Prueba del Mini Countryman Cooper S 2017

Prueba del Mini Countryman Cooper S 2017

Sometemos a una prueba de 2.000 km a la nueva generación del Mini Countryman en su versión Cooper S de 192 CV con cambio automático y tracción delantera. ¿En qué mejora a su antecesor?¿Cuáles son sus rivales principales?... Éstas y otras preguntas te las respondemos en esta prueba exhaustiva del Mini más grande comercializado hasta ahora.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 5

Correcto

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño llamativo
  • Interior espacioso
  • Prestaciones

Mejorable

  • Precio excesivo
  • Sin termómetro de refrigerante
  • Visibilidad

Tras el lavado de cara llevado a cabo hace pocos meses, llega el momento de probar a fondo las novedades introducidas en el Mini Countryman, concretamente en la versión Cooper S con el motor de gasolina turbo de 192 CV, con cambio automático de 8 marchas y tracción sólo al eje delantero (aunque su estética despiste un poco, pues incorpora el kit de carrocería ALL4).

Lo primero que nos llama la atención del nuevo Countryman es que es cualquier cosa menos Mini, con unas dimensiones generosas de las que nos daremos cuenta claramente cuando lo vayamos a lavar y veamos lo que nos cuesta limpiar el techo… y eso que mido 1,85m de estatura.

En el interior este crecimiento se agradece, con unas cotas de confort más generosas, a pesar de que se ha incrementado notablemente el espesor de piezas como los paneles de puerta, la consola central o el salpicadero, que tienen mejores materiales y acabados que en la generación precedente.

Después de una semana y 2.000 km de pruebas, queda patente que el nuevo Countryman mejora en todos los apartados a su predecesor. En él se percibe más calidad, es más confortable, práctico y, en definitiva, mucho más coche.

Sus principales rivales los tiene en su propia casa. No en vano les ha cedido su plataforma y no podemos obviar que los primeros BMW de tracción delantera han llegado gracias, en gran medida, a la marca británica. Se trata del BMW X1 y del BMW Serie 2 Active Tourer, un modelo que, aunque no es un SUV, sí tiene ese carácter de coche de cierto nivel de representación, y muchas de sus soluciones de monovolumen familiar nos las encontramos en el Mini Countryman, como los asientos traseros de banqueta deslizable.

Si nos queremos ceñir exclusivamente al mercado SUV, los rivales naturales son también dos mellizos: el Mercedes GLA y el Infiniti QX30. Frente a ellos, el Mini tiene la enorme ventaja de la infinidad de posibilidades de personalización que nos da la marca, aunque tendremos que pagarlo, como veremos más adelante. Sin embargo, y pese a que Mini se percibe como una marca de cierto nivel, el Countryman se queda un poco rezagado frente a ellos en eso que se llama “imagen de marca”, que le da más exclusividad tanto al X1, como al GLA o al Infiniti.

Un Mini a tope o un Macan pelado

El precio de esta unidad de pruebas se dispara por encima de los 50.000 euros.
El precio de esta unidad de pruebas se dispara por encima de los 50.000 euros.
Ampliar

Aunque el Mini Countryman que puedes ver en estas imágenes es realmente atractivo y un excelente coche, para vestirlo de esta manera hay que sumar una buena cantidad de euros a la factura. En concreto, esta unidad se dispara hasta los 50.000 euros en lugar de los 32.000 de partida del Cooper S.

Con esta suma de dinero se abre un enorme abanico de coches en el mercado que hacen que, por muy bonito que sea el Mini, nos planteemos si realmente merece la pena o no. Si a Sir Alec Issigonis le hubieran dicho en su día que un Mini costaría tanto como un Porsche, tal vez se habría escandalizado, pero en la actualidad así es: por muy poco más, te puedes hacer con todo un Porsche Macan, sin alicatar hasta el techo como este Mini, pero un Porsche al fin y al cabo. Aunque este Mini pueda ser tan bueno como el de Stuttgart, en este segmento la vanidad pesa mucho, y tener un Porsche es una de las cosas que más pueden satisfacer este intangible.

Diseño Mini Maxi

El Countryman ha ganado en tamaño y en atractivo.
El Countryman ha ganado en tamaño y en atractivo.
Ampliar

Exteriormente, el cambio respecto al anterior Countryman es absoluto. Sí, han sabido hacer que lo percibamos como el mismo coche y sus formas generales y proporciones son casi las mismas, pero cambia hasta el último tornillo.

Los faros (de excelente calidad e iluminación, por cierto, incluso los antinieblas delanteros son realmente eficaces) y grupos ópticos son más grandes, su altura es mayor, su distancia entre ejes- que deja un interior más espacioso-, su anchura… todo cambia.

El kit ALL4 se compone de molduras en los laterales y de unos paragolpes delantero y trasero más prominentes y acabados en negro satinado que le dan un aspecto mas rotundo, sobre todo al frontal.

El techo en blanco (a juego con los cocos de los retrovisores) es un extra que no tiene coste y que le sienta muy bien a este color azul metalizado (599 euros) y combina perfectamente con las franjas adhesivas blancas sobre el capó delantero (casi 200 euros de extra).

Para rematar la personalización exterior, esta unidad monta las llantas opcionales de 19 pulgadas calzadas con neumáticos 225/45-19.

El conjunto resulta de lo más atractivo y los detalles del Cooper S ponen la guinda al pastel con las salidas de aire en los pasos de rueda delanteros y los diferentes anagramas identificativos.

Me ha alegrado ver que se ha mejorado mucho el acabado de los ajustes en todas las piezas de la carrocería. Claramente el nuevo Countryman ha dado un salto adelante importante en este apartado.

Las puertas tienen unas dimensiones correctas y, aunque no son muy grandes, permiten un cómodo acceso al interior por su forma y proporciones, muy altas. También la altura más bien elevada de la carrocería facilita el acceso y deja la banqueta de los asientos en una posición muy cómoda, tanto para entrar como para salir del Countryman.

Interior Con buen espacio

La postura de conducción es muy buena.
La postura de conducción es muy buena.
Ampliar

Si por fuera la sorpresa ha sido muy agradable al ver la mejora en la calidad de fabricación, todavía lo es mayor en el interior. Ahora se abusa menos de los plásticos duros y los mejores ajustes eliminan por completo los grillos. Se nota el esmero puesto en este apartado en muchos detalles, como el forrado con fieltro de los anclajes de los cinturones y de otros elementos para que no produzcan ruidos con los posibles roces.

Las plazas delanteras son francamente cómodas gracias a unos asientos que recogen muy bien el cuerpo y de banqueta larga (y extensible). También las plazas traseras ofrecen mucho espacio para las piernas y sus asientos son cómodos, pero nos encontraremos con un par de salvedades. La primera de ellas es el cinturón de la plaza central, que parte desde la zona izquierda del techo del Countryman y resulta incómodo tanto para el pasajero del medio como para el de la izquierda, que ve cómo le pasa casi por delante de sus narices. El segundo problema es que las plazas traseras están pensadas como 3 asientos independientes. Los dos laterales son decentes, pero el central (las proporciones son 40/20/40) es muy estrecho e incómodo.

Lo  bueno de esta configuración de 3 plazas independientes es la modulabilidad que permite del maletero, pues podremos abatir sólo las partes que necesitemos.

En cuanto a la postura de conducción, ésta es muy buena gracias a la multitud de reglajes que tenemos a nuestra disposición, tanto del asiento como de la columna de dirección. Los mandos quedan más o menos a mano (salvo las teclas por debajo de los mandos de la climatización) y la instrumentación se ve bien, aunque siguen sin querer darnos datos sobre la temperatura del motor en ella.

La unidad probada cuenta con Head Up Display. Sus gráficos son buenos y es nítido, pero es de los de pantalla de plástico y queda muy baja, lo cual le resta eficacia, ya que tendremos que desviar la vista de la carretera para verla.

El maletero, por su parte, tiene unas formas muy aprovechables, aunque su volumen es menor que el de otros rivales. El montaje de las ruedas de 19 pulgadas quita la posibilidad de montar una rueda de repuesto, espacio que se reserva para un doble fondo de generosas dimensiones.

Motor Buen rendimiento

El motor tiene un excelente rendimiento.
El motor tiene un excelente rendimiento.
Ampliar

La mecánica probada en esta unidad es la versión de 4 cilindros de gasolina sobrealimentada por turbo y que rinde 192 CV y NM, en este caso, asociada a la caja de cambios automática del grupo BMW de 8 marchas y tracción sólo al eje delantero.

Se trata de un conjunto muy agradable de conducir, sobre todo por el buen par motor, que permite una respuesta pletórica en un amplio margen de revoluciones. Con el mando drive select que está en la base de la palanca de cambios, podemos variar su temperamento entre 3 opciones: normal, sport y ecológica. Este selector trabaja sobre varios parámetros:

  • La asistencia de la dirección: se hace más dura o más suave del modo Sport al Eco respectivamente.
  • La dureza de la amortiguación: también, más dura o más confortable. Aquí a los de Mini siempre se les va un poco la mano y se pasan con el endurecimiento de la amortiguación en el modo Sport. Los rebotes de la suspensión son tan secos que acaba resultando ineficaz, además de incómodo.
  • La respuesta del motor: el pedal del acelerador es más sensible en el modo Sport y menos en el Eco, aunque en él, si pisamos con brusquedad el pedal, reaccionará de forma ágil para darnos esa aceleración instantánea que buscamos.
  • El sonido del motor: en modo Sport cambia la sonoridad de la mecánica, tanto en la admisión (con una válvula de descarga del turbo que se oye claramente) como en el escape. Su sonoridad es muy artificial, con un petardeo en el escape que no va acorde con lo que hagamos, incluso al reducir con suavidad pegará unas falsas explosiones en el escape que no se producirían en un coche con un escape de verdad, por muy deportivo que fuese.
  • La respuesta de la caja de cambios automática: en modo Sport desparece la octava marcha y el cambio trata de mantener el motor girando siempre en la zona de par máximo. También los cambios son más rápidos y bruscos en modo manual. Si elegimos el modo Eco, se activa la rueda libre (que no funciona con el control de crucero) y la caja busca siempre el desarrollo más largo posible para reducir los consumos.

El conjunto es eficaz y la caja de cambios funciona francamente bien, aunque echo de menos que fuese algo más obediente en modo manual y no tuviese la mala costumbre de pasar a la siguiente marcha sin pedírselo cuando nos acercamos a la zona roja del cuentavueltas.

Sus desarrollos están bien escalonados (no podía ser de otra manera teniendo nada menos que 8 relaciones de cambio) y su marcha más alta sirve para rodar a unas 2.000 rpm a los máximos legales, apenas sin ruido y con un consumo muy ajustado.

Comportamiento Mejor de lo esperado

El Mini Countryman ha mejorado mucho en tacto y precisión en esta nueva generación.
El Mini Countryman ha mejorado mucho en tacto y precisión en esta nueva generación.
Ampliar

El Mini Clubman me dejó un buen sabor de boca y me pareció el mejor Mini que había probado hasta la fecha. Su mayor distancia entre ejes hacía que sus reacciones fuesen mucho más sanas y progresivas. Con el Countryman me ha sucedido algo similar y me ha gustado mucho más su tacto que el del Mini normal, y eso que su mayor altura juega en su contra. Sin embargo, se agradece que sus 4 ruedas estén más separadas, tanto por el mayor ancho de vías como por su batalla.

En ciudad se agradece una postura de conducción algo elevada, aunque en ningún caso gozaremos de una buena visibilidad debido a la poca superficie acristalada y a que los marcos son muy gruesos. Gracias a su buena dirección, es más ágil para callejear de lo que sus dimensiones nos puedan hacer pensar y, con la cámara de marcha atrás y los sensores de aparcamiento, evitaremos rozar sus expuestos paragolpes.

El cambio automático y el buen par de esta mecánica hacen que sea muy fácil conducirlo en los atascos, donde también sorprende gratamente un start & stop muy rápido en su trabajo.

En carreteras secundarias es donde más se disfruta el dinamismo de este modelo. Salvo que el asfalto sea perfecto como una alfombra, la suspensión en modo Sport produce demasiadas pérdidas de contacto de los neumáticos con el suelo. Además de pérdidas de tracción muy acusadas, hace que el ABS se vuelva loco y salte a la mínima.

En modo normal es mucho más agradable de conducir y nos produce menos sobresaltos, además de poder rodar más rápido en zonas rizadas. La dirección es muy precisa y rápida (2,5 vueltas de volante) y ayuda mucho a que se sienta como un coche muy ágil, aunque en realidad es más morrón al límite de lo que sería deseable.

Al rodar por autopistas, lo más destacable es que en modo normal es confortable, algo que no siempre es aplicable a los modelos de Mini, que destacan por un tacto de “kart” que hace muy incómodo pasar por juntas de dilatación y resaltes varios. Con el asfalto mojado hay que tener en cuenta que el coche va muy sobrecalzado, lo que hace que aparezca pronto el temido aquaplanning, con 4 enormes ruedas que se convierten en flotadores. Una medida más razonable es lo más aconsejable si viajas por zonas donde suela llover.

En el circuito de pruebas me ha gustado su comportamiento, más equilibrado y reactivo que el que he sentido en el X1 y Active Tourer, con los que comparte plataforma. Rodando al límite, se confirma que el modo Sport es demasiado duro y las distancias de frenado se alargan más que en modo normal. En las curvas enlazadas sorprende que, pese a su aparentemente alto centro de gravedad, resulte tan ágil, con unos tiempos de espera cortos y unas reacciones progresivas y predecibles, aunque se confirma ese excesivo subviraje al iniciar el giro rodando rápido.

La maniobra de esquiva la supera con buena nota, aunque el ESP hace acto de presencia incluso con la pista seca y a 80 km/h. La frenada de emergencia desde 100 km/h es correcta, con unas distancias de frenado cortas y un buen aguante al esfuerzo.

En resumen, el Countryman Cooper S ha sido uno de los Mini que más me han gustado en este apartado, con un compromiso entre confort y eficacia mejor que en otros modelos y unas reacciones sanas en todo momento.

Equipamiento Tan completo como caro

El equipamiento del Countryman puede ser tan completo como nuestra cuenta bancaria pueda permitirse.
El equipamiento del Countryman puede ser tan completo como nuestra cuenta bancaria pueda permitirse.
Ampliar

Esta unidad cuenta con un generoso equipamiento a base de extras que se pagan como opción, lo cual dispara la factura en más de 15.000 euros por encima de su precio base.

Los asientos de cuero, el interior en dos tonos (marrón y negro), el navegador, el equipo de sonido Harman Kardon, los asientos eléctricos con memoria, el Head Up Display, la cámara de marcha atrás con sensores de aparcamiento, los retrovisores con plegado eléctrico y fotosensibles, las llantas de 19 pulgadas, los antinieblas delanteros, el control de crucero adaptativo, el portón eléctrico, el reposabrazos para las plazas delanteras… todo esto se paga aparte en un coche cuyo precio de partida ya es suficientemente abultado.

Aunque asumamos que muchos de estos elementos son “caprichos prescindibles” y que es lógico que se paguen a mayores, se echa de menos que otros no vengan de serie como en sus rivales. En este sentido, el Mini peca un poco en el apartado de los sistemas ADAS (sistemas avanzados de asistencia a la conducción), como la alerta de ángulo muerto o el de pérdida de carril (que actúa sobre la dirección, no que simplemente se limite a emitir un pitido para avisarnos).

Una vez más me he encontrado con la molestia de ver cómo se desconecta el control de crucero adaptativo y la alerta de colisión en varias ocasiones, tanto al amanecer como al anochecer o con fuerte lluvia, ya que en el Mini no cuentan con el apoyo de un radar, sólo con la cámara que va montada en el parabrisas. Así, cuando las condiciones de visibilidad son escasas (que es precisamente cuando más nos ayudaría contar con un asistente que “vea” por nosotros), el sistema se desactiva, algo que no sucede en otros rivales fuera de BMW.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag para conductor y acompañante
  • Indicador de presión de las ruedas mediante luz indicadora
  • Indicación de presión de neumáticos
  • Faros antiniebla de LED En técnica LED, incluyendo luces de posición en técnica LED
  • Piloto antiniebla trasero
  • Llamada de Emergencia Inteligente Servicio de telemática con llamada de emergencia manual y automática, en caso necesario o de emergencia, establece la conexión con servicios de ayuda y salvamento, a través de un Call Center
  • Sistemas de regulación de dinámica de conducción
  • Control Dinámico de Estabilidad (DSC)
  • Inmovilizador electrónico del vehículo
  • Faros LED con contenido ampliado luz diurna LED integrada en faro principal en forma de anillo circundante cerrado
  • Sistema antibloqueo de frenos (ABS)

Equipamiento Opcional

  • 350 €Alarma
  • 350 €Cámara para marcha atrás
  • 100.8 €Sistema de fijación para asiento infantil ISOFIX
  • 349.96 €Control de distancia en aparcamiento (PDC) trasero
  • 1549.24 €Paquete Chili
  • 800 €Control de distancia en aparcamiento (PDC) delantero y trasero
  • 420.01 €Control de crucero activo El control de crucero activo basado en cámara regula, además de la velocidad ajustada, también la distancia respecto al vehículo precedente en tráfico continuo en autopistas y carreteras nacionales
  • 800 €Driving Assistant

Confort

Equipamiento de Serie

  • Transmisión automática
  • Volante deportivo de cuero de tres brazos
  • Alfombrillas de velours
  • Asientos deportivos delanteros
  • Línea interior Carbon Black
  • Servotronic
  • Llantas 17' Imprint Spoke
  • Superficie interior Hazy Grey para modelos MINI Cooper: - superficie de puesto de conducción con franjas de acentuación en Hazy Grey para modelos Cooper S: - superficie de puesto de conducción en Hazy Grey con franjas de acentuación en Off white- rebordes de puertas delante y detrás en Hazy Grey
  • Sensor de lluvia y encendido automático de luces
  • Control de crucero con función de frenado
  • Intermitentes en blanco
  • Sistema de cierre con cierre centralizado
  • Retrovisores exteriores en color del vehículo
  • Climatizador automático
  • Dirección asistida, asistencia eléctrica en función de la velocidad
  • Juego de reparación de neumáticos
  • Toberas del limpiaparabrisas
  • Carriles longitudinales para la baca
  • Paquete de luces interiores
  • Elevalunas eléctrico
  • Función Start/Stop automática

Equipamiento Opcional

  • 125 €Líneas blancas en el capó
  • 149.99 €Línea cromada interior
  • 250 €Preparación para portaequipajes trasero
  • 200.01 €Red de separación del maletero
  • 159.99 €Retrovisor interior antideslumbramiento automático
  • 250 €Reposabrazos central trasero
  • 1000 €Llantas 18' John Cooper Works Thrill Spoke con funcionamiento en caso de avería 7,5 J x 18 / neumáticos 225/50 R18 Anthrazit, pulido
  • 800 €Llantas 18' Black Pin Spoke con funcionamiento en caso de avería
  • 1800 €Llantas 19' MINI Yours Masterpiece con funcionamiento en caso de avería 8 J x 19 / neumáticos 225/45 R19 Anthrazit, pulido
  • 524.99 €Control electrónico de la suspensión De acuerdo con los MINI Driving Modes (opción 4VA) también se modifica notablemente el diseño del tren de rodaje
  • 800 €Llantas 18' Pin Spoke
  • 100 €Rueda de repuesto de emergencia
  • 450 €Accionamiento automático del portón trasero
  • 160 €Paquete de visibilidad
  • 999.99 €Techo de cristal panorámico
  • 100 €Colour Line Malt Brown
  • 300 €MINI Yours Interior Style British Oak iluminado - moldura decorativa de puesto de conducción en British Oak iluminada con elementos gráficos incluyendo moldura de acentuación en puesto de conducción en Hazy Grey
  • 2500.04 €Paquete John Cooper Works Exterior
  • 125 €Paquete Salt
  • 1500 €Carbon Black / Carbon Black
  • 1699.99 €Satellite Grey / Carbon Black
  • 1500 €Carbon Black / Carbon Black
  • 599.99 €Pintura sólida
  • 599.99 €Pintura metalizada
  • 499.99 €Carriles longitudinales para la baca, negro
  • 250 €Paquete de retrovisores exteriores Retrovisores con plegado automático y calefactables
  • 125 €Líneas negras en el capó
  • 90 €Retrovisores exteriores cromados
  • 360 €Cristal de protección solar
  • 400 €Espejos retrovisores interior y exteriores ajuste automático antideslumbramiento
  • 300 €Asientos delanteros calefactables
  • 199.99 €Revestimiento interior Piano Black
  • 599.99 €Pintura metalizada Thunder Grey
  • 3999.99 €Paquete John Cooper Works Chili
  • 800 €Llantas 18' Pair Spoke con funcionamiento en caso de avería 7,5 J x 18 / neumáticos 225/50 R 18
  • 800 €Llantas 18' Pin Spoke con funcionamiento en caso de avería
  • 1500 €Llantas 19' Edged Spoke con funcionamiento en caso de avería
  • 1500 €Llantas 19' John Cooper Works Course Spoke con funcionamiento en caso de avería 8 J x 19 / neumáticos 225/35 R19 negro pulido
  • 225 €Suspensión deportiva
  • 850.01 €Enganche de remolque con cabezal esférico En combinación con el acceso comfort (opción 322) se suprime la función Easy Opener (apertura y cierre sin contacto del portón trasero mediante una patada bajo el faldón trasero)
  • 800 €Llantas 18' Pair Spoke
  • 800 €Llanta 18' Black Pin Spoke
  • 100 €Volante deportivo de cuero MINI Yours Volante de cuero deportivo de 3 radios concorona de volante más gruesa
  • 170 €Línea cromada exterior
  • 800 €Aspecto exterior MINI ALL4
  • 999.99 €Reglaje de los asientos, eléctrico, con memoria regulable eléctricamente: altura del asiento, inclinación del respaldo, posición del asiento, inclinación de la superficie del asiento
  • 100 €Colour Line Satellite Grey
  • 100 €Colour Line British Oak
  • 300 €Reglaje de los asientos traseros
  • 300 €MINI Yours Interior Style Chestnut iluminado Moldura decorativa de puesto de conducción en Chestnut iluminada con diseño Pinstripe incl
  • 300 €MINI Yours Interior Style Piano Black iluminado moldura decorativa de puesto de conducción en Piano Black iluminada con diseño Pinstripe incl
  • 300 €Paquete John Cooper Works Interior Equipamientos disponibles adicionalmente: - molduras de entrada MINI John Cooper Works- empuñadura de la palanca de cambios de cuero MINI John Cooper Works (conmutador manual)- pedales y reposapiés de acero inoxidable
  • 850.01 €Paquete Pepper
  • 649.99 €Carbon Black / Carbon Black
  • 1899.99 €Carbon Black / Carbon Black
  • 1700 €British Oak
  • 900.01 €Pintura sólida Lapisluxury Blue
  • 599.99 €Pintura sólida Chestnut

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de a bordo
  • Teleservices
  • Dispositivo manos libres Bluetooth Interfaz Bluetooth para conexión de teléfonos móviles compatibles con Bluetooth
  • Volante multifunción con control de crucero
  • Radio MINI Visual Boost

Equipamiento Opcional

  • 849.99 €Sistema de navegación MINI
  • 300 €Sintonizador DAB Calidad de sonido extraordinaria sin ruidos, permite la recepción de una gran variedad de emisoras de radio digitales e información adicional como datos del tráfico, información del tiempo, títulos, intérpretes y noticias actuales
  • 849.99 €Sistema de altavoces HiFi Harman & Kardon
  • 599.99 €MINI Head-Up Display
  • 249.99 €Preparación para teléfono móvil ampliada Bluetooth Interfaz Bluetooth para conexión de teléfonos móviles compatibles con Bluetooth
  • 1800 €Paquete Wired

Otros

Equipamiento de Serie

  • Performance Control
  • Refrigerante
  • Tornillos antirrobo
  • Paquete de fumadores
  • Sensor de colisión
  • Intervalo de mantenimiento de aceite - 24 meses /30
  • Cierre automático al arrancar
  • Volumen CO2

Equipamiento Opcional

  • 90 €Depósito de combustible de mayor capacidad
  • 149.99 €Picnic Bench

    Consumo Sensible al uso

    Los consumos del Cooper S son ajustados si no abusamos de la potencia.
    Los consumos del Cooper S son ajustados si no abusamos de la potencia.
    Ampliar

    El kit de carrocería ALL4 y, sobre todo, las llantas de 19 pulgadas (así como el peso de todos los extras que monta esta unidad) pasan factura en el apartado de consumos, con unas cifras que se desvían bastante de los valores homologados del Mini Countryman Cooper S.

    Así, donde el Countryman homologa un consumo urbano de 7 l/100 km, el valor real se va hasta los 10 l/100 km.

    En carretera, Mini homologa unos escuetos 5 l/100 km que se convierten en 6,5 l/100 km en uso real, con adelantamientos y repechos en el recorrido, aunque manteniendo una marcha tranquila con cruceros entre 70 y 100 km/h.

    En autopista, con el control de crucero fijado en 120 km/h reales, el consumo ha sido de 7,4 l/100 km, una cifra nada desdeñable.

    Con estos datos y un pequeño depósito de sólo 51 litros, la autonomía del Mini Countryman Cooper S apenas da para 600 km.

    Rivales Rivales del Mini Countryman Cooper S automático

    Mini Mini Countryman Cooper S Aut. 192

    Desde
    35.000 €

    Gasolina

    Automático
    8 marchas

    192

    7,4

    6,0

    137

    Bmw X1 sDrive 20iA

    Desde
    38.000 €

    Gasolina

    Automático
    8 marchas

    192

    7,7

    5,9

    136

    Ds DS4 Crossback 2.0BlueHDi S&S Sport EAT6

    Desde
    35.330 €

    Diesel

    Automático
    6 marchas

    180

    8,6

    4,4

    115

    Infiniti QX30 2.2d Premium AWD 7DCT

    Desde
    41.625 €

    Diesel

    Automático
    7 marchas

    170

    8,5

    4,9

    155

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba