Prueba del Range Rover Evoque HSE Convertible 201666

Prueba del Range Rover Evoque HSE Convertible 2016

3 Noviembre, 2016 por

Soprendido, así que me ha dejado el coche que os presento en esta prueba. Pese a mi escepticismo inicial, confieso que es uno de los descapotables con los que más se puede disfrutar. Un coche más utilizable de lo que parece y con más cualidades de las que me esperaba.

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 6

Bueno

Destacable

  • Disfrute al aire libre
  • Rigidez estructural
  • Un cabrio muy utilizable

Mejorable

  • Acceso al maletero
  • Autonomía escasa
  • Acceso a plazas traseras

Aunque no es el primer SUV descapotable como muchos dicen, la verdad es que sí sorprende el Range Rover Evoque HSE Convertible de esta prueba. Tampoco es fácil encontrar rivales para él y, por eso, los tres modelos que ves en la tabla de contrincantes son tan diferentes. Por un lado, he considerado que su más directo rival es él mismo en versión cerrada. Frente a él, un cabrio de 4 plazas en su rango de precio y con un nivel de representación similar, el BMW 420d Cabrio, y, por último, otro 4×4 muy emblemático y que también ofrece la posibilidad de disfrutar al aire libre, el Jeep Wrangler.

Me llama la atención que sorprenda que Land Rover se haya atrevido a lanzar al mercado un modelo descapotable del Evoque. Como verás en la vídeoprueba y en la galería de fotos, no es nada nuevo en la marca, que de hecho nació con un único modelo completamente descapotable. La mayoría de 4×4 han contado con alguna versión a cielo descubierto en sus gamas, además en sus versiones más básicas, al contrario que en el caso del Evoque Convertible, que se posiciona un peldaño por encima de la versión cerrada.

Es cierto que, cuando uno escucha la palabra descapotable, lo más probable es que su mente cree la imagen de un modelo deportivo o del clásico cabrio americano de películas como Thelma y Louise, pero jamás la de un SUV, como es el caso. Confieso que a mí también me parecía una fusión un tanto extraña, pero es fácil argumentar a su favor dándole la vuelta a la tortilla.

Me explico: si me dices que te recomiende un coche divertido y que te haga disfrutar de sensaciones al volante, lo primero que me vendría a la cabeza es un modelo deportivo. Sin embargo, con la severidad de los límites de velocidad actuales, la verdad es que tener un coche de altas prestaciones y deportivo es como ser diabético y que te pongan delante una tarta exquisita. Así es, con un marcaje tan estricto a la velocidad en carretera, lo más recomendable para disfrutar de un coche es un cabrio, sintiendo la brisa y con buena música no hace falta ir rápido. Pero los cabrios suelen ser coches deportivos, bajos y de acceso incómodo, así que…¿por qué no hacer un coche descapotable al que sea cómodo subirse? Pues aquí lo tienes, el Evoque Convertible.

Vídeoprueba del Range Rover Evoque descapotable

Con la capota cerrada y esta combinación de colores no se ve muy diferente de un Evoque 3 puertas.66
Con la capota cerrada y esta combinación de colores no se ve muy diferente de un Evoque 3 puertas.

Aunque el Range Rover Evoque lleva ya varios años en el mercado y no sorprende tanto como lo hizo en 2011, sus líneas siguen resultando llamativas y más todavía en el caso del modelo que nos ocupa, que se convierte en un imán para las miradas.

Sus proporciones son extrañas en un cabrio, con una cintura muy alta y una longitud corta, lo que le da un aspecto casi cúbico. Desde algunos ángulos, me recuerda (a escala, lógicamente) a modelos como el VW Golf Cabrio de primera generación, especialmente con la capota cerrada y mirándolo desde una esquina trasera.

Puede gustar o no, pero tiene cierta originalidad y no deja a nadie indiferente. En lo que no hay reproche posible es en la realización de la capota y sus ajustes. Sin duda, los grandes maestros fabricando descapotables son los ingleses y los suecos, dos países con climas severos y en los que las ventas de cabrios son mayores de lo que podamos imaginar. De hecho, los cabrios no son ideales para climas calurosos. Prefiero conducir un cabrio bajo la lluvia (hay modelos en los que a 100 km/h apenas te mojas debido a la aerodinámica) que bajo un sol de justicia a 40 ºC (del sol abrasador no te libra nada salvo la propia capota y el climatizador).

Las diferencias estéticas respecto al Evoque de 3 puertas se centran en el techo y en la parte trasera, pero el frontal y el parabrisas son casi idénticos, aunque el convertible tiene unos marcos más gruesos, imprescindibles para mantener la rigidez estructural del coche, que es sorprendentemente buena.

Los tres enemigos de un descapotable, además de los vándalos, son: la rigidez estructural, la hermeticidad frente a la lluvia y el frío y el confort de marcha cuando circulamos descapotados. En estos tres apartados el Evoque convertible es excelente, de los mejores cabrios que he probado.

Las llantas de 20 pulgadas con neumáticos 245 de la unidad de pruebas contribuyen a darle un aspecto todavía más macizo y rotundo, pero no las considero nada recomendables: con tan poco perfil se exige más a la estructura del coche, a la hora de salir fuera del asfalto hay que ir con muchísimo cuidado para no cortarlas y, para colmo, con 180 CV de potencia resultan un freno importante para las prestaciones.

El mecanismo de la capota es completamente automático y se puede activar a velocidades por debajo de 30 km/h gracias a su robustez. Pulsando un botón de la consola central, empieza el baile y multitud de servos activan las palancas que abren y cierran el techo, una maniobra que se realiza en apenas 15 segundos.

En definitiva, gustos aparte, el Evoque Convertible está bien fabricado, sus ajustes son buenos y la capota cierra y ajusta de manera impecable.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba