Prueba del Mitsubishi ASX 160 DI-D 2WD Kaiteki64

Prueba del Mitsubishi ASX 160 DI-D 2WD Kaiteki

30 mayo, 2017 por

Nuestra valoración: 6,7 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 6

Bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen de SUV campero
  • Relación calidad/precio
  • Espacio del habitáculo

Mejorable

  • Interior ruidoso
  • Detalles interiores sin rematar
  • Acabado Kaiteki con algunas carencias

Ponemos a prueba el SUV más pequeño de Mitsubishi, que ya tiene 4,36 metros de longitud (unos 6 centímetros más que su antecesor, por los leves cambios que experimenta). Sus cualidades pueden asemejarlo a todo un monstruo de ventas como el Nissan Qashqai y su estética, sin duda, lo hace el más “campero” de todos sus competidores, a pesar de que esta unidad no incorpora tracción 4×4. De raza le viene al galgo -toda una esencia Mitsubishi-.

La versión que hemos puesto a prueba es la del motor diésel 160 DI-D 2WD de 114 CV con el acabado Kaiteki, disponible por 23.545 euros. No obstante, tenemos la variante de acceso (160 MPI gasolina Challenge de 117 CV) por un competitivo precio de 21.100 euros, que puede desplomarse hasta rondar los 16.000 euros con descuentos de la marca.

En cuanto al motor, ahora os detallamos todo lo que nos gusta de él, que es bastante. El nivel de equipamiento Kaiteki, por su parte, tiene detalles estéticos francamente buenos, como las llantas de 18 pulgadas, el techo panorámico, el embellecedor del cubrecárter o los cómodos asientos de cuero negro.

El ASX tiene una imagen más campera que la de sus competidores, esencia de Mitsubishi.64
El ASX tiene una imagen más campera que la de sus competidores, esencia de Mitsubishi.

Sin embargo, el apartado tecnológico que debiera equipar todo un tope de gama se queda algo corto (casi nula asistencia a la conducción -algo que los más puristas podemos llegar a agradecer, pero que el mercado terminará castigando-, sistema de infoentretenimiento apático…). Pese a ello, no falta una pantalla táctil de 7 pulgadas, acceso y puesta en marcha sin llave, climatizador automático, cámara de visión y sensores de aparcamiento traseros y luz ambiental de leds situados en el techo panorámico, aunque con sólo una tonalidad en amarillo un poco simple. Digamos que tenemos lo básico que puede equipar un acabado superior.

Más allá de todo eso, el Mitsubishi ASX es, quizá, el modelo más importante para la marca de los tres diamantes en nuestro país. Así, al menos, lo dicen las cifras de ventas. El año pasado vendió cerca de 6.000 unidades y, en lo que llevamos de 2017, los datos siguen en aumento. En el periodo enero-abril, llevan matriculadas 1.826 unidades (un 9,1% más), de las que sólo en el cuarto mes se han vendido 484 unidades (un 30,5% más que en abril de 2016).

Aquí se aprecian las luces diurnas de led, situadas alrededor de los antiniebla.64
Aquí se aprecian las luces diurnas de led, situadas alrededor de los antiniebla.

Tras el restyling, lo único que cambia de manera destacada en el exterior de este ASX con respecto al anterior es el frontal, con una nueva parrilla que hereda después el nuevo modelo Eclipse Cross, y unos 60 mm más que gana en longitud. Lo demás, apenas se ha tocado. De hecho, si vemos una fotografía del primer modelo de 2010, los cambios son sutiles, teniendo en cuenta que se trata de un modelo que cumple siete años en el mercado. Únicamente se han realizado pequeños cambios en 2013 y en el periodo actual. Sus dimensiones exactas son: 4.355 mm de longitud, 1.770 mm de anchura y 1.640 mm de altura, con una distancia entre ejes de 2.670 mm y unas vías en torno a los 1.530 mm.

Como decimos, centrándonos en la nueva parrilla denominada Dynamic Shield, que es la que se lleva el protagonismo de este ligero lavado de cara, el paragolpes, la distribución de los faros (con luces diurnas de leds en los antiniebla) y la rejilla, compuesta por dos molduras cromadas en los extremos con forma de “S”, cambian por completo. Mitsubishi deja atrás la anterior parrilla Jet Fighter que tan popular se hizo y que compartieron otros modelos, como el Lancer -dando al Evo X ese aspecto tan radical y deportivo en su cara-.

En la vista lateral, destacan las grandes llantas de 18 pulgadas, exclusivas de este acabado y del inmediatamente anterior, Motion. La unidad de pruebas calza unos Bridgestone 225/55 R18 y es debido a estos y a su “hostilidad” con las blandas suspensiones como hemos notado un balanceo constante en curvas, sobre todo si se coge una ranura de placa de asfalto o cualquier otro obstáculo. Lejos de tragárselo, dará una sacudida importante a los ocupantes, como luego detallaremos.

La parte trasera no se ha rejuvenecido, si exceptuamos unos pequeños retoques de diseño en los grupos ópticos, que ahora cuentan con tecnología led. Además, en la parte posterior del techo panorámico con cortina eléctrica, se ubica la nueva antena de radio con forma de aleta de tiburón.

Con respecto a los acabados exteriores, que son buenos y bien rematados, dan sensación de calidad y una imagen 4×4 que, pese a no concordar con su finalidad, está presente en cada detalle del ASX, como buen modelo Mitsubishi. Las puertas son grandes, dejando un acceso amplio con un pomo de apertura que produce una leve percepción endeble. También podemos percibir, en las zonas de los plásticos de los parachoques, que se trata de una pintura distinta. No obstante, el camuflaje de estas partes es bueno, ya que hay que fijarse muy bien para apreciarlo; a una altura media pasaría por imperceptible.

Te puede interesar...

Christian García

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba