Prueba

Prueba del nuevo Suzuki Jimny Mode 3 2018

56 fotos

Ampliar

27 de diciembre, 2018

El Suzuki Jimny es uno de esos coches que no se sabe muy bien por qué hace que la gente se gire a mirarlo. No es un coche de lujo, ni grande, ni deportivo... pero es uno de los pocos 4x4 auténticos que hay en el mercado y por sus proporciones despierta simpatía, es como una mascota con la que salir de paseo al aire libre.

Que no te engañen sus poco más de tres metros y medio de largo, este Suzuki Jimny es un verdadero gigante. Nadie ofrece algo semejante en el mercado en la actualidad, así de claro. En más o menos lo que mide un Smart ForFour, el Jimny ofrece un coche con una estética que hace girar las cabezas, un equipamiento completo y un verdadero 4x4x4, es decir, un auténtico todo terreno en el que podrán ir hasta 4 personas.

La moda actual de los SUV ha hecho que hayan desaparecido del mercado verdaderos todo terreno y que, para aquellos que de verdad buscan uno auténtico, las opciones se vayan a modelos carísimos como el Land Cruiser o el Discovery o bien larguísimos pick up. Es más, si buscas un coche para salir de verdad al campo y necesitas que sea con cambio manual, la única alternativa en el mercado actual es este Suzuki Jimny o las versiones medias y bajas de algunos pick up. Hasta el Mitsubishi Montero ya sólo se ofrece con cambio automático.

Suzuki no se ha andado por las ramas a la hora de mejorar esta nueva generación del Jimny, tenía claro que había que conservar la esencia del modelo y lo ha hecho tirando de imagen retro para su diseño exterior, pero añadiendo en el interior unas suspensiones mejoradas para aumentar su estabilidad en carretera (principal punto débil del modelo precedente y anteriores) una mecánica de gasolina más eficiente y limpia y los sistemas multimedia y de asistencia a la conducción que se han vuelto imprescindibles en los automóviles actuales.

El Suzuki Jimny no tiene rivales

A la hora de buscar rivales para este coche uno se enfrenta a un dilema. Si busco verdaderos 4×4 con los que medirlo, tengo que multiplicar el presupuesto por tres o por cuatro. Incluso en esta versión Mode 3 tope de gama, es un coche de apenas 20.000 euros, mientras que el resto de 4×4 de verdad que hay en el mercado superan los 60.000, el más económico sería el Montero, que cuesta más del doble.

Si me atengo al precio, lo que me encuentro son SUV con tracción total y dimensiones similares, pero que son incapaces de llegar a donde llega este Jimny, como el Dacia Duster o el Ford Ecosport ambos con tracción total, o bien, tirar de otro matagigantes histórico, el Lada Niva, un coche excepcional en campo, pero que no puede competir con el Jimny en cuanto a equipamiento.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 9

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Imagen simpática
  • Baja depreciación
  • Verdadero 4x4

Mejorable

  • Sin sexta
  • Consumos en autopista
  • Asientos sin memoria

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Una pizca de cada

El nuevo Jimny recurre a detalles nostálgicos para ganarse nuestro corazón, y lo consigue.

56 fotos

Ampliar

Es increíble que Suzuki haya logrado un diseño tan seductor pese a que el Jimny es, básicamente, un cubo. Con sólo 3,65 metros de longitud, es uno de los coches más pequeños que hay en el mercado, apenas un metro más que un Smart ForTwo e idéntico a un Smart ForFour o un Twingo.

Pese a estas proporciones cúbicas, el Jimny tiene gracia y ha logrado una imagen que está enamorando al público tirando de su historia. En su diseño se han incorporado detalles de generaciones anteriores, sobre todo del primer modelo, el Suzuki SJ80 que nació hace ya unas cuantas décadas y del que hereda la rejilla frontal (que recuerda a la de Jeep con esas lamas verticales) y los faros redondos.

Precisamente su frontal es la parte más llamativa. Pese a que se trata de un coche estrecho, la forma de la rejilla delantera, el abultado parachoques y, sobre todo, los saltones aletines de los pasos de rueda hacen que parezca más ancho y robusto. Los faros son full led y proporcionan una buena iluminación, además, cuentan con asistente de luz de carretera.

En la vista lateral es donde se aprecia lo compacto que es este coche y que sus formas son prácticamente cúbicas, algo que pasará factura en los consumos debido a su pésima aerodinámica. Estas formas cúbicas tienen sus ventajas. Por un lado, aprovechamos mejor el espacio en un coche tan pequeño, pero también permiten una buena visibilidad cuando maniobramos en el campo y sus cristales planos son fáciles de reparar por cualquier artesano en el lugar más recóndito.

También sus proporciones aportan ventajas para lo que está diseñado. El primer problema para un 4×4 es caber por la zona que tiene que pasar y el Jimny barre a sus rivales en este aspecto. Su corto voladizo delantero, su distancia entre ejes de apenas 2,3 metros y su nulo voladizo trasero hacen que sus cotas de ataque, empanzado y salida sean excelentes.

Eso sí, también tiene sus ldesventajas, como el límite de vuelco relativamente bajo debido a la escasa anchura de vías, lo fácil que puede ser hacerlo capotar en una pendiente extrema debido a su corta batalla, etc.

Este acabado Mode3 monta estas llantas tan atractivas acabadas en color grafito.

En la parte trasera nos encontramos con uno de los puntos débiles del Jimny. La rueda de repuesto sobresale bastante y, al no tener cámara trasera, deberemos tenerla muy presente a la hora de aparcar para no dejar marcado el capó del coche que tengamos detrás.

Tampoco me gustan las ópticas tan bajas, quedan muy expuestas a golpes en el campo y se ven mal en el tráfico.

En resumen, el Jimny es todo un acierto estético, su calidad de acabados es buena y, además, es tan compacto que para entrar y salir de él o para utilizarlo a diario en la ciudad es una gozada.

Interior: Aprovechado al milímetro

El interior del Suzuki Jimny también tira de nostalgia para ganar atractivo.

56 fotos

Ampliar

Gracias a sus formas cúbicas, el espacio interior no está nada mal en proporción a sus dimensiones exteriores y el Suzuki Jimny ofrece casi el mismo espacio para sus 4 pasajeros que otros rivales que no necesitan dejar espacio a un motor colocado longitudinalmente ni al sistema de tracción total y generosas suspensiones.

El diseño del interior tira también del recurso de la nostalgia y nos encontramos con un salpicadero de formas rectas en el que se ha integrado bien el indispensable equipo multimedia con pantalla táctil, unos cómodos mandos para la climatización automática y una instrumentación con dos diales redondos que recuerdan a los del Suzuki Samurai de los años ochenta, pero complementados por el display digital con bastante información adicional.

Los asientos delanteros son cómodos y tenemos suficiente espacio, pero nos encontramos con dos detalles mejorables:

  • La columna de dirección no es regulable en profundidad ni el asiento en altura, de modo que yo, que mido 1,85 m, no veo parte de los diales porque quedan ocultos tras el aro del volante.
  • Los asientos no tienen memoria cuando los abatimos para dejar acceso a las plazas traseras, de modo que luego tenemos que volver a ajustar sus reglajes, un verdadero incordio.

En la consola central nos encontramos con el selector del cambio, varios huecos y la pequeña palanca que nos permite accionar los distintos modos de tracción disponibles.

Las dos plazas traseras son razonables, desde luego no son peores que las de un utilitario de este tamaño.

En cuanto a materiales y ajustes, no hay queja posible y la relación calidad precio que se percibe es excelente.

La nota más baja en el interior la encontramos al abrir el portón trasero, por cierto, incómodo debido a su apertura lateral… y además invertida, pensada en un país donde circulan por el lado contrario, abre contra la acera cuando aparcamos. Sus 85 litros de capacidad son ridículos, pero es absurdo quejarse de que no tiene maletero este coche, es imposible con su tamaño. Si necesitamos llevar carga podemos abatir los respaldos traseros, que son de un material plástico que aguanta bien y se limpia fácilmente, o bien, un remolque o una baca.

En resumen, el interior del Jimny está bien aprovechado, es confortable y, salvo el problema con el reglaje de los asientos, no tiene demasiadas pegas.

Motor: Fiabilidad ante todo

El esquema técnico es sencillo y robusto.

56 fotos

Ampliar

El Suzuki Jimny monta el motor de 1,5 litros de cilindrada de gasolina que rinde 102 CV y que mejora especialmente en la entrega de par al 1.3 de su predecesor. Se trata de un motor compacto y, aunque a la última en cuanto a tecnología para cumplir con las normas anti contaminación (inyección de última generación, encendido directo…), es un conjunto sencillo que huye de las complicaciones.

En un todo terreno interesan principalmente 4 cosas:

  • Una construcción sencilla y robusta
  • Unas suspensiones de buenos recorridos
  • Un sistema de tracción total eficaz
  • Una mecánica fiable

En el Suzuki Jimny se cumplen todas ellas, aunque los más audaces echarán en falta la posibilidad de contar con bloqueo para el diferencial trasero.

El esquema técnico del Jimny es muy simple. Tenemos un motor delantero que manda la potencia al eje trasero a través de una caja de cambios de 5 marchas y una transfer con reductora. No tenemos diferencial central, así que NO PODEMOS USAR LA TRACCIÓN TOTAL EN CARRETERA, ni siquiera sobre mojado. Sólo podremos usar el modo 4×4 en carretera cuando las condiciones de adherencia sean muy malas, sobre nieve o hielo.

Con la palanca corta que hay tras la del selector del cambio podemos elegir el modo de tracción:

  • 2H: es el que podemos usar en carretera. El Jimny es un coche de propulsión trasera exclusivamente.
  • 4H: conectamos el eje delantero. El Jimny se convierte en un 4×4 y el eje delantero y el trasero giran solidarios (por eso no podemos usarlo en carretera), repartiéndose cada uno el 50% de la potencia del motor.
  • 4L: conectamos la reductora. El Jimny se convierte en una mula testaruda capaz de superar fuertes pendientes y atacar obstáculos con velocidad mínima y máxima potencia en las ruedas.

Para facilitar las cosas, el Jimny cuenta con un sistema de control electrónico de la velocidad de descenso y un eficaz control de tracción que nos ayudará en situaciones como los cruces de puentes aunque no tengamos posibilidad de bloquear el diferencial trasero ni el delantero.

La caja de cambios de 5 marchas tiene un buen escalonamiento para las prestaciones del motor y sobra para su uso en campo y en ciudad, pero no estaría nada mal tener una sexta que permitiese bajar el régimen del motor al circular por autovía. Con el desarrollo actual, a 120 km/h vamos a 4.000 rpm, lo cual dispara los consumos y el ruido.

Comportamiento: Ha mejorado en todo

En el campo va de maravilla, pero en carretera tiene sus limitaciones.

56 fotos

Ampliar

En Suzuki han hecho un excelente trabajo mejorando el punto débil del Jimny, que era su estabilidad y confort en carretera. En todo lo demás ya era un crack, así que ahí tampoco era necesario mejorar nada, aunque se ha aprovechado para afinar algunos detalles.

En ciudad es una verdadera gozada conducir el Jimny. La visibilidad es excelente gracias a que vamos más altos que el resto del tráfico y por su tamaño cabemos en cualquier sitio. Además, su dirección gira mucho, lo cual nos facilitará todavía más el maniobrar en espacios pequeños, lo cual también es una enorme ventaja en conducción 4×4.

Las suspensiones son suficientemente confortables, aunque los rebotes (especialmente del eje trasero) resultan algo bruscos al pasar por baches o bandas reductoras de velocidad.

En carreteras viradas el Jimny no va mal tampoco. El principal problema en ellas lo encontraremos en la dirección, que es muy desmultiplicada y nos obliga a girar casi un cuarto de vuelta más de lo normal el volante. Esta característica de la dirección no es un defecto. En realidad se ha diseñado así para evitar que un golpe de volante brusco pueda comprometer la estabilidad de un coche que, con un ancho de vías estrecho y muy poca batalla se puede convertir fácilmente en una peonza si somos más bruscos de lo necesario.

La potencia del motor y el desarrollo del cambio se combinan bien para podernos mover con seguridad a la hora de tener que realizar un adelantamiento o incorporación y la conducción resulta agradable.

En autopistas y autovías es donde menos a gusto se encuentra el Jimny. Por un lado, el corto desarrollo de la quinta hace que el motor ruja a 4.000 rpm y el interior resulte muy ruidoso. Además, en curva rápida sigue notándose lo que es el Jimny, un coche de batalla muy corta y un centro de gravedad alto. Sin embargo, me ha parecido más seguro de reacciones que, por ejemplo, un Renault Twingo o el Smart ForFour y ha mejorado mucho respecto a su predecesor. Lo que pasa es que los imposibles son eso, imposibles, y un coche con estas características no puede ir sobre raíles a alta velocidad, así de claro.

En la prueba en campo he disfrutado como muy pocas veces lo he hecho. Realmente es una gozada de coche y deja claro que no hacen falta fórmulas mágicas ni complicados sistemas electrónicos de reparto de  tracción. Tú dame las herramientas y luego yo decido cómo usarlas, de eso se trata.

Sus cortos voladizos hacen que podamos atacar casi cualquier obstáculo y el miedo en el cuerpo sólo llega cuando tenemos que afrontar una inclinación lateral arriesgada, verdadero talón de Aquiles de cualquier 4×4 tan compacto.

La capacidad de tracción es buena y las suspensiones trabajan correctamente. Tal vez se eche de menos un poco más de par en la zona próxima al realentí de su motor de gasolina para hacer sufrir menos al embrague al atacar zonas muy trialeras, pero la reductora es muy corta y ayuda mucho en estos casos.

En cuanto a la prueba en el circuito, el Jimny hace lo que puede y se defiende bien, mejor de lo que esperaba. La maniobra de esquiva a 80 km/h me asustaba bastante, lo reconozco, así que empecé progresivamente, a 60, 70… A partir de 70 km/h el control de estabilidad tiene que trabajar duramente y casi detiene el coche por completo para superarla, pero lo logra.

En la frenada de emergencia las distancias son correctas y me ha sorprendido que la hace con más estabilidad de la que esperaba. Lo normal en un coche tan alto, estrecho y corto es que, al ponerse de puntillas el eje trasero por desplazar todo el peso hacia delante en la frenada, el coche tienda a zigzaguear, pero no ha sido así.

En definitiva, el Jimny ha dado un salto adelante en seguridad activa enorme gracias a un mejor comportamiento en carretera. Las autovías y las altas velocidades siguen sin ser lo suyo, pero tampoco es razonable pedírselo. Lo que deja claro es que es un coche muy divertido y que, si de verdad quieres un 4×4, es la mejor alternativa por precio/eficacia que hay actualmente en el mercado, así de contundente.

Equipamiento: No echarás nada en falta

Faros full led de excelente iluminación y llantas de aleación forman parte del equipo del Mode 3.

56 fotos

Ampliar

Este Mode 3 es el nivel más alto de equipamiento del Suzuki Jimny, que cuenta con 4 niveles: JX, JLX, JLX con cambio automático y Mode 3. Entre el modelo básico y este tope de gama hay una diferencia de algo más de tres mil euros que nos dan acceso a los faros full led con asistente de luz de carretera, los cristales tintados, parasoles con espejos de cortesía, el equipo de infoentretenimiento más completo, las manillas de las puertas pintadas en el color de la carrocería, las bonitas llantas de aleación… no está mal, pero la verdad es que ya el modelo básico viene suficientemente bien dotado, con control de crucero y limitador de velocidad, climatizador, etc.

En materia de seguridad activa en Suzuki han sido muy generosos y en toda la gama incluyen el control de velocidad de descenso, el asistente de luz de carretera, la alerta de colisión, alerta de fatiga del conductor, alerta de pérdida de carril, sistema de reconocimiento de señales de tráfico… en fin, no está nada mal.

Tal vez, lo que sí echo de menos es contar con cámara trasera. No suelen gustarme, pero la rueda de repuesto del Jimny sobresale bastante y no es fácil calcular hasta donde llega en las maniobras de aparcamiento.

En cuanto al sistema multimedia del Suzuki Jimny, es el que ya conocemos de otros modelos de Suzuki como el Swift. No está mal en cuanto a conectividad (cuenta con Android Auto, Apple Car Play, MirrorLink…), pero sus iconos son pequeños y esto dificulta su manejo.

Consumo: Se echa de menos la sexta

Los consumos están muy penalizados por la aerodinámica y los cortos desarrollos del cambio.

56 fotos

Ampliar

No existen los milagros. El Jimny, aunque pesa menos de la mitad que los demás todo terrenos, es pesado para su tamaño, llegando a rozar los 1.200 kg en orden de marcha. Su aerodinámica es pésima y su sistema de tracción total tiene bastantes arrastres. Esto hace que no sea un mechero, precisamente, aunque tampoco es un pozo sin fondo y sus valores de consumo homologado se parecen mucho a los reales.

En ciudad, Suzuki declara un consumo de 7,7 l/100 km y ésta ha sido la cifra que he medido yo también con este coche.

En carretera, el valor homologado es de 6,2 l/100 km y también es muy realista, aunque en conducción normal, con tráfico y algún adelantamiento lo normal será movernos en los 6,5 l/100 km, en cualquier caso, Suzuki no ha mentido en estos valores.

La aerodinámica y la falta de una sexta que nos permita bajar de las 4.000 rpm cuando circulamos por autopista a 120 km/h pasan factura en estas vías, donde el consumo se dispara hasta los 8,5 l/100 km, algo esperable.

Con estos datos de consumo y un depósito de 40 litros de combustible, la autonomía del Jimny está en el entorno de los 500 km.

Rivales: Rivales del Suzuki Jimny Mode 3 2018

Vehículo

Suzuki Jimny 1.5 Mode 3

Lada Niva 1.7i Foresta

Dacia Duster 1.6 Prestige 4x4 85kW

Ford EcoSport 1.5 EcoBlue 4x4 Titanium 125

Precio Desde
23.158 €
Desde
10.325 €
Desde
17.600 €
Desde
25.785 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Diesel
Cambio 5 marchas 5 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 102 80 115 125
Aceleración 0-100 km/h (s) - 19,0 11,9 11,3
Consumo Medio (l/100 km) 6,5 12,3 7,0 5,4
Emisiones CO2 (g/km) 154 - 158 127

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche