Prueba

Prueba del Mazda6 Wagon 2.2 diésel automático, ¿seguro que quieres un SUV?

20 fotos

Ampliar

20 de febrero, 2018

Nos ponemos a los mandos de la variante con carrocería familiar del Mazda 6, un modelo que a principios del año pasado recibió un ligero restyling para seguir manteniéndose como una de las mejores opciones del segmento.

El Mazda6 fue el modelo encargado de inaugurar el lenguaje de diseño Kodo que en la actualidad lucen todos los modelos de la firma japonesa. Esa es su tarjeta de presentación, pero sigue leyendo, porque te contamos todos sus pros y algún contra en esta prueba del Mazda6 Wagon 2.2 diésel automático.

Además de la nueva y acertada estética, la tercera generación de la berlina de Mazda supuso un punto de inflexión para el fabricante, ya que subió un peldaño en calidad y se posicionó como una marca a medio camino entre las generalistas y las premium, algo parecido a lo que sucede con Volkswagen. Al nuevo diseño y al aumento de calidad, los acompañó la tecnología de motores Skyactiv, con la que la marca se distanció del resto de fabricantes y tomó un camino alternativo para conseguir mecánicas eficientes y limpias.

La tercera generación del buque insignia de Mazda llegó al mercado en 2012, experimentó una actualización en 2015 y otro restyling en 2017, que es el que hemos tenido ocasión de probar en Autocasión. Las variaciones de diseño son muy leves y los cambios se centran principalmente en el equipamiento, la revisión de los motores diésel y la inclusión del sistema G-Vectoring Control (GVC).

Rivales del Mazda6

Aunque el segmento de las berlinas no atraviesa un buen momento debido al empuje de los SUV, la lista de rivales del Mazda6 SW es muy extensa: Ford Mondeo SB, Renault Talisman Sport Tourer, Kia Optima SW, el recién llegado Opel Insignia Sport Tourer…

Sin embargo, dada la calidad y finura del Mazda6, creemos que su rival más directo es el Volkswagen Passat, considerado por muchos la referencia de la categoría y, por lo tanto, la vara de medir. Frente al alemán, el Mazda6 cuenta con la ventaja de, a igualdad de motor y equipamiento, un precio mucho más competitivo, aunque también es cierto que no puede contar con algunos de los elementos de equipamiento del Passat.

En definitiva, el Mazda6 familiar es una excelente opción por confort, espacio, practicidad y calidad de construcción. Además, supone una alternativa muy recomendable a los tan de moda SUV, ya que cuenta con un espacio y practicidad similar, pero con las ventajas, a nivel de comportamiento y seguridad, de una carrocería con el centro de gravedad más bajo.

Si quieres conocer punto por punto todos los detalles, no te pierdas la prueba en profundidad del Mazda6 Wagon diésel de 175 CV.

Nuestra valoración: 8,2

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 9

Consumos 7

Destacable

  • Confort de marcha
  • Calidad del interior
  • Practicidad

Mejorable

  • Llantas de 19" excesivas
  • No tiene indicador de temperatura
  • Consumo en ciudad

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El Mazda6 Wagon es una de las opciones más sugerentes de la categoría

El Mazda6 familiar mide 4,8 metros de longitud.

20 fotos

Ampliar

Cuando se lanza un coche al mercado, es normal que este resulte más atractivo o moderno que la competencia. Lo difícil es conseguir que ese nuevo diseño se mantenga igual de fresco y competitivo en el tiempo y esta es, precisamente, la gran virtud del Mazda6.

El buque insignia de la firma japonesa llegó al mercado en 2012, lo que significa que su diseño cuenta con más de cinco años a sus espaldas. Sin embargo, al compararlo con muchos de sus rivales -algunos de ellos acaban de estrenar generación-, parece recién llegado, porque sus líneas se mantienen tan actuales como el primer día. Es cierto que el Mazda6 ha recibido varios restyling que han servido para mejorar en este apartado, pero ninguno de ellos ha alterado las líneas maestras de su diseño.

La versión probada contaba con una de las poquísimas novedades, desde el punto de vista estético, del restyling: el color Machine Grey para la carrocería. Salvo el color blanco, todas las opciones cromáticas tienen sobrecoste y este nuevo color se sitúa, junto al característico Soul Red de la marca, como el más caro de todos, pero sin duda merece la pena. Puede que no resulte tan espectacular como el rojo, pero sí es muy elegante y potencia la imagen premium del coche. Además, combina muy bien con las preciosas llantas de aleación de 19 pulgadas y tono grisáceo, aunque la medida de estas parece un poco exagerada y son más los inconvenientes que ofrecen que las ventajas, que se reducen a la estética.

Uno de los principales méritos de la carrocería familiar frente a la berlina lo encontramos en el acceso a las plazas traseras. Al no tener una caída de techo tan pronunciada, el espacio que dejan las puertas al abrir es más amplio, lo que nos permitirá un acceso más cómodo o colocar a los niños en sus sillitas con más facilidad.

En cuanto a la calidad constructiva, no hay dudas, es un producto bien hecho y que trasmite una buenísima sensación en detalles como la apertura y cierre de puertas, los tiradores o el encaje de las distintas piezas de la carrocería.

Interior: Calidad y espacio definen el habitáculo del Mazda6 familiar

Los ajustes del Mazda6 transmiten mucha calidad.

20 fotos

Ampliar

El restyling del Mazda6 ha servido a la marca para profundizar en el  concepto japonés Jibai Ittai, que se define como la armonía perfecta entre el jinete y su montura, en este caso entre el conductor y el coche. De esta manera, los ingenieros de Mazda han mejorado la ergonomía del puesto de conducción; con la recolocación del volante y los pedales que, ahora, están totalmente centrados en el eje vertical del conductor, han conseguido una postura más natural y que fatiga menos al piloto. Los asientos también contribuyen en este aspecto, ya que son cómodos, recogen bien la espalda y cuentan con un mullido confortable.

Otra de las mejoras llevadas a cabo con el restyling se encuentra en el volante, que, ahora, cuenta con un recubrimiento en piel de mayor calidad. Además, los botones han sido reubicados para facilitar el manejo de las distintas funciones y se han añadido nuevas molduras cromadas que lo hacen más vistoso.

Por lo demás, el habitáculo del Mazda6 familiar mantiene la misma sensación de amplitud y calidad de las versiones precedentes. El espacio para los pasajeros es bueno, tanto en las plazas delanteras como traseras, y los ajustes y materiales empleados nos dan la sensación de ir a bordo de un coche de categoría superior que se acerca a los modelos de marca premium.

A esto último contribuye notablemente la tapicería en cuero blanco que equipaba la unidad de pruebas y que no solo afecta a los asientos, ya que también sirve para recubrir la parte central del salpicadero, los paneles de puerta, la consola central y el reposabrazos.

Cuando preguntas a la gente por qué quiere un SUV, la gran mayoría responde que, entre otras cosas, por la capacidad del maletero. Pues bien, el Mazda6 familiar cuenta con nada menos que 522 litros de espacio, una cifra que no está nada mal y que servirá para cubrir las necesidades de la mayor parte de las familias.

Además, las formas son regulares y al abatir los asientos, maniobra que se realiza con facilidad, seguimos teniendo un suelo de carga plano. La única pega en este apartado es que no contamos con rueda de repuesto, algo que lamentablemente empieza a ser común entre los fabricantes.

En definitiva, las buenas sensaciones que teníamos con el exterior se mantienen cuando abrimos las puertas y nos ponemos al volante.

Motor: Mazda6 Diésel AWD 2.2 175 CV Automático: una gran opción

El cambio automático resulta muy cómodo en ciudad.

20 fotos

Ampliar

En el apartado mecánico, las novedades del restyling afectaron únicamente a las variantes diésel, que pasaron a incorporar los siguientes sistemas:

  • High-Precision DE Boost Control. Gracias a este sistema, que mejora el control de la sobrealimentación y permite efectuar ajustes más precisos en la inyección de combustible, conseguimos una respuesta más inmediata al pisar el acelerador, sobre todo al hacerlo con la aguja del cuentavueltas en la parte baja.
  • Natural Sound Smoother. Consiste en montar un amortiguador dinámico o sordina en el bulón que conecta el pistón a la biela. Eso reduce significativamente las vibraciones y el ruido de la mecánica.
  • Natural Sound Frequency Control. Esta tecnología consiste en neutralizar las vibraciones que se producen en el momento de la inyección. El sistema genera, gracias a una precombustión, unas ondas opuestas que contrarrestan el sonido del motor.

Para la prueba del Mazda6 familiar hemos contado precisamente con la variante diésel más potente de toda la gama. Se trata de un bloque de cuatro cilindros y 2,2 litros de cubicaje que desarrolla 175 CV y entrega un par máximo de 420 Nm a 2.000 rpm. Como podrás suponer, las prestaciones de esta mecánica son buenas y suficientes para lanzar al vehículo hasta los 100 km/h en 9,1 segundos, una cifra que no está nada mal, si tenemos en cuenta que este Mazda roza los 1.600 kilogramos de peso.

Esta mecánica solo está disponible en asociación con un cambio automático por convertidor de par de seis relaciones que muestra un funcionamiento exquisito tanto por rapidez como por suavidad. Además, permite su manejo en modo secuencial a través de la propia palanca o con unas levas situadas en el volante que, eso sí, resultan demasiado pequeñas.

Te puede interesar: Cómo cuidar un cambio automático, errores que pueden romperlo

En cuanto al sistema de tracción total, la marca se ha decantado por un sistema de reparto inteligente de tipo Haldex. En condiciones normales de adherencia, el sistema enviará toda la fuerza del motor al eje delantero y solo cuando detecte perdidas de motricidad acoplará el eje trasero para ayudar al vehículo. Este tipo de tracción permite reducir el consumo, aunque, lógicamente, no ofrece la misma efectividad que, por ejemplo, el sistema de tracción total permanente de Subaru.

En definitiva, el Mazda6 diésel automático de 175 CV resulta muy satisfactorio por prestaciones, silencio de marcha, ausencia de vibraciones y el agrado y facilidad de conducción que ofrece el cambio automático.

Comportamiento: Mazda6 familiar, el compañero ideal de viaje

El confort de marcha es una de las mejores virtudes del Mazda6 familiar.

20 fotos

Ampliar

La principal novedad técnica que afecta al comportamiento dinámico del Mazda6 familiar es la inclusión, de serie y para todos los acabados y motorizaciones, del sistema G-Vectoring Control. El objetivo de esta tecnología es mitigar el subviraje, aumentar la estabilidad del vehículo en curva y, en definitiva, permitir al conductor trazar las curvas con mayor seguridad. En el siguiente vídeo, puedes ver el funcionamiento del sistema:

Durante la prueba del Mazda6 familiar, no he sido capaz de comprobar su eficacia, pero es que, según la marca, esta es una de las principales virtudes de esta tecnología, ya que mejora la conducción, pero no resulta intrusivo ni molesto para el conductor.

En cualquier caso, el Mazda6 familiar es un vehículo excelente para afrontar largos recorridos por carretera. El confort de marcha es absoluto, con una suspensión que logra un compromiso entre eficacia y comodidad muy alto. Además, la inclusión de más cantidad de material aislante en la parte baja de la carrocería, en el techo y las puertas, unido a una mecánica que destaca por su baja rumorosidad, consigue que el silencio que reina en el habitáculo sea total.

En ciudad, la mayor ventaja la encontramos en su buena visibilidad y, sobre todo, en la transmisión automática, ya que nos permite olvidarnos de la palanca del cambio y limitarnos a acelerar y frenar. La mayor desventaja en este apartado la encontramos en las dimensiones que, con 4,8 metros de longitud, impiden que nos movamos con más agilidad, además de dificultar la búsqueda de una plaza de aparcamiento.

Por su parte, el tacto de la dirección es excelente. Con poco más de dos vueltas de volante entre topes, el grado de asistencia es el correcto, ya que cuenta con la suavidad que se le exige a un modelo de estas características, pero también con la precisión adecuada.

La única nota discordante en este apartado la ponen las enormes llantas de 19 pulgadas con neumáticos de medidas 225/45, la única opción disponible para la combinación mecánica de la unidad de pruebas que está asociada al nivel de equipamiento más alto.

Con una medida más lógica, se conseguirían unas reacciones menos bruscas al avivar el ritmo en un tramo de curvas. De todas formas, no es un problema grave. El ESP mantiene las cosas en su sitio y, además, no creo que el conductor al que está destinado este vehículo vaya a poner al límite en un trazado sinuoso las virtudes y defectos de esta Mazda.

Equipamiento: Todo lo imprescindible y algo más

Con el restyling, el sistema Head Up display ha aumentado su resolución.

20 fotos

Ampliar

La unidad de pruebas contaba con el acabado más alto de cuántos ofrece la marca. De hecho, si nos decantamos por la variante diésel de 175 CV y tracción total, no podremos elegir otro nivel que no sea el Luxury Premium. De esta forma, el equipamiento es muy generoso y contamos de serie con prácticamente todo lo que ofrece la marca: navegador, asientos calefactados, techo solar, faros Full Led adaptativos, cámara visión trasera, acceso inteligente sin llave, retrovisores exteriores con plegado automático…

El equipamiento de seguridad también es abundante y con el restyling ha mejorado el funcionamiento de algunos de sus sistemas. Con la sustitución del láser que servía para calcular la distancia para el sistema de frenada de emergencia por una cámara, se han ampliado los rangos de velocidad en los que puede actuar y, además, se ha añadido la capacidad de detección de peatones.

Asimismo, el Head Up display, un sistema que proyecta información de velocidad, navegación y reconocimiento de señales sobre una pantalla por encima del volante, ha aumentado su resolución y cuenta con indicaciones a color.

El precio final de la unidad de pruebas ronda los 40.00 euros, lo que puede parecer excesivo. Sin embargo, si tenemos en cuenta las prestaciones de la mecánica, el nivel de equipamiento y la calidad general del vehículo, podemos entenderlo. Más todavía si lo comparamos con rivales como el BMW Serie 3 Touring o Mercedes Clase C Estate que, estando a un nivel muy similar, tienen unos precios mucho más elevados.

Consumo: Acorde al tamaño y potencia del vehículo

En carretera, el consumo del Mazda6 Wagon diésel es muy bueno.

20 fotos

Ampliar

Para este modelo y motor, Mazda homologa un consumo urbano de 6,4 l/100 km y de 4,9 l/100 km en carretera, siendo la media de gasto de 5,4 litros. Lo cierto es que estas cifras son muy optimistas y poco cercanas a la realidad. Pese a todo, el consumo real del Mazda6 diésel de 175 CV no está nada mal, ya que al final de la prueba el consumo medio se situó en torno a los 6,5 l/100 km.

En este apartado, hay varios aspectos que lastran al Mazda6 impidiéndole registrar unos mejores datos. En primer lugar, la tracción total añade peso al conjunto y, además, le resta autonomía al vehículo, ya que el tanque de combustible reduce su capacidad en 10 litros. Por otro lado, el cambio automático también eleva unas décimas el consumo y no cuenta con un mecanismo de rueda libre que le permita rodar a vela cuando viajamos por autopista. Finalmente, las llantas de 19 pulgadas tampoco contribuyen a rebajar el gasto de combustible, sino más bien todo lo contrario.

Estos tres aspectos afectan sobre todo a la conducción en ciudad, que es el tipo de trayecto donde más diferencias hemos registrado entre el consumo homologado y el consumo real del Mazda6 familiar, con una media que difícilmente bajaba de los 8 litros frente a los 6,4 litros homologados por la marca. Por el contrario, los valores recogidos en carretera se aproximan bastante, ya que circulando por autovía a  una velocidad de entre 100 y 120 km/h, el consumo fue de aproximadamente unos 5,5 litros.

Como sucede en todos los modelos de la marca, el sistema de parada y arranque del motor, el conocido como Start&Stop, tiene un funcionamiento excelente, de los mejores del mercado. La razón no es otra que, tanto al parar como al iniciar la marcha, el dispositivo entra en funcionamiento de manera casi imperceptible.

Rivales: Rivales del Mazda6 2.2 Diésel Automático 175 CV 4WD

Vehículo

Mazda M6 W. 2.2DE Lux.+Prem.White+Travel+SR(Navi)Aut. 4WD 129kW

Opel Insignia ST 2.0CDTI S&S Exclusive 4x4 Aut. 210

Volkswagen Passat Variant 2.0TDI Sport DSG 140kW

Bmw 320dA Touring xDrive

Precio Desde
41.944 €
Desde
48.199 €
Desde
42.223 €
Desde
44.978 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 8 marchas 7 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 175 210 190 190
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,6 8,9 7,9 7,6
Consumo Medio (l/100 km) 5,4 5,3 4,7 4,5
Emisiones CO2 (g/km) 150 184 122 119

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche