Prueba

Prueba del Mercedes-AMG A35 4MATIC+: acceso a la excelencia

72 fotos

Ampliar

03 de abril, 2020

Dentro de la radicalidad que desprenden las siglas AMG dentro de Mercedes, la firma de la estrella ha acertado de pleno bajando un poco ese listón para ofrecernos este AMG A35 4MATIC+ convirtiéndole en el modelo de acceso a la familia AMG.

A estas alturas poco o nada vamos a descubriros de las tres siglas que identifican a todo modelo deportivo de Mercedes-Benz. Me refiero, claro está, a las siglas AMG correspondientes a su departamento deportivo. Tras ellas se esconde las creaciones más espectaculares, potentes y emocionantes de la firma de la estrella. Modelos a los que, desde hace unos años, también se han sumado otros muchos catalogados como de acceso y que han permitido un sinfín de conductores poder lucir con orgullo la abreviatura de los fundadores Hans-Werner Auftrect y Erhard Melcher así como el lugar de nacimiento del primero, Großaspach.

Te puede interesar: Mercedes-Benz la marca más solicitada por los coleccionistas de coches clásicos

En el caso que aquí nos ocupa, nos centramos en el Mercedes-AMG A35 4MATIC+, o lo que es lo mismo, la versión deportiva del Clase A sin tener que entrar en radicalismos desmesurados propios de la nomenclatura AMG A45 4MATIC+ que también está disponible en la segunda generación del compacto alemán. Un modelo que llega para confirmar el buen momento que atraviesan los compactos GTI y que vuelve a abrir una lucha dentro de los modelos Premium en los que a la espera del próximo S3 Sportback 2020, de momento enfrentaría a nuestro protagonista con el BMW M135i xDrive.

¿Merece la pena este AMG A35 4MATIC+?

Pero antes de entrar en harina, b: ¿merece la pena pagar los 58.750 € de los que parte este AMG A35 4MATIC+ cuando tenemos por 24.275 € menos un Renault Mégane R.S. Trophy, por 14.800 € menos podríamos optar por un Honda Civic Type R e incluso nos ahorraríamos 12.800 € si optásemos por un Volkswagen Golf R? La respuesta se respondería únicamente teniendo la necesidad de portar el emblema de la estrella en el frontal, es decir, de lo quisquillosos que seamos a la hora de querer un coche Premium. Lo que tenemos claro tras la prueba, es que este AMG A35 4MATIC+ sí es una compra mucho más racional que la de su hermano mayor, el AMG A45 4MATIC+, ya no solo por su cifra de potencia, sino porque los 14.500 € que nos ahorraremos los podemos invertir en equiparlo hasta los dientes e incluso asemejarlo estéticamente.

Nuestra valoración: 8,0

Diseño 7

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Rendimiento del motor
  • Sonoridad y tracción total
  • Polivalencia de uso

Mejorable

  • Diseño poco radical
  • Precio base
  • Opciones básicas como opcionales

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: No llama la atención

Cuesta diferenciarle, pero ofrece algunos detalles que sí muestran su personalidad AMG.

72 fotos

Ampliar

Y es que en relación a la última frase de la entradilla, lo cierto es que más allá del emblema en el portón trasero y de los logos Turbo 4MATIC en los pasos de rueda delanteros, hay que tener una vista muy aguda para diferenciar este AMG A35 4MATIC+ de cualquier otro Clase A de la gama que no lleve incorporado el paquete AMG Line que ofrece la marca.

Para personalizarlo al gusto, la firma alemana ofrece un sinfín de accesorios opcionales que le dotan de más personalidad algunos de los cuales estaban montados en nuestra unidad: paquete aerodinámico AMG con alerón posterior o apéndices que mejoran el flujo de aire, pintura designo gris montaña magno mate, llantas de aleación de 19 pulgadas en negro mate y pulidas a brillo o el paquete AMG Night que pinta en negro todos las molduras decorativas del vehículo.

Interior: Con asientos bacquet

El interior no varía en exceso, pero al menos suma asientos deportivos de serie.

72 fotos

Ampliar

Algo similar ocurre en el habitáculo. Dejando a un lado que incorporamos de serie los asientos deportivos (hecho que es idéntico si incorporamos el paquete interior AMG en un Clase A), con un confort muy alto tanto para realizar un viaje como para afrontar una carretera con curvas, los reposacabezas integrados y el logo AMG bordado en el respaldo, pocas son las diferencias que encontramos para diferenciarle de cualquier hermano de gama.

En este sentido encontramos los pespuntes rojos en contraste, el volante deportivo con la parte inferior achatada, los pedales de aluminio o los menús específicos incluidos tanto en el cuadro de instrumentos digital como en la pantalla central. Por lo demás, nos sigue agradando la calidad de construcción que ofrece esta segunda generación del Clase A así como el funcionamiento del sistema multimedia MBUX con su asistente personal que responde al comando de “Hey Mercedes” u “Hola Merche” dependiendo del día que tengamos, así como de la función de realidad aumentada del sistema multimedia. En lo que a habitabilidad se refiere, tampoco hay cambios respecto a cualquier Clase A y este AMG A35 4MATIC+ mantiene un más que correcto espacio trasero para sus ocupantes (más cómodos irán dos que tres) así como un maletero con 370 litros que resultan más que suficientes para llevar nuestras pertenencias diarias.

Motor: No se necesita más

El 2.0 Turbo de cuatro cilindros general 306 CV y 400 Nm de par.

72 fotos

Ampliar

Comienzan las primeras diferencias frente a un Clase A con paquete AMG o bueno, casi. Y es que el motor que se aloja bajo su escultural capó es el mismo que anima al A 250 de 224 CV. Hablamos del 2.0 Turbo de cuatro cilindros turboalimentado que en este AMG A35 4MATIC+ incrementa su rendimiento hasta nada menos que 306 CV entre las 5.800 y las 6.100 rpm, viéndose acompañado de un par máximo de 400 Nm entre las 3.000 y las 4.000 rpm.

Gestionados de manera brillante, como veremos en el comportamiento, mediante la transmisión automática de doble embrague Speedshift DCT AMG 7G y la tracción total 4MATIC+, este AMG A35 4MATIC+ registra unas prestaciones que excelentes: 4,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y 250 km/h de velocidad punta autolimitada.

En marcha, la sonoridad llega a cautivar gracias a los petardeos provenientes del escape cuando ahuecamos tras una fuerte aceleración, aunque este efecto únicamente lo conseguiremos si seleccionamos el programa más deportivo Sport+ a través del DYNAMIC SELECT situado en el túnel central. Con él, los parámetros del vehículo varían por completo ofreciendo una respuesta mucho más inminente que si, por ejemplo, activamos el Comfort o el ECO, con el que incluso se volverá un vehículo dócil.

Comportamiento: Sobre raíles

La polivalencia de uso es la que le define dinámicamente.

72 fotos

Ampliar

Dentro de ese amplísimo equipamiento opcional, repetimos la insistencia de equipar el tren de rodaje AMG RIDE CONTROL con amortiguadores adaptativos que varían su dureza en función de si elegimos los programas Comfort, Sport o Sport+. Su montaje aumentará la versatilidad del modelo, tanto si queremos hacer un uso cotidiano del mismo, como si queremos pasárnoslo en grande por cualquier tramo serpenteante.

Esta es una de las grandes virtudes del AMG A35 4MATIC+ que puede ser tan divertido como cómodo. En nuestro caso hemos optado por divertirnos más y dejar el confort para otros Clase A. Tras la semana de pruebas podemos concluir que este A35 es la opción ideal para ello. Sí, entendemos que el A45 es bestial en todas sus vertientes, pero los 421 CV de su versión S se nos antojan incluso demasiados para sacarle el máximo partido en circulación diaria.

Con el AMG A35 4MATIC+ la dosis es la indicada. Acelera como un demonio, suena de manera deliciosa y, sobre todo, somos capaces de domarle incluso con los controles desactivados. Cierto es que en esta situación tiende a convertirse en un coche algo más subvirador (se va de morro), pero ahí estará la tracción 4MATIC+ para corregirnos.

Es muy fácil moverse rápido con este Clase A firmado por AMG, porque tiene una dirección precisa y ultra sensible aunque algo pesada en el retorno que nos coloca en la trazada al menor golpe de volante, mientras que los frenos perforados, con 350 mm de diámetro los delanteros y 330 mm los traseros, cumplen con solvencia nuestras exigencias al circular por cualquier tramo revirado.

El único punto a pulir sería, quizá, la transmisión. Esta AMG Speedshift es rápida sí, e incluso en modo manual (manejándose mediante las levas situadas tras el volante) nos permite alcanzar la zona roja del cuentarrevoluciones. Sin embargo, se muestra algo brusca en el tránsito entre marchas. Los conductores más ‘quemados’ lo verán como algo positivo incluso, sin embargo, reduce en cierta manera la percepción de fluidez que queremos recibir.

Equipamiento: Conviértelo en un A45

Entre algunas de sus opciones están las llantas de 19″ y los faros MULTIBEAM LED.

72 fotos

Ampliar

Como ya hemos mencionado con anterioridad, el AMG 35 4MATIC+ hace gala de su condición de Premium para ofrecer un listado de opciones casi infinito que permitan a su propietario configurarlo al gusto o, en el mejor de los casos, acercarle un poco más a su hermano mayor, el AMG A45 4MATIC+.

Habiendo ya mencionado previamente algunos de los elementos que ofrece de serie, como las llantas de 18 pulgadas, los asientos deportivos o el sistema multimedia MBUX, cabe resaltar de entre sus múltiples opcionales elementos como el paquete AMG Edition 1 que aumenta el atractivo visual, el tapizado de cuero AMG para los asientos, el paquete de asientos AMG Performance que puede ser mejorado incluso, las molduras en madera, los faros MULTIBEAM LED, el Head-up Display o el tren de rodaje AMG con amortiguación adaptativa que, como veremos a continuación, se convertirá casi en obligatorio para exprimirle un poco más.

Pero antes de entrar de lleno en el aspecto dinámico, cabe mencionar que algunos detalles de ese equipamiento opcional bien podrían trasladarse a la dotación estándar, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de un vehículo cercano a los 60.000 €. Nos referimos, entre otros, al cuadro de instrumentos digital, a la integración con el smartphone, al control del ángulo muerto, a la propia realidad aumentada, al sistema de sonido Advanced, al sistema de carga inductiva para móviles, los cristales traseros tintados o al sistema de iluminación ambiente. Por separado, muchos de ellos no superan los 400 €, es cierto, pero si los quisiéramos todos juntos ya tendríamos que añadir a nuestra factura cerca de 3.500 €, a lo que habría que sumar igualmente el resto de opcionales.

Consumo: Tan bajo como alto

A poco que busquemos la diversión, el consumo subirá considerablemente.

72 fotos

Ampliar

La polivalencia de la que hablamos al circular también se refleja en las cifras de consumo. Oficialmente, este AMG A35 4MATIC+ homologa un gasto medio en ciclo WLTP de 7,9 l/100 km. Un valor que conseguiremos y que incluso mejoraremos circulando exclusivamente por autopista o, en su defecto, ‘capándole’ en los tramos de montaña por los que nos movamos. Con los modos ECO o Comfort activados, registramos 7,8 l/100 km. Ahora bien, al activar el modo Sport+ y dejando de lado nuestra rutina diaria como cualquier tipo de recta, comprobaremos cómo el consumo se nos dispara a cifras superiores a los 12 l/100 km. Esto, unido a un depósito de 51 litros nos obligará a cada poco más de 400 kilómetros, pero oye, habrán sido 400 km de puro disfrute.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche