Prueba

Prueba del nuevo Audi A1 2019: …y David venció a Goliat

47 fotos

Ampliar

29 de abril, 2019

Audi ha presentado la nueva era de su modelo benjamín, el A1 Sportback, y nosotros lo hemos conducido para decirte cuáles son nuestras impresiones... Ahí van.

El más pequeño de los Audi acaba de estrenar su segunda generación y lo hace mejorando absolutamente en todos los aspectos. A mi juicio, estamos ante el modelo más atractivo y pintón del actual segmento B y lo cierto es que, tras esta primera prueba del nuevo Audi A1 2019, podemos decir también que se trata de una alternativa muy acertada si además buscamos distinción, personalización, finura y tecnología. En definitiva, es un claro ejemplo de que en menos de 10 años el aprendiz puede superar al maestro de Wolfsburgo que suma ya seis generaciones a sus espaldas. Eso sí, si optamos por este coche, tendremos que enfrentarnos a una factura poco común en un utilitario… aunque su principal rival, el Mini 5 puertas, va de la mano en este sentido. Así es el mercado premium que, por cierto, lideran con un 28% los de Ingolstadt.

El Audi RS2 y el RS4 posan para el libro de familia

En cualquier caso, la importancia del A1 en nuestro país se plasma en cifras: de las más de 830.000 unidades producidas del primer modelo, cerca de 62.500 se vendieron aquí (casi un 10% del total.) Esto, teniendo en cuenta que en España el segmento B es, según datos de Anfac, el segundo más vendido en lo que llevamos de año con un 21,4% de la cuota de mercado (sólo por detrás de los SUV de tamaño medio), hace augurar al A1 un éxito que continuará al alza.

Una de las diferencias más destacadas del nuevo A1 es que sólo estará disponible con carrocería de cinco puertas. De hecho, su nombre oficial es Audi A1 Sportback, apellido que adoptan las variantes de la firma de los cuatro aros con puertas independientes para el acceso a las plazas traseras. El benjamín de la familia Audi se basa en la reciente plataforma MQB A0 que comparte con sus primos los Volkswagen Polo y T-Cross o los SEAT Ibiza y Arona. Dado este último vínculo, la dirección de VAG ha decidido ubicar su ensamblaje al completo en la fábrica que la marca catalana tiene en Martorell. Veamos más en profundidad cómo es y qué sensaciones nos ha dejado el nuevo A1…

Probamos en profundidad el nuevo Volkswagen Polo 1.0 TSI

Precios del nuevo Audi A1 Sportback 2019

BÁSICO

  • 25 TFSI 95 CV manual 5: 20.760 euros.
  • 30 TFSI 116 CV manual 6: 21.940 euros.
  • 30 TFSI 116 CV S Tronic 7: 23.810 euros.
  • 35 TFSI 150 CV manual 6: 23.540 euros.
  • 35 TFSI 150 CV S Tronic 7: 25.410 euros.

 

ADVANCED

  • 25 TFSI 95 CV manual 5: 22.160 euros.
  • 30 TFSI 116 CV manual 6: 23.340 euros.
  • 30 TFSI 116 CV S Tronic 7: 25.220 euros.
  • 35 TFSI 150 CV manual 6: 24.940 euros.
  • 35 TFSI 150 CV S Tronic 7: 26.820 euros.

 

S-LINE

  • 25 TFSI 95 CV manual 5: 23.460 euros.
  • 30 TFSI 116 CV manual 6: 24.640 euros.
  • 30 TFSI 116 CV S Tronic 7: 26.520 euros.
  • 35 TFSI 150 CV manual 6: 26.240 euros.
  • 35 TFSI 150 CV S Tronic 7: 28.120 euros.
  • 40 TFSI 200 CV S Tronic 6: 33.350 euros.

 

BLACK LINE

  • 25 TFSI 95 CV manual 5: 24.660 euros.
  • 30 TFSI 116 CV manual 6: 25.840 euros.
  • 30 TFSI 116 CV S Tronic 7: 27.720 euros.
  • 35 TFSI 150 CV manual 6: 27.440 euros.
  • 35 TFSI 150 CV S Tronic 7: 29.320 euros.
  • 40 TFSI 200 CV S Tronic 6: 34.590 euros.

 

EPIC EDITION – edición especial de lanzamiento

  • 25 TFSI 95 CV manual 5: 26.370 euros.
  • 30 TFSI 116 CV manual 6: 27.550 euros.
  • 30 TFSI 116 CV S Tronic 7: 29.430 euros.
  • 35 TFSI 150 CV manual 6: 29.150 euros.
  • 35 TFSI 150 CV S Tronic 7: 31.030 euros.
  • 40 TFSI 200 CV S Tronic 6: 36.370 euros.

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño y personalización
  • Gama de motores
  • Habitabilidad

Mejorable

  • Precio algo elevado
  • Algunos detalles de equipamiento

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Se inspira en todo un icono

Audi A1 Sportback estáticas.

El salto estético que ha dado el nuevo A1 se puede catalogar como revolucionario y positivo a la par. La mejora en deportividad es palpable y esto se debe a que los diseñadores se han inspirado fuertemente en todo un icono de los rallies: el Audi Sport Quattro que volaba sobre los tramos en los años 80. De él coge directamente las tres entradas de aire que encontramos sobre la parrilla Singleframe, más ancha y baja, y que equipa desde su acabado más básico. También son ahora más agresivos los paragolpes, con unas falsas entradas de aire en los extremos, y los grupos ópticos, que opcionalmente cuentan con tecnología led y con una firma lumínica diurna muy provocadora.

Desde el lateral, llama la atención el techo en diferente color de la carrocería y el diseño de un pilar C que, junto a dos marcadas nervaduras, parecen dotar de más fuerza a la zona delantera y dar una sensación de menor altura a la misma vez.

En cuanto a cotas, el A1 ha crecido sobre todo en longitud. Es 56 mm más largo (4,03 metros), 6 mm más estrecho (1,74 metros) y 13 mm más bajo (1,43 metros incluyendo la antena.) No obstante, es más ancho de vías y cuenta con 94 mm más en su batalla, lo que le ha permitido también mejorar en habitabilidad y en capacidad de maletero. Para hacernos una idea de cómo evoluciona cada segmento, basta con decir que este nuevo A1 es sólo 13 centímetros más corto que un A3 de primera generación.

Por supuesto, como es habitual en Audi, las calidades y ajustes del exterior son formidables y, en este sentido, notamos en todo momento que estamos ante un producto premium superior a sus parientes Ibiza y Polo.

Interior: Más espacio y más tecnología

Audi A1 Sportback interior.

Lo primero que apreciamos al entrar en el habitáculo del nuevo A1 es un mayor espacio en las plazas delanteras, una mayor paleta de personalización y una tecnología más enriquecida. Este último punto está protagonizado por la instrumentación, que de serie es digital con pantalla de 10,25 pulgadas (por el Audi Virtual Cockpit que ofrece más modos de visualización hay que desembolsar unos 200 euros), y por la pantalla central, que puede ser de hasta 10,1 pulgadas y que puede equipar navegación opcional, conectividad, servicios online, etc.

La ergonomía es otro de sus puntos fuertes y la postura de conducción, a pesar de que hasta que te acostumbras puede parecer un poquito alta, ofrece una buena visibilidad y un confort que te permite encarar cualquier trayecto urbano, revirado o de autovía sin fatigas. Los materiales que encontramos en la consola y en el túnel central no son los que veríamos en un A5 o en un A7, pero aun así son dignos de un utilitario firmado por Audi y, por supuesto, tienen mejor aspecto que los que monta cualquiera de sus rivales.

El aumento en la batalla ha servido para reducir el desahogo de los ocupantes traseros (al menos, en los laterales.) Teniendo en cuenta que en su segmento los coches rondan los 4 metros de largo, está claro que este apartado nunca será brillante, pero el avance está ahí y se nota. También ha crecido el maletero nada menos que 65 litros. Ahora brinda un volumen de 335 litros que, abatiendo la segunda fila, crece hasta los 1.090 litros.

Motor: Una gama sin diésel, pero muy completa

Audi A1 Sportback detalles.

El Audi A1 Sportback está disponible en versiones 25 TFSI, 30 TFSI, 35 TFSI y 40 TFSI.

La primera recurre a un tricilíndrico de un litro de cubicaje que desarrolla una potencia de 95 CV y un par máximo de 175 Nm. Está asociado en todos los acabados a un cambio manual de 5 relaciones.

Por su parte, la mecánica denominada como 30 TFSI potencia ese mismo bloque hasta los 116 CV y 200 Nm de par. Este, al igual que el 35 TFSI que monta un 1.5 de cuatro cilindros, 150 CV y 250 Nm de par, se puede elegir con una caja de cambios manual de seis marchas o una automática S Tronic de siete.

La opción más potente de todas es un dos litros que eroga 200 CV y 320 Nm de par y que sólo está disponible con el cambio automático de doble embrague y seis velocidades. Esta variante alcanza la misma cifra de potencia que el nuevo Polo GTi y, sin embargo, no está firmada por el brillante departamento de Audi Sport, por lo que no sería nada aventurado esperar un futuro S1 que prometa unos 250 o 260 CV a las cuatro ruedas… algo que desde Audi España no desmienten.

El 25 TFSI sería quizá el A1 ideal para quien vaya a utilizarlo la inmensa mayoría del tiempo en ciudad. Probablemente sea la versión que más se vea en las flotas de rent a car también. Durante nuestra toma de contacto tuvimos la oportunidad de probar los otros tres motores -siempre con cambio automático- y hay que decir que todos ellos nos dejaron buen sabor de boca. El 30 TFSI, pese a tener tres cilindros y un modesto caballaje, se desenvuelve a la perfección en vías rápidas y en carreteras de montaña. La aceleración es bastante directa y no se transfiere ningún tipo de vibración o ruido desagradable durante las mismas… El salto al 35 TFSI se nota, sobre todo, en el bajo régimen de giro. Sí apreciamos esos poco más de 30 CV en recuperaciones y en adelantamientos, pero tampoco existe un cambio abismal de uno a otro. Todo ello dejando claro que el anterior es absolutamente capaz de moverse con alegría albergando a dos personas más equipaje.

El 40 TFSI es un juguete con mayúsculas. Nosotros lo condujimos por carreteras de montaña con incesantes curvas y, sin duda, ese es su hábitat natural. El motor es muy elástico y gracias a la configuración del turbo empuja desde bien abajo hasta casi el corte de inyección. Además, por medio del equipo de audio Bang&Olufsen se acentúa el sonido del motor cuando activamos el modo más deportivo (Dynamic.) En este punto convergerán partidarios y detractores, pero es la moda que se lleva hoy en día.

La respuesta de la caja automática es muy rápida en todas las versiones y logra unas transiciones suaves y agradables cuando circulamos en condiciones normales. Cuando la conducción es más deportiva y elegimos el modo manual, pasa a cedernos por completo la gestión del cambio y se muestra obediente, como nos gusta.

Comportamiento: Mucho más maduro

Audi A1 Sportback dinámicas.

Sobre la dinámica del nuevo A1 sólo podemos decir cosas buenas, aunque cierto es que durante una toma de contacto como esta no se pueden verificar algunos aspectos que sí analizaríamos de manera más exhaustiva durante una semana entera de pruebas. Todas las unidades que condujimos equipaban el Audi Drive Select y la suspensión de dureza variable que tiene un sobrecoste de 200 euros.

Cuando circulamos por autovía hasta llegar a las zonas más montañosas de Madrid notamos un coche bastante cómodo que bien serviría para hacer cualquier tipo de viaje por toda la geografía española. Una vez que nos adentramos en los lugares más revirados, con el modo Dynamic activado, el A1 se comporta de forma bastante ágil y estable, realizando bien los apoyos y evitando las pocas inercias que una carrocería de 4 metros y 1,1 toneladas puede acusar. Tampoco se manifiesta el subviraje, a excepción lógica de cuando enfrentas una curva muy cerrada a gran velocidad. La dirección ayuda en el paso por curva con un leve puntito de resistencia que se agradece (siempre en modo Dynamic, claro) y con una precisión bárbara.

En resumen, es un A1 mejor en todas sus facetas. Consigue ofrecer una buena relación entre comodidad y agilidad tanto a quien lo use de un modo cotidiano en ciudad como a quien salga de ella, bien a zonas montañosas o bien por vías rápidas.

Equipamiento: Completo a base de talonario

Audi A1 Sportback interior.

El equipamiento del A1 se divide en los siguientes niveles: Básico, Advanced, S-Line, Black Line Edition y Epic Edition.

El primero incluye de serie algunos contados elementos enfocados a la seguridad, como la alerta por cambio involuntario de carril, el sistema pre sense front con frenada autónoma o el limitador de velocidad. Por encima, el Advanced incrementa en 1.400 euros la tarifa pero añade sistema multimedia MMI con pantalla de 8,8 pulgadas, conectividad, llantas de 16 pulgadas o techo en contraste. El S-Line, ya con un toque más dinámico, es 1.300 euros más caro que el Advanced e incorpora detalles estéticos exclusivos, llantas de 17 pulgadas, alerón trasero y Radio MMI Plus. Como tope de gama, a excepción de la edición especial de lanzamiento, está el Black Line Edition. Su precio es 1.200 euros mayor que el S-Line y equipa como elementos adicionales cristales oscurecidos, llantas de 17 pulgadas de Audi Sport, varios detalles exteriores en color negro brillante, etc.

El costoso y atractivo Epic Edition suma 1.700 euros al anterior y monta faros led, llantas de 18 pulgadas de Audi Sport, emblemas de la marca en negro y cinco colores (Azul Turbo, Verde Tioman, Gris Cronos, Amarillo Pitón y Rojo Misano) con llantas asociadas de forma automática según la selección (podéis verlo en la fotogalería.)

Como conclusión, nos parece que en un A1 Sportback full equipe no se echa en falta absolutamente nada, pero llegar hasta él implicará gastar una considerable suma de dinero. Por el contrario, no nos parece muy adecuado que un A1 con nivel Advance o S-Line, por ejemplo, no equipe de serie iluminación full led, cámara trasera de aparcamiento o navegación.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche