Prueba

Primera prueba del Smart #1 Brabus 2022: todo un influencer

29 fotos

Ampliar

28 de septiembre, 2022

Ya nos hemos puesto al volante de la nueva generación del Smart. Se denomina #1 y ya más que un urbano es ahora un B-SUV 100% eléctrico de origen chino. Puede llegar a los 422 CV de la versión Brabus y superar los 400 km de rango.

A finales de la década de los 90 el grupo Daimler revolucionó el concepto de movilidad urbana lanzando al mercado la marca Smart, un pequeño coche urbano de 2,5 metros, biplaza y con una gran maniobrabilidad que enseguida cautivó a los conductores más urbanitas. Con el tiempo la gama del Smart fue creciendo no solo el número de versiones sino también en tamaño, aunque la versión fortwo conseguía dejar intacto su escueta longitud.

Te puede interesar: La solución de Geely para no tener que cargar el coche eléctrico

Poco a poco, la electrificación también fue abriéndose camino hasta que en 2007 se presentó el primer Smart Electric Drive para, ya en 2020, anunciar la marca que sus planes estratégicos pasaban por suprimir por completo las mecánicas de combustión. Mucho han cambiado las cosas en estos más de 20 años de vida del fabricante alemán hasta el punto de que hoy, en la actualidad, podemos dejar de hablar de Smart como una marca germana y empezar a hacerlo de una asiática. Y es que ahora forma parte del grupo chino Geely uno de los más activos en lo que al mercado de la automoción se refiere, tanto es así que es accionista principal de fabricantes tan importantes como Volvo, Polestar, Lotus y Lynk&Co.

Nuevo segmento

Y hoy por hoy ya no podemos hablar de Smart como un vehículo expresamente urbano aunque si mantiene ese apellido dentro de la categoría nueva en la que Geely ha posicionado, que no es otra que la de mayor recorrido comercial: los todocaminos urbanos o B-SUV. Un segmento que ahora mismo lidera las cifras de ventas de prácticamente los principales mercados del viejo continente y en el que Smart tendrá que lidiar con nuevos actores como son: el de DS3 Crossback, el Kia Soul, el Opel Mokka o el Hyundai Kona, y más concretamente con sus versiones cero emisiones encargadas de reducir la contaminación de las grandes ciudades. En este sentido, el nuevo Smart #1 también podrá rivalizar con otros modelos de nueva orden como es por ejemplo el Renault Megane y E-TECH.

Lo que no ha variado es su componente Premium, no solo en lo que a calidad percibida se refiere sino también en sus tarifas. Porque luego todo camino urbano estará disponible para su reserva a partir del 18 de octubre con las primeras unidades siendo entregadas durante el primer trimestre del 2023, y lo harán con los siguientes precios de lista:

  • Smart #1 Premium: 41.500 euros
  • Smart #1 Launch Edition: 46.550 euros
  • Smart #1 Brabus: 49.550 euros

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 8

Motor 9

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Diseño exterior
  • Calidad interior
  • El Brabus, ¡brutal!

Mejorable

  • Maletero algo justo
  • Dependencia de la pantalla central
  • Precio algo elevado

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Marca la tendencia

Su longitud es ahora de 4,27 metros y ofrece una gran personalización.

29 fotos

Ampliar

Cómo te decimos el nuevo Smart Stack uno pasa de convertirse en un urbano al uso a un todocamino del segmento B. Mide 4,27 m de largo por 1,82 de ancho y 1,68 de alto lo cual le permite rivalizar con los modelos antes mencionados. Ofrece un diseño limpio, minimalista, combinando las superficies redondeadas con ciertas aristas más aerodinámicas. A destacar en este sentido elementos como las llantas de hasta 19 pulgadas con un diseño de lo más aerodinámico o unos tiradores enrollados en las puertas. Con todo el coeficiente aerodinámico de este modelo es uno de los mejores de su categoría con un Cx de solo 0.28.

En lo que respecta al resto de elementos, sobresale la tira de LED diurna que conecta los pilotos delanteros (con función matricial en opción para los faros principales) y que tiene réplica en la zaga ofreciendo así una estética simétrica. Los paragolpes son prominentes, más en el caso del Brabus, versión en la que el capó cuenta con dos tomas de aire simuladas. Del lateral también llama la atención la doble línea de visión provocada por los guardabarros y el techo de tipo flotante coloreado hasta en cuatro tonos. Techo que tiene una forma distintiva en su pilar C donde se coloca el logo de Smart.

Interior: Calidad digital

El puesto de conducción destila modernidad y calidad.

29 fotos

Ampliar

De puertas para dentro el salto de calidad es sobresaliente sobre todo en comparación con algunos de los que se presuntamente serán sus rivales. La personalización está a la orden del día y lo consigue gracias a los innumerables materiales que se pueden escoger. Tampoco desentonan los asientos que recogen perfectamente y que en el caso de las versiones Brabus tienen el logo serigrafiado en el reposacabezas. Por ergonomía cuenta con un túnel central que divide ambos asientos y en el que los pasajeros delanteros pueden colocar en tres compartimentos sus enseres.

Sin entramos en la digitalización tenemos por un lado un minimalista cuadro de instrumentos horizontal de 9,2 pulgadas que cuenta con la información precisa. Sobre él, un Head-up display de 10 pulgadas que reproduce perfectamente los principales menús. Todo ello porque el cerebro y la atención va directamente a parar al monitor central de tipo flotante de 12,8 pulgadas. Desde él se pueden manejar todas las funciones del vehículo incluyendo la climatización, los asistentes a la conducción, los programas de conducción e incluso los diferentes niveles de regeneración de la frenada.

Por suerte ofrece un funcionamiento de lo más rápido e intuitivo y cuenta con una interfaz bastante llamativa, con unos menús muy juveniles que acaban siendo fáciles de manejar. Entre algunas funciones incluye navegación conectada en tiempo real, Spotify o la posibilidad de interactuar con el asistente personal cuyo avatar tiene forma de zorro, al estilo del clip de Word de 1997, y que responde al comando de “Hey Smart”.

Si hablamos de espacio, no hay casi puntos negativos y es que de los 4,27 metros de largo, 2,75 metros van destinados a su distancia entre ejes. De hecho desde Smart nos aseguran que sería semejante al hueco disponible en un Clase S de Mercedes-Benz y aunque suenen exagerado no es para menos porque un adulto de 1,90 metros se coloca con gran facilidad gracias al amplio hueco para las piernas y la cabeza. El maletero, por su parte, cubica un volumen inicial de 323 litros, que se mueve dentro de la media del segmento. La ventaja que ofrece este Smart #1 es no es otro que los 13 cm de desplazamiento longitudinal de los asientos traseros permitiendo alcanzar así un volumen de 411 litros. Este maletero se completa con un pequeño hueco bajo el capó delantero de 15 litros que resulta ideal para guardar los cables (si los doblas bien) o las herramientas.

Motor: El Brabus es una bestia

La versión Brabus asciende a nada menos que 428 CV.

29 fotos

Ampliar

Desde el inicio de su comercialización, este Smart #1 va a estar disponible con dos versiones, completamente diferenciadas en lo que a prestaciones y rendimiento se refiere, enfocadas a dos tipos de clientes bien distintos. La base se la lleva el Smart #1 de un solo motor, colocado en el eje trasero que genera 200 kW (272 CV) y 343 Nm de par instantáneo que ya resulta más que suficiente para el día a día. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanza los 180 km/h de velocidad punta.

Por encima, no obstante se sitúa el brutísimo Brabus que suma otro motor en el eje delantero (por lo que hablamos de un coche con tracción total) que genera 115 kW (155 CV) para dar de manera conjunta, ojo, nada menos que 315 kW, o lo que es lo mismo, ¡422 CV!, al que añade un par máximo de 543 Nm. Para que te hagas una idea es casi el mismo rendimiento que un Porsche Taycan (408 CV), por lo que creemos que es una auténtica salvajada para un modelo de este segmento. Lógicamente, no nos extraña que solo necesite 3,9 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado calcando la velocidad punta.

Comportamiento: Para cualquier escenario

Dinámicamente ofrece un comportamiento muy aplomado.

29 fotos

Ampliar

Durante la toma de contacto realizada por Lisboa y sus alrededores hemos conducido durante más kilómetros el Smart #1 Brabus confirmando que es, en el buen sentido de la palabra, un sinsentido de versión. Acelera como un demonio y eso se demuestra en cómo la espalda se funde con el asiento. Ambos Smart cuenta con diferentes modos de conducción: Eco, Normal y Sport que varían sobre todo la respuesta del acelerador. El Brabus suma uno llamado igual que aumenta considerablemente el rendimiento. Donde no hemos notado tanta diferencia de uso ha sido en la dirección ni en la suspensión. En ambos modelos se mantienen casi idénticos lo que implica tener un coche con una dirección bastante precisa y una amortiguación tirando a firme.

Ello le permite hablar de un comportamiento aplomado y estable. Por ciudad ha perdido algo de facultades sobre todo a la hora de ratonear por las estrechas calles pero ha ganado, en cambio, maniobrabilidad para salir de la misma y afrontar, incluso, largos trayectos. En carretera revirada el Brabus es una auténtica delicia pues basta tocar un poco el pedal del acelerador para notar cómo todo el rendimiento se traslada al asfalto sin perder demasiada motricidad a no ser que nos pasemos de entusiasmo que entonces veremos algo de subviraje. Lo bueno es que en el Brabus tenemos unos frenos de mayor diámetro que, ciertamente, frenan de manera excepcional.

Un punto negativo, que para elegir los diferentes modos de retención tenemos que ir directamente a la pantalla. Dicho esto tenemos tres tipos de retención, una standard, otra más intensa y otra que se denomina e-Pedal y que permite parar el coche con un solo pedal (se encienden las luces traseras incluso). Para finalizar tenemos que hablar del amplísimo elenco de asistentes a la conducción entre los que están el control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop & Go, asistente mantenimiento de carril, detector ángulo muerto, reconocimiento señales de tráfico, asistente de mantenimiento de carril , asistente para conducción en autopistas/autovías con asistente automático de cambio de carril y asistente de tráfico, asistente automático de aparcamiento, luces adaptativas, sensores de aparcamiento, cámara 360 grados.

Consumo: Casi como el oficial

El consumo está bastante cercano al oficial, pero ojo con ir más rápido.

29 fotos

Ampliar

Independientemente de cuál de las versiones se elija, la batería es siempre la misma. Tiene 66 kWh de capacidad bruta y cuenta con una química compuesta por una aleación de níquel, cobalto y manganeso que ha sido desarrollado por la propia Smart. En lo que respecta a autonomías La marca homologa una autonomía que en el mejor de los casos alcanza los 440 kilómetros quedándose en los 400 km en el Brabus. La carga admite tomas de 22 kW en corriente alterna (CA) y de 150 kW en corriente continua (CC) necesitando menos de 3 horas en el primer caso y menos de 30 minutos en el segundo, ambos para pasar del 10 al 80%. Con todo, el consumo que hemos medido durante la toma de contacto ha sido de 17 kWh/100 km en el caso del Smart de un solo motor y de 20,2 kWh/100 km en el Brabus.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche