Prueba

Prueba del nuevo Suzuki Ignis 2020: sin rivales

59 fotos

Ampliar

06 de agosto, 2020

Hace poco nos lo presentaron y esta semana lo examino a fondo. El renovado Suzuki Ignis llega con algunas mejoras que lo hacen todavía más interesante. Sin lugar a dudas, es uno de los mejores coches pequeños que se puede comprar.

Suzuki nos presentó hace poco las novedades introducidas con el nuevo año modelo en sus gamas de Ignis y Swift y ahora llega el momento de poner bajo la lupa al pequeño Suzuki Ignis. Una vez más, la marca japonesa nos ha dejado muy buen sabor de boca y el nuevo Ignis se revela como una de las mejores alternativas de compra en su categoría.

Gasta poco, tiene 4 plazas más cómodas y espaciosas que la mayoría de sus rivales (incluso que modelos de mucho mayor tamaño como el Seat Ibiza, por ejemplo), es muy divertido de conducir, está bien equipado en materia de seguridad, confort y conectividad y, encima, tiene tracción total y etiqueta Eco.

Durante una semana de pruebas y casi 2.000 km de ensayos, el Ignis deja claro que puede que sea pequeño, pero que es un gran coche. Sólo pequeños detalles como la falta de iluminación en el maletero, que no se pueda regular el volante en altura, que no tengamos un termómetro de refrigerante o que sus 83 CV parezcan menos por los largos desarrollos y falta de par pueden ser criticados en este modelo que ofrece mucho a cambio de lo que cuesta.

Por qué no tiene rivales el Suzuki Ignis

No existe ningún coche en su categoría que ofrezca tracción total, así de claro. Ya sólo por eso el Ignis se quedaría sólo en su mundo, pero es que además ofrece otras soluciones que lo hacen muy práctico, como los asientos traseros desplazables longitudinalmente, está muy bien equipado (cuenta con faros full led de serie) y su conducción es muy divertida gracias a su ligereza.

Puestos a tener que enfrentarlo a algún rival, he elegido tres modelos muy diferentes. El primero de ellos es el Toyota Aygo, que cuenta con un diseño más llamativo y un interior en el que los materiales tienen mejor aspecto, pero es menos espacioso, más caro y no dispone de tracción total ni como opción.

El segundo rival sería el Seat Mii, ideal para movernos por la ciudad, pero el eléctrico no nos permitiría realizar viajes ni perdernos por el campo como sí podemos hacerlo con el Ignis, que es infinitamente más polivalente.

Por último, el tercer rival que planteo es el Renault Twingo, un coche también de concepción muy original, pero que pierde claramente la batalle en todo frente al Ignis, que es más agradable de conducir, mejor equipado, espacioso…

Sí, el Ignis es un coche que merece la pena conocer porque tiene muchos argumentos para convencerte de que te lo compres.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Consumos ajustados
  • Aprovechamiento del espacio
  • Con tracción 4x4

Mejorable

  • Falta potencia
  • Sin luz en el maletero
  • Sin termómetro de refrigerante

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Entre Jeep y Suzuki

El diseño es muy típico de los Kei Cars japoneses.

59 fotos

Ampliar

El diseño del Suzuki Ignis es bastante controvertido y genera reacciones contrarias: o encanta o produce rechazo. No cabe duda de que sus formas son fruto de la premisa de conseguir el máximo aprovechamiento del interior en una carrocería de apenas 3,7 metros de largo, de manera que básicamente es un cubo sobre ruedas. Hablando de ruedas, éstas están en los extremos de la carrocería, de hecho sus vías son casi más anchas que el coche en la cintura y el voladizo delantero y el trasero son casi inexistentes. Esto será una ventaja cuando saquemos partido de su tracción total, ya que deja unos ángulos de ataque y salida que ya quisieran algunos 4×4.

Apenas hay cambios estéticos en la actualización presentada hace unas semanas del Ignis 2020, sólo la parrilla delantera (que se inspira en la del Vitara y en la de Jeep, todo hay que decirlo) y nuevos colores lo diferencian de sus versiones precedentes, además de los ineviables logos que destacan su condición de híbrido.

Por lo demás es el mismo coche, con unas puertas enormes que abren 90º y dejan un acceso a las plazas traseras más cómodo que el que encontraremos en modelos compactos como el Seat León o el Renault Laguna, que miden 70 cm más de largo.

Las llantas de aleación tienen un diseño muy ligero y montan unos neumáticos de una medida muy razonable, aunque es rara, de modo que costará cambiarle los zapatos en el futuro: 175/60-16. El caso es que son perfectas para este coche y sus reacciones son muy divertidas por el equilibrio entre su masa, calzado y suspensiones.

En cuanto a los acabados y ajustes, son muy buenos para un coche de este precio, nada que reprochar en el exterior del Ignis, salvo su aspecto, pero eso es cuestión de gustos, nada objetivo. A mí, por ejemplo, sí me gusta y me parece que tiene personalidad.

Interior: Más de lo que parece

El interior está repleto de soluciones prácticas.

59 fotos

Ampliar

Si por fuera hay pocos cambios en el Ignis 2020, dentro son todavía menos y se centran básicamente en los colores empleados para decorarlo, que abandonan los colores chillones como el naranja para jugar con el azul y el blanco en el salpicadero, consola y tiradores de puerta.

Lo demás es como ya era antes, con un aprovechamiento del espacio increíble y que deja claro que los japoneses son unos maestros sacando centímetros para los pasajeros, la moda Kei Car les ha servido para aprender muchísimos trucos sobre aprovechamiento del espacio.

Las plazas delanteras son muy cómodas. Vamos sentados como en una silla, muy erguidos y con unos asientos que sujetan bien el cuerpo. Los mandos están bien distribuidos y se manejan cómodamente, salvo los de la calefacción de los asientos, que quedan casi tapados por el freno de mano en la consola central. La columna de dirección se puede regular en altura, pero no en profundidad.

La instrumentación es muy nítida y se lee bien, pero es una pena que no tengamos termómetro de refrigerante, una moda que no comprendo.

Las plazas traseras ya las quisiera para sí más de un compacto. Con el asiento delantero para una persona de 1,85 m de estatura, detrás sigue cabiendo un cachalote como yo sin que sus rodillas rocen en los respaldos delanteros. No hay anchura para un tercer pasajero, pero cuatro adultos viajan holgados de espacio en este cochecito.

El maletero es pequeño, algo esperable, pero podemos ampliarlo y jugar desplazando las banquetas traseras hacia delante o poniendo los respaldos más verticales. Por ejemplo, si tenemos que llevar niños pequeños, que no necesitan espacio para las piernas pero llevan mucha «intendencia» (pañales, biberones, ropa de recambio…), corremos su asiento hacia delante y detrás nos dejará espacio para sus cosas. Lo que sí que deberían tener en cuenta es que no hay nada que ilumine el maletero, y es un problema cargarlo y descargarlo en el garaje buscando una luz.

En cuanto a los materiales, los plásticos son duros, pero no son peores que los que encontramos en los paneles de las puertas traseras de un Audi Q2 o un VW Golf, por ejemplo.

Motor: Único 4x4 e híbrido

El sistema de baja hibridación y la tracción total son únicos en el segmento.

59 fotos

Ampliar

Llegamos a la gran novedad introducida con el lavado de cara del Ignis, que no es otra que su sistema de baja hibridación, un sistema que, siendo honestos, es la forma más barata que tienen los fabricantes de automóviles de conseguir una etiqueta Eco y reducir los consumos y emisiones homologados para superar las nuevas normas y penalizaciones impuestas por las autoridades políticas.

Al motor 1,2 de gasolina de 4 cilindros del Ignis se le elimina el alternador convencional y se le acopla un ISG, que son las siglas inglesas de arrancador/generador integrado. Se trata de una máquina eléctrica reversible, es decir:

  • Se comporta como un motor eléctrico si lo alimentamos con corriente
  • Se comporta como un generador si lo hacemos girar arrastrado (en este caso por una correa solidaria al motor de gasolina).

Gracias a esta dualidad, el ISG permite hacer arranques más eficientes con el sistema start & stop y «empujar» al motor de gasolina cuando lo alimentamos con electricidad. Esos «empujones» al motor de gasolina los da en las fases en las que más se dispara el consumo de un motor, es decir, cuando iniciamos a rodar y cuando pisamos el acelerador para aumentar la potencia. En esas fases de transición, el ISG aporta algo de par de forma que se reducen los consumos en ellas.

Además, a la hora de cargar las baterías, en lugar de estar siempre robando potencia del motor como sucede con los alternadores tradicionales, el ISG se activa como generador sólo cuando necesitamos esa energía o cuando levantamos el pie del acelerador, transformando así energía cinética en electricidad y aumentando el rendimiento.

¿Nota el conductor algo de esto mientras lo conduce? Pues la verdad es que no, sólo un poco en los consumos, pero el aporte de par del ISG cuando aceleramos se nota poquísimo, de hecho, se nota más cuando entra el compresor del aire acondicionado.

Este motor va acoplado a una caja de cambios manual de 5 marchas con unos desarrollos muy largos, tanto como para que la velocidad máxima se alcance en cuarta y no en quinta, cuyo desarrollo es tan largo que el motor no puede llegar a su régimen de potencia máxima en ella. Esto beneficia los consumos, pero hace que los 83 CV de potencia anunciados parezcan muchos menos y que los adelantamientos sean menos ágiles de lo que uno espera de un coche con 83 CV para mover un coche tan ligero y con ruedas pequeñas.

Además de la caja de cambios, este Ignis dispone de tracción total, con un eje trasero rígido muy ligero y que va bien guiado, de forma que pese a su concepción tan arcaica no perjudica demasiado el comportamiento del coche y a cambio podemos sacar partido de su excelente motricidad en condiciones complicadas con un precio muy razonable.

La verdad es que fuera del asfalto va muy bien y el límite lo pone sólo el calzado (con neumáticos 100% de asfalto y encima de baja fricción para reducir los consumos) y la altura libre al suelo.

Comportamiento: Divertido y único

El comportamiento es mejor de lo que uno espera.

59 fotos

Ampliar

Hasta ahora el Ignis ha soprendido porque ofrece mucho espacio pese a ser pequeño, a ver qué pasa en carretera. Estrecho y alto y con un eje rígido atrás… si te dicen esto prepárate para emociones fuertes, derrapadas y vuelcos espectaculares, pero de nuevo el Suzuki Ignis sorprende positivamente ofreciendo lo contrario y dejando claro que los prejuicios son siempre malos.

Sí, es estrecho, pero sus vías son muy anchas en proporción a la anchura del coche y también están en los extremos de la carrocería, de modo que su batalla también es gigantesca en proporción a su longitud total. En pocas palabras, la base sobre la que se apoya el Ignis es casi más grande que él mismo.

Es un coche muy ligero, de modo que las suspensiones no tienen que contener unas inercias enormes y sus neumáticos tienen unas medidas muy razonables, así que el conjunto resulta muy equilibrado. Tampoco la potencia da para poner en apuros a esta plataforma, de modo que el Ignis se defiende con un comportamiento dinámico muchísimo mejor de lo esperado.

Otra ventaja de montar unas ruedas más bien estrechas para la moda actual está en que los pasos de rueda delanteros tienen mucho espacio para ellas, de modo que la dirección gira una barbaridad y el Ignis es capaz de maniobrar en espacios mínimos.

Conducirlo en ciudad es una gozada porque cabe por cualquier sitio, lo aparcas fácilmente… es como un ratoncito de campo que se cuela por todas partes con una agilidad pasmosa.

En carretera nos podemos plantear viajes sin el menor temor, es más cómodo de lo que parece y también más estable que muchos de sus rivales. En zonas viradas el alto centro de gravedad no es un problema porque tampoco hay mucha masa generando inercias, así que enlaza las curvas mejor de lo esperable y como todo está muy equilibrado, es difícil que nos metamos en algún apuro.

Lo que menos me ha gustado de su conducción son los frenos. El pedal tiene un tacto esponjoso, como cuando hay aire en el circuito y tampoco frena demasiado.

Si nos metemos en autopista y autovía también demuestra que no se amilana y es capaz de mantener los máximos legales en todo momento, usando el cambio, eso sí, ya que los puertos nos pedirán cuarta enseguida.

Fuera del asfalto la motricidad es buena y una vez más su ligereza juega a su favor. Es un auténtico polivalente.

En el circuito de pruebas la maniobra de esquiva a 80 km/h la salva gracias al trabajo del control  de estabilidad, que prácticamente nos para por completo para mantener el control. Lo bueno es que en ningún momento se tiene sensación de vuelco y que sus reacciones son más seguras que las de sus principales rivales, que están muy penalizados en esta maniobra por sus estrechos anchos de vía y suspensiones de esquema muy sencillo.

La frenada de emergencia tampoco es de sobresaliente, pero mantiene bien el tipo y no se puede decir que sean anormalmente largas o que aguante mal las altas temperaturas, está dentro de lo esperable en un coche de este segmento. Además, debido a las escasas prestaciones del coche y la longitud limitada de la pista, no pude hacer las pruebas desde 140 km/h como es habitual sino desde 110 km/h.

En definitiva, el Suzuki Ignis es un coche que resulta mucho más conducible y que se adapta a todo tipo de usos mejor de lo esperado. Sus reacciones son correctas y sus prestaciones no llegan a poner en apuros al chasis, que aguanta muy bien y reacciona de manera segura a nuestros errores.

Equipamiento: Tiene todo lo bueno

La seguridad ha salido muy beneficiada con el lavado de cara del Ignis.

59 fotos

Ampliar

Éste es otro de los apartados que ha salido beneficiado en el lavado de cara del Ignis, sobre todo en materia de seguridad activa y asistentes avanzados a la conducción. Se ha incorporado un sistema de doble cámara con visión tridimensional que permite integrar sistemas como el asistente de mantenimiento en el carril activo (interviene sobre la dirección para mantenernos entre las líneas) o la alerta de colisión.

Gracias a esta incorporación, el Ignis no se queda atrás en los estándares que ya exigen las pruebas de seguridad como EuroNCAP y su funcionamiento es correcto.

Climatizador automático, asientos calefactados, faros full led (con buena luz, por cierto), volante tapizado en piel, llave inteligente… el apartado de confort también va bien servido en este Ignis.

En materia de conectividad, el Suzuki Ignis cuenta con un sistema de infoentretenimiento compatible con Android Auto, con navegador integrado, manos libres y un sistema de audio que cumple correctamente su cometido de llenar de sonido un habitáculo muy compacto.

En definitiva, el Ignis no defrauda tampoco en este apartado y está a la altura de sus rivales o incluso algo mejor, con una excelente relación entre lo que nos ofrece y lo que pagamos a cambio.

Consumo: Peso pluma

Los consumos son muy bajos. Su escaso peso y unas ruedas estrechas ayudan a lograrlos.

59 fotos

Ampliar

Ligero y con ruedas estrechas, pero con una aerodinámica pésima, no tenía muy claro que los consumos fuesen a ser muy frugales, pero al final sí que ha dejado unas medias de consumo muy buenas y que añaden otra virtud al Ignis: su coste de utilización.

En ciudad, Suzuki homologa un consumo de 4,9 l/100 km, cifra que se ha ido hasta los 5,8 l/100 km durante la prueba, aunque conviene aclarar que con días de mucho calor y el climatizador con tanto trabajo que apenas se apagaba el motor por el start & stop.

En carretera el consumo homologado de 4 l/100 km es fácil de conseguir, aunque en un uso real y con algún adelantamiento, la media medida durante la prueba ha sido de 4,4 l/100 km.

Se nota que el aire frena mucho a las formas del Ignis, ya que esos 4,4 l/100 km se disparan hasta los 5,5 l/100 km simplemente por subir de velocidad de crucero de 90 a 120 km/h en autopista.

Con estos consumos y un pequeño depósito de 30 litros, el Suzuki Ignis tiene una autonomía que ronda los 500 km.

Rivales: Rivales del Suzuki Ignis 2020

Vehículo

Suzuki Ignis 1.2 Mild Hybrid GLX 4WD

Seat Mii Electric Plus

Toyota Aygo 70 x-style

Renault Twingo TCe Zen 68kW

Precio Desde
18.976 €
Desde
22.450 €
Desde
15.950 €
Desde
15.200 €
Combustible Gasolina Eléctrico Gasolina Gasolina
Cambio 5 marchas 1 marchas 5 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 83 83 72 94
Aceleración 0-100 km/h (s) 12,8 12,3 13,8 13,1
Consumo Medio (l/100 km) 4,3 - 4,1 4,6
Emisiones CO2 (g/km) 95 - 93 106

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche