auténticos 4×4 que “todocaminos”, lo cierto es que, sus modelos más recientes sí tienen un enfoque más parecido al del espíritu de los SUV, mucho mejor adaptados a la ciudad que al campo, incluso algunos no están disponibles con tracción total, como el XLV, algo que ha sido una máxima para SsangYong. Pero éste no es el caso del modelo de la prueba de hoy que, no sólo sí cuenta con tracción total, sino que también puede presumir de ser uno de los pocos que cuentan con reductora, de modo que su capacidad como verdadero 4×4 queda fuera de dudas.

No mucho tiempo le queda al modelo de la presente prueba. En marzo del 2013 SsangYong nos presentó en el Salón de Seúl un concept car de clase superior con capacidad para siete pasajeros, el LIV 1.

El SsangYong Rexton que analizamos es la última versión antes de que llegue su sucesor.  El ultimo empujón para terminar con este modelo por todo lo alto como la versión mas top hasta ahora vista. De hecho, ya está en marcha una nueva carrocería del Rexton para el 2017 y disponemos de alguna foto espía en Autocasión.

Precisamente por la veteranía de este modelo, aunque el Rexton de la prueba de hoy viene bien equipado, carece de algunos elementos que empiezan a ser ya un estándar en el mercado, especialmente en el campo de los sistemas ADAS (asistentes a la conducción) como los sensores de ángulo muerto, la alerta de pérdida de carril, etcétera. A cambio, SsangYong nos ofrece un coche funcional, de calidad y aparente por un precio asequible.

Por 35.700 euros sin ningún tipo de descuento podemos tener un todopoderoso Rexton. Un vehículo de grandes dimensiones, 4×4 con reductora, potente, ágil, con un cambio automático excepcional y con capacidad para siete pasajeros.

También es cierto que existe la posibilidad de elegir un modelo más barato, el 4×2. Sin embargo, perdería toda su esencia, ya que en lo que más destaca este Rexton es en las posibilidades que ofrece al circular por todo tipo de caminos, incluso las más duras rutas off road.

En este sentido, el mercado está repleto de SUV, modelos con cierta altura y estética robusta. A la hora de la verdad, sólo sirven para ir por carretera más altos que los demás y por algún camino que otro. El Rexton continuará allá donde otros no podrán.

Tampoco quiero decir que el SsangYong Rexton sea el único coche capaz de ir por cualquier sitio. Existen competidores como los Jeep Cherokee, Land Rover Defender y Discovery, Mitsubishi Montero, Toyota Land Cruiser…

Habrá que investigar cuál de ellos es 4×4 con reductora y puede alojar hasta 7 pasajeros. A partir de ahí, el precio tomará cierta importancia y… encontrar el precio por el que SsangYong comercializa el Rexton 4×4 será complicado.

Diseño Rexton: atractivamente campero

 

El aspecto general del Rexton es imponente, un vehículo de grandes proporciones, muy alto, robusto, con tracción a las 4 ruedas… podemos decir que es un auténtico 4×4.

Dentro de las dimensiones del coche cabe destacar su talla. Con los 1.840 mm de altura, el Rexton se convierte en uno de los mas vigorosos del mercado; tan sólo los impresionantes Mercedes Clase G y el Land Rover Defender, o los mas polivalentes Mitsubishi Montero y Toyota Land Cruiser, se colocan por encima de esta medida.

Sin embargo, y comparándolo con los vehículos mencionados anteriormente, la apariencia estética del Rexton lo aleja de ser un todo terreno. Es menos agresivo visualmente y podría pasar más por un SUV; los ángulos pronunciados de los grandes 4×4 se reducen, dejando formas más ovaladas.

Predominan líneas redondeadas en el frontal, donde se ubican unos alargados grupos ópticos. Esta nueva actualización incluye luces diurnas de tipo led que continúan la línea inferior de la calandra.

Los paragolpes también son de nuevo diseño, así como los intermitentes y las luces antiniebla.

En los laterales percibimos unos espejos retrovisores de grandes dimensiones con intermitente aparte de las nuevas placas que identifican el modelo y versión. En este sentido, me resultó curioso que el nombre tanto de la marca SsangYong como del modelo Rexton, o incluso la versión, figurara en tantísimos elementos. Sólo en el exterior llegué a contar hasta 8 designaciones.

También dispone de lunas tintadas que le confieren un espacio más privativo y limitan la visión a los curiosos o amigos de lo ajeno.

Las barras laterales de techo cromadas y sus impresionantes ruedas con llantas de aleación de nuevo diseño le dan un aspecto más deportivo y elegante. Por su parte, las estriberas estéticamente le aportan distinción y facilitan el acceso al interior.

En cuanto a la zaga, las formas son algo más cuadradas que en el frontal, aunque la forma de la luneta trasera parece querer evitar dicha geometría. También podemos comprobar que es visualmente menos 4×4 que los vehículos citados anteriormente y no lleva la rueda de repuesto a la vista. Caben destacar los nuevos grupos ópticos y la cola de escape cromada.

Dada la forma del portón, es inviable colocar la rueda de repuesto para poder tener más espacio entre la carrocería y el suelo (recordemos que la rueda de repuesto la lleva por debajo del maletero). Incluso la apertura del maletero resulta complicada debido a sus dimensiones, no incluye ni como opción accionamiento eléctrico y debemos contar con suficiente espacio posterior.

Interior Amplio y funcional

 

Una vez observado el exterior del Rexton, abrimos la puerta para acceder al interior. Lo primero que percibimos es que el SsangYong Rexton es un vehículo de siete plazas y tiene tres filas de asientos.

Sin apoyarnos en los estribos, comprobamos que el acceso al habitáculo no es tan sencillo como parece en este tipo de coches. El suelo del Rexton está considerablemente alto y se debe realizar un buen impulso en la pierna para poder entrar. Me sorprendió no encontrarme con las manillas típicas de los 4×4 para sujetar al cuerpo, para acceder al vehículo, o para ir off road al entrar en pendientes o terrenos muy bacheados.

Incluso los asientos están colocados en una posición algo lejana respecto al marco de la estructura. Para personas altas no será complejo, pero se complica más de lo normal para personas más bajas o con movilidad reducida. En estos casos, el uso de las estriberas será imprescindible.

Percibimos un alto grado de calidad ya no solo por el tapizado en piel, sino también por un tacto de volante muy agradable.

La consola central, que aparte de ser ancha es práctica y eficaz, tiene un diseño simple pero acertado, sin ningún tipo de pretensiones y cumpliendo con un equilibrio entre estética y funcionalidad.

La simetría de todo el frontal exterior del coche queda reflejada también en el salpicadero y en sus formas interiores. Observamos que los aireadores centrales de la consola carecen de mecanismo para regular el caudal del aire o incluso cerrar su ventilación.

Podemos disfrutar de una posición muy cómoda y acogedora gracias a las regulaciones de los asientos y a la tapicería de cuero, aunque se perciben ciertos pr0blemas. Con los pocos kilómetros que tiene nuestra unidad, ya aparecen signos y arrugas típicas de cuero estirado.

Los asientos traseros, segunda fila, son reclinables y abatibles. Ofrecen mayor confort a los pasajeros y se recogen fácilmente para aumentar la capacidad del maletero o para acceder a la tercera fila de asientos. Además, incorporan en ambos lados pequeñas muescas para el apoyo de la mano e impulso hacia la tercera fila. Sin embargo, la banqueta no es regulable en distancia y puede comprometer el espacio respecto a los asientos delanteros o a la tercera fila de asientos.

Para encontrar una postura adecuada al conducir, el volante debe tener diferentes ajustes. En el caso del Rexton sólo encontramos la posibilidad de regular en altura, eso sí, entre unos límites muy amplios.

Si hablamos de regulaciones, caben destacar también las referentes a los cinturones. Las bandas delanteras son regulables en altura, pero tanto los asientos de la segunda fila como los de la tercera no tienen regulación alguna.

Respecto a los espacios guardaobjetos, el Rexton incluye un gran cofre con tapa, reposabrazos y diferentes espacios portaobjetos. En este sentido compruebo el espacio de la guantera y me sorprende el tamaño tan reducido que tiene, no cabe el libro del usuario. Las plazas traseras no disfrutan de muchos espacios y los que tiene son de incómodo acceso. Las guanteras de las puertas tienen un diseño muy estrecho, casi no cabe la mano para coger los objetos depositados. Por último, la tercera fila de asientos dispone de una red para sujetar, más que para guardar objetos.

El suelo de las plazas traseras es prácticamente liso y aporta mayor comodidad al pasajero trasero central, aunque dicha comodidad se verá reducida, ya que no tiene reposacabezas y el respaldo es algo duro al ocultar en su interior un reposabrazos.

Pueden sentarse hasta dos pasajeros, que por el respaldo podrían ser adultos pero por el asiento están más pensados para cortas distancias o para niños. El suelo se eleva lo suficiente como para que el espacio de los pies y las piernas sea demasiado justo.

Un detalle interesante es que el maletero tiene pestillo de cierre, pero no para abrirlo, sino para asegurar su cierre.

Nuestro modelo de prueba no traía bandeja para ocultar el contenido del maletero. Como comentamos en el apartado anterior, los cristales tintados cumplen perfectamente su función.

Motor El motor 2.2 tiene par para dar y tomar

motor

Actualmente no se comercializa ningún Rexton con motor gasolina. Sólo podemos optar por una sola mecánica de 2.2 turbodiésel de cuatro cilindros, 178 CV de potencia y 400 Nm de par. Eso sí, podemos optar por la tracción 4×2 o 4×4, y con cambio manual o automático.

El SsangYong Rexton que tuvimos de prueba era 4×4 y con cambio automático secuencial de 7 velocidades de origen Mercedes.

La tónica general del motor es la suavidad, la rapidez y la eficacia con la que entrega la potencia, tanto si vamos por carretera como si circulamos por un camino.

Uno de los factores que provoca en el Rexton esta magistral entrega de potencia es la polivalente caja de cambios automática.

En este sentido, rara vez conseguimos ver el cuentavueltas en la zona alta, ya que el cambio siempre intenta engranar la velocidad más alta para mantener el motor bajo de vueltas. Así mismo y debido a la suavidad del cambio, tenemos que estar muy pendientes para darnos cuenta de cuándo se produce el cambio de velocidad.

Por otro lado, y para no obligar a bajar de velocidad, el motor cuenta con una enorme cantidad de par a pocas revoluciones, exactamente 400 Nm, más que suficiente para poder satisfacer nuestras necesidades. Con un pequeño golpe de pie derecho, el Rexton acelera sin problema alguno y no tiene que reducir.

Magistral y polivalente son dos de los adjetivos que pueden calificar el cambio automático. Podemos realizar una conducción perfectamente entre las 1.000 y 2.000 rpm por autopista, en séptima velocidad equivaldría de 70 a 140 km/h, al igual que lo usamos para enfrentarnos a cualquier obstáculo en primera velocidad más la acción de la reductora. El cambio es una auténtica maravilla.

Tiene tal agilidad en bajas revoluciones que las recuperaciones del Rexton son rápidas y dinámicas, parece que nunca nos falte potencia.

La única forma de poder o querer subir de vueltas es forzarlo a bajar de marcha acelerando mucho o directamente activar el modo secuencial.

A través de un pequeño botón en la misma palanca a la altura del dedo pulgar, podemos accionar el mando hacia delante o hacia detrás para bajar o subir de marcha.

He de comentar que el cambio engrana las velocidades de una forma más lenta en modo secuencial que en modo automático. Si mantenemos las revoluciones muy altas, el mismo cambio se protege y pasa a la siguiente relación, es decir, no obedece nuestra orden.

Comportamiento Rexton: auténtico 4x4 con reductora

 

 

Ver un vehículo de estas dimensiones puede hacer pensar que su conducción se presente compleja, dura y poco cómoda. La verdad es que desde que entras por la puerta la sensación no es para nada esa.

Al arrancar la mecánica del Rexton trasmite una sensación de nobleza, con un zumbido grave, bronco e incluso atractivo. Aunque la mecánica es diésel y ya conocemos las diferencias sonoras respecto a los motores de gasolina, el bloque transmite buenas impresiones al oído.

Al colocar el cambio en la posición “D”, la suavidad reina en todos los aspectos.

Es cierto que con los casi cinco metros de largo del Rexton podemos sentirnos intimidados e incluso temerosos al movernos y quizás guardemos un máximo de cuidado en su manejo. Pero en cuanto haces muy pocos kilómetros, te vas sintiendo mas cómodo y confiado, la sensación va ganando enteros exponencialmente y podemos tener el problema contrario, que tampoco es bueno, intimidar al resto de los conductores.

La suspensión es blanda y pasamos por todas las marcas viales sin darnos cuenta, tanto si son pasos elevados como guardias tumbados o cualquier defecto en el asfalto. Empezamos a notar bastantes derivas en las curvas o glorietas, sus dos toneladas nos adelantan y en carretera deberemos circular con cuidado.

Por ciudad la dirección es suave y se mueve con muchísima facilidad al maniobrar, aunque tenga casi cuatro vueltas de volante entre los topes. En carretera la dirección se muestra algo más dura.

Los enormes retrovisores comienzan a tener personalidad cuando cogemos velocidad y establecen un dialogo con el viento; el ruido aerodinámico que provocan se aprecia notablemente en el habitáculo. Por el contrario facilitan las maniobras al conductor, sobre todo en ciudad.

La aerodinámica pierde efectividad y se nota que llevamos un vehículo de grandes dimensiones y peso, sus neumáticos de medidas 255/60/18 participan en el ruido generalizado que penetra en el habitáculo.

La sensación que tuvimos en ciudad poco cambia en carretera, tanto en suavidad como en suspensión y derivas. En este aspecto, el más mínimo gesto en el volante puede comprometer la seguridad y nuestras manos deben actuar con cautela.

El motor tiene fuerza suficiente para desplazar a cinco adultos con el maletero cargado hasta más no poder. Notaremos un cierto sobrepeso, evidentemente, pero, gracias a un cambio sensacional de 7 relaciones, podemos circular con la velocidad más apropiada.

En nuestra ruta por Andalucía, encontramos diferentes caminos para hacer turismo y adentrarnos en las rutas perfectas para medir la capacidad del Rexton off road.

La altura es muy buena para poder sortear con éxito los cambios mas exigentes, tanto de entrada como de salida. El recorrido de las suspensiones es muy amplio y, al ser independientes, es raro que alguna rueda se quede en el aire.

Gracias a sus posibilidades de tracción, podemos salir airosos de cualquier circunstancia. Para ello tenemos un interruptor en el que podemos optar por tracción trasera, (2H) la más recomendada para su uso cotidiano, tracción a las 4 ruedas (4H) para el mal tiempo o tener mayor tracción, o la auténtica 4×4 (4L), todo el arsenal en cuanto a tracción con reductora, que, junto con el modo Winter en el cambio, hacen el maridaje perfecto para que enfrentarse a los terrenos mas difíciles sea una diversión y no un preocupación.

En este sentido, pude comprobar como mi ansiedad se fue relajando cuando sometí al Rexton a una fuerte pendiente de piedras, tierra y barro. El SsangYong salió de la pendiente sin pestañear.

Equipamiento Demasiado justo, sin pretensiones

 

 

mechero

Cuando comprobé los elementos que tenía nuestra unidad de prueba y el catálogo de opciones, no me encontré con las más estandarizadas y, ciertamente, me sorprendieron otras bastante más anormales.

Lo primero que noté es que existen diferencias a la hora de configurar el Rexton dependiendo del país en el que se realice la compra. Por ejemplo, en España no podemos contar con calefacción y ventilación en los asientos, o calefacción en el volante.

Otra de las sorpresas que me llevé fue que no se puede equipar el Rexton con las luces ni los limpiaparabrisas automáticos; sin embargo, incluye calefacción en los limpias.

El Rexton de esta prueba no tenía cierto equipamiento que me parece esencial en este tipo de vehículos, me refiero a los sensores de aparcamiento tanto delanteros como traseros. Por el precio de 382 euros podemos incluir ambos, 191 euros respectivamente.

Llegamos a contar hasta cuatro tomas de mechero de 12v, tres de ellas en la zona delantera; consola central, copiloto y en el maletero. Sin embargo, en las plazas traseras no hay ninguna.

A pesar de ser un habitáculo tan grande, el Rexton solo tiene una única zona de climatización. Este es un aspecto que define su naturaleza asequible, ya que emplea elementos sencillos y poco costosos. Pasa exactamente lo mismo con los intermitentes, no son de un solo toque.

El funcionamiento del GPS no me gustó. Su manejo no es muy intuitivo y se necesita un proceso de aprendizaje.

Existen iconos informativos en el menú de ajustes e información generalizada  cuya lectura se hace inviable, incluso quedan fuera de la pantalla, sobre todo las indicaciones superiores. Quizá el mismo software sirva para modelos distintos de SsangYong con diferentes pantallas.

Otra particularidad es que ni tiene ni se puede añadir ordenador de a bordo y sólo se puede incluir xenón en luces de cruce.

No obstante, incluye un medidor de presión de los neumáticos y control de frenada en descensos y cuestas, opciones muy útiles cuando circulamos off road.

El equipo de sonido tiene un total de 4 altavoces en la parte delantera, lo que a priori significa que tiene vías separadas; dos altavoces específicos para frecuencias agudas y otros dos para frecuencias medias y bajas. Al aislar las frecuencias, altas y bajas, comprobamos que todas, en su totalidad, se emiten por los cuatro altavoces. De esta manera los altavoces no trabajan adecuadamente y su rendimiento no es el más óptimo.

En la parte trasera cada puerta tiene un único altavoz. Los tres rangos de frecuencias, agudas, medias y bajas, se emiten por el mismo altavoz.

No obstante, al contar con el sistema de sonido BBE el resultado general es bastante bueno. Las frecuencias graves y agudas ganan en claridad, potencia y realismo.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbags laterales
  • ARP (Sistema Activo Antivuelco)
  • Alarma antirrobo
  • Doble airbag delantero
  • ESP (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • Cámara de visión trasera
  • Luces diurnas
  • Faros antiniebla
  • EBD (Distribuidor Electrónico Frenada)
  • Cierre seguridad para niños
  • BAS (Sistema Asistencia Frenada)
  • ABS (Sistema Antibloqueo Frenos)
  • Sistema Isofix en asientos traseros para sillas infantiles

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente
  • Control de velocidad
  • Rieles en el techo
  • Cierre de puertas con sensor de velocidad
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Espejo interior antideslumbramiento
  • Dirección asistida con endurecimiento progresivo
  • Climatizador automático
  • Asientos tapizados en cuero Deluxe
  • Retrovisores exteriores con intermitente led integrado
  • Cristales tintados
  • HDC (Control Descenso Pendientes)
  • Retrovisores exteriores eléctricos térmicos
  • Tercera fila de asientos
  • Volante y pomo de cuero
  • Toma de corriente auxiliar 12v
  • Llantas aleación 18´´ (255/60R)
  • Techo solar eléctrico
  • Volante y pomo de cuero con inserciones de madera
  • Estribos laterales
  • Techo eléctrico

Equipamiento Opcional

  • 425 €Pintura metalizada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Manos libres con Bluetooth integrado
    • Volante multifunción
    • Puerto USB
    • Sistema multimedia con Navegador integrado, pantalla táctil 6´´

    Consumo Considerable pero sin verificar

     

    Según comenté en el apartado de equipamiento, una de las cuestiones más sorprendentes del Rexton es que no lleva, ni se puede incluir, el ordenador de a bordo. Es decir, con esta falta de información, pocas comprobaciones de consumo hemos podido realizar.

    SsangYong ofrece oficialmente un consumo de 9,5 l de combustible por ciudad, 6,2 l por carretera y una media ponderada de 7,4 l de gasóleo, evidentemente referentes al Rexton 4×4 con cambio automático de 7 velocidades, el mismo que el de esta prueba.

    La única medida que podemos tener en cuenta es la media entre los litros gastados por los kilómetros realizados.

    Si tenemos en cuenta que el depósito del Rexton es de 78 litros y que al realizar 700 kilómetros tuve que parar a repostar, más o menos con 5 litros en el depósito, significa que hice una media de unos 10,4 l, aunque más de la mitad de los kilómetros fueron por carretera.

    Otra medida que comprobé fue el gasto de un cuarto de depósito, unos 18 litros. Con esa división recorrí 150 km, por lo que realicé un consumo de 12 l; ese consumo fue realizado en circuito urbano.

    Como podemos observar, son medidas poco fiables y distan mucho de las ofrecidas por la marca, pero no tuve otra forma para realizar mediciones más exactas.

    También podemos deducir que el Rexton tiene las mejores herramientas para que su consumo sea cuantioso, a parte de ser 4×4 y automático. Recordemos que pesa dos toneladas y lleva neumáticos de medidas generosas.

    Rivales

    Rexton W D22T Limited 4x4 Aut.

    Desde
    35.700 €

    Diesel

    Automático
    marchas

    Sorento 2.2CRDi Drive 4x4 Aut.

    Desde
    45.725 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    200

    9,6

    6,6

    174

    Montero 3.2DI-D Spirit 5AT 190

    Desde
    40.200 €

    Diesel

    Automático
    5 marchas

    190

    10,4

    9,0

    238

    Land Cruiser D-4D VX Aut.

    Desde
    46.200 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    177

    12,7

    7,2

    190

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba