Prueba

Prueba del nuevo Skoda Octavia 1.5 TSi 2020: ¿tiene rivales?

73 fotos

Ampliar

20 de noviembre, 2020

El Skoda Octavia acaba de estrenar una nueva generación que hemos examinado para comprobar hasta dónde ha mejorado. Nos queda claro que Skoda sigue siendo una de las marcas más recomendables del grupo VAG. Buena calidad, un interior muy espacioso y un diseño que no envidia a sus socios más lujosos.

No cabe duda de que gran parte del éxito de Skoda se debe al acierto que en su día supuso el Skoda Octavia, un coche que ofrecía muchísimo servicio y una relación precio/producto de las mejores del Grupo Volkswagen. Ahora tenemos una nueva generación y ha llegado el momento de examinar con lupa al nuevo Skoda Octavia 1.5 TSi 2020.

Nada más verlo te das cuenta de que el nuevo Skoda Octavia ha dado un gran salto frente a su antecesor. La primera generación era algo anodina, pero con las sucesivas actualizaciones ha ido ganando atractivo y ahora es más seductor que nunca.

No sólo han hecho una cara bonita, el nuevo Octavia tiene un equipamiento mejor y una tecnología más avanzada, que queda patente en elementos como los faros matrix led con una excelente iluminación en los viajes nocturnos.

Los rivales del Skoda Octavia

El Skoda Octavia tiene otros enemigos muy diferentes ahora, algunos dentro de su propia casa. Tal vez el primer enemigo que tenga sea el Skoda Karoq, que milita en el segmento de moda en la actualidad, el de los SUV. Salvo por la facilidad para entrar y salir de él por su mayor altura al suelo, el Octavia tiene aspecto de ser mucho más coche y es más amplio y cómodo para viajar, pero claro… no es un SUV.

Su otro gran rival podría ser el Seat León ST, con unas dimensiones similares y un maletero equivalente aunque el Octavia no sea un Combi. Frente al modelo español, el Octavia tiene más empaque, un interior más cuidado en materiales y a acabados y es más cómodo. Por supuesto, la tecnología es equivalente en los tres, que comparten genética y la mayoría de los proveedores.

Otro rival con el que podríamos enfrentarlo es el Toyota Corolla sedán. Contra el japonés no puede competir al carecer de etiqueta Eco por no ser híbrido, pero en cuanto a espacio, calidad percibida y conducción, el Skoda está algo por encima.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Calidad aparente
  • Amplitud interior

Mejorable

  • Respuesta por debajo de 2.000 rpm
  • Teclas no iluminadas
  • Medida de los neumáticos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Un Audi checo

El nuevo Octavia no envidia nada en diseño a modelos supuestamente superiores.

73 fotos

Ampliar

La evolución en el diseño del Octavia es muy llamativa. Ha pasado de ser un coche de formas algo anodinas pero muy práctico en las primeras generaciones a ser un modelo de formas más que sugerentes. Esta nueva generación no tiene nada que envidiar a modelos como el Audi A4 en cuanto a diseño y sin perder ni un ápice de su sentido práctico.

El frontal mantiene detalles muy típicos de Skoda, como los grandes faros (incluso los antiniebla, que en muchos coches ya casi son más pequeños que los sensores de aparcamiento) o la prominente parrilla. Sin embargo, se han suavizado las líneas, ahora tienen un diseño más afilado y elegante que antes. Los faros, por cierto, son matrix led adaptativos y su iluminación es excelente, da gusto viajar con él por la noche.

La vista lateral casi se confunde con la de un Superb, sobre todo la forma de la puerta trasera y su cristal de custodia. El color Azul Race le sienta bien y las llantas opcionales de 18 pulgadas (sin sobrecoste) también, pero penalizan los consumos y el confort, así que mejor las de 17 que trae de serie.

Es destacable el trabajo hecho por los diseñadores en la parte trasera. La forma de los grupos ópticos, la curvatura del borde del maletero, el paragolpes… el nuevo Octavia recuerda mucho a los modelos de Audi.

A nivel de acabados y materiales está a un nivel muy bueno. Cuando lo tienes al lado se siente como un coche de una categoría superior, sin duda la mejora es enorme frente a sus antepasados.

Interior: Sigue siendo el rey

El interior es muy espacioso y acogedor.

73 fotos

Ampliar

Este es el gran punto fuerte que ha tenido siempre el Skoda Octavia, que ha ofrecido a sus pasajeros un gran espacio y muy cómodo para viajar. Es una gozada comprobar que sigue siendo así. El maletero es enorme y tiene un gigantesco portón que hace que le podamos sacar muchísimo partido. Las plazas traseras son de las mejores de su categoría e incluso mejores que las de modelos supuestamente superiores como el Audi A4 o el BMW Serie 3.

En el acabado Style al abrir las puertas te encuentras con unos asientos excelentes, con una ergonomía similar a los S-Line de Audi. Son muy cómodos para viajar y tienen un montón de reglajes para que los adaptemos a nuestro cuerpo como un guante.

Ante el conductor se presenta el nuevo volante de sólo dos radios y un cuadro de instrumentos completamente digital repleto de información que se complementa con el Head Up Display que se proyecta en el parabrisas. El diseño del salpicadero es atractivo y es de agradecer que Skoda no haya caído en la tentación de Seat y Volkswagen con el León y el Golf de eliminar casi todas las teclas. Aquí seguimos teniendo acceso directo a varias funciones y el manejo es mucho más cómodo. Tampoco han cambiado de sitio los botones que sirven para descongelar la luneta o el parabrisas, que siguen estando donde uno los espera encontrar.

Por desgracia, sí que han eliminado los mandos de ruleta para la temperatura del clima y el volumen del equipo de sonido. Ahora son táctiles y, tal y como criticamos en la prueba del Seat León ST y el VW Golf eTSi, son invisibles por la noche al no estar iluminadas.

El interior del Skoda Octavia es acogedor por el día y también por la noche, gracias a la iluminación ambiental. Una lástima que en las plazas traseras (que son más oscuras todavía), no haya esa iluminación. Al menos los paneles de puerta mantienen las molduras decorativas y unos materiales de calidad similar a los de las puertas delanteras, algo que no hacen ni en Seat ni en VW… ni en el Audi Q2, Q3, A1, etc.

Resumiendo, el Skoda Octavia sigue siendo uno de los mejores modelos del mercado para viajar, con un interior espacioso, cómodo y mejor acabado que la media.

Motor: Desarrollos largos

El 1.5 TSi tiene unas buenas prestaciones.

73 fotos

Ampliar

El motor de la unidad probada es el 1.5 TSi de 150 CV con sistema de desconexión selectiva de cilindros que apaga dos de ellos cuando no necesitamos toda la potencia, ayudando así a ahorrar gasolina y bajar las emisiones.

Este motor carece de empuje de forma natural, necesita que el turbo esté cargando presión para tener par, lo que hace que por debajo de las 2.000 rpm no tenga casi empuje y que tengamos que estar muy pendientes del uso del cambio para mantenerlo siempre por encima de ese umbral. Esto hace que pueda ser más recomendable para muchos usuarios la opción del cambio automático DSG.

Este motor dispone de correa de distribución y de un ingenioso mecanismo en los árboles de levas para que dejen de actuar las levas en las válvulas de los cilindros 2 y 3 de forma que no haya compresión ni bombeo en ellos y no frenen el trabajo de los otros dos.

Cuando funciona con los cilindros desactivados, el sonido es un poco peculiar y se nota una vibración extraña, como cuando falla un motor. No es muy escandaloso, pero se nota. También se nota en los consumos, con unas cifras muy buenas, sobre todo cuando viajamos por carretera a velocidad constante.

La caja de cambios manual tiene buen tacto, pero sus desarrollos son muy largos y hacen todavía más evidente esa falta de par natural del motor por debajo de las 2.000 rpm, al restarle reprís en las recuperaciones.

Comportamiento: Sin sorpresas

El Skoda Octavia es noble en las reacciones al límite.

73 fotos

Ampliar

No hay sorpresas en el comportamiento del Octavia, que mantiene ese tacto típico de los modelos del grupo Volkswagen. Es un coche que hace la vida muy fácil, no es el mejor en nada pero tiene una nota muy buena en todos los apartados, muy homogéneo. Frena bien, tiene una buena dirección, la suspensión un buen compromiso entre eficacia y confort, está bien aislado acústicamente… no hay nada criticable ni nada que sea especialmente destacable, salvo su homogeneidad.

En ciudad es agradable porque está bien aislado acústicamente y porque la dirección tiene un buen radio de giro que facilita las maniobras. El punto débil en ella es que, por lo mencionado en el apartado de motor sobre su respuesta a bajas revoluciones y los largos desarrollos, hay que estar muy pendiente del cambio. En este sentido es muy recomendable la opción de la versión automática con cambio DSG que nos facilita mucho la vida.

A la hora de afrontar un viaje, los pasajeros delanteros gozarán de un espacio muy cómodo. Eso sí, los que van sentados atrás se han quejado de que notan demasiado las irregularidades y que la suspensión les resultaba demasiado dura. Más que un problema de las suspensiones, es probable que se deba a la medida de los neumáticos, con unas llantas de 18 pulgadas y gomas de poco perfil que aíslan poco de las imperfecciones del asfalto.

En autopista es un coche que da confianza en las curvas rápidas y que no se descompone al pasar por una junta de dilatación o un corte de asfalto aunque estemos en pleno apoyo. El viento lateral tampoco afectará demasiado a la trayectoria y la dirección se siente precisa a alta velocidad.

Si nos movemos por carreteras secundarias deberemos estar más pendientes de lo habitual del cambio, lo cual no gustará a todos los usuarios. Si mantenemos el motor por encima de las 2.000 rpm podemos realizar adelantamientos con buen reprís y una conducción alegre. En zonas viradas es más ágil de lo esperado. La parte trasera viene en nuestra ayuda si se lo pedimos, pero siempre de forma muy progresiva y sin brusquedades.

Donde más ha mejorado el Skoda Octavia es en el tacto general del coche. Los elementos de la suspensión están mejor aislados y cuando circulas por zonas con el asfalto roto se filtran mucho mejor las imperfecciones, como si fuese una berlina de más empaque.

Concluyendo, el Skoda Octavia tiene un comportamiento muy predecible, con reacciones nobles y seguras que hacen muy fácil la conducción para la mayoría de los conductores.

Equipamiento: A la última

El equipamiento es muy completo.

73 fotos

Ampliar

La unidad de pruebas parte del acabado Style y añade varios extras como la pintura Azul Race (casi 600 euros), las llantas de 18 pulgadas (que es mejor ahorrárselas, sinceramente, muy bonitas pero nada más), y varios packs como el confort, el head up display… que suman casi 4.500 euros más a la factura final. Aun así, sigue teniendo un precio competitivo.

En el campo de la seguridad este Octavia equipa las últimas asistencias avanzadas a la conducción (ADAS) con elementos como el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento y centrado en el carril, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de mitigación de colisiones múltiples, asistentes de aparcamiento… nada mal, aunque es justo reconocer que estos elementos son ya muy frecuentes en sus rivales también.

En materia de confort destacaría los excelentes asientos con tapicería mixta de cuero y Alcantara, el climatizador con mandos independientes en las plazas traseras y la multitud de elementos Simply Clever de Skoda que nos hacen muy fácil el día a día como la alfombra reversible del maletero, el rascador de hielo en la tapa de combustible, el hueco para los paraguas en los paneles de puerta… son soluciones sencillas pero que nos ayudan a diario y echaremos en falta en cuanto no las tengamos.

El apartado multimedia lo salva bien gracias a la integración del último desarrollo del grupo Volkswagen para sus sistemas de infoentretenimiento. La pantalla táctil es grande y de muy buena respuesta, con unos menús muy intuitivos y de buenos gráficos. Es de agradecer que los iconos sean de buen tamaño, así es más fácil acertarles en movimiento. La conectividad está garantizada por la multitud de tomas de conexión, la red inalámbrica y las aplicaciones disponibles, además de los sistemas Apple Car Play y Android Auto.

En definitiva, el nivel de equipamiento es bueno y el Skoda Octavia sigue siendo una compra muy inteligente.

Consumo: Buen socio

Los consumos son muy ajustados en viajes por carretera y autopista.

73 fotos

Ampliar

Gracias a los largos desarrollos del cambio y a su aerodinámica, el Skoda Octavia logra unos buenos consumos en carretera y autopista a velocidad sostenida, con una sorprendente autonomía que ronda los 800 km con sólo 45 litros de combustible que caben en su depósito.

Los consumos homologados son de 6,7 l/100 km en ciudad y de 4,3 l/100 km en carretera. Durante la prueba, el consumo real del Skoda Octavia 1.5 TSi en ciudad ha sido de 7,2 l/100 km y en carretera es fácil movernos en el entorno de los 4,5 l/100 km.

En autopista, manteniendo los máximos legales en todo momento, el consumo medio ha sido de 5,5 l/100 km, unos valores muy buenos.

Rivales: Rivales del Skoda Octavia 1.5 TSi 2020

Vehículo

Skoda Octavia 1.5 TSI Style

Skoda Karoq 1.5 TSI Style ACT

Seat León ST 1.5 TSI S&S FR 150

Toyota Corolla Sedán 125H Active Tech

Precio Desde
28.950 €
Desde
30.690 €
Desde
28.610 €
Desde
26.950 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Híbrido
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 150 150 150 122
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,2 8,4 8,7 10,9
Consumo Medio (l/100 km) 5,2 5,5 4,9 3,4
Emisiones CO2 (g/km) 109 121 113 77

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    precioso coche…de mis favoritos junto al mondeo ( ya se que no pertenece a la misma categoria…); buen apunte de que utiliza correa de distribucion..por cierto ¿ son los antinieblas de tecnologia led?; el maletero simplememte bestial y muy practico….¿ que tal de fiabilidad este tsi de 150 cv ?
    Bonitas y buenas fotos como siempre; buen trabajo y un saludo.

    • Rubén Fidalgo

      Hola jcl, muchas gracias por tu comentario. Los antiniebla también son LED, lo cual no me gusta demasiado porque son demasiado blancos y producen autodeslumbramiento. En cuanto a la fiabilidad del 1.5 TSi, han tenido bastantes problemas de puesta a punto con este motor. En principio ahora se han corregido, pero la verdad es que a mí sigue pareciéndome un motor que no tiene un funcionamiento fino. Un saludo!!! buen fin de semana.

      • jcl

        gracias por la respuesta, si que he leido que el 1.33 tce de renault de 140 cv no le tiene ninguna envidia y empata a consumos…y eso sin la desconesion de cilindros…ojo al dato.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche