Prueba

Prueba del Peugeot Traveller Camper by Tinkervan 2019

78 fotos

Ampliar

12 de febrero, 2019

Gracias a Tinkerman, los aficionados a las furgonetas camper están de enhorabuena al poder elegir entre varias alternativas, como esta Peugeot Traveller. ¿Estará a la altura de las emblemáticas Volkswagen California?. Vamos a verlo en este examen a fondo.

Peugeot entra de lleno en el mercado de las furgonetas camperizadas que está en pleno auge con el modelo de esta prueba del Peugeot Traveller Camper by Tinkervan. Tomando como base la versión larga del Peugeot Traveller con el motor diésel de 180 CV y la caja de cambios de 8 marchas, los accesorios típicos de este tipo de vehículos lo convierten en una especie de “Transformers”.

Lo que más me ha llamado la atención de esta camper es su silencio de marcha, con una mecánica que apenas se oye y sin los ruidos aerodinámicos que me esperaba que provocarían elementos como el toldillo de lona plegable en el costado derecho. También su comportamiento dinámico es mejor de lo esperable en un vehículo al que se le añaden casi 100 kg de peso en el techo, lo cual dispara la altura del centro de gravedad. Afortunadamente, su generosa batalla y ancho de vías hacen que sea más estable de lo esperable.

Aunque los accesorios planteados por Tinkervan están bien pensados y perfectamente integrados en el interior, algunos son mejorables, como iremos viendo a lo largo de la prueba. El peor de ellos son los asientos delanteros. Su mecanismo para girarlos contra la marcha es muy incómodo de manejar y, además, su enclavamiento no es muy resistente y la estructura cruje y se mueve. También echo de menos que los asientos se puedan extraer para sentarnos en el exterior, del mismo modo que se puede usar fuera la mesilla plegable.

¿Puede este Peugeot contra Mercedes y Volkswagen?

En el mundo de las “Camper” europeas hay dos modelos de referencia: la Volkswagen California y la Mercedes Marco Polo, que son las que más experiencia tienen en esto de sacar partido del coche como vivienda móvil. Es indudable que los años de conocimiento que estos dos modelos tienen frente a sus rivales son una ventaja, pero, honestamente, camperizar una furgoneta no es lanzar un cohete al espacio y las soluciones son fácilmente “copiables”, ya que las necesidades son las mismas y la mayoría de los retos para cubrirlas también.

Respecto al acabado y la calidad de los materiales empleados en los armarios y diferentes accesorios no hay grandes diferencias, aunque los de Westfalia de la Mercedes Marco Polo marcan un poco de distancia frente al resto. También el espacio y las soluciones son similares. Donde sí hay algunas ventajas es en el catálogo de accesorios. Por ejemplo, Volkswagen ofrece una especie de cortinón que se puede colgar del portón trasero cuando está abierto y que convierte este espacio en utilizable para, por ejemplo, ducharnos sin miedo a los mirones fuera del vehículo.

La gran ventaja de este tipo de vehículos frente a una autocaravana es que cuando no lo necesitamos, podemos dejar en el trastero la cocina, los armarios, la mesa… y poner los asientos traseros normales para usarlos como un monovolumen grande a diario, transformándolos en una tienda de campaña rodante para nuestras escapadas. Sin embargo, a la hora de viajar hay que tener claras sus limitaciones en cuanto a espacio y que, en el fondo, lo que nos estamos llevando es una tienda de campaña con ruedas y climatizada que, en el caso de la unidad probada, se pasa de los 50.000 euros.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Versatilidad
  • Prestaciones
  • Alternativas

Mejorable

  • Asientos delanteros
  • Tacto del pedal de freno
  • Palanca freno de mano

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Bien integrado

El techo elevable y los distintos accesorios quedan bien integrados en el diseño del Traveller.

78 fotos

Ampliar

El diseño del Traveller es atractivo gracias a un frontal muy bien diferenciado de sus primos hermanos de Citroën y Toyota y la buena noticia es que los distintos accesorios añadidos para camperizarlo están bien integrados y no estropean su aspecto.

El techo elevable apenas añade centímetros extra y sólo el toldillo lateral rompe con las líneas del coche, pero sin desentonar tampoco demasiado. Ya que hablamos de este extra, hay un detalle mejorable y es que la manivela con la que se extiende y pliega queda muy cerca de la carrocería (ver fotos) y te das con los nudillos contra el piloto trasero en cada vuelta, realmente incómodo.

Pese a que no dispone de faros led ni xenón, la luz que proyectan sus faros delanteros (con un diseño muy característico de los últimos modelos de Peugeot) es muy buena y ayudan a reducir la fatiga y conducir con seguridad por la noche, un detalle importante.

El techo desplegable está bien acabado y se manipula fácilmente. Durante la semana de pruebas me tocó casi todos los días aguantar fuertes aguaceros y ni circulando ni con el coche aparcado hubo la menor filtración de agua, con un sellado perfecto.

Un detalle con el que hay que tener precaución es con los brazos del portabicicletas que va adosado al portón trasero. Si no se tiene cuidado es fácil que el limpialuneta se quede bloqueado contra uno de los soportes y podamos estropearlo.

Las dos puertas laterales correderas facilitan mucho el acceso al interior, pero tienen un inconveniente: son ruidosas y nos despertarán cada vez que alguien entre o salga “de casa” mientras intentamos dormir.

Interior: Buena modulabilidad

El interior está bien aprovechado y es bastante versátil.

78 fotos

Ampliar

En el interior es donde más novedades nos vamos a encontrar en este coche, aunque tampoco hay nada nuevo si ya has visto antes una camper de este estilo y sigo echando de menos soluciones como el poder sacar los asientos al exterior, igual que se puede hacer con la mesa plegable, y así descansar, cocinar y comer bajo el toldillo de lona en lugar de dentro. De nada sirve poder sacar la mesita si no puedes sentarte y, si tienes que cargar con unas sillas plegables, acabas con el espacio disponible en el interior, que no da para mucho, la verdad.

Los acabados del mobiliario son buenos y así se evitan muchos grillos y ruidos molestos a la hora de viajar, pero los asientos giratorios delanteros son muy mejorables, tanto por ergonomía como por la calidad de fabricación. Con apenas 8.000 km ya crujían y, lo que es peor, no quedan bien enclavados y se mueven unos centímetros.

La iluminación del interior está bien resuelta.

78 fotos

Ampliar

No soy nada fan de los frenos de mano eléctricos. Considero que son un elemento que trae más problemas que ventajas, pero justo en este coche lo echo de menos. Ni siquiera se han molestado en poner la palanca del freno por el lado izquierdo, de modo que no estorbe en el suelo entre los asientos, pero lo peor es que para girar el asiento del conductor o el del acompañante hay que bajar la palanca y soltar el freno de estacionamiento… no es nada seguro. Con un freno eléctrico se accionaría con un pulsador y se acabó la molesta palanca en medio del suelo. Otra alternativa sería un freno de estacionamiento de pedal o, mejor todavía, como el que tenía el Citroën GS, con una palanca en medio del salpicadero.

Otro detalle mal pensado a la hora de girar los asientos delanteros es que el del conductor pega con el  respaldo en el volante y cuando te sientas en él es fácil acabar tocando el claxon involuntariamente cada vez que te apoyas en el respaldo, montando un escándalo muy desagradable.

A la hora de conducirlo y viajar en él, la postura de conducción sería buena si el asiento fuese cómodo, pero ni la banqueta ni el respaldo resultan cómodas en ninguna de las dos plazas delanteras. El espacio ocupado por la cocina, el fregadero y la nevera eliminan una de las tres plazas traseras, de modo que sólo podremos viajar cuatro personas en este Peugeot Traveller. Tampoco sería lógico poder llevar a más gente, ya que en la litera del techo más de dos personas adultas serían algo más que multitud y tampoco en la cama “de la planta baja” pueden dormir más de 2 personas.

Este mando de la climatización debería estar accesible también desde la litera superior.

78 fotos

Ampliar

Salvo por el citado fallo de los asientos, conducirlo es agradable, la postura es correcta y los mandos se manejan correctamente, además de contar con una instrumentación muy completa.

Uno de los detalles que más me ha gustado del interior es su buena iluminación y las generosas salidas de aireación del sistema de climatización, que es doble. Por un lado tenemos la que trae el coche de fábrica y que funciona cuando estamos circulando y con el motor en marcha, y otra estática Webasto de última generación que es la que se encarga de mantener una buena temperatura en un interior que tiene muchas pérdidas térmicas por los cristales y el techo abatible. Esta climatización Webasto es una caldera que funciona con el mismo gasóleo que el motor del coche. Tiene un sistema que la apaga cuando el depósito baja de los 10 litros para garantizar que siempre tendremos combustible suficiente para llegar a la gasolinera a repostar.

Su nivel de eficiencia es muy bueno y es de última generación, con un dispositivo de corrección de altura que adapta la inyección de gasóleo en la caldera en función de la densidad de oxígeno que tenga el aire, corrigiendo la altitud de donde estemos “acampados”. Me ha gustado comprobar que su salida de gases está bien pensada y nunca se cuela humo ni olores mientras está encendida cuando estamos parados.

Lo que no me gusta demasiado es donde está ubicado el mando que controla esta calefacción. Está en el marco superior de la puerta corredera del lado del conductor. Lo malo de esta ubicación es que queda inaccesible desde la litera superior. Es típico que en mitad de la noche baje la temperatura o nos destemplemos y queramos modificar el reglaje y tendremos que, o despertar a los de abajo para que la ajusten o bajar nosotros de la cama superior. Si se colocase en la zona del retrovisor interior quedaría accesible tanto para los del piso de arriba como para los del bajo.

Otro mando que nos llamará la atención está en el pilar B tras el conductor, donde veremos una pantalla que nos mostrará la información sobre la situación de carga de las dos baterías del vehículo, la que va en el vano motor y la que se añade para alimentar la nevera, la luz interior, la bomba del grifo de agua y la ducha exterior, etc.

La mesa plegable se puede esconder en el maletero o usar en el exterior.

78 fotos

Ampliar

Estas baterías se conectan con unos interruptores bajo el asiento del conductor, pero un sistema automático las desconecta cuando bajamos de los 12,4 voltios para evitar la completa descarga de la que va en el vano motor y que no podamos encender el coche.

Otro detalle a revisar es que hay cortinillas integradas en las ventanillas de las puertas correderas, pero no en el resto de cristales del coche, un detalle importante para poder dormir tranquilo sin despertarnos con las luces o el amanecer y también mantener nuestra intimidad.

Resumiendo, la vida a bordo como automóvil mejoraría una barbaridad con unos buenos asientos delanteros, mientras que el día a día como “vivienda” está bien resuelto, pero se podrían pulir algunos detalles como el de las cortinillas en los cristales o los mandos de la climatización adicional más accesibles.

Motor: Buenas prestaciones

Esta mecánica mueve con mucha soltura el peso extra y es muy silenciosa.

78 fotos

Ampliar

El motor que mueve esta camper es el 2 litros HDi de 180 CV asociado a la caja de cambios automática EAT fabricada por Aisin (el mayor fabricante de cambios automáticos del mundo) para PSA. Su respuesta es muy buena y mueve con mucha soltura el generoso peso de esta cabaña rodante. Gracias a su potencia podemos cargarla hasta los topes y coronar puertos y pendientes de manera desahogada, además de realizar adelantamientos seguros.

El sistema grip control es una herramienta que se agradece en este tipo de vehículos, que muchas veces tienen que acceder a zonas sin asfaltar para acampar, aunque se trate de campings, a veces cuando está el suelo mojado es una pesadilla sacarlas del lugar donde hemos parado. No es tan eficaz como un sistema de tracción 4×4, pero gracias a las diferentes formas de trabajo del control de tracción y a los neumáticos M+S que se combinan con este sistema, podemos salir de algún apuro.

Entre las modificaciones que se realizan con este kit de Tinkervan está una segunda batería en el suelo del vehículo para la alimentación de los consumidores eléctricos como la nevera o la bomba del grifo de agua. En el faldón delantero tenemos una toma de corriente para conectar un enchufe y poder conectar el coche a la red eléctrica del camping y no gastar las baterías.

La otra gran modificación viene firmada por Webasto y es el sistema de calefacción estática del vehículo, la más moderna que hay ahora en el mercado y de funcionamiento impecable, capaz de caldear el interior y ponerlo a unos confortables 21ºC en pocos minutos aunque fuera estemos a bajo cero.

Comportamiento: Se nota el peso

El peso extra en el techo se nota.

78 fotos

Ampliar

Un coche destinado a recorrer mundo tiene que ser cómodo y seguro y este coche cumple de sobra gracias a un interior bien insonorizado, unas suspensiones confortables, la facilidad de uso de la caja de cambios automática y la estabilidad de su plataforma. Sólo unos frenos con un tacto deficiente y unos asientos delanteros incómodos empañan este apartado.

Conducirlo por ciudad sólo tiene el inconveniente de sus dimensiones. Su anchura no es un problema porque, aunque es más ancho que la mayoría de los coches, es fácil bajarse por sus puertas correderas cuando aparcamos en batería, mientras que en modelos más estrechos no podremos abrir las puertas convencionales lo suficiente. Eso sí, debemos tener en cuenta su longitud y, en el caso de entrar en un parking, su altura.

El pedal del freno de la unidad probada tenía un recorrido inicial en el que no actuaban lo más mínimo y, tras ese recorrido muerto, llegaba todo de golpe. Esto alarga las distancias de frenado, hace que sea difícil de dosificar y te resta mucha confianza a la hora de conducirlo. Considero que se debía a un fallo de esa unidad y que me recuerda al típico fallo cuando el espigo del pedal de freno no está bien ajustado y tiene demasiada holgura con el servofreno. En otros Traveller/SpaceTourer/Proace que he probado no me he encontrado este defecto.

A la hora de perdernos por carreteras secundarias buscando parajes para nuestras excursiones es un coche muy fácil de llevar, pero ojo con su anchura y, sobre todo, ten en cuenta que llevas el toldillo bastante expuesto a rozar con las ramas de los árboles o la vegetación en el lado derecho del techo.

En zonas viradas se nota que el centro de gravedad está bastante alto debido al peso extra de 90 kg que supone el techo elevable en la parte más alta del coche. Esto aumenta el balanceo y lo hace algo más impreciso que un Traveller normal, pero no se nota inestable o con tendencia al vuelco. Como en ningún momento nos pide rodar rápido un coche que es una casa, este mayor balanceo no lo encuentro problemático y las reacciones siguen siendo nobles.

Cuando nos desplazamos por autopista y autovía resulta muy agradable viajar en él y sólo el viento lateral hará que tengamos que bajar el ritmo frente al resto del tráfico.

Esta unidad cuenta con el sistema de control de tracción con varios programas de funcionamiento combinado con los neumáticos M+S son un complemento ideal en este tipo de vehículos y nos permitirá acceder a paisajes increíbles en algunas pistas, pero debemos tener claro que en ningún caso es un 4×4 y que, debido a su distancia entre ejes y la altura libre al suelo, es fácil empanzarlo.

Aunque en esta ocasión no he podido probarlo en el circuito de pruebas, en ningún caso sus reacciones me han parecido peligrosas.

Equipamiento: La diversión viene de serie

El equipamiento puede ser tan completo como queramos pagar.

78 fotos

Ampliar

Aquí tenemos que hablar de dos equipamientos: el del coche y el de “la casa”. El del coche es el Allure, el más alto disponible para el Peugeot Traveller, que incluye elementos como las llantas calzadas con neumáticos Michelin Alpin M+S 215/60-18.

Faros antiniebla, control de crucero y limitador de velocidad, sistema de alerta de fatiga, climatización automática con mandos independientes en el techo de las plazas traseras, cristales tintados con cortinillas en las puertas correderas, retrovisores con plegado automático, sistema de apertura y arranque con llave inteligente… no está mal en lo que es la parte “auto”.

En cuanto a la dotación como camper, Tinkervan ofrece 4 niveles de equipamiento (Happy, Sunset, Sunset+techo y Dreams) y la unidad probada cuenta con el más alto de ellos, el Dreams, que añade todo este arsenal, por el que pagaremos casi 17.000 euros:

  • Espacio salón
  • Asientos giratorios
  • Mesa
  • Batería auxiliar
  • Toma de 12 V
  • Iluminación interior de led
  • Calefacción estacionaria Webasto con programador
  • Mayor número de tomas
  • Inverter de corriente de 220 V
  • Dos camas de 1,30 x 1,90 metros con colchones viscoelásticos
  • Apertura de techo neumática
  • Tres ventanas/aireadores en el techo
  • Armario posterior con dos compartimentos
  • Nevera de 40 l
  • Cocina y pila extraíble
  • Depósito de agua de 12 l
  • Ducha exterior

La verdad es que es una suma de dinero importante para añadir una especie de tienda de campaña al coche, pero cualquiera que se haya metido en la aventura de camperizar por su cuenta una furgoneta sabe que cualquier cosa para ellas vale una pasta, además de la consiguiente homologación que, además de cara, es una verdadera pesadilla burocrática. Aquí pagamos algo más, pero nos evitamos quebraderos de cabeza y tenemos la seguridad de que todo encajará correctamente.

Consumo: Bueno para su tamaño y peso

Los consumos son correctos teniendo en cuenta su peso y aerodinámica.

78 fotos

Ampliar

El cuarto de tonelada largo que añadimos en la báscula y la peor aerodinámica pasan factura a la hora de viajar con esta camper, pero no demasiado, de hecho, aunque sus consumos son altos, son mejores que los que en su día registré en la prueba del Renault Koleos diésel.

En concreto, los consumos que me he encontrado en uso urbano con este Peugeot Traveller by Tinkervan están en los 11,5 l/100 km. El resbalamiento del convertidor de par y el peso extra son un lastre importante cuando tenemos que parar y poner en movimiento el coche constantemente.

En carretera, a ritmos normales con cruceros entre 70 y 90 km/h el consumo medio ha sido de 6,8 l/100 km, una cifra que se dispara hasta los 9,2 l/100 km en autopista a 120 km/h.

Con estos valores de consumo y un depósito de 70 litros, es fácil lograr autonomías ligeramente por encima de los 700 km en este Peugeot Traveler by Tinkervan.

Rivales: Rivales del Peugeot Traveller Camper by Tinkerman 2019

Vehículo

Peugeot Traveller 2.0BlueHDI Allure Long EAT8 180

Volkswagen California 2.0TDI BMT Ocean DSG 146kW

Nissan Combi 9 1.6dCi L2H1 1.2T Luxury 120

Mercedes-benz V 200d Marco Polo 7G-Tronic

Precio Desde
52.180 €
Desde
70.336 €
Desde
36.477 €
Desde
59.202 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 8 marchas 7 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 180 198 120 136
Aceleración 0-100 km/h (s) 13,4 - 12,6 14,4
Consumo Medio (l/100 km) 6,2 7,3 6,3 6,7
Emisiones CO2 (g/km) 144 191 165 176

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche