Prueba

Examinamos el nuevo Renault Clio 1.0 TCe GPF 100 CV 2019

46 fotos

Ampliar

03 de enero, 2020

El nuevo Renault Clio ha dado un salto espectacular en cuanto a calidad percibida y el cuidado puesto en sus interiores. Su exterior ha cambiado menos, ya partía de una muy buena base. Sin duda, el nuevo modelo supera en todo a su predecesor.

Renault acaba de renovar el Renault Clio y tras la toma de contacto lo sometemos a una prueba durante una semana para ver en qué ha mejorado. Tras este tiempo podemos asegurar que el salto adelante ha sido enorme y que el nuevo Clio ha cambiado mucho más de lo que parece.

Esta nueva generación no ha cambiado mucho su aspecto exterior. Tampoco lo necesitaba, ya que los clientes seguían opinando que su diseño era una de sus mejores virtudes y, además, ya era uno de los más grandes de su categoría.

Mecánicas más modernas, equipamiento más completo y tecnológico y, sobre todo, un interior mucho más atractivo y que deja una mejor impresión desde que abrimos la puerta hasta que lo conducimos. El nuevo Renault Clio ha mejorado una barbaridad en cuanto a calidad percibida, tanto por el tacto y apariencia de los materiales como por ajustes. Además, también ha mejorado en el apartado de ergonomía. Ahora los mandos están distribuidos de forma más racional.

¿Supera el nuevo Clio a sus rivales?

La competencia es feroz y, aunque el Clio mantenía un buen volumen de ventas, no se podía dormir en los laureles. Con esta nueva generación se ha llevado a cabo un importante trabajo para mantenerlo competitivo. Donde más notaremos la mejoría es en la calidad de acabados y materiales del interior, donde el nuevo Clio abandona los plásticos duros y renace con plásticos mejores y de mejor tacto, además de un diseño de la instrumentación y el salpicadero más atractivos.

Frente a sus rivales, el Clio está entre los mejores en materia de habitabilidad y también en equipamiento, con elementos como los faros full led de muy buen rendimiento disponibles en toda la gama.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Iluminación
  • Mejoría respecto a su predecesor

Mejorable

  • Umbral del maletero elevado
  • Visibilidad
  • Sin luz de cortesía atrás

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mejorando lo bueno

El nuevo Clio no ha tenido un cambio radical de diseño, pero sí ha ganado en atractivo.

46 fotos

Ampliar

Aunque en el exterior ha cambiado por completo frente a su predecesor y no comparten nada, el nuevo diseño es muy continuista. Parte de esa sensación de que no ha cambiado mucho es porque las proporciones son casi idénticas y también sus líneas generales muy similares. Esto se ha hecho a propósito para aprovechar que el diseño era uno de los apartados mejor valorados por los compradores de este modelo.

En el frontal llaman la atención los grandes faros, con una luz de marcha diurna que tiene esa forma que caracteriza a los nuevos modelos de Renault y que recuerda a una especie de «croisant» enfadado cuando lo ves venir.

Los faros full led de este Clio proporcionan muy buena iluminación, pero el sistema de luz de carretera automático no funciona nada bien y al final acabamos poniéndolo en manual para evitar deslumbrar al resto de conductores.

La vista lateral es la que menos ha cambiado, aunque en ella tampoco se ha conservado nada del modelo precedente. Nuevas llantas, una silueta musculosa a base de trazos muy marcados y que proporcionan rigidez a la chapa, el truco de ocultar la manilla de la puerta trasera en el marco y unas llamativas llantas.

La parte trasera tiene un diseño similar pero más moderno y con detalles que recuerdan a modelos más recientes de la marca, sobre todo al Mégane.

Los acabados y ajustes de la carrocería son buenos y el Clio deja una buena impresión desde el primer momento.

Interior: Enorme mejoría

El interior tiene mejores materiales y ajustes y un diseño más atractivo.

46 fotos

Ampliar

Si por fuera ha cambiado pero sutilmente, en el interior todo es nuevo: el diseño, los asientos, la instrumentación y, sobre todo, los materiales y acabados, que han mejorado una barbaridad. Sin embargo, es una pena que en medio de tanta mejoría se hayan olvidado de poner una luz de cortesía para que los pasajeros traseros vean algo al entrar en el coche por la noche. Delante está bien, pero al abrir las puertas traseras parece que uno entra en la boca del lobo por la noche.

Los asientos tienen un buen diseño, en ellos me llama la atención la forma de los reposacabezas, muy parecida a la de los modelos de Volvo. El mullido y la forma hace que nos sentemos muy cómodos en ellos y la postura de conducción se consigue fácilmente gracias a las múltiples opciones de reglaje de asiento y volante.

El salpicadero tiene un diseño atractivo, con la pantalla del sistema multimedia vertical como en sus hermanos Mégane, Talismán o Espace, pero los plásticos que la envuelven tienen mucho mejor aspecto. Eso sí, la pantalla táctil sigue siendo un poco lenta de reacciones.

El salpicadero ahora está recubierto de un plástico de buen tacto y blando y no hay reproche posible sobre los ajustes, ni tampoco sobre la ubicación de los mandos. Por fin en Renault dejan de poner el interruptor que activa el control de crucero y el limitador de velocidad lejos de nuestro alcance, ahora está en el volante multifunción.

Las plazas traseras tienen un espacio para las piernas correcto para lo que se estila dentro de esta categoría, aquí el Clio saca partido de ser uno de los más largos del segmento.

El maletero tiene una buena capacidad y se puede ampliar abatiendo los respaldos traseros, pero el umbral de acceso al mismo queda muy alto y es incómodo meter y sacar los bultos de él.

Motor: No hace falta más

Esta versión equipa el nuevo motor 1.0 de 100 CV.

46 fotos

Ampliar

El nuevo motor de gasolina de 3 cilindros y un litro de cilindrada rinde 100 CV que mueven con mucha soltura al nuevo Clio y, gracias a su curva de par muy plana, no echaremos de menos demasiado el tener una caja de cambios de 6 marchas en lugar de la de cinco que monta.

La respuesta de esta mecánica es muy agradable y sus prestaciones son suficientes, con un buen nivel de empuje como para atrevernos a salir a carretera y viajar por vías secundarias en las que tendremos que hacer adelantamientos.

La nota menos positiva durante esta semana de pruebas es que no es un motor que arranque muy bien en frío. De hecho, me ha recordado a los motores antiguos de carburación en los que había que insistir bastante para encharcarlos un poco y que se pusieran en marcha tras varios segundos dándole a la llave. Es más, en un par de ocasiones no ha arrancado a la primera y he tenido que insistir varias veces hasta conseguirlo. Tampoco es que estuviese en la tundra siberiana a 50 bajo cero, simplemente en la sierra madrileña a un par de grados bajo cero.

Un detalle positivo de esta nueva generación de Clio es que esta versión monta discos en los frenos traseros en lugar de los anacrónicos tambores de la generación precedente.

Comportamiento: En la media

El nuevo Clio es cómodo y de reacciones fáciles.

46 fotos

Ampliar

No ha sido fácil viajar con el nuevo Clio durante la semana de pruebas, en la que me ha tocado lidiar con un buen temporal de lluvia, viento e incluso nieve. Pese a ello, lo cierto es que se ha comportado como un campeón y, aunque el viento lo zarandeaba bastante, nunca ha transmitido la sensación de ir inseguro.

En ciudad es un coche muy cómodo de utilizar porque el motor tiene mucho par y no tenemos que estar demasiado pendientes del cambio. Es bastante silencioso y eso nos quita estrés en el día a día y los atascos y los mandos tienen buen tacto y se manejan fácilmente.

Las suspensiones filtran bien, aunque el eje trasero es algo rebotón cuando pasamos por las bandas reductoras de velocidad y por los numerosos baches que inundan el asfalto en las ciudades… y fuera de ellas.

Si tenemos que salir a carretera no hay problema. Las prestaciones son suficientes para movernos con soltura y es un coche muy sencillo de llevar y con el que los viajes largos no nos pasan demasiada factura en el cuerpo. En zonas reviradas es ágil y los frenos se dosifican bien. La dirección convence con un buen nivel de asistencia y, sobre todo, unos radios de giro muy contenidos que nos facilitarán mucho las maniobras.

En autopista y autovía conserva bien la compostura en curvas rápidas, aunque el eje trasero vuelve a poner pegas cuando pasamos por juntas de dilatación en los puentes o sobre badenes cuando estamos en pleno apoyo.

En cualquier caso, el nuevo Clio es un coche fácil de conducir y en el que no es fácil que las reacciones naturales del mismo nos pongan en aprietos.

Por desgracia, en esta ocasión no he tenido la oportunidad de someterlo a examen en el circuito de pruebas para realizar sin problemas de seguridad ni legales la maniobra de esquiva o la frenada de emergencia, pero en ningún momento he notado cosas raras o reacciones que me hiciesen desconfiar de las buenas maneras de este nuevo utilitario de Renault.

Equipamiento: Moderno y completo

El acabado de esta versión tiene un equipamiento muy completo.

46 fotos

Ampliar

Esta versión se corresponde con uno de los niveles de equipamiento más altos y no echaremos en él nada en falta. En cuanto a confort disponemos de un climatizador que funciona muy bien y que tiene unos mandos muy cómodos de manejar, elevalunas eléctricos de un solo toque, llave inteligente manos libres, freno de mano de accionamiento eléctrico automático… no está mal.

Estéticamente también está bien servido con unas atractivas llantas de 17 pulgadas calzadas con neumáticos de 205 mm de ancho, molduras cromadas que le dan un toque elegante y refinado y las partes negras en plástico brillante, que también aporta un plus de calidad percibida.

En materia de seguridad y ADAS también va bien servido y dispone de alerta de colisión con frenado de emergencia, alerta de cambio de carril con dirección activa, sensores de ángulo muerto, sistema de asistencia al aparcamiento con cámaras periféricas… nada mal.

A la hora de juzgar su dotación en el apartado multimedia también saca buena nota. Disponemos de Android Auto y Apple Car play, varios puertos de carga USB, navegador integrado y un buen equipo de sonido de buena calidad de audio y suficiente potencia.

En definitiva, este nivel de acabado nos ofrece un coche muy completo en el que no echaremos nada en falta.

Consumo: Sin sorpresas

Los consumos son buenos, pero no hay milagros.

46 fotos

Ampliar

Los consumos medidos durante la prueba han sido buenos y el Clio se ha revelado como un coche bastante ahorrador y con un gasto real muy similar al homologado.

Esta versión declara un consumo en ciudad de 5,5 l/100 km que durante la prueba ha sido de 6,3 l/100 km, un buen valor.

En carretera, si somos cuidadosos con el acelerador y muy previsores, podemos acercarnos a los 3,6 l/100 km que homologa, aunque en una conducción normal y en carreteras con tráfico que nos obligarán a realizar algún adelantamiento, con cruceros entre 70 y 100 km/h, el consumo medio medido durante la prueba ha sido de 4,5 l/100 km.

Si subimos el ritmo hasta los 120 km/h sostenidos en autopista y autovía, el gasto sube hasta los 5,8 l/100 km.

Con estos consumos y un depósito de 42 litros de capacidad, es fácil recorrer con el Clio alrededor de los 700 km con un único depósito.

Rivales: Rivales del nuevo Renault Clio 1.0 TCe GPF 100 CV 2019

Vehículo

Renault Clio TCe Zen X-Tronic 74kW

Peugeot 208 1.2 Puretech S&S GT Line EAT8 100

Seat Ibiza 1.0 TGI S&S Xcellence 90

Ford Fiesta 1.0 EcoBoost S/S Trend 100

Precio Desde
19.880 €
Desde
23.050 €
Desde
21.600 €
Desde
17.650 €
Combustible Gasolina Gasolina Gas Gasolina
Cambio 6 marchas 8 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 100 100 90 100
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,5 11,9 12,4 10,5
Consumo Medio (l/100 km) 5,1 4,3 5,0 4,3
Emisiones CO2 (g/km) 113 99 89 106

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    Buena prueba ( ¿ para cuando el nuevo captur 1.3 tce 130 cv..?),recientemente en una revista lo probaban y decian que : «que bien se mueve a medio regimen ; por su entrega de potencia ,resulta un motor mas ADECUADO PARA UTILIZAR EN CARRETERA QUE EN CIUDAD»..decia que sus » pistonadas» ( vibraciones de 3 cilindros) se notaban y mucho y que su ZONA CRITICA ES POR DEBAJO DE LAS 1.800 RPM….

    ¿tienes tu las mismas impresiones…?; parece ser que el mejor motor de 100 cv de esta categoria-precio es sin duda el nuevo 1.2T del corsa con tambien 100 cv ..arrasa en prestaciones comparado con los rivales…por lo demas un coche que está en otra galaxia comparado con el clio saliente….este color naranja valencia cuando le da el sol es precioso..por cierto bonitas fotos…¿ algun defecto «grave» en diseño ?…; un saludo ruben

  • Sanz

    Todo la pinta que la prueba ha sido con un Clio de gasolina, y los datos y el título dan a entender que ha sido con uno de gas, pues esos consumo no corresponderían a uno que funciona con GLP.

    • Rubén Fidalgo

      Buenos días, GPF son las siglas que usa Renault para definir que se trata de un motor de gasolina con filtro anti partículas. Si fuese bi-fuel sería GLP, no GPF.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche