Prueba

Probamos el nuevo Renault Captur TCe 130 CV automático: con todo para ser superventas

59 fotos

Ampliar

18 de marzo, 2020

El Renault Captur de la anterior generación fue un verdadero superventas y, teniendo en cuenta que el nuevo es mucho mejor en todos los apartados, debería repetir éxito. Vamos a examinarlo a fondo y ver por qué ha mejorado tanto y si supera a sus rivales más recientes.

Renault dio en el clavo con la anterior generación del Renault Captur, que se convirtió en un éxito de ventas. Un precio competitivo, unas soluciones prácticas y un diseño atractivo compensaban aspectos como la calidad de ajustes, materiales y acabados, que estaban por debajo de la media del segmento. Con esta nueva generación se mantiene todo lo bueno, e incluso se mejora, pero es en sus debilidades donde más se han centrado. El nuevo Renault Captur deja una primera impresión excelente y parece muchísimo más coche que antes.

El ejemplar probado es un Renault Captur con el motor TCe de 130 CV gasolina con el cambio automático EDC de doble embrague de 7 marchas. Su nivel de prestaciones da más que de sobra, es fácil de conducir, su estética es llamativa y tiene soluciones muy prácticas. Entre los pocos aspectos mejorables que hemos detectado está la suspensión, demasiado brusca cuando rebota. Esto hace que al pasar por guardias tumbados o baches, resulte incómodo.

En qué es mejor y peor el Captur que sus rivales

El Renault Captur milita en el segmento más reñido que hay en la actualidad en el mercado. No sólo es en el que más modelos están incorporándose, también es en el que más ventas se producen, de ahí que la lucha sea encarnizada. El nuevo Captur llega muy bien preparado para seguir siendo un campeón en la categoría, aunque tiene rivales durísimos como el nuevo Peugeot 2008 o el Ford Puma.

Frente a rivales como el Arona, el Captur ofrece soluciones muy prácticas que nos hacen más fácil el día a día, como las plazas traseras con banqueta desplazable o el gran maletero.

Otro de sus grandes rivales es el Opel Crossland, al que supera en calidad percibida, soluciones prácticas y también en diseño, con una imagen muy llamativa.

Si lo comparamos con modelos como el Kia Stonic, el francés es más práctico y versátil, pero el coreano tiene un mejor comportamiento dinámico, con un excelente compromiso entre confort y eficacia.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 6

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Detalles prácticos
  • Variedad

Mejorable

  • Suspensiones muy secas
  • Postura de conducción
  • Visibilidad hacia atrás

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Más llamativo y con más empaque

El nuevo Captur mantiene las proporciones del anterior, pero lo supera en todo.

59 fotos

Ampliar

El primer Captur se ganó al público y se convirtió en un superventas, así que en esta generación han buscado más una actualización que una revolución, aunque en cierto modo, los cambios son espectaculares. Mantiene las proporciones y las principales señas de identidad, pero se les da una vuelta para que parezca mucho más moderno.

Faros full led con unas luces de marcha diurna mucho más llamativas, luces traseras también led, unas llantas de mayor tamaño, relieves más marcados y líneas más musculosas… el nuevo Captur tiene aspecto de ser mucho más coche que antes.

El frontal es muy llamativo, con unos grandes grupos ópticos y unas tomas de aire en el faldón que le dan un aspecto más atractivo y agresivo.

En la vista lateral lo llamativo son las llantas, que son de nada menos que de 18 pulgadas de diámetro. Los acabados y ajustes son muchísimo mejores que antes, con ranuras más finas entre las puertas y diferentes partes de la carrocería. También la pintura tiene mejor aspecto y menos grano que en la generación anterior.

En definitiva, el nuevo Renault Captur supera al anterior en todo e incluso está entre los que dan una mejor sensación de empaque y diseño cuando nos acercamos a él.

Interior: Adiós al olor a Dacia

En el interior es donde más ha mejorado el nuevo Captur.

59 fotos

Ampliar

Por fuera mantiene los trazos principales aunque ha crecido y se percibe con más empaque y dentro sucede más o menos lo mismo. Mantiene las soluciones muy prácticas y heredadas del saber hacer en el mundo de los monovolúmenes de Renault, pero los materiales, los acabados y el diseño han mejorado muchísimo.

La mejora en el interior es tan grande, que incluso pisa demasiado al Renault Scénic. El salpicadero es de un material blando de muy buen tacto y aspecto, la consola central, los mandos principales… todo tiene muy buen aspecto y no se parece en nada a lo que nos encontrábamos al abrir las puertas del anterior Captur.

La postura de conducción es algo elevada incluso aunque pongamos el asiento en su posición más baja. Los asientos tienen también una ergonomía un poco peculiar. A mí me resultan incómodos en viajes largos por lo corta que es su banqueta. Ya que hablo de los asientos, los materiales son buenos, pero las costuras no están bien acabadas y hay arrugas, sobre todo en las plazas traseras, como puedes ver en la galería de fotos.

El conductor tiene ante sí un cuadro de instrumentos muy completo y los mandos principales muy a mano.

Las plazas traseras son espaciosas y la banqueta se puede regular longitudinalmente. De este modo, podemos ampliar el maletero para llevar cosas como las sillitas de los más pequeños, que no necesitan tanto espacio para las piernas.

Entre las mejores características del Captur están sus soluciones prácticas. Es un coche muy bien pensado para el día a día.

El maletero tiene unas buenas dimensiones y es cómodo de cargar y descargar. Además de poder echar hacia delante los asientos traseros para ganar espacio, también podemos abatir los respaldos y convertir al Captur en una pequeña furgoneta.

Motor: Con mucho brío

El motor de 130 Cv proporciona unas prestaciones más que respetables.

59 fotos

Ampliar

Esta versión probada cuenta con el motor 1,3 de 130 CV de 4 cilindros turbo de la familia TCe. Destaca por su brío y ofrece unas buenas prestaciones con unos consumos muy ajustados. En este caso está asociado a la caja de cambios EDC con doble embrague pilotado de 7 marchas y su respuesta es correcta, aunque resulta muy brusca al salir en primera y en las maniobras.

Para minimizar esa brusquedad en las arrancadas, sobre todo con el motor frío es tan brusco que hace patinar las ruedas en primera, es conveniente activar el modo Eco que reduce la sensibilidad del acelerador y también «adormece» un poco la caja de cambios.

Además del modo Eco y el normal, disponemos de un modo Sport en la pantalla que controla el sistema «Multi Sense». Aquí la sensibilidad del pedal del acelerador es mayor y la caja de cambios busca mantener el motor siempre en la zona buena de par.

Se ha mejorado mucho el aislamiento de la mecánica y ahora apenas se oye ni se siente en el habitáculo, ni a baja velocidad en ciudad ni circulando a los máximos legales en autopista, lo que dice mucho en favor de la puesta a punto y del aislamiento acústico.

Comportamiento: Algo seco

El comportamiento del Captur ha mejorado, pero las suspensiones son demasiado secas y restan confort.

59 fotos

Ampliar

El anterior Captur es uno de los coches con peor comportamiento dinámico que he probado, así de claro. En la prueba de esquiva en el circuito, el ESP provocaba un subviraje brutal que impedía mantener el coche en la trayectoria. El motivo es que, si no fuese así, el coche volcaría.

Por suerte, el nuevo Captur también da un paso adelante abismal respecto a su predecesor en cuanto a seguridad activa y comportamiento dinámico. Ahora se sujeta bien y da mucha más confianza, aunque sigue sin ser de los mejores de la categoría. El problema es que sus rebotes son muy secos y le restan mucho confort, sobre todo a los pasajeros de las plazas traseras.

En ciudad es un coche fácil de conducir. Es compacto, gira bien y la caja de cambios automática va de cine en uso urbano. Lo que ya no es tan bueno es la visibilidad, aunque tenemos cámaras exteriores y sensores de ángulo muerto para mitigar este problema.

Los guardias tumbados, las tapas de alcantarilla y los baches de las ciudades son donde más notaremos la falta de confort de unas suspensiones tan duras.

Si tenemos que salir de viaje con él, este Captur inspira mucha más confianza que antes y también es más seguro. En autopista las curvas rápidas ya no asustan como antes y tampoco es tan sensible al viento lateral. La dirección es más precisa y las reacciones del coche son más seguras, aunque sigue sin estar a la altura de un Kia Stonic, por ejemplo.

En carreteras secundarias la dureza de las suspensiones hará que, si el asfalto está algo agrietado, perdamos mucho confort y, además, que el ABS actúe demasiado, alargando las distancias de frenado. Por cierto, ya que hablo de los frenos, los traseros de tambor no van mal. Este coche pesa muy poco atrás y no hay problemas de disipación de calor. El freno de estacionamiento es mucho más eficaz con los tambores que con los discos.

En el circuito de pruebas, el nuevo Captur deja claro que es mucho más seguro que antes. La maniobra de esquiva a 80 km/h ahora la supera bien. El ESP nos frena mucho, pero al menos nos mantiene en la trayectoria que le mandamos con el volante, sin provocar un subviraje tan acusado como la generación anterior.

La frenada de emergencia desde 140 km/h también la supera bien, con unas buenas distancias y sin que la parte trasera zigzaguee al ponerse casi de puntillas.

En resumen, el nuevo Captur es un coche mucho más seguro que antes y con un comportamiento dinámico infinitamente mejor que su predecesor. Ahora es un coche correcto, aunque sigue sin estar entre los mejores de la categoría de los SUV B, por detrás de modelos como el Kia Stonic, Hyundai Kona, VW T-Cross, etc.

Equipamiento: A la última moda

El acabado Zen es muy completo.

59 fotos

Ampliar

El acabado Zen de Renault es el más alto disponible para el Captur por el momento y viene muy bien dotado de serie, especialmente en los apartados de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) y de conectividad.

Tampoco hay reproche posible en cuanto a la dotación de confort, con un eficaz sistema de climatización, llave inteligente manos libres, un equipo de audio que no suena nada mal y una tapicería correcta en cuanto a materiales, aunque los acabados son mejorables, como se puede ver en las arrugas de los asientos traseros en la galería de imágenes.

En materia de ADAS disponemos de asistente de mantenimiento en el carril, control de crucero y limitador de velocidad, alerta de colisión, sensores de aparcamiento y de ángulo muerto… no está mal. Eso sí, algunos asistentes deberían mejorar su funcionamiento, como es el caso del que controla las luces de carretera. Además de fallar bastante, cuando está activo es imposible bajar a cruce manualmente sin apagar las luces y encenderlas fuera de la posición Auto.

Sobre la conectividad, disponemos de Android Auto y Apple Car play, pero no estaría mal tener también un puerto de carga inalámbrico, algo que empieza a ser casi un estándar en los rivales.

Puedes ver todos los detalles de equipamiento en la ficha técnica adjunta.

Consumo: Buen rendimiento

Los consumos son correctos, siempre que respetemos los máximos legales.

59 fotos

Ampliar

Los consumos medidos durante la prueba de este Captur han sido muy buenos y cercanos a los oficiales, lo cual demuestra que el ciclo WLTP se acerca mucho más que el NEDC a la realidad.

En concreto, en ciudad Renault homologa un consumo de 7,4 l/100 km cuando el real ha sido de 7,7 l/100 km.

En carretera también es fácil conseguir los 5,3 l/100 km de consumo oficial del Captur TCe 130 CV, incluso, si nos lo proponemos, podemos llegar a bajar de esa cifra.

Si subimos el ritmo hasta los 120 km/h en autopista y autovía, el consumo del Captur se estabiliza en los 6,2 l/100 km.

Con estos consumos y un depósito de 48 litros, el Captur supera con facilidad los 600 km de autonomía.

Rivales: Rivales del nuevo Renault Captur TCe 130 CV automático 2020

Vehículo

Renault Captur TCe Zen + EDC 96kW

Opel Crossland X 1.2T S&S Innovation 130 Aut.

Peugeot 2008 1.2 PureTech S&S GT Line EAT8 130

Seat Arona 1.0 TSI S&S Adventure 115

Precio Desde
25.890 €
Desde
24.790 €
Desde
28.800 €
Desde
25.950 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 6 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 130 130 130 115
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,6 9,9 9,9 9,8
Consumo Medio (l/100 km) 5,6 5,1 4,7 5,1
Emisiones CO2 (g/km) 127 113 109 114

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    Como siempre buena prueba y buenas fotos….mucho se critica que monta tambores traseros pero no es la primera vez que leo que no frena nada mal…incluso 1,5 metros menos en frenada de emergencia desde 140 km/h a 0 que todo un clio r-line con el mismo motor y ademas discos traseros…hay está el dato ( mediciones de la revista autopista)

    ¿ Iluminan bien de noche estas luces leds?,personalmente me parece todo un gran acierto que los asientos traseros se puedan desplazar longitudinalmente…me parece un gran coche y un futurible en mi adquisicion si llegara el caso…

    Por cierto con el tema del dichoso covid-19 ¿ teneis algun premiso especial de la policia para pode probar los vehiculos?…un saludo y seguir así.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, empezando por el final, no tenemos ningún permiso especial, este coche lo probé hace 8 días.
      Los faros led de este Captur tienen buena luz , lo que no me ha gustado es el funcionamento del asistente de luz de carretera.
      Sobre la banqueta trasera, es un coche practiquísimo, la verdad, y los frenos, lo que comento, no van nada mal.
      Un abrazo y gracias por tu comentario. Las fotos las hice en el aeropuerto de León, como curiosidad

      • jcl

        ok, gracias.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche