Prueba

Prueba del nuevo Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 2020: el Audi checo

46 fotos

Ampliar

04 de noviembre, 2020

El Skoda Octavia Combi es una de las compras más recomendables. Es amplio, muy práctico, cómodo, bien equipado y su diseño ha ganado muchísimo en atractivo. No envidia nada a sus rivales de Audi. Verás por qué.

Cada vez que pruebo un Skoda me reafirmo en la idea de que es la marca con la mejor relación precio/producto del grupo alemán. Después de haber probado la berlina con el motor 1.5 TSi llega la hora de someter a examen al Skoda Octavia Combi con la mecánica diésel, que sigue siendo la mejor alternativa para los que vayan a realizar largos trayectos y más de 20.000 km anuales. En esta prueba del Skoda Octavia Combi 2.0 TDi con cambio DSG queda claro que es una excelente alternativa para viajar. Es amplio, cómodo, práctico, consume poco y su diseño atrae.

Aunque en España siguen sin ser los preferidos, al contrario que en el resto de Europa, los modelos con carrocería familiar son cada vez más atractivos. Ya no tienen esa imagen de coche de viajante y ahora su aspecto es más juvenil y deportivo que el de las berlinas y compactos de los que derivan. En ese sentido, el Octavia sigue siendo un coche que está a caballo entre dos categorías. Es más grande que un compacto del segmento C pero no llega a las dimensiones de una berlina del segmento D. Esto puede ser positivo, ya que combina las ventajas de ambos.

Este Skoda Octavia Combi no pierde en habitabilidad respecto a modelos más grandes y a cambio es más manejable en el día a día. Después de una semana, aunque no todo ha sido perfecto, el balance es muy positivo y queda claro que es un coche que se puede recomendar.

Los rivales del Skoda Octavia Combi

La primera pregunta que cabe hacerse al comparar el Octavia Combi es si merece la pena frente al Octavia normal. En este caso no ganamos la practicidad de una quinta puerta como sucede en un Passat, por ejemplo. De hecho, el portón trasero del Combi es más pequeño que el del Octavia convencional. Lo que sí ganamos es algo más de espacio de carga en el maletero y, sobre todo, una estética que, aunque esto va en el gusto de cada uno, es más atractiva.

Como rivales principales he tenido en cuenta que Skoda tiene el Superb, de modo que no lo enfrento contra el Mondeo o el Passat, que también podrían caber entre sus rivales, sino contra las versiones familiares de compactos más cercanos en precio.

Dejo fuera modelos como el 308 SW que está ya a punto de ser relevado por su sucesor y he buscado modelos que sean más recientes para que la comparativa sea más justa, teniendo en cuenta que el Octavia es un recién llegado. En ese sentido, los elegidos son: el Seat León ST, el Ford Focus ST y el Toyota Corolla TS. Frente a ellos, el Skoda Octavia Combi arrasa en habitabilidad, calidad percibida y confort y es, probablemente, el más recomendable de todos. El que más puede plantar cara a nuestro protagonista sería el Corolla TS, que cuenta con un sistema híbrido de cuarta generación que ya funciona muy bien, es más fácil de usar a diario, tiene etiqueta Eco y no hay tantos nubarrones sobre su futuro como los hay sobre este diésel.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Versatilidad
  • Diseño
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Selector del cambio
  • Mandos no iluminados
  • Llantas de 18´

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Sin complejos

El Octavia Combi es elegante y con un punto sport.

46 fotos

Ampliar

Esta nueva generación del Skoda Octavia Combi es todo un acierto desde el punto de vista estético. Parece mucho más coche que antes e incluso puede compararse sin complejo de ningún tipo con un Audi A4, al que supera en habitabilidad de forma holgada. Lo cierto es que las líneas de Skoda se han «audizado» bastante, de hecho.

El frontal es muy elegante con la gran calandra delantera, los enormes faros antiniebla y unos faros full led adaptativos que tienen una luz excelente en los viajes nocturnos, pero demasiado blanca para los días de lluvia y niebla, en los que producen bastante autodeslumbramiento.

En la vista lateral el Octavia Combi se ve muy proporcionado y elegante, a la vez que las nervaduras que recorren todo el costado dan la sensación de un atleta con la musculatura bien marcada. Es un coche que gusta. Me sobra diámetro en las llantas, no tiene mucho sentido montar 18 pulgadas y perfil tan bajo en este coche, pero estéticamente cumplen su función y al menos no se han desmadrado con el ancho… aquí se nota que el ciclo WLTP para medir los consumos ha hecho efecto y los fabricantes ya no montan neumáticos tan absurdamente anchos como antes.

La parte trasera tiene como protagonistas unos pilotos de grandes dimensiones, con tecnología led y con intermitentes secuenciales que resultan muy llamativos y le dan un aspecto muy moderno.

Las cinco puertas son de buen tamaño y dejan un acceso muy cómodo a todas las plazas y al maletero. Los ajustes son de calidad y también la pintura tiene unos buenos acabados. Realmente, el Skoda Octavia Combi deja muy buena impresión cuando lo tienes al lado y parece un coche de más categoría.

Interior: Espacioso, cómodo y práctico

El interior del Octavia no envidia nada a las marcas premium en calidad de materiales y acabados.

46 fotos

Ampliar

Desde que lo ves y te acercas a él ya tienes una buena impresión del Skoda Octavia Combi, una sensación que se reafirma al agarrar el tirador de la puerta y abrirla, con un tacto robusto, y encontrarte con un interior muy acogedor, de diseño elegante y muy espacioso.

Los materiales son de primera, con partes de plásticos acolchados en el salpicadero, pero no sólo en la cima de éste, también en la parte que enmarca la guantera, donde los rivales suelen empezar a abaratar con plásticos rígidos.

Por suerte no hay demasiado plástico «negro de piano» (menudo eufemismo para ocultar que en realidad es uno de los materiales más baratos) y gran parte del frontal del salpicadero está recubierto de Alcantara. Los paneles de puerta también tienen buenos materiales, tanto en los delanteros como en los traseros, que es donde sus rivales también aprovechan para escatimar.

La postura de conducción es muy buena y los pasajeros delanteros viajarán muy cómodos por ergonomía y amplitud. El conductor cuenta con una instrumentación muy completa y todos los mandos están a mano. El volante tiene buen tacto y también los mandos principales, reforzando esa sensación de coche de primer nivel. En este ambiente ideal hay un pero: el copiloto no podrá encontrar cómo subir o bajar el volumen del sistema de audio por la noche. Por algún motivo no está iluminada la banda táctil donde se poder actuar sobre el sonido y es completamente invisible por la noche. No se entiende… te ponen una cenefa iluminada para darle un aspecto más acogedor al coche y luego los mandos no se ven…

Las plazas traseras del Skoda Octavia Combi también son muy cómodas, con suficiente espacio para las piernas y para las cabezas. Como de costumbre, dos irán a sus anchas pero tres serán multitud.

El maletero tiene un tamaño generoso y, sobre todo, unas formas muy regulares y aprovechables. Abatir los respaldos traseros es muy sencillo y dejan un suelo completamente plano, lo que da mucha versatilidad al Octavia Combi.

A unos buenos materiales, buenos asientos y mucho espacio hay que sumarle las soluciones «Simply Clever» de Skoda como los huecos para los paraguas en las puertas delanteras, la rasqueta para el hielo en la tapa de combustible, el gancho de remolque escamoteable, etc.

Motor: Nada nuevo

El motor 2 litros diésel es un compañero de viaje ideal.

46 fotos

Ampliar

No hay demasiadas novedades en el apartado técnico de este Octavia Combi. Se trata del motor 2 litros turbo diésel de 150 CV que ya conocemos y que se ha sometido a una actualización para seguir cumpliendo con las normas anti contaminación que se han ido imponiendo. Su respuesta es muy agradable y en este Octavia no suena demasiado para los pasajeros.

Hemos elegido la versión con cambio DSG de 7 marchas, que nos parece la alternativa más recomendable para la mayoría de conductores. Es más fácil de conducir y muchos ahorrarán en combustible con ella, ya que es bastante eficiente y dispone de rueda libre para rodar a vela cuando elegimos el modo Eco. Gracias a este sistema podemos llanear con cifras de consumo ridículas.

Como de costumbre, disponemos de varios modos de conducción que varían la respuesta del coche en cuanto a la dureza de la dirección asistida, la reacción de la caja de cambios y la sensibilidad del pedal del acelerador y del control de estabilidad. Con estos parámetros conseguimos un coche con un tacto más sport, confortable o ahorrador.

Comportamiento: Compañero de viajes

En este Octavia la premisa ha sido el confort y es todo un acierto.

46 fotos

Ampliar

Pocas sorpresas en el apartado de comportamiento. El anterior Octavia era bueno y éste es todavía mejor. Sobre todo, donde más ha evolucionado es en confort. Ahora todo está mucho mejor filtrado que antes, circulas por una calle adoquinada sin notar repiqueteos ni vibraciones procedentes de los trenes de rodadura o de la dirección y, además, está mucho mejor aislado acústicamente.

La sensación cuando lo conduces es la de ir en un coche de una categoría superior y además muy cómodo. Las suspensiones son suaves, pero no pierden eficacia y el Octavia se tiene bien sobre la carretera, incluso con lluvia y viento transmite mucha seguridad.

En ciudad es muy fácil de llevar por la caja de cambios automática y la cantidad de asistentes que tenemos para evitar rayarlo al aparcar o darle un golpe al de delante por despiste.

En carreteras secundarias se mueve muy bien y proporciona mucho confort a los pasajeros si rodamos a ritmos tranquilos. Si avivamos la marcha se comporta de maravilla y las trazadas son seguras. Hay que ir como un descerebrado o cometer errores muy graves para ponernos en una situación de apuro.

Cuando circulamos por autopistas también es muy confortable y transmite mucha confianza y seguridad en trazados rápidos.

Los frenos tienen un buen tacto y han aguantado bien el esfuerzo durante la prueba. Se nota un poco el mayor peso en la parte trasera respecto a la berlina, pero no es algo que moleste ni nos vaya a complicar la vida. La realidad es que es un coche muy agradable de conducir y también en el que da gusto viajar, confortable y seguro.

Equipamiento: Actual y completo

El equipamiento es bueno y moderno.

46 fotos

Ampliar

El Skoda Octavia Combi hace tiempo que dejó de ser una alternativa barata como lo era en su primera generación. Sin embargo, aunque el precio ha subido, si tenemos en cuenta la calidad del coche, su equipamiento y lo que ofrece frente a sus rivales, sigue siendo una compra bastante inteligente.

En materia de seguridad y ADAS (asistentes avanzados a la conducción) estamos protegidos por sistemas como la alerta de colisión con frenado de emergencia, las soluciones pre-safe que preparan el coche ante un impacto inminente cerrando las ventanillas, el techo solar y tensando los cinturones, sistema de detección de fatiga, de mantenimiento y centrado en el carril, control de crucero adaptativo, sensores de ángulo muerto, cámaras periféricas con asistente de aparcamiento, el practiquísimo asistente de conducción con remolque, etc.

También en cuanto a confort estamos a un excelente nivel con el climatizador multizona con mandos independientes para las plazas traseras, los asientos calefactados y con reglaje eléctrico, la tapicería en Alcantara… no está nada mal.

En lo referente al sistema multimedia y conectividad, tenemos conexión inalámbrica para Android Auto y Apple Car Play, tomas USB-C para las plazas delanteras y traseras, un equipo de audio Canton que suena muy bien y un asistente virtual que nos facilitará buscar una dirección en el navegador o una canción en nuestros archivos, pero que no funciona tan bien como lo hace el MBUX en el que se inspira.

En resumen, sin ser barato, este Skoda Octavia Combi tiene una buena relación precio/producto que lo hace recomendable.

Consumo: Gota a gota

Los consumos han sido buenos durante el examen.

46 fotos

Ampliar

Los consumos de este Octavia Combi han sido bastante buenos, lo que hace que, pese a que su depósito de combustible ha encogido respecto a las generaciones precedentes y se conforma con 50 litros, sigue teniendo una excelente autonomía, superando los 700 km sin repostar con facilidad.

En ciudad el consumo homologado es de 5,1 l/100 km y es donde más se ha distanciado frente al medido durante la prueba. El consumo real en ciudad del Skoda Octavia Combi 2.0 TDi ha sido de 6,7 l/100 km.

En carretera los 3,8 l/100 km son alcanzables, pero lo normal es que nos movamos en el entorno de los 4,5 l/100 km en uso real, con una conducción tranquila pero teniendo que hacer algún adelantamiento.

En autopista a 120 km/h el consumo medio ha sido de 5,5 l/100 km, una cifra excelente teniendo en cuenta que el recorrido de prueba que realizo cada semana tiene dos puertos de montaña.

Rivales: Rivales del Skoda Octavia Combi 2.0 tdi dsg 2020

Vehículo

Skoda Octavia Combi 2.0TDI Style DSG 110kW

Seat León ST 2.0TDI CR S&S FR DSG-7 150

Ford Focus Sportbreak 2.0Ecoblue ST Line X Aut

Toyota Corolla Touring Sports 180H Style

Precio Desde
34.090 €
Desde
33.860 €
Desde
33.659 €
Desde
31.400 €
Combustible Diésel Diésel Diésel Híbrido
Cambio 7 marchas 7 marchas 8 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 150 150 150 184
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,8 8,8 9,5 8,1
Consumo Medio (l/100 km) 4,3 3,9 4,6 3,9
Emisiones CO2 (g/km) 97 104 113 89

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche