Prueba

Prueba del Renault Espace dCi de 200 CV 2019

53 fotos

Ampliar

27 de diciembre, 2019

Con la llegada del lavado de cara del Espace en ciernes, puede ser un buen momento para hacerse con uno de los modelos actuales a buen precio. Por eso examinamos este tope de gama que podría salir a un precio muy rentable.

Renault ha anunciado hace pocas semanas que en las primeras semanas de 2020 pondrá a la venta la actualización del Renault Espace en la que introduce algunas novedades. Esto hace que el modelo que probamos aquí pueda ser muy interesante en el caso de quedar unidades en stock. De ser así, se puede conseguir un precio muy interesante por este Renault Espace dCi de 200 CV 2019, el tope de gama en diésel.

Aunque sus prestaciones son buenas, confieso que no me ha sorprendido tanto como en su día lo hizo el motor 1.6 de 160CV. Éste se nota algo más poderoso en baja y al iniciar la marca, pero una vez lanzado, no se aprecian demasiado esos supuestos 40 CV adicionales.

Una vez más, el confort y la versatilidad son las principales virtudes de este coche, pero también su dinamismo gracias al truco de la dirección en el eje trasero, que Renault comercializa como 4Control. Con este sistema, el Espace maniobra en espacios reducidos casi como un utilitario y en zonas reviradas sorprende por su agilidad.

Tal vez te interese: vídeo sistema 4Control de Renault Espace

¿Es buena idea comprar un Espace antes de su relevo?

Los cambios estéticos que llegan con el nuevo Espace en unas semanas no son muy llamativos. El diseño de esta generación es lo bastante atractivo como para que su actualización no precise de cambios radicales. Apenas la forma de los faros, la gama de colores y algún detalle más podrían hacer que nuestro coche pareciese obsoleto frente al nuevo.

Tampoco en mecánicas habrá muchas novedades y dónde más puede que nos escueza el sucesor al comprar este modelo es en materia de equipamiento. El nuevo modelo incorporará una pantalla multimedia una pulgada más grande y con un asistente de Google del que carece el modelo probado.

Otro elemento que mejora en el nuevo modelo es el control de crucero adaptativo. Este sistema pasa a funcionar en combinación con el asistente de mantenimiento de carril, lo que permite que trabaje como un asistente  de conducción en atascos, lo que sería un sistema de conducción autónoma de nivel 3.

Si puedes convivir con estas pequeñas desventajas, el modelo que probamos es una buena compra aprovechando las ofertas de su final de vida.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 8

Motor 6

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Espacio
  • Diseño
  • 4Control

Mejorable

  • Algunos plásticos
  • Sucesor
  • Acceso a tercera fila

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: No habrá muchos cambios

El diseño no va a variar demasiado con la llegada del facelift.

53 fotos

Ampliar

En 2019 el Renault Espace ha cumplido 35 años y durante todos ellos ha sido el diseño uno de sus rasgos más identificativos. Pese a que los monovolúmenes están cayendo en picado en sus ventas frente a los SUV, el Espace ha mantenido bastante bien el tipo en gran medida gracias a este diseño tan vanguardista que hace que no parezca una furgoneta familiar.

El frontal apenas cambiará con el lavado de cara del Espace. Sólo los faros modifican su aspecto pero no por su forma externa sino por cómo son por dentro, con una disposición de los LED diferente y la posibilidad de contar con sistema matrix led adaptativo. La verdad es que la iluminación del modelo probado es ya excelente, con una buena huella de luz y suficiente alcance. Su punto débil, como en la mayoría de modelos que lo equipan, es el asistente de luz de carretera, que falla en muchas ocasiones a la hora de detectar al tráfico contrario para pasar a cruce.

La vista lateral no cambiará en nada salvo en un nuevo diseño de las llantas y nuevos colores, pero esa forma tan peculiar general seguirá sin cambios, lo mismo que la zaga y los llamativos grupos ópticos traseros.

Un buen detalle que no variará tampoco es el cómodo acceso al interior que garantizan sus enormes puertas, aunque para llegar a la tercera fila es mejor estar ágil y ser algo menudo, como en casi todos los modelos de 7 plazas que no sean en realidad una furgoneta adaptada a turismo.

En definitiva, pocos cambios estéticos llegarán con el lavado de cara, así que no será el diseño uno de los motivos que pueda hacernos desear el nuevo en vez de éste.

Interior: Lo importante seguirá igual

En el interior los cambios serán algo mejores que en el exterior.

53 fotos

Ampliar

Tampoco habrá muchos cambios en el interior y lo más importante seguirá igual. Es decir, seguirá siendo un coche comodísimo para viajar en familia, muy espacioso, práctico y versátil. Estéticamente no habrá cambios y la diferencia más llamativa la tendremos en el aumento de tamaño de la pantalla del sistema multimedia, que crecerá una pulgada respecto a ésta.

La postura de conducción seguirá siendo muy buena y sus asientos comodísimos para cinco pasajeros. Los de la tercera fila también son cómodos, pero sólo para gente menuda ya que el espacio en ellas es algo menor, su mullido más fino y el suelo más cercano a la banqueta que en las tres plazas de la fila central.

Transformar el Espace en un coche de 7 plazas o de sólo 2 y un enorme espacio de carga es facilísimo, basta con pulsar un botón en el maletero para que eléctricamente se abatan todas las plazas salvo las delanteras. De este modo queda un suelo completamente plano y diáfano, como puedes ver en la galería de imágenes.

Como todas las plazas son individuales, el Espace es muy versátil y, además, podemos hacer un truco para que los pasajeros de las tres plazas centrales vayan más cómodos. Para conseguirlo basta con adelantar ligeramente la banqueta de esa plaza. De este modo no están alineados los hombros de los tres pasajeros traseros y gozan de mayor espacio a lo ancho cada uno.

En resumen, el Espace no cambia mucho tampoco en este apartado, de modo que no es el diseño o la versatilidad del interior lo que pueda hacernos pensar que es mejor esperar al nuevo.

Motor: Sin sorpresas

Esta versión de 200 CV tiene unas buenas prestaciones.

53 fotos

Ampliar

Anteriormente hemos probado el Espace con el motor diésel de 160 CV y con el motor de gasolina de 225 CV y ambos modelos nos sorprendieron por sus prestaciones en su momento. Este diésel de 200 CV nos ha parecido más lleno de potencia a bajas revoluciones que el de 160 CV, lo que hace que sus consumos bajen ligeramente al poder rodar en marchas más largas durante más tiempo, pero nos esperábamos algo más de alegría de sus 40 CV adicionales.

Frente al de gasolina, el funcionamiento no es mucho más tosco en este diésel (sigue siendo silencioso y apenas se notan vibraciones) y los consumos son mucho menores que en el de 225 CV de gasolina.

Este motor va asociado a una caja de cambios automática EDC de doble embrague y 7 relaciones que funciona muy bien en el Espace. Es cómodo y muy fácil de usar y, aunque no es el más suave del mercado, sí va mejor en las maniobras y con menos brusquedades que el DSG del grupo Volkswagen. Por ponerle un pero, es algo remolón a la hora de iniciar la marcha desde el estacionamiento. Tarda algo más de lo normal en liberar el freno de mano automático e iniciar a rodar.

Con este nivel de potencia sus prestaciones son buenas y tenemos pecho suficiente como para afrontar un puerto de montaña cargado hasta los topes y mantener los máximos legales sin tener que pisar a fondo el acelerador ni forzar la mecánica.

También proporciona mucha seguridad a la hora de realizar adelantamientos o de incorporarnos a vías rápidas, con unas buenas aceleraciones y recuperaciones.

Comportamiento: No te lo esperas

Dinámicamente, el sistema 4Control hace que el Espace vaya de maravilla.

53 fotos

Ampliar

El sistema de dirección a las 4 ruedas del Espace, 4Control, vuelve a demostrar que es una maravilla. La verdad es que siempre que pruebo un Renault con 4Control me deja un buen sabor de boca, desde el primer Laguna que probé hace ya más de una década hasta este Espace.

Gracias al eje trasero direccional, este coche es capaz de maniobrar en espacios muy reducidos pese a su tamaño y basta con que nos quede medio palmo extra de espacio para poder aparcarlo o girar entre columnas. El sistema hace que las ruedas traseras viren en sentido contrario a las delanteras a baja velocidad para reducir el radio de giro en maniobras y hacer más ágil la entrada en curvas lentas muy cerradas.

A velocidades superiores las ruedas viran en sentido paralelo al delantero para reducir la guiñada y que el coche apenas balancee en maniobras como los cambios de carril en autopista.

En ciudad es sorprendente lo a gusto que nos movemos pese al tamaño de este coche. El motor, el cambio automático y el sistema 4Control facilitan mucho la conducción y es más ágil de lo que su tamaño nos hace sospechar. Las suspensiones son cómodas y también hacen que no nos duela tanto el pasar por los pasos de cebra elevados, tapas de alcantarilla o bandas reductoras de velocidad, que las absorbe sin problemas.

Parte del truco está en que, pese a montar llantas de 19 pulgadas, sus neumáticos no son de perfil ultra bajo. Equipa unas 235/55-19 que ofrecen suficiente balón como para ayudar a absorber parte de las irregularidades.

En carreteras secundarias también resulta muy agradable de llevar por el empuje de su motor y por el sistema 4Control. Aunque al límite es algo subvirador, el eje trasero direccional mitiga parte de esa tendencia y nos ayuda a virar en los giros más cerrados con mucha agilidad y estabilidad.

Los 200 CV permiten que podamos hacer adelantamientos con seguridad y que los puertos de montaña no se nos atraganten aunque vayamos con 7 personas a bordo.

En autopista y autovías también transmite unas sensaciones muy agradables y su respuesta se siente segura en todo momento. Sólo hay un punto débil y es el viento lateral. Durante esta semana de pruebas he padecido este fenómeno en medio de temporales y sí que se aprecia que el Espace tiene una enorme superficie lateral expuesta al viento. En cualquier caso, aunque perceptible, no resulta preocupante y uno se siente seguro viajando en el Renaul Espace.

Como ya he sometido a este coche anteriormente a los ensayos en circuito, no he creído imprescindible el volver a hacerlo. En su día la nota obtenida en la prueba de esquiva a 80 km/h y la frenada de emergencia obtuvieron excelentes puntuaciones como puedes ver en el vídeo propuesto anteriormente, y no espero diferentes resultados en esta versión en la que sólo cambia la potencia del motor.

Equipamiento: Bien dotado

El equipamiento de esta versión es muy completo.

53 fotos

Ampliar

En este apartado es en el que más nos podría compensar el acceder al nuevo modelo, aunque el que hemos probado ya cumple sobradamente y realmente no le falta nada. Lo que sucede es que el nuevo mejora algunos elementos como la iluminación (que puede ser matrix led adaptativa, pero que ésta ya es muy buena), la pantalla del sistema multimedia o el nuevo control de crucero.

Estos tres elementos suponen una importante mejora, sobre todo el nuevo sistema multimedia con un asistente de Google que hace que sea mucho más cómodo su manejo, especialmente a la hora de introducir un destino en el navegador, que en el modelo actual es algo engorroso.

El control de crucero adaptativo y el asistente de mantenimiento en el carril ya lo incorpora esta versión, pero trabajan de forma independiente. En el nuevo modelo se integran ambas funciones para que el coche disponga de un asistente de conducción en atascos, de modo que llega al nivel 3 de conducción autónoma, un peldaño por encima del actual.

Por lo demás todo es idéntico y tenemos alerta de cambio de carril, sensores de ángulo muerto, asistente de aparcamiento con cámaras periféricas y sensores de proximidad, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de 4 ruedas directrices, asistente de luz de carretera, climatizador multizona, salidas de aire independientes para las plazas traseras… en fin, como puedes ver en la lista detallada de la ficha técnica, su equipamiento en esta versión Initiale París es completísimo.

Consumo: No hay milagros

Los consumos son correctos para un coche de este tamaño, peso y potencia.

53 fotos

Ampliar

Aunque los consumos medidos durante la prueba son superiores a los declarados por Renault, se mantienen en unos valores muy razonables para un coche que ofrece tanta superficie frontal al viento, que pesa y que dispone de 200 CV.

Con los 58 litros de capacidad de su depósito de combustible, la autonomía del Renault Espace diésel de 200 CV llega a los 700 km sin demasiados problemas.

En ciudad es donde más se disparan los valores reales frente a los homologados, llegando a los 7,2 l/100 km en ciudad, mientras que el valor oficial es de sólo 5,7 l/100 km.

En carretera los 4,8 l/100 km homologados sólo se alcanzan si nos esforzamos en una conducción muy eficiente, sin tráfico y sin el menor desnivel. Lo normal es que, sin superar los máximos legales y siendo suaves pero con tráfico real y un recorrido real, nos movamos en el entorno de los 5,8 l/100 km.

Si subimos el ritmo hasta los 120 km/h en autopista, el consumo sube hasta los 6,6 l/100 km, un valor que no está mal en un coche de este volumen.

Rivales: Rivales del Renault Espace dCi de 200 CV 2019

Vehículo

Renault Espace 2.0dCi TT Initiale Paris Blue EDC 147kW

Peugeot 5008 1.6 PureTech S&S GT Line 180 EAT8

Seat Alhambra 2.0TDI CR S&S Xcellence DSG 177

Ford S-Max 2.0TDCi Panther Titanium Powershift 190

Precio Desde
51.600 €
Desde
38.250 €
Desde
47.570 €
Desde
44.425 €
Combustible Diesel Gasolina Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 8 marchas 6 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 200 180 177 191
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,7 11,9 9,3 9,7
Consumo Medio (l/100 km) 5,1 5,7 5,5 5,2
Emisiones CO2 (g/km) 139 128 144 134

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche