Prueba

Prueba y videoprueba del nuevo Hyundai Santa Fe diésel 4×4 2018

82 fotos

Ampliar

20 de diciembre, 2018

El Hyundai Santa Fe ha sido sometido a un profundo lavado de cara que hace que se convierta en una de las mejores alternativas del segmento SUV-D, por delante del Skoda Kodiaq, Seat Tarraco o su primo, el Kia Sorento. Verás por qué este coreano ha pasado por la derecha a los europeos.

El Hyundai Santa Fe es uno de los modelos más emblemáticos de la marca coreana y casi un pionero, apostando por el segmento SUV hace 18 años, cuando todavía no estaba claro que fuesen a ser los reyes del mercado. Hoy probamos su último vástago, el Hyundai Santa Fe con el motor diésel de 200 CV y el acabado tope de gama de la cuarta generación estrenada hace unas pocas semanas.

Aunque en generaciones anteriores Hyundai producía el Santa Fe en versiones normal y alargada de 7 plazas, la gama se ha racionalizado y esta nueva generación se fabrica exclusivamente sobre la base del gran Santa Fe, con capacidad para albergar en su interior hasta 7 pasajeros con bastante confort.

Pese a que se trata de un SUV y su imagen nos recuerda a la de un todo terreno, lo más destacable de este Santa Fe es su versatilidad, con un interior muy configurable y soluciones prácticas que lo convierten en un perfecto coche familiar de gran capacidad.

Entre los principales rivales de este nuevo Santa Fe nos encontramos con superventas como el Peugeot 5008 o el Volkswagen Tiguan de 7 plazas, a los que supera en calidad y también en prestaciones, pues ninguno de ellos cuenta con versiones diésel que alcancen los 200 CV de este Santa Fe.

Probablemente, este Hyundai Santa Fe sea una de las mejores alternativas en el mercado de los SUV-D. Gracias a sus 7 plazas es muy versátil, sus acabados están al primer nivel, incluso por delante de los modelos alemanes y, además, su nivel de equipamiento es más que correcto.

Vídeoprueba del Hyundai Santa Fe diésel 4×4 2018

Fotos dinámicas y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Calidad real
  • Versatilidad
  • Confort de viaje

Mejorable

  • Iluminación
  • Consumo
  • Acceso a la tercera fila

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Siguiendo los pasos del Kona

El Hyundai Santa Fe sigue los pasos del Kona en el diseño del frontal.

82 fotos

Ampliar

Aunque sus proporciones son básicamente las mismas que las de Hyundai Gran Santa Fe, en esta cuarta generación se ha llevado a cabo un profundo trabajo de rediseño para darle un aspecto más moderno.

La parte que más ha cambiado es el frontal, completamente remodelado y que está definido por las claves que identifican a los nuevos modelos de Hyundai, con los grupos ópticos diseminados en tres niveles (luz diurna, faros principales y antinieblas), una solución presentada por primera vez en el Hyundai Kona, aunque ya lo vimos hace casi veinte años en el Fiat Multipla, o más recientemente, en los modelos de Citroën.

Los faros delanteros son full led adaptativos y cuentan con asistente de luz de carretera. Por desgracia, una vez más un Hyundai nos decepciona por el rendimiento de sus faros. Aunque cuentan con la última tecnología y deberían iluminar de maravilla, generan mucha luz dispersa que produce mucho autodeslumbramiento con lluvia, niebla o nieve y, además, su huella luminosa no es nada homogénea, con una zona sombreada en mitad de su alcance que hace que nuestros ojos se fatiguen más de lo deseable por la noche.

La silueta lateral no varía demasiado respecto al anterior Gran Santa Fe, pero cambian las molduras y las llantas para darle un toque más actual. Por fortuna, conserva las puertas de generosas dimensiones y que abren en un generoso ángulo, aunque esto no impide que el acceso a la tercera fila sea algo angosto, un mal generalizado en los modelos de 7 plazas.

La parte trasera resulta muy llamativa por el gran tamaño de los grupos ópticos. Son led, como los faros delanteros, y su diseño produce una sensación tridimensional que, además de atractiva, hace que sean muy visibles. Es una pena que los intermitentes vayan tan bajos, esto los hace menos visibles, aunque parece que eso da igual en un país en el que tenemos la mala costumbre de no usarlos.

El portón es amplio y cuenta con apertura manos libres, dejando un buen acceso al interior del maletero, pero que tiene un inconveniente: no tiene reborde en el umbral, de modo que, si aparcamos en una pendiente, al abrir el portón es fácil que se nos caiga al suelo lo que llevemos en él.

En cuanto a acabados y ajustes, el Santa Fe está entre lo mejor de la categoría, con unas uniones entre los diferentes paños de la carrocería con poco juego y sin grillos ni desajustes.

Interior: Entre los mejores del mercado

El interior del Santa Fe está entre los mejores del segmento por calidad y confort.

82 fotos

Ampliar

Si fuera ha mejorado mucho su aspecto, esta nueva generación del Santa Fe da un enorme paso adelante en su interior. El diseño del salpicadero es muy elegante, los materiales son buenos y los ajustes no admiten críticas.

Nada más abrir las puertas nos encontramos con un interior muy acogedor, de líneas modernas y en el que nada desentona.

Las plazas delanteras son amplias, los asientos recogen bien el cuerpo y es fácil lograr una buena postura de conducción gracias a los generosos reglajes del asiento (en este caso eléctrico) y de la columna de dirección.

Ante nosotros se muestra un gran tablero de instrumentos con mucha información en el display digital central y muy fácil de leer. Todos los mandos están ordenados de forma lógica y bastante a mano, además, su tacto es bueno y transmiten la sensación de estar en un coche de primer nivel.

La pantalla del equipo multimedia tiene una buena calidad de los gráficos y responde bien a las órdenes táctiles, con unos menús intuitivos y grandes iconos.

Las plazas traseras cuentan con banquetas desplazables longitudinalmente y con respaldos regulables. Esta gran cantidad de reglajes hacen que el Santa Fe resulte un coche muy versátil, con un interior en el que las posibilidades de configuración son muy numerosas.

Como de costumbre, el espacio para las piernas es mucho más generoso que la anchura. Dos adultos altos irán holgados, pero si en la segunda fila nos sentamos tres, iremos algo estrechos.

La tercera fila, como suele ser habitual, sólo es utilizable en desplazamientos cortos o bien por personas menudas. Más que el espacio para las piernas o la anchura, el problema es dónde colocar los pies y el escaso mullido de los asientos, que deben ocupar el mínimo espacio cuando no se despliegan.

Una buena noticia es que en Hyundai han pensado en los pasajeros de la tercera fila y les ofrecen un mando para que puedan regular la temperatura de su zona, todo un detalle que sólo suele ofrecerse en coches de gama superior y que no está en sus rivales principales.

Con 7 plazas de las cuales 5 se pueden escamotear, el maletero puede pasar de ser casi anecdótico a una verdadera furgoneta. Por suerte, abatir los respaldos se hace con una simple pulsación de un botón.

En resumen, el interior del Santa Fe nos parece de los mejores del mercado de SUV de 7 plazas por su versatilidad, su habitabilidad, el confort y la calidad de los materiales y mandos, superior a la media.

Motor: 100% coreano

El motor diésel de este Hyundai es robusto y de buen rendimiento.

82 fotos

Ampliar

Esta unidad monta el motor 2.2 turbo diésel de 200 CV asociado a una nueva caja de cambios de convertidor de par de 8 marchas con bloqueo del convertidor para reducir el resbalamiento y los consumos.

Su funcionamiento es muy agradable incluso en las maniobras de estacionamiento en pendientes. Disponemos de varios modos de funcionamiento (eco, normal y sport) y echo de menos que en el modo eco no se disponga del mecanismo de rueda libre para reducir los consumos cuando llaneamos por autovías en el modo Eco.

Como ya es frecuente, puede accionarse en modo manual mediante las levas en el volante o bien utilizando la palanca selectora. Su respuesta es correcta, aunque no es muy obediente. Realmente estos cambios están más pensados para usarse en modo automático y recurrir a las levas sólo en situaciones puntuales, como un adelantamiento o cuando circulamos por una pista forestal.

Con esta mecánica está disponible la tracción total. Con ella, el Hyundai Santa Fe es básicamente un coche de tracción delantera, pero llega a enviar al eje trasero hasta el 40% del par motor disponible en determinadas situaciones, como al iniciar la marcha con brusquedad, en fuertes pendientes, al arrastrar un remolque, etc.

En el salpicadero tenemos una tecla con la que podemos bloquear el sistema y que siempre tengamos activa la tracción en las 4 ruedas. Es una especie de bloqueo para el diferencial central, aunque este coche no tiene un diferencial central propiamente dicho sino un sistema de embragues que son los que varían el reparto de tracción al eje trasero.

Además, este Santa Fe también ofrece el sistema de control automático de la velocidad de descenso, que permite afrontar fuertes pendientes con seguridad, delegando en los frenos el mantener el descenso bajo control. Su funcionamiento es correcto, pero deberemos tener claro que la ruta que estamos siguiendo tenga salida ya que, sin reductora, con el control de descenso podremos bajar esa rampa con seguridad, pero si necesitamos dar la vuelta para regresar, no podremos subirla.

Comportamiento: Fácil, seguro y eficaz

El comportamiento del Santa Fe es más ágil de lo que podamos pensar.

82 fotos

Ampliar

A la hora de conducirlo es un coche muy agradable. La dirección tiene el nivel de asistencia apropiado (ni muy suave ni muy duro) y es suficientemente directa, con apenas 3 vueltas de volante entre topes.

Se trata de un coche para viajar en familia, así que sus suspensiones priman principalmente el confort. Sin embargo, las geometrías de los dos ejes y el buen matrimonio que forman los muelles y amortiguadores, hacen que el Santa Fe resulte más ágil de lo que en un principio nos imaginamos.

No balancea mucho, resulta confortable a la hora de pasar sobre baches o asfaltos en mal estado y, además, aunque el motor se oye mucho por fuera, dentro es bastante silencioso.

En ciudad el mayor inconveniente lo tendremos en su tamaño. Cada vez es más difícil encontrar donde aparcar y este coche es ancho y largo. La caja de cambios automática y la eficaz respuesta del sistema start&stop hacen que sea fácil de usar en tráfico urbano.

En carreteras secundarias es más eficaz y dinámico de lo que pensamos en un principio. Aunque los 1.800 kg en orden de marcha se notan y tiene las inercias que tiene, no es un coche torpe ni mucho menos. El morro entra bien el los giros y no es demasiado subvirador y los frenos aguantan bien el trabajo.

A la hora de circular por autopistas y autovías, el Hyundai Santa Fe transmite mucha confianza. Las curvas de amplio radio son su especialidad gracias a una distancia entre ejes de casi 3 metros y unos generosos anchos de vía que hacen que se apoye sobre una superficie muy grande.

En esta ocasión no ha sido posible someterlo al ensayo de la prueba de esquiva y frenada de emergencia en el circuito de pruebas, pero durante el examen en el viaje no ha dado muestras de que tenga reacciones extrañas que pudieran dar resultados no esperados en estos test.

En definitiva, es un coche que convence. Cualquier tipo de conductor se encuentra cómodo a sus mandos y sus reacciones transmiten tranquilidad.

Equipamiento: No necesitas más

El Santa Fe tiene un buen equipamiento de serie.

82 fotos

Ampliar

En cuanto a equipamiento, este Santa Fe viene muy completo y, aunque su precio no es ninguna ganga, pasa de los 56.000 euros, si lo igualamos en equipamiento respecto a sus rivales de prestaciones similares está dentro de la media.

En materia de seguridad activa incluye todos los dispositivos que empiezan ya a ser comunes: sensores de ángulo muerto, de alerta y mantenimiento en el carril, control de crucero adaptativo, asistente de luz de carretera, sensor de tráfico transversal, head up display con proyección en el parabrisas y no en una pantallita de plástico… incluso incluye un dispositivo que, nos alerta de que se está acercando algo en movimiento cuando intentamos abrir las puertas para bajarnos de él.

A nivel de confort destaca el volante calefactado, los asientos delanteros calefactados y ventilados con reglaje eléctrico en ambas plazas (lo normal es que sólo se incluya en la del conductor), asientos traseros calefactados, la climatización para las plazas de la tercera fila, el techo panorámico, un buen equipo de sonido de alta fidelidad.

Consumo: Lo peor del coche, sin ser malo

Los consumos son superiores a la media del segmento.

82 fotos

Ampliar

Los consumos no son el punto fuerte de este Hyundai, incluso con el modo Eco seleccionado, las cifras son superiores a lo declarado y superiores a las de sus rivales.

Este Hyundai Santa Fe ha gastado una media de 8,5 l/100 km en ciudad en lugar de los 7,3 declarados, una cifra elevada en los tiempos actuales donde sus rivales se quedan casi en medio litro menos.

Tampoco en carretera se logran los 5,4 l/100 km, llegando a medias de 6,2 l/100 km en uso normal con cruceros entre 70 y 100 km/h.

En autopista, en el viaje con dos puertos de montaña, el consumo medio ha sido de 7,6 l/100 km con el coche con un único ocupante y una maleta pequeña.

Con estos consumos y un depósito de 64 litros, la autonomía de este Hyundai Santa Fe está en el entorno de los 750 km, siempre que no abusemos demasiado de la ciudad.

Rivales: Rivales del Hyundai Santa Fe diésel 4x4

Vehículo

Hyundai Santa Fe Tm 2.2CRDi Style Limited 4x4 Aut.

Skoda Kodiaq 2.0TDI AB tech Scout 4x4 DSG 140kW

Volkswagen Tiguan Allspace 2.0TDI Sport 4M DSG 140kW

Peugeot 5008 2.0BlueHDi S&S GT Line EAT8 180

Precio Desde
55.500 €
Desde
41.879 €
Desde
46.820 €
Desde
38.850 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 8 marchas 7 marchas 7 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 200 191 191 180
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,4 8,6 8,6 8,9
Consumo Medio (l/100 km) 6,1 5,7 5,9 4,8
Emisiones CO2 (g/km) 160 147 147 129

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    muy bien explicado como siempre,gracias; buen “apunte” sobre el maletero y la sandia…otro defecto que veo en los intermitentes traseros es que están creo muy expuestos a los golpes de aparcamiento; el color blanco en mi modesta opinión le queda genial y muy bonito como dices el color elegido para el interior…me parece un detalle genial el de poder regular el asiento del copiloto desde la primera plaza trasera.
    Un saludo

    • Rubén Fidalgo

      Me alegro de que te haya gustado la prueba. Un saludo! y gracias por comentarlo.

  • Miguel Ángel

    Buena prueba, como siempre. Sólo como apunte: hace unos días leí una comparativa contra el Karoq 180CV y este Santa Fe (a pesar de lo que dicen los valores oficiales de cada marca mostrados en la tabla anterior) era claramente más rápido en todas las mediciones (9,3s contra 9,8s en el 0-100 km/h y 30,8s contra 31,1 s en el 0-1000m), además de unas distancias de frenado mucho mejores (71,4 m contra 77,4 m en el 140-0 km/h). El precio parece a priori bastante más alto, pero supongo que con campañas e igualando equipamiento será algo bastante más cercano al de sus rivales.
    Enhorabuena otra vez por la prueba.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche