Prueba del Mercedes E 220 CDi Estate 201754

Prueba del Mercedes E 220 CDi Estate 2017

29 Agosto, 2017 por

Las carrocerías tipo Station Wagon poco a poco convencen a más público. Lejos quedan ya los “coches de viajante” en los que el estilo era secundario y lo principal era conseguir el máximo volumen de carga. El Mercedes Clase E Estate logra convencer con una imagen más sport que la de la berlina, pero ¿son todo ventajas?, vamos a verlo.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Imagen de marca
  • Faros led inteligentes

Mejorable

  • Suspensión trasera neumática
  • Detalles de acabado
  • Distinta anchura de neumáticos

Las carrocerías familiares están manteniendo el tipo mejor que los sedanes frente al imparable auge de los SUV. El secreto está en que su diseño resulta más sport que el de las berlinas tradicionales y, además, su portón trasero añade mucha versatilidad, algo que aprecian tanto las familias y profesionales como los que tienen aficiones al aire libre.

En el caso del Mercedes E 220 CDi Estate de esta prueba estamos ante un claro ejemplo. Su diseño es más juvenil que el del sedán del que deriva y resulta mucho más práctico. Con 190 CV y una caja de cambios de 9 velocidades automática, se revela como un rutero infatigable, realmente cómodo y con el que es posible hacer más de 1.000 km sin parar a repostar. Frente a rivales como el Audi A6 Avant, este Mercedes Clase E Estate resulta más confortable y tiene la ventaja de ser más moderno, mientras que contra el BMW Serie 5 Touring disfruta de un diseño más llamativo y un interior más acogedor, aunque la calidad de ajustes y materiales del Mercedes debería ser mejor en un coche de este precio.

Que no te asuste su aparentemente escasa cilindrada o la tosquedad de un motor de 4 cilindros en un coche de este porte, sus prestaciones son más que suficientes y dentro apenas se oye ni se siente su mecánica. Si bien me ha parecido claramente más recomendable que la berlina de la que deriva, frente a sus rivales hay alternativas que comprar el Mercedes se debe más a la estrella que a razones objetivas.

Las llantas traseras son de diferente medida, quedan bien, pero son un error dinámico.54
Las llantas traseras son de diferente medida, quedan bien, pero son un error dinámico.

La unidad de pruebas cuenta con el acabado AMG que se diferencia por contar con elementos que le dan un aspecto más deportivo, como la parrilla delantera, las tomas de aire en el faldón, la parte baja del parachoques trasero o las llantas de aleación de 5 radios de 19 pulgadas, muy llamativas, pero a todas luces contraproducentes para el comportamiento, el confort y el coste de mantenimiento de este Mercedes, como veremos en el apartado de comportamiento.

El resultado a la vista es acertado y este familiar entra por los ojos y llama la atención pese a la discreción del color gris antracita de la unidad probada. Un detalle llamativo lo veremos en los grupos ópticos traseros, cuyos proyectores tienen un acabado que parece purpurina y que hace que, una vez encendidos, la luz que proyectan sea muy uniforme y se vea muy bien, un punto positivo para nuestra seguridad.

Ya que hablamos de iluminación, los faros delanteros cuentan con la tecnología LED inteligente y su funcionamiento es excelente. Gracias a este sistema podemos viajar con las luces largas permanentemente mientras una cámara tras el retrovisor interior se encarga de que el dispositivo genere una sombra en la zona donde detecta otros vehículos para no deslumbrarlos.

Los acabados son correctos, pero mejorables en un coche de este precio y con la estrella de tres puntas en su coraza. Las puertas traseras no quedan bien alineadas con el panel trasero y el cristal de custodia, algo que se nota claramente en la moldura cromada que enmarca la línea de cintura del coche.

Pese a sus generosas dimensiones no se percibe como un coche de casi 5 metros de largo y su condición de “ranchera” queda muy disimulada con una línea de techo que parece descender claramente en la parte trasera, aunque en realidad es un efecto óptico provocado por la línea de cintura ascendente, mientras que el marco de los cristales desciende en su parte superior.

El acceso al interior está garantizado por 4 puertas de buenas dimensiones y que, además, abren en un ángulo de casi 90º. También el maletero cuenta con un gran portón que dejan un umbral de carga muy bajo y enrasado con el paragolpes.

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba